1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

RESEÑA

Cartografías del abandono

A propósito de ‘Desaparecidos’, de Gabriel Gatti, libro que reflexiona sobre una noción que permite ver vidas ahí donde solo había ausencias, abandonos, invisibilidades

Danilo Martuccelli 11/06/2022

<p>Le Musée de L'Invisible (Sao Paulo).</p>

Le Musée de L'Invisible (Sao Paulo).

Gabriel Gatti

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Existen muchas maneras de leer el libro Desaparecidos. Cartografías del abandono de Gabriel Gatti. No solo porque se dirige a varios tipos de lectores, sino sobre todo porque es posible destacar en él dimensiones distintas: un testimonio personal, un conjunto de estudios etnográficos colaborativos, una crónica sobre la realidad multifacética y multisituada de los desaparecidos, un estudio crítico sobre la racionalidad institucional de la modernidad. Sin embargo, nada sería más erróneo que pensar que se está delante de un palimpsesto. Por el contrario, lo que sobresale es la profunda unidad de un libro singular. Todas las líneas que lo componen se estructuran en torno a una problemática central, la forja de una nueva noción: los desaparecidos.

Las desapariciones marcan, como el autor mismo lo señala, su biografía desde su más temprana infancia. De esta experiencia como gatilladora de análisis ya fue cuestión en el libro El detenido-desaparecido, publicado en 2008 en su primera versión, antes de conocer nuevas ediciones re-trabajadas en inglés y en castellano. En este trabajo señero, Gatti interpretó las desapariciones en América Latina en la década de 1970 insertándolas en la estela del proyecto civilizador moderno. Aunque nunca adhirió completamente a la tesis de un vínculo necesario entre la modernidad y el mal radical (el Holocausto, los desaparecidos, el estado de excepción), muchas de sus reflexiones, en su vocación crítica, seguían en ese entonces esta pista. La versión bautismal de la desaparición y de los desaparecidos –individuos secuestrados y asesinados por aparatos de Estado– se inscribía en la letanía de los crímenes de las instituciones modernas.

El nuevo libro –de ahí su fuerza y originalidad– parte de una constatación radicalmente diferente. Radical: desde su raíz se hace patente que no es posible restringir a una sola situación o modalidad la realidad de los desaparecidos. El autor lo confiesa: resistió durante varios años a la inflación del término (incluso por respeto a la memoria de las primeras personas denominadas desaparecidos) y porque como buen cientista social sabe de la necesidad de tener ideas y categorías claras. Y luego, como lo narra el autor en varios momentos testimoniales del libro, la realidad venció sus resistencias. Las voces de la calle le ganaron a las del diccionario sociológico.

Este es el auténtico punto de partida –y de llegada– de Desaparecidos. En este transcurso, el autor le reconoce a su hija, Ainara, “de diez años entonces”, en una California pandémica, un papel importante: compañera de estadías universitarias, interlocutora interesada, sobre todo diseñadora imaginativa de nuevos espacios de preguntas y de conexiones. Uno nunca sabe de la verosimilitud de ciertas reconstrucciones, sobre todo cuando estas implican dimensiones afectivas, pero el lector no tiene ninguna dificultad en adherir a la narración propuesta: para lanzarse en la lectura del libro es necesario deshacerse de la voluntad de defender una definición y abrirse a un espacio no predelimitado de interrogaciones. Y sobre todo de experiencias.

La obra restituye el proceso de formación de una noción –desaparecidos–, que permite ver vidas ahí donde solo había ausencias

Con este preámbulo es con el que se inicia realmente la investigación. En verdad, una aventura: una auténtica bildungsroman. El término puede chocar, a tal punto lo que el libro analiza está en las antípodas de una novela de formación de una vida. Sin embargo, la obra restituye el proceso de formación de una noción –desaparecidos–, que permite ver vidas ahí donde solo había ausencias, abandonos, invisibilidades. Pedacerías de vida, escribe el autor.

Desde un punto de vista analítico este es el gran hilo conductor del libro –el que reúne todas las exploraciones que lo atraviesan. “Desaparecidos” no puede limitarse a ser una categoría jurídica por necesaria que sea (como lo instituye la Convención internacional con sede en Ginebra), pero no puede tampoco reducirse a ser un lema político (por potente que se revele en las luchas sociales). Entre una y otro, en exceso con respecto a la primera y en déficit con el segundo, Gatti se esfuerza por inventar una noción. El objetivo no es forjar un concepto –delimitado, preciso–, sino construir una noción: un “objeto-mundo”, escribe el autor, una red de significaciones-procesos-actores que, distintos entre sí, conminan a un esfuerzo de aprehensión común. Esto es lo que página tras página, a través de un relato que toma la forma de crónica de una noción anunciada, va construyendo el libro: desaparecidos es una noción que busca problematizar de manera aunada aquello (o sea vidas) que no se ve, no puede verse, no quiere verse, vidas que se miran y no se ven. El tour de force de Gabriel Gatti es el de haber hecho de los desaparecidos una noción existencial. Un paradójico espacio de aparición.

Para lograrlo, para convencer al lector, tal vez para terminar de persuadirse él mismo, el autor vuelve sobre sus pasos. Parte desde lo que fue su punto de llegada en trabajos anteriores: el “jardín de la ciudadanía”, o sea la trama institucional que las sociedades modernas construyeron para pastorear las existencias. El proyecto civilizatorio moderno –examinado a partir de su materialización en Montevideo– es reanalizado y, sobre todo, juzgado a partir de nuevas luces. La crítica unilateral cede paso a una actitud infinitamente más ambivalente: ese mundo, concluye Gabriel Gatti, no es más lo que tal vez nunca fue, pero sigue siendo aquello que muchos desean.

Gatti profundiza desde nuevas aristas esta reflexión sobre la modernidad a través de un retorno crítico sobre sus proyectos de mapeo. Por encima de muchas otras cosas, la modernidad es un conjunto de mapas de todo tipo y suerte. Si todo proyecto estatal y civilizatorio es inseparable de la construcción de mapas, la modernidad en su vocación conquistadora llevó esta pretensión hasta el extremo: la racionalización generó y requirió de mapas, y los mapas extendieron e intensificaron la racionalización del mundo. En la razón moderna, para la razón moderna, todo tiene un lugar. Es esta taxonomía de lugares y de seres, de procesos y de identidades que descuajeringan los desaparecidos. La re-semantización del ¿dónde están? es radical: no es más cuestión que regresen con vida, sino de aprehender la realidad de vidas que existiendo no tienen más lugar en el mapa de la modernidad.

El tour de force de Gabriel Gatti es el de haber hecho de los desaparecidos una noción existencial. Un paradójico espacio de aparición

Esta crítica renovada de la civilización moderna, verdadero telón de fondo del libro, es explorada a través de diversos estudios etnográficos. Gabriel Gatti excluye todo arbitrario en su interrogación: no es él quien nombra o aproxima realidades. Prefiere seguir de cerca la geografía de los distintos usos que, desde las voces de la calle, en varias partes del mundo, se hacen del término desaparecidos.

A partir de este talante el libro –o sea la aventura de una noción– despliega sus recorridos. A través de lo que en común con Ignacio Irazuzta el autor denomina “etnografías exprés” multisituadas, el lector es sumergido en las plantaciones de la República Dominicana. Una nueva faceta de la institucionalidad moderna aparece: una capaz de hacer desaparecer administrativamente a miles de personas al denegarles la nacionalidad a los descendientes de haitianos; de ubicarlos en un limbo sin retorno ni avance posible; de un borramiento administrativo que, curiosamente, hace visible una nueva realidad administrativa pero no la vida –de tantas personas sin papeles de nacimiento, registro civil o defunción–. Es una nueva re-semantización de la noción de desaparecidos.

A continuación, Gatti escruta otra modalidad: cuerpos sin nombres, vidas no contadas, robo de niños. De España a Brasil, el libro diseña la cartografía “de existencias que nunca llegaron a ser calificadas como vidas” (p.87). Cuerpos biológicos a los que nunca se les reconoce condición humana. Aparece una biopolítica de la modernidad en la cual ciertas gestiones de la vida (hospitales públicos, congregaciones religiosas) privan de sus hijas e hijos a familias pobres, a personas con dificultades mentales, a mujeres solas, a militantes políticos. A esos cuerpos se les privó de una vida, que habría sido la suya, al quitárseles su inscripción en un registro o nombre de familia. Estos itinerarios resuenan con las vidas de todos aquellos a quienes, por muy otras razones, el registro civil nunca reconoció como ciudadanos, como los cuerpos enterrados-escondidos en la parte trasera de los internados. Son los cuerpos de estos desaparecidos los que se encuentran en las mesas forenses, en donde coinciden con tantos otros desaparecidos administrativos o políticos. Los itinerarios existenciales son muy distintos, el proceso de aparición varias veces similar. Sobre todo, el contraste es extremo entre la despreocupación civilizatoria hacia esas vidas y el meticuloso esfuerzo por trazar sus identidades a partir de sus restos: todas estas vidas innobles adquieren una nueva existencia –como desaparecidos– a través de una gestión rutinaria de los cuerpos.

El libro retoma luego la exploración y se centra en los caminos ignotos de vida de los desaparecidos: todo aquello que está más allá de los muros, de los refugios, trayectos en los que no existe el derecho, en donde todo –literalmente todo– puede advenir. La verdadera experiencia de la vida desnuda: personas que es imposible defender desde el derecho; personas cuyas vidas y desapariciones son construidas por los muros; borrados por agentes estatales que sin ninguna voluntad explícita de hacer desaparecer, pero con mandatos institucionales inequívocos, los condenan al abandono (p.148). Se construye, así, un otro lado, ignoto, en donde viven existencias que las instituciones no cuadrillan, no registran, retenidas en su exterior: momentos, itinerarios, destinos desaparecidos.

Por último, ya hacia el final del libro, Desaparecidos abre aún más el espectro de la noción y su problematización. Se trata de un país, México, que, sin perder sus visos de modernidad, se transmuta en una sociedad en donde “todo parece estar gobernado por la desaparición” (p.154). El imaginario de las desapariciones (industrias culturales, lugares –Tijuana, Ciudad Juárez–) hace carne con la realidad de las desapariciones ordinarias, diversas, con los sobrecogimientos. La noción de desaparecidos alcanza su máxima extensión semántica: se vuelve un rasgo potencial de muchas –demasiadas– vidas, un estado latente posible que tantas veces se convierte en un trauma patente. El desaparecido deja de inscribirse en el registro del civilizar, ordenar, limpiar y se vuelve un producto de la búsqueda: en resonancia con otras experiencias, varios de estos desaparecidos solo aparecen realmente en la vida compartida como personas buscadas. El desinterés del Estado es compensado, como se puede, por el interés, el recuerdo, las preguntas vivas de las personas queridas que los buscan, que los siguen buscando. Nueva re-semantización de los desaparecidos: ya no son el resultado de un proyecto estatal civilizador sino el fruto de un estado ordinario de desprotección generalizada.

¿Es necesario decirlo? Paso a paso, durante la lectura del libro, el lector vive la misma experiencia de conversión nocional que el autor señaló al comienzo de su texto. Las dudas se van disipando a medida que se impone la conciencia de la necesidad de disponer de un nuevo término para nombrar todas estas vidas que se reúnen desde las constancias de sus inexistencias. Si Gabriel Gatti reconoce la plausibilidad atingente de otros vocablos –pobres, anomia, exclusión, expulsados, precariedad, invisibles, refugiados, sin parte, parias–, está convencido, y al término de la aventura el lector con él, de que la noción de desaparecidos es la más justa y la más heurística. La única capaz de tensar el arco que va desde la crítica de las instituciones estatales de la civilización moderna a la desprotección radical de la vida en el mundo moderno. Si todos son diversamente desaparecidos, todos se entienden –existen– desde un espacio común de aparición en el cual nadie niega al otro “la legitimidad de hacer uso de este nombre –desaparecidos– para definirse” (p.176). O sea, agarrarse de algo para caracterizar vidas marcadas por un estatuto existencial compartido –desaparecidos–.

En un trabajo de este tipo y talante, lo importante no es por supuesto saber cuántos son los desaparecidos. Todo el libro es un requisitorio contra la inanidad de esta pregunta. Por supuesto este trabajo es indispensable (como los Missing Maps que establecen Médicos sin Fronteras o el recuento de tantas otras geografías del dolor). Pero, el resultado de estos esfuerzos, incluso su “éxito”, por parcial que se revele, a pesar de lo decisivo de lo que significan, dejan fuera lo que justamente hay que pensar: las modalidades plurales de producción ordinaria de desaparecidos en las sociedades modernas.

Si Desaparecidos ha hecho manifiestamente una buena parte de su recorrido intelectual en compañía de una cierta tesis biopolítica sobre la modernidad, el horizonte que abre es muy distinto. Sí, es posible ver detrás de la diversidad de situaciones analizadas una gestión de la vida y de la muerte, pero también es imperativo reconocer el desinterés, la desprotección, las intemperies generalizadas de las existencias. La crítica de la civilización moderna que instituye Gabriel Gatti es bifronte: un requisitorio contra la protección y la desprotección. Dos formas distintas de producir desaparecidos; un estatuto común de existencia. Imposible no pensar en Malraux y su comprensión de la relación de los modernos con la vida: nada vale más que la vida, pero la vida no vale nada.

Desaparecidos y desaparición, son otra modalidad de expresión de lo que valora nuestra época: la vida, la identidad, el reconocimiento

Desaparecidos no cuestiona que la vida sea el valor supremo de las sociedades modernas, decortica su política bifronte ante la vida. Desaparecidos y desaparición, son otra modalidad de expresión de lo que valora nuestra época: la vida, la identidad, el reconocimiento. Vidas e identidades que solo se reconocen cuando y como desaparecidas.

Gabriel Gatti ha escrito un libro humanamente conmovedor y profundamente sociológico. El talento de su escritura permitirá que el libro se abra a un público amplio. Pero que el lector no se equivoque: escrito en primera persona, sin jamás ocultar sus sentimientos (desde el estómago, dice el autor), en ningún momento el texto cede a una complacencia narcisista. El retorno sobre sí está siempre meticulosamente controlado por el pudor; el autor solo acepta develar lo que juzga indispensable para el buen entendimiento de su proyecto. Es en este sentido que las reflexiones autobiográficas y las sensaciones personales transmitidas no son nunca meros pasajes voyeristas –forman parte del particular proceso de administración de la prueba, o sea del trabajo de invención de la noción de desaparecidos–. Que tampoco se equivoque por eso el lector: el libro no tiene una composición barroca o posmoderna, no se trata tanto de dejar entrever las bambalinas etnográficas de la investigación, cuanto asociarlo al proceso –a la aventura– de construcción de una noción.

La aventura de una noción: en su trama analítica, es una obra espléndida porque realiza la proeza de reunir lo que parecía radicalmente diferente, porque nos embarca no en una genealogía, sino en el viaje de una palabra que se volvió lema, categoría, que no tiene que ser necesariamente concepto, pero que aspira ser una de las grandes nociones críticas de la modernidad. Una crítica que sobrepasa la tesis de la faz sombría (el mal radical como mera anomalía de la modernidad), pero que también desborda la crítica de la modernidad como un modelo constructor de monstruos a través de la intervención estatal, la jardinería institucional, la inclusión, incluso los derechos. Lo que el libro cartografía es la realidad de un mundo que escapa a la inteligencia de estas solas miradas. Para comprender nuestra época, Gatti nos convence de que es preciso tensar la crítica biopolítica dominante con la noción-herramienta de los desaparecidos.

Si la política –la Polis– es un lugar de enunciación, de inteligibilidad y de aparición, Desaparecidos es un libro eminente y rabiosamente político. Un gran libro político.

-----------------------

Danilo Martuccelli es sociólogo, profesor titular en la Universidad Paris Descartes (USPC), miembro del Institut Universitaire de France e investigador en el Cerlis-CNRS. 

Desaparecidos. Cartografías del abandono ha sido publicado por Turner Publicaciones, Madrid, 2022 (236 páginas).

Existen muchas maneras de leer el libro Desaparecidos. Cartografías del abandono de Gabriel Gatti. No solo porque se dirige a varios tipos de lectores, sino sobre todo porque es posible destacar en él dimensiones distintas: un testimonio personal, un conjunto de estudios etnográficos colaborativos, una...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Danilo Martuccelli

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí