1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

SEXUALIDAD

A medio siglo de ‘Garganta profunda’ y el ‘porno chic’

El cincuenta aniversario de esta película de culto es una buena oportunidad para recordar los elementos que la hicieron determinante, así como valorar su relevancia en el momento que vivimos

Naief Yehya 18/06/2022

<p>Linda Lovelace, protagonista de 'Garganta profunda'.</p>

Linda Lovelace, protagonista de 'Garganta profunda'.

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

A principios de los años 70 se exhibían en varias ciudades estadounidenses y europeas películas pornográficas totalmente explícitas en las que se mostraban genitales, penetraciones y eyaculaciones externas. Las proyecciones se hacían en cines especializados, usualmente viejos teatros en decadencia, localizados en zonas de crimen y prostitución. Asimismo, estas cintas se podían ver en pantallas individuales activadas por tragamonedas o en cabinas privadas (peep shows) en los porno shops. Este entretenimiento se mantenía en una especie de limbo legal, era tolerado por las autoridades y sobrevivía a las eventuales y caprichosas purgas, razzias y decomisos que se llevaban a cabo para complacer a sectores conservadores y militantes de la decencia, así como por simple corrupción. El cine pornográfico duro o hardcore tenía un público fiel, discreto y masculino que protegía su secreto escrupulosamente y se atrevía a sumergirse en los inframundos del voyerismo a pesar de existir un riesgo real de sus integrantes a ser identificados y expuestos socialmente o incluso arrestados. Estos atrevidos exploradores de los límites de lo representable fueron denominados “hordas de engabardinados”, pues supuestamente usaban gabardinas tanto para cubrir su rostro como para ocultar su actividad masturbatoria. Obviamente eran poquísimas las mujeres que se atrevían a incursionar en este mundo.

El 12 de junio de 1972 todo esto cambió, por lo menos temporalmente, con el estreno de Garganta profunda (Deep Throat), de Gerard Damiano. No era este el primer largometraje pornográfico que llegaba a las pantallas (ese mérito lo tiene Mona, The Virgin Nymph, de Bill Osco, en 1970), sin embargo sí fue el único que rompió los récords de taquilla y tuvo la suerte de ser reconocido por celebridades y por los medios de comunicación, quienes desataron un fenómeno que transformó la pornografía: esta pasó de ser un negocio marginal, criminal y peligroso a volverse una industria legítima. El superpromocionado triunfo comercial de Garganta profunda pareció lograr que la pornografía se volviera un género aceptable para las masas, y abrió las puertas a que se filmaran y distribuyeran enormes cantidades de cintas pornográficas en Estados Unidos. Así se inició el efímero fenómeno del porno chic: la glamurización del sexo explícito en pantalla, la moda de ver material estimulante en público, hablar de ello en sociedad y mostrar una actitud de sobria tolerancia.

Garganta profunda pareció lograr que la pornografía se volviera un género aceptable para las masas

Los críticos de la época se enfrentaron a un dilema al tener que reseñar este filme. Algunos lo descalificaban desde el punto de vista moral, otros lo celebraban por su atrevimiento y radicalidad como si fuera el acontecimiento del siglo y unos pocos más trataron de ignorar sus aspectos sexuales, como si estos no existieran, para concentrarse en sus virtudes y defectos estéticos y cinematográficos. Pero, más allá de la crítica, la película de Damiano desató un gran debate en todos los medios en torno a la libertad de expresión, la censura, la sexualidad, la moral, la condición de la mujer y su derecho a desear. La controversia se tradujo en una de las campañas publicitarias gratuitas más extraordinarias de la historia. Muchos de los camarógrafos que hacían cortos porno y de los directores de filmes de sexplotación y softcore, así como numerosos novatos, se integraron a las filas del mundo de la pornografía, la mayoría por el atractivo monetario, otros más por la fascinación de un medio donde el sexo era extremadamente abundante. No obstante, unos cuantos lo hicieron por el auténtico anhelo de crear algo importante y transgresor al margen de la rígida moral hollywoodense.

Mientras había colas interminables frente a los cines donde se exhibía este filme, cientos de manifestantes desfilaban en numerosas protestas antipornográficas. En diferentes tribunales del país, abogados y fiscales debatían argumentando tecnicismos en favor y en contra de la cinta de Damiano. Dado que no había una ley federal para la obscenidad, cada estado, ciudad y comunidad podía demandar a la cinta de acuerdo con su propia interpretación de la ley. Garganta profunda fue objeto de, por lo menos, sesenta demandas. La censura pareció haber triunfado cuando en 1973 un juez impuso una multa de tres millones de dólares y la orden de clausurar el famoso cine New Mature World, donde se exhibió el estreno de Garganta profunda. Sin embargo, una apelación obligó a que ese veredicto fuera anulado. El cincuenta aniversario de esta película de culto es una buena oportunidad para recordar los elementos que la hicieron determinante, así como valorar su relevancia en el momento que vivimos.

Garganta profunda fue filmada en seis días en un motel en Florida con un presupuesto de entre 25.000 y 40.000 dólares (es imposible saber la cifra exacta). Damiano completó el largometraje al insertar varios cortos de actos sexuales que había filmado antes. La edición se llevó a cabo en Nueva York bajo la presión de los productores, quienes, aparte de tener vínculos con la mafia de Chicago y Nueva York, tenían muy poca paciencia para las pretensiones artísticas de Damiano. Hasta entonces los pornógrafos trabajaban en silencio y en la clandestinidad; a menudo estaban involucrados en el negocio de la prostitución, especialmente aquellos que trabajaban en Chicago, considerado por muchos como el centro más importante de producción de stags, que eran los cortos pornográficos que se vendían a burdeles, individuos y grupos sociales que los empleaban para despedidas de solteros y otros eventos. Para la mafia, la pornografía era un negocio pequeño, poco rentable y menos confiable que sus demás intereses.

Gerard Damiano nació en 1928 en el Bronx y se crió en Queens, Nueva York. Fue un cineasta autodidacta que probó suerte en el medio del cine alternativo neoyorquino mientras sobrevivía trabajando como estilista en un salón de belleza, donde, aseguraba, escuchó las historias y fantasías eróticas que inspiraron sus mejores filmes. Damiano filmó cortos (denominados loops, pues se proyectaban en bucle en los masturbódromos) y filmes softcore, así como documentales sobre el comercio y las prácticas sexuales en Nueva York. Cuando tuvo la idea de hacer un largometraje que tentativamente se llamaría La traga espadas, se obsesionó tanto con su visión que se vio dispuesto a pelear por ella. Consiguió patrocinio y al conocer a Linda Lovelace se empecinó en utilizarla a pesar de que los productores no estaban de acuerdo. La filmación de Garganta profunda fue para él una larga batalla, y a fin de cuentas Damiano no se benefició de la cifra asombrosa que ganó la película en taquilla y por ventas en video (más de 600 millones de dólares). Aunque sí le dio fama y prestigio suficientes para emprender una serie de proyectos propios que de otra manera hubieran sido inconcebibles, como su siguiente largometraje, The Devil in Miss Jones (El diablo en la señora Jones, 1972), un filme totalmente antagónico a Garganta profunda, así como The Story of Joanna (La historia de Joanna, 1975). De cualquier forma, Damiano murió en 2008 frustrado por no haber recibido el reconocimiento que sentía merecer.

Anuncio de proyección de la película 'Garganta profunda'.

Anuncio de proyección de la película 'Garganta profunda'.

Al terminar la filmación de Garganta profunda, Damiano no quedó ni remotamente satisfecho, no tenía confianza alguna en el filme y ni siquiera quiso firmarlo con su nombre, sino que apareció en los créditos como Jerry Gerard. En una entrevista hecha dos años y medio después del estreno e incluida en el documental Inside Deep Throat (Dentro de Garganta Profunda, Fenton Bailey y Randy Barbato, 2005), Damiano confiesa que es una muy mala película y que además aceptó renunciar a todas las regalías –que correspondían a una tercera parte de todas las ganancias– a cambio de 25.000 dólares que le ofreció el productor Louis Peraino. Cada vez que le preguntaban por qué había hecho eso, respondía: “Era mejor a que me rompieran las piernas”.

Buena parte del encanto de la película correspondía a la protagonista, Linda Boreman, a quien Damiano le eligió el nom de porno: Linda Lovelace. La historia cuenta cómo Linda se lamenta de que al tener sexo no puede “escuchar campanas”, es decir, no puede alcanzar el orgasmo. Le recomiendan consultar al doctor Young (Harry Reems, uno de los actores más reconocidos y emblemáticos del porno), quien descubre el problema: Linda tiene el clítoris en la garganta, de tal manera que la única forma en que puede gozar es al practicar el sexo oral tragando el pene profundamente. Una vez diagnosticada, Linda se convierte en una especie de terapeuta sexual que hace visitas a domicilio para participar en las fantasías fetichistas de sus clientes/pacientes. Aparte de ese hilo narrativo, la cinta es una convencional colección de actos sexuales rutinarios que tiene su clímax en las secuencias que dan título a la película y que se convirtieron en una especie de obsesión de la cultura popular. El tono es de comedia ligera, con un sabor ingenuo y gozosamente camp. Pero nadie esperaba que la atención que generó esta película causara súbitamente una euforia tal como para capturar el Zeitgeist de la década de los años 70 y volverse una de las películas más rentables de la historia.

Linda Lovelace dijo que su entonces esposo, manager y apoderado, Chuck Traynor, le había enseñado mediante hipnotismo (que supuestamente había aprendido en Honduras) a controlar los reflejos del vómito y a respirar con un pene introducido profundamente en la garganta (una técnica que aseguraba haber aprendido en Japón). La historia de Linda es bastante trágica. Muy joven conoció a Traynor, un tipo despreciable que la maltrataba y la convirtió en una esclava sexual. Antes de la película que le cambió la vida tan sólo apareció en algunos cortos muy específicos como The Piss Movie (La película de los orines), y Dog Fucker 1 y 2, donde tiene relaciones con un pastor alemán. Damiano la descubrió en alguno de esos cortos. Fue solamente después de que Linda se convirtió en una especie de celebridad cuando pudo liberarse del dominio y explotación de Traynor. La increíble ironía es que, cuando por fin la dejó en paz, Traynor se casó con otra gran estrella porno de la época, Marilyn Chambers, a quien también manejó por años, pero, a diferencia de Lovelace, Chambers aprovechó los contactos que le ofreció Traynor y declaró años más tarde que nunca se sintió explotada por su exmarido.

Linda Lovelace o LL, como ella misma se refería a la mujer que fue durante su período pornográfico, disfrutó de sus proverbiales quince minutos de fama, fue entrevistada cientos de veces, apareció en toda clase de programas y publicaciones, y fue acosada por docenas de celebridades atraídas por el morbo y el deseo de experimentar su garganta profunda. Sus siguientes incursiones fílmicas fueron todas un desastre. Así, al tiempo que el porno chic se disolvía, ella pasó de moda y quedó relegada a la curiosidad obscena, como una especie de reliquia de una era de sexualidad extrovertida y extrema.

En gran medida LL fue un artefacto ideológico que desató un deseo epidémico por modificar la morfología y las funciones de todas las mujeres

En gran medida LL fue un artefacto ideológico, una metáfora de carne que había sido reconfigurada o adiestrada para satisfacer una fantasía erótica específica, la cual a su vez desató un deseo epidémico por modificar la morfología y las funciones de todas las mujeres. La primera consecuencia de la película fue que muchos hombres comenzaron a exigir que sus parejas aprendieran esa técnica. La euforia por el método de la garganta profunda dio origen a manuales y cursos que enseñaban cómo imitar la sorprendente destreza de tragaespadas de LL. El imaginario clítoris tráqueo de LL pretendía crear la ilusión de que el sexo oral producía placer orgásmico tanto al felador como al felado. Con la fantasía de la aspiradora bucal del pene se resolvía el “problema de la visualización” del placer de la mujer.

Esta feliz historia de una monstruosidad humana pornográfica que cuenta con un nuevo sistema genital bucofaríngeo terminó por desmoronarse cuando Linda publicó su libro autobiográfico Ordeal, donde revelaba que la mitología en torno a su persona porno había sido un engaño. LL confesó que su exmarido la había forzado mediante amenazas, golpes, torturas físicas y mentales a prostituirse y a ser filmada en actos sexuales. Todo lo que la había hecho famosa había sido realizado en un continuo estado de terror. El libro, coescrito con Mike McGrady, contaba la muy familiar historia de una joven inocente que había caído en las garras de un hombre perverso que la había usado, explotado y obligado a cometer toda clase de actos aberrantes. Linda se revelaba entonces, no como la ninfómana que pretendía ser en la década de los 70, sino como una mujer golpeada que entre 1969 y 1973 perdió todo control sobre su vida. El relato concluía cuando LL lograba liberarse de Traynor. Entonces Linda volvía a la realidad cotidiana dejando atrás el mundo de las celebridades y la fama que apenas comenzaba a descubrir.

Linda vivió en condiciones miserables y tuvo dos hijos con su segundo marido, Larry Marciano, un albañil e instalador de televisión por cable. LL parecía condenada a desaparecer de la mediósfera, pero Ordeal la rescató del olvido y la hizo reencarnar como víctima de la pornografía para gozar de quince minutos extra de fama bajo los reflectores. Ordeal puede leerse como un pastiche de la literatura pornográfica del siglo XVIII y sus derivados en las narrativas victorianas de la trata de blancas. La insistencia en las descripciones minuciosas de los actos sexuales, en los que la protagonista nunca gozaba, convertía esta dolorosa denuncia en primera persona en una obra pornográfica en la tradición de Sade y de Restif de La Brétonne, dos autores que transformaron en deleite maniaco el sufrimiento de doncellas virginales sometidas a todo tipo de abusos sexuales. Independientemente de las intenciones de LL, Ordeal puede leerse como una fantasía sadomasoquista, como el lado opuesto de la moneda de la gozosa “pornutopía” de Garganta profunda.

Fue un signo ominoso del nuevo espíritu de los tiempos que comenzaba a imponerse en los años 80 el hecho de que la más famosa de las divas porno cambiara de bando al ser reinventada como la heroína del movimiento antipornografía. Militantes feministas como Andrea Dworkin y Catharine MacKinnon la pasearon como si fuera un trofeo y la convirtieron en el icono más popular de la mujer humillada y degradada por la industria pornográfica. En la era de Reagan, Linda alcanzó de nuevo el estatus de celebridad desechable, nuevamente fue objeto de cientos de entrevistas y artículos e incluso compareció ante los legisladores del subcomité del Senado para la pornografía en 1984. Linda recorrió Estados Unidos dando conferencias ante grupos de mujeres, pero sobre todo fue usada para impulsar el movimiento antipornografía. El tono de las denuncias de Linda aumentaba en intensidad conforme pasaba el tiempo y sus afirmaciones eran cada vez más escandalosas y maniqueas, especialmente en su segundo libro, Out of Bondage, donde, entre otras cosas, afirma: “Quisiera ver a la gente que lee pornografía o que tiene cualquier cosa que ver con ella encerrada en un hospital psiquiátrico para ser observados y que podamos descubrir qué es lo que les hemos hecho”. En su libro anterior no acusaba directamente a la industria pornográfica de su desgracia, sino a Traynor, pero en este lanzaba una cruzada contra la industria y declaraba que cada vez que alguien veía Garganta profunda en realidad estaba violándola nuevamente. “Es un crimen que esa película aún se exhiba [...] una pistola estaba apuntada contra mi cabeza todo el tiempo”. Esta afirmación es particularmente sensacionalista, ya que, si bien en Ordeal menciona el incidente en el que Traynor, el cineasta Bob Wolf y su asistente la obligaron a hacer el corto del pastor alemán amenazándola con matarla –había un revólver en una mesa–, nunca antes dijo que hubiera habido arma alguna en el set de Garganta profunda. Damiano explica que al darse cuenta de la tensión entre Traynor y LL, optó por mandarlo a él de compras para que ella pudiera hacer sus escenas con Reems sin presión. Como señala James Kincaid, la idea de que la pornografía es algo así como un registro permanente, y que por lo tanto el daño y el abuso relacionados con su creación se repiten permanentemente, es patológica, ya que confunde imagen y sujeto, de manera parecida a como lo hacen los voyeristas con sus más intensas fijaciones. Con el tiempo, Linda se desencantó de sus aliadas antipornográficas, entendió que la estaban usando de manera no muy diferente a Traynor y desertó de la causa. Volvió a posar desnuda para la revista Legs Show en enero de 2001, con lo que deseaba principalmente romper con el movimiento. El 22 de abril de 2002 murió en un accidente automovilístico.

Las primeras décadas del siglo XXI se han caracterizado por una explosión incontenible de transgresiones pornográficas y estímulos fetichistas que no requieren ser buscados ni invocados, sino que se presentan a la menor oportunidad, se abren camino en nuestras pantallas, buzones de entrada y en las insistentes sugerencias de los algoritmos que cultivan nuestras preferencias. Y a la vez es un tiempo de renovada pudibundería y moralismo disfrazados de justicia social. No se trata de idealizar la libertad sexual de los años 60 y 70, sin embargo la liberación sexual comienza con cambios de actitud y se fortalece con la aparición de la píldora anticonceptiva, lo cual trajo cambios reales en la sexualidad. Asimismo, el movimiento de liberación femenina arranca precisamente en 1970, tanto en manifestaciones y conferencias como en la academia. También ese año fue la primera Marcha del Orgullo Gay. En medio siglo la cultura popular dio un giro radical al pasar del atrevimiento de romper con las tradiciones, la exploración impúdica del placer y la búsqueda frenética en todos los terrenos de la creación a un tiempo de cancelaciones, de persecución de ideas perversas y de temor a la honestidad. De la mentalidad pirotécnica setentera llegamos al escrutinio escrupuloso, anal y paranoide de los timelines o ejes cronológicos de las redes sociales en busca de pecados que castigar. La pornografía se ha multiplicado de manera astronómica y la cultura se ha pornificado, pero al hacerlo se ha domesticado, normalizado, abaratado (literalmente hay cataratas de pornografía gratuita en línea) y convertido en una forma más de ruido visual en la cultura virtual.

Resulta inquietante que las nuevas generaciones parecen ser más conservadoras al respecto de la sexualidad que las anteriores. Parecería que la liberación sexual ha sobrevivido como un producto más en el libre mercado, pero su espíritu contestatario se ha transformado en un carnaval de lamentos y acusaciones. Hace medio siglo Garganta profunda inventó una ficción pornográfica, pero en buena medida la trama refleja una ilusión de placer compartido. Había un obvio deseo manipulador para motivar al público a participar. En la era de Instagram, por el contrario, lo que vivimos es un frenesí narcisista, una urgencia de exhibirse con pudor impúdico y de rellenar todos los espacios con selfies falsamente confesionales. Hoy la garganta profunda son las redes sociales, capaces de devorar toda expresión íntima y convertirla en estímulo efímero, en clímax parpadeo, nutrido por la economía del “me gusta” y su gratificación instantánea.

----------------------

Naief Yehya (Ciudad de México, 1963) es ingeniero industrial, periodista, narrador y crítico cultural. Es autor de varias novelas y colecciones de relatos, y de numerosos ensayos en los que aborda el impacto cultural y social de la tecnología, los medios masivos, la propaganda y la pornografía. Vive en Brooklyn desde 1992.

A principios de los años 70 se exhibían en varias ciudades estadounidenses y europeas películas pornográficas totalmente explícitas en las que se mostraban genitales, penetraciones y eyaculaciones externas. Las proyecciones se hacían en cines especializados, usualmente viejos teatros en decadencia, localizados en...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Naief Yehya

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí