1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

GASTROLOGÍA

La guerra del girasol

El petróleo y el aceite seguirán subiendo de precio. También el número de muertos y hogares destruidos. Importa más el precio del gas ruso y del aceite de girasol ucraniano que lo que la guerra mate o reviente

Ramón J. Soria Breña 29/06/2022

<p>Campo de girasoles.</p>

Campo de girasoles.

Pixabay

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Para nuestra generación el girasol era una bolsa de pipas en las que un toro agonizante exclamaba un ripio: “¡Siento dejar este mundo, sin probar pipas Facundo!”. Las pipas eran nuestro snack baratísimo, nuestro rastro de miguitas para salir del bosque, un entretenimiento previo al cigarrillo que vendría después, un matahambre compartido en el cine o el parque. Luego, en algún momento de nuestras vidas infantiles, vimos un campo de girasoles en flor y nos parecieron un invento de Gulliver en el país de los gigantes con esas flores monstruosas cubriendo el horizonte de amarillo; una planta mágica que movía y orientaba su flor, como su propio nombre indica, en dirección a la posición de nuestra estrella en el cielo. Más tarde, en 1987, entramos en la adolescencia con el bofetón de la especulación y sus circunstancias; el descubrimiento de que ser artista, fuera cual fuera la musa, implicaba casi siempre una vida de miseria y locura en contraste con un olimpo, después de muerto, de fama y riquezas para otros. Así que, mejor opositar para funcionario o estudiar para oficinista, porque ese año un feo cuadro de girasoles en un jarrón pintado por el depresivo, casi suicida, asocial, sifilítico, intoxicado por el plomo de sus óleos y bebedor de absenta Van Gogh se había vendido en la casa de subastas de Christie’s por 28.791.399 de dólares. Más de 28 millones por una docena de girasoles pequeños, de secano, de esos que dan una pipas raquíticas que no se pueden comer, que solo valen para quién sabe, adornar la desolación de un triste artista. Encima ni siquiera eran amarillos porque el pigmento de óleo a base de cromo y azufre, el amarillo intenso y luminoso que utilizó Van Gogh y que nosotros admirábamos en el campo, se había degradado por el efecto de la luz hasta quedar convertido en un marrón feo, de girasol reseco y manchego. Y entramos en la edad adulta descubriendo para qué servían esos girasoles pequeños de pipas incomibles cuando, para estirar el primer sueldo o dominar cierto sobrepeso de oficinistas recientes, decidimos comprar una botella de aceite de girasol o margarina en lugar del caro aceite de oliva y la erótica mantequilla.

Luego progresamos o nos caímos del caballo camino de Damasco, acababa de pasar aquella intoxicación atroz de más de veinte mil personas por consumir aceite de colza desnaturalizado y volvimos al aceite AOVE convencidos de que consumir aceite de oliva nos salvaba del infierno del colesterol y de los olores de las cocinas proletarias. Si acaso utilizábamos el girasol para hacer la mayonesa y cuando nos íbamos a la playa acelerando el coche nuevo por la autovía apenas mirábamos distraídos los preciosos campos amarillos de giganteas. Pero en 1993, 2001, 2009, 2020 (recesión post 92, crisis de las puntocom, burbuja inmobiliaria, crisis pandémica…), si tuvimos la desgracia de tropezar y caer en alguna de la diversas crisis económicas con las que fue sembrando el neoliberalismo nuestra vida, volvimos al girasol y a sus circunstancias, a buscar el aceite barato y soñar con aquellos buenos tiempos de pipas Facundo a dos pesetas y sesión doble de cine a cien pesetas (poco más de cincuenta céntimos de euros).

Si tuvimos la desgracia de tropezar y caer en alguna de la diversas crisis económicas con las que fue sembrando el neoliberalismo nuestra vida, volvimos al girasol y a sus circunstancias

Pero volvamos al presente, a este maldito 2022. Van Gogh no vendió un cuadro en su vida y murió en la miseria, pero los especuladores siguen pagando millones por sus girasoles, ha comenzado una nueva guerra imprevista y una nueva crisis económica infla los precios de todo: gasolina o aceite, gas o alimentos. Nos enteramos de que Ucrania es, era, el mayor productor de semillas de girasol y exportador de aceite de girasol del mundo y que una cosa llamada “mercado de futuros” permitía negociar y vender las cosechas antes de que se plantasen. Así que el precio del aceite barato, el aceite de las personas pobres, se ha duplicado y triplicado sin haber ningún tipo de escasez. Los grandes supermercados racionan los litros que podemos comprar para evitar el acaparamiento y vemos cada día cómo se destruye un país hasta los cimientos, se bombardea a población civil y cómo escapan millones de personas como tú o como yo de esa guerra.

Pocas banderas tan impresionistas como la ucraniana, una bandera de horizonte agrícola, de cielo azul e infinitas llanuras cultivadas de cereal dorado o millones de flores de girasoles amarillos. A su lado cualquier bandera es un trapo de colores arbitrarios y simbólicos pillados por los pelos. Merece la pena perderse a principios del verano por la Alcarria y dejarse hipnotizar por los campos morados y azules de lavanda, los barbechos rojizos y el secano de girasol verde y amarillo intenso. Un horizonte mil veces más precioso que ningún amarronado cuadrito de Van Gogh escondido en alguna caja fuerte de un gánster. De esos campos alcarreños y de los ucranianos sale el aceite de mi mayonesa, el aceite con el que guisan los restaurantes y la gente con pocos recursos, las semillas y tortas de girasol que utilizamos para fabricar el pienso que comen los animales engordados en granjas intensivas que luego devoramos en formato huevo, chuleta, solomillo, jamón o entrecot. Gastamos en nuestras humildes cocinas (para freír las croquetas o hacer mayonesa) 184.000 toneladas de aceite de girasol, los restaurantes e industrias alimentarias (para hacer tartas, churros o conservas de sardinas…) consumen 390.000 toneladas y luego están las 67.000 toneladas de semilla y 766.400 toneladas de torta que gastamos para fabricar piensos para el ganado. Pero solo cultivamos 900.000 toneladas de pipas, así que necesitamos importar mucho aceite, 532.000 toneladas el año pasado, y la mayoría del aceite era de Ucrania. Aunque las pipas saladas de nuestra infancia son hoy de Francia, Bulgaria, Rumanía, Argentina y China. También Dakota del Sur o Kansas. Pero no quería dar unas cifras que luego se olvidan y todos sabemos que la botella de girasol que nos costaba hace un año poco más de un euro, ahora nos cuesta tres. Es lo que tiene la globalización de los mercados de alimentos, los oligopolios aceiteros y la especulación de pintura postimpresionista y de futuros agrícolas.

La solución de Europa ha sido restaurar cierta autarquía, cultivar aquí lo que antes comprábamos allá. Limitar un poco esta globalización que produjo escasez de mascarillas y microchips, mayonesa y pienso. Pero yo venía aquí a hablar de Van Gogh y del precio del arte, de la belleza de las inflorescencias de los Helianthus annuus que no es una flor gigante como parece, sino cientos de pequeñas flores muy juntas rodeadas de unos pétalos que no son pétalos, de una planta que fue domesticada en América hace casi cinco mil años y convierte estos campos alcarreños en un cuadro de Monet. He dejado el coche en un carril no muy lejos de Brihuega y camino ahora por un lindero entre la lavanda y los girasoles. Levanta el vuelo entonces un pájaro de mediano tamaño que hace “churrchurrchurr”. Es una ganga ortega con unos colores ocres y dorados más preciosos que el dichoso cuadro de Van Gogh. Las ortegas, sisones, alcaravanes y las avutardas, también las perdices, medraron en España gracias a los agrosistemas agrícolas tradicionales, expandiendo sus dominios más allá de las estepas naturales donde las limitaciones del clima y el terreno impedían que creciese cualquier cosa mayor de un matorral ralo. Ahora 600.000 hectáreas de barbecho que estaban declaradas superficies de interés ecológico, cuyos propietarios cobraban por dejar la tierra así, se podrán cultivar, limpiar, roturar, abonar y fumigar. Cobrarán por lo antiguo y por lo nuevo. Cosas de la guerra y el aceite de girasol, del cereal o el maíz para pienso de cerdos cuya panceta irá para Pekín. Durante décadas se han invertido millones de euros de la Unión Europea para mantener esa superficie de barbecho. Gracias a que dejamos “descansar” a esas tierras pueden vivir, comer y criar las avutardas, ortegas, sisones, perdices, alcaravanes y otras avecillas. En un barbecho sin pesticidas proliferan leguminosas, gramíneas y yerbajos de todo tipo que son el alimento de estas aves y de los insectos de los que se alimentan sus pollos los primeros días de vida. Además, bajo tierra, se mantiene y prolifera una preciosa vida invisible que llamamos microbiota, es la que forma el humus, la que interviene en los delicados procesos de intercambio de nutrientes en las raíces, la base de toda la vida vegetal que conocemos. Si hay un gran “continente biológico” del que apenas se conoce el 1% de las especies y mucho menos de las sofisticadas interrelaciones que se producen entre estas y los árboles o cualquier otra planta, es este, el de la microbiota de los suelos. Pensará la mayoría, “¡es una cuestión de urgencia! ¡más madera, es la guerra! ¡o las avutardas o nosotros!, que se vayan donde puedan y luego, dentro de unos años, cuando la cosa se normalice, ¡que vuelvan si quieren!”. No entienden que esas 600.000 hectáreas son un precioso y valioso banco colectivo, propiedad de todos los europeos y que si se destruye no volverá a llenarse de la vida que hoy contiene, una vida grande como una barbuda avutarda macho o diminuta como una espora o una bacteria o un saltamontes o una lombriz. No entienden que el valor de esos barbechos que tanto dinero ha costado mantener es “ecológico”, pero también dinerario, porque es un auténtico banco de vida que será muy rentable en el futuro. Acabar con esos barbechos es hipotecar el complicado porvenir. Girasol para hoy y hambre para mañana. Nos tocará cultivar la lechuga en hidropónico en una maceta en casa y ver las avutardas disecadas por los Benedito, disecado también ese barbecho, como se ve hoy en la vitrina del Museo de Ciencias Naturales de Madrid.

Pero quiero olvidar mi pesimismo. Arranco una flor de girasol y me embobo mirando las dos espirales opuestas que hacen sus semillas, la serie de Fibonacci que dibujan estas espirales y la organización armoniosa de las pipas con caras en un ángulo de 137,5 grados con respecto al siguiente para optimizar al máximo el círculo. Las flores linguadas exteriores con grandes pétalos que son estériles y los flosculos tubosos del interior que son fértiles y forman las futuras pipas. Me deslumbra el cielo azul y también tanto amarillo. La bandera de Ucrania podría ser la nuestra, salvo que aquí un tercio de la tierra son montañas, bosques y andurriales y allí el noventa por ciento del país es tierra de cultivo. Ya en casa, para acompañar un pescado, me hago un poco de mayonesa: doscientos centilitros de aceite de girasol, un huevo entero y una yema de otro, pellizco de sal y dejo el brazo de la batidora metido en el fondo del vaso a toda potencia y sin moverlo hasta que cambia el sonido del motor. Entonces inclino la batidora de mano y dejo que el torbellino vaya absorbiendo poco a poco el aceite que queda arriba. Así queda una mayonesa muy consistente que luego aromatizo con un poco de zumo de limón y unas ralladuras de lima. La guerra sigue. El petróleo y el aceite seguirán subiendo de precio. También el número de muertos y hogares destruidos. Importa más el precio del gas ruso y del aceite de girasol ucraniano que lo que la guerra mate o reviente. Van Gogh murió loco, pobre, desesperado, triste; nunca vendió un girasol.

Para nuestra generación el girasol era una bolsa de pipas en las que un toro agonizante exclamaba un ripio: “¡Siento dejar este mundo, sin probar pipas Facundo!”. Las pipas eran nuestro snack baratísimo, nuestro rastro de miguitas para salir del bosque, un entretenimiento previo al cigarrillo...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Ramón J. Soria Breña

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí