1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

DESMOVILIZACIÓN

La izquierda ceniza

Se pueden celebrar hasta los pequeños avances sin por ello renunciar a la lucha por la mejora en todos los ámbitos posibles de aquellas situaciones de opresión, discriminación y explotación que perviven y se enquistan

Ignacio Sánchez-Cuenca 4/06/2022

<p>Lanzamiento</p>

Lanzamiento

La boca del logo

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

La idea central de este artículo venía rondándome la cabeza hace ya algún tiempo, pero no me animaba a ponerla sobre el papel. El artículo de Vanesa Jiménez, “La gran dimisión de los lectores”, en el que comentaba las razones del desánimo y desmovilización de los ciudadanos de izquierdas, muchos de los cuales están abandonando la lectura de los medios afines, me ha servido de estímulo para escribir de una vez lo que tenía en mente. 

La izquierda, en general, atraviesa un periodo difícil. En un artículo que publiqué en CTXT hace unos meses, traté de traducir a cifras su debilidad: en los países de Europa occidental, los partidos progresistas han retrocedido seis puntos porcentuales entre los años 2000 y 2020. La caída es consecuencia fundamentalmente de la crisis de los partidos socialdemócratas, que no se ve compensada por el crecimiento de los partidos verdes y de aquellos que se sitúan a la izquierda de la socialdemocracia. 

En España el problema parece menos grave, pues desde 2020 gobierna la coalición PSOE-UP. Con todo, hay indicadores múltiples de que, a pesar de tener a sus partidos en el Ejecutivo, la ciudadanía de izquierdas no sólo no vive con entusiasmo la situación actual, sino que, más bien, se encuentra a la defensiva ante el empuje de la derecha, como si fuera inevitable que el PP y Vox acaben alzándose con la victoria en las próximas elecciones. En la gran conversación colectiva que se produce a diario en los medios y las redes sociales, las gentes de izquierdas se muestran apagadas, resignadas y con un punto de desengaño. Cunde la idea de final de ciclo, de que en cierto modo sí se pudo, pero no sirvió para mucho. En fin, ya saben. 

Soy consciente de que el tablero está inclinado hacia la derecha, tanto en materia económica como, en consecuencia, en las dimensiones mediática y cultural. Sin duda, las fuerzas de izquierdas se enfrentan a dificultades enormes. Una de las mayores es que el margen de transformación parece haberse estrechado enormemente por la globalización, por la integración supranacional, por el dominio de las ideas neoliberales. Además, las formas de vida, de socialización, de experiencia laboral, empujan todas en la misma dirección, siempre desfavorable para la izquierda, como si el neoliberalismo hubiera perfeccionado sus condiciones de reproducción. Etcétera, etcétera, etcétera. De estos asuntos se ha hablado mucho, en CTXT y en muchos otros lugares.

Al lado de estas “macrocausas”, lo que me gustaría plantear en este artículo puede parecer ridículamente pequeño o irrelevante. Quizá lo sea, pero, a pesar de ello, no creo que sea una frivolidad imperdonable dedicarle mil palabras al asunto. 

Me refiero a la actitud sombría y pesimista con que la izquierda transformadora se acerca a la realidad. Como discípulos aventajados de la filosofía de la sospecha, ponen en cuestión cualquier avance o mejora, que se interpreta de inmediato como propaganda interesada del sistema o los poderosos. La reacción espontánea o la postura primera en cualquier asunto sometido a debate es que las cosas van mal, rematadamente mal. Si alguien celebra la recuperación económica, se le espetará que eso no compensa la desigualdad, el sufrimiento mental o el destrozo medioambiental que produce el capitalismo. Si se mencionan los temas medioambientales, el diagnóstico será directamente apocalíptico. Pruebe a mencionar entonces la fe en la ciencia y la humanidad y la posibilidad de que en un futuro no demasiado lejano, por ejemplo, se llegue a dominar la fusión del hidrógeno y se resuelvan los principales dilemas energéticos de nuestro tiempo: con cierta conmiseración, se le tachará de ingenuo, los planes de fusión no son más que un señuelo para adormecer la conciencia ante el desastre absoluto que nos acecha, el capitalismo es intrínsecamente incompatible con la salvación del género humano. Y suma y sigue.

En el pasado, esta actitud profundamente negativa ante cualquier aspecto de la realidad podía soportarse gracias a la creencia en algún tipo de utopía en la que fuera verdad la fórmula “de cada uno según sus capacidades, a cada cual según sus necesidades”. Se aguantaba la desdicha porque en algún momento, lejano quizás, el comunismo terminaría llegando. Pasé dos meses en la extinta República Democrática de Alemania en 1986. En aquellos tiempos, la RDA tenía una renta per cápita similar a la española, no había paro ni pobreza, el Estado daba una vivienda a los estudiantes; a cambio, sus ciudadanos vivían en un clima asfixiante, vigilados, sin permiso para atravesar el Telón de Acero, carecían de las libertades más básicas. En aquel verano llegaban los primeros ecos de la glasnost y la perestroika de Gorbachov. Recuerdo una conversación con uno de mis profesores de alemán, miembro del SED, el partido comunista: en privado reconocía los muchos defectos del sistema, las traiciones, la propaganda, la ineficiencia, pero, animado por los vientos de cambio que venían de la URSS, creía que el comunismo sería realidad en… unos 200 o 300 años. Lo decía con la máxima seriedad (alemana). A su juicio, la espera de un par de siglos valía la pena. Un futuro como aquel podía justificar cualquier padecimiento.

Triturada la utopía, en cualquiera de sus formas, la crítica hiperbólica del mundo contemporáneo es una carga muy pesada de sobrellevar. Y, sobre todo, no resulta la forma más adecuada de persuadir, concienciar y atraer a la causa a quienes se alejaron en su día o nunca estuvieron próximos. 

Sería ingenuo corregir este sesgo negativo con el entusiasmo pánfilo ante el progreso del que hacen gala tantos autores liberales, quienes nos recuerdan machaconamente el aumento de la esperanza de vida, los inmensos avances en materia de salud, la espectacular reducción de la pobreza mundial en las últimas décadas de globalización, el bienestar y la libertad alcanzados en los países desarrollados, o la bajada de los conflictos bélicos en el mundo. 

El caso es que un punto de razón no les falta. No es tan mala idea reconocer los enormes progresos de nuestro tiempo para, a continuación, señalar sus limitaciones y sus riesgos. El progreso económico y tecnológico, lo sabemos bien, es compatible con el mantenimiento de situaciones profundamente injustas, con exclusiones y daño social. La izquierda no se quedaría sin espacio propio por el hecho de reconocer la complejidad del mundo, con su intrincada mezcla de aspectos positivos y negativos. Se pueden celebrar hasta los pequeños avances sin por ello renunciar a la lucha por la mejora en todos los ámbitos posibles de aquellas situaciones de opresión, discriminación y explotación que perviven y se enquistan. De no hacerlo así, la izquierda más ceniza corre el peligro de acabar siendo percibida desde fuera como una secta apocalíptica. 

En el lejano 2015, Pablo Iglesias, no sin crueldad, se refería a IU y sus líderes como el “pitufo gruñón” que decía no a todo. La fórmula era buena, funcionó de maravilla. Pero cabe preguntarse entonces por qué la izquierda se ha vuelto tan gruñona y ceniza en la actualidad.

La idea central de este artículo venía rondándome la cabeza hace ya algún tiempo, pero no me animaba a ponerla sobre el papel. El artículo de Vanesa Jiménez, “La gran dimisión...

Autor >

Ignacio Sánchez-Cuenca

Es profesor de Ciencia Política en la Universidad Carlos III de Madrid. Entre sus últimos libros, La desfachatez intelectual (Catarata 2016), La impotencia democrática (Catarata, 2014) y La izquierda, fin de un ciclo (2019).

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

3 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. aramissund-gmail.com

    Mirar a Cuenca me recuerda con frecuencia esa ocurrente expresión que proveniente del reinado de Juana la Loca se entronca bien con la metafísica neoliberal transitada made in spain del «vivi pricolosamente» en una suerte de anosognosia social que mezcla ab libitum el sexo, la monarquía y la religión. Hoy hemos transitado tanto que en Cuenca ya no encontramos más que cenizas donde otrora había sexo, alegría y emancipación frente a los pesados botafumeiros catedralicios de ese «sereno» castrense que siempre cierra España desde Santiago hasta Algeciras con las llaves de la Ley y el Orden. Cuenca mira siempre a Cuenca desde su cómodo sofá de IKEA zapeando la realidad en su televisor de gran formato con el mando a distancia en su mano. No se levanta del sofá ni para mirar por la ventana. No es raro, pues, que “La gran dimisión de los lectores” le moleste y preocupe hasta el punto de movilizar su mente. Pero Cuenca es cartesiano y por eso entiende que «las gentes de izquierdas se muestran apagadas, resignadas y con un punto de desengaño.». Y todo sin reparar que «Las gentes de izquierdas», como el «tablero inclinado» y «la idea de final de ciclo», son entelequias metafísicas que solo habitan en el templo subjetivo de su mente afectada por el viejo virus de Milton Friedman. El relato de Cuenca oscila siempre entre una vieja moral de corte jesuita y una «numeristica» voodoo explicatodo de gran sesgo conservador. Sin embargo, lo que el artículo de Vanesa señala es que el sistema de la modernidad y de la ilustración se está viniendo abajo porque en el imperio de los intereses privados no hay colectivo que sobreviva a la quema del consumismo. Todo deviene cenizas, o basura, en la trituradora neoliberal. No hay futuro en una civilización donde la identidad se define a través de lo que cada uno compra porque a falta de valores colectivos, el consumismo se ha convertido en el gran objetivo vital. Incluso en la España de los bares y fiestas, la cultura popular sueña constantemente con el mito del «big busines». Y todo lo que se oponga a ello lo más mínimo, o lo problematice, se califica por la «intelligentsia» oficialista como un idealismo pueril-populista. Sólo la derecha se suma a esta creencia del todopoderoso Dondinero, señor del Estado Español no privatizado todavía. Cualquier resistencia carece de sentido, y ahí reside el desengaño de los realistas de la calle; su silencio y su apartamiento. Pero aquí, como en el petróleo y también en el neoliberalismo, estamos a punto de alcanzar –sino lo hemos hecho ya–, el famoso pico de Hubbert. Es decir; el peak sell-out, o como le llama Antonio Turiel; el peak oil. Los ilusos de las derechas solo ven al profeta Fukuyama anunciando “el fin de la historia y el último hombre” de las izquierdas. Cuenca, imitando a Nerón, recoge la antorcha de Fukuyama y le mete fuego matemático-estadístico mirando a Cuenca. ¡La broma es de nota!

    Hace 24 días

  2. ecac

    Es inconcebible la apatía y el pasotismo del mal llamado "Centro Izquierda PSOE", que ni están ni se le esperan cómo fuerza política mayoritaria, e ítem más que ni viven y ni dejan vivir en plan CAÍN-"Pedro Sánchez Oscuros Estigmas", cancerígenos, traicionando "Espíritu Mayo 1879-LA ROSA ROJA"; a las óptimas izquierdas minoritarias cómo "Izquierda Unida Podemos" (a) ABEL y demás sabidas y conocidas conformadas en el "Internacional Progresismo Izquierdas Globales-Plurales" en plena segunda década del siglo XXI: XIV Legislatura, I Primer Gobierno Coalición, dentro de una democracia irreal, reyezuelos políticos Ferraz 170 y maestros toreros en "La Piel de Toro ESPAÑISTÁN"-la piedra china en Europa-Partido denigrando a "Izquierda Socialista", anti "Obreros"-currantes-Españoles".-"Goliat PSOE" contra "David-IUP", axioma una verdad muy evidente que por sí sola no necesita demostración ninguna.

    Hace 25 días

  3. pipe49

    Siempre que leo a este señor, me da la impresión de un cierto desorden en sus planteamientos y/o de irse por las ramas, a veces, parece, intencionadamente. No seré yo el que niegue la importancia de lo subjetivo, lo emocinal, lo intangible... , pero como, creo, que apuntó Marx, lo subjetivo de una depresión se ve inmediátamente anulado por la contundencia objetiva de un fuerte martillazo en un dedo. Quiero decir, está bien etiquetar de "cenizas" a las izquierdas que lucharon dura y abnegadamente contra el franquismo y su represión implacable, está bien llamar "cenizas" a esas mismas izquierdas que creyeron que el advenimiento de la democracia iba a implicar un "fair play" en el terreno de confrontación de las clases sociales, "cenizos"a los que creímos que el PCE y CCOO recibirían los frutos de su incansable lucha, a los que creímos que Julio Anguita era ese dirigente que habíamos estado esperando, a los que, por fin, pensamos que el 15M nos haría justicia, que un puñado de jóvenes dirigentes y politólogos universitarios nos sacarían del pozo y el ostracismo y que por fin, hartos de perder, íbamos a ganar, a entrar en gobiernos, a legislar, a conjurar, de una vez por todas, la ominosa memoria de la guerra, la postguerra, el pasteleo borbónico de la Transición, el fascismo enquistado en el aparato del Estado, etc. Pero, sin parar de luchar y de creer, hemos visto cómo casi nada de lo que hemos hecho y creido ha servido. No es ser cenizo, sino estar profundamente hundido, derrota tra derrota, y esperando o una recuperación milagrosa o el martillazo del fascismo, otra vez.

    Hace 25 días

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí