1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

abuso sexual

El antifeminismo llegó en el caso de María Sevilla

El caso de María Sevilla, indultada hace pocos días por el Ministerio de Justicia, es utilizado por los partidos y medios de la ultraderecha para sus propios fines: intentan hacer revivir el mito de las ‘malas madres’ al tiempo que van contra los avances

Carolina León 10/06/2022

<p>Justicia.</p>

Justicia.

Pedripol

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Vamos a establecer, para empezar, cuatro cosas (que los lectores pueden rastrear en los medios que han seguido el caso por el lado informativo, especialmente Público y El Salto). María Sevilla no denunció a su expareja, los indicios de abuso sexual fueron notificados por instancias médicas y profesionales. María Sevilla desobedeció, al cabo de varios años de sobreseimientos de las denuncias y relatos de su hijo, sin que se tomasen medidas, y se escondió con su nuevo compañero y sus dos hijos. El hijo de María Sevilla fue arrancado de su lado, de noche, con un aparataje policial digno de un comando terrorista. María Sevilla recibió una sentencia de dos años y cuatro meses de cárcel, más cuatro años de retirada de patria potestad, por “sustracción” de su hijo.

Una quinta cosa, también comprobable de forma rápida: María Sevilla ha sido brutalmente criminalizada por los medios todo este tiempo, por políticos y altavoces no solo de ultraderecha, como “secuestradora de niños”, “denunciante en falso”, “madre desnaturalizada” y otras mil cosas; mientras, las instituciones competentes continúan desoyendo los informes que ponen en duda que el “bien superior del menor” esté resguardado en la situación actual, el niño conviviendo con su progenitor en exclusiva desde la detención en abril de 2019. 

Baste decir que el indulto concedido recorta la pena original en cuatro meses (por lo que podrá abandonar la cárcel) y, eso sí, le devuelve la patria potestad de su hijo, el que le relató abusos sexuales de su padre durante años.

Un caso entre mil

Hay dos vectores que atraviesan el caso y a la opinión pública, a tomar en cuenta: María Sevilla y otras mujeres llevaron al Congreso, de la mano de Podemos, la necesidad de poner luz sobre qué sucede a quienes, menores de edad, denuncian los abusos sexuales intrafamiliares, a menudo a manos de sus progenitores varones, y cuál es el camino que espera a las madres que creen a sus hijos y denuncian en su nombre: hasta ese momento había poco más que un informe firmado por Save The Children (2017), que aseguraba que el 70% de las denuncias presentadas sobre Abuso Sexual Infantil (ASI) acaban sobreseídas; la organización estima que solo se denuncia en el 15% de los casos. 

El corporativismo antifeminista de ciertos medios y la campaña difamatoria se ha reavivado hoy, a cuenta del indulto

Se dieron algunas reuniones entre 2017 y 2018 con políticos del ala progresista, y en 2019 tuvieron lugar las detenciones de María y otras mujeres, en algunos casos sin ninguna vinculación, de un supuesto caso “Infancia Libre”. Se las trató de “organización criminal” durante meses, y finalmente el caso fue desmontado y archivado por la Fiscalía en enero de 2020. Eso no impidió a los medios y portavoces de ultraderecha continuar en sus términos: madres secuestradoras, feminazis manipuladoras y denuncias falsas. El corporativismo antifeminista de ciertos medios y la campaña difamatoria se ha reavivado hoy, a cuenta del indulto.

El otro vector es el propositivo, que ha tardado en llegar. Por la vía del gobierno de coalición con el Ministerio de Igualdad de Irene Montero, pero sobre todo por la vía de organizaciones feministas sensibles al tema, se ha podido dar voz pública a algunas de las violencias desatendidas que viven las mujeres denunciantes de malos tratos o abuso machista, y especialmente sus hijos: finalmente se ha podido visibilizar la violencia vicaria. Pero, en el tema concreto de los menores abusados en el entorno familiar hay, todavía, un gran agujero negro en los procedimientos, sobre todo cuando los denunciados son los progenitores. 

Hay 6.000 denuncias de abuso sexual infantil cada año, de las cuales el 84% son por de parte de conocidos, y casi la mitad son familiares

Aún escasos de estudios a conciencia que muestren esta casuística, se sabe que hay alrededor de 6.000 denuncias de abuso sexual infantil cada año, de las cuales el 84% son de parte de conocidos, casi la mitad por parte de familiares. Que son los menores o sus madres los que denuncian el abuso (33,8% y 28% respectivamente) y que las instrucciones duran alrededor de dos años (todos estos datos del último informe de Save The Children). Lo que no terminamos de ver con claridad es qué sucede con las denuncias (ese 15% que se formaliza). Los sobreseimientos no suponen “inocencia” per se sino “falta de pruebas”. Para los antifeministas y la ultraderecha, son automáticamente “denuncias falsas”. 

Todas las asociaciones feministas (168) que han firmado a favor del indulto a María Sevilla saben que esos datos esconden una realidad brutal: los niños no son creídos, la denuncia solo inicia un camino de revictimización en el que tienen que contar innumerables veces sus abusos delante de extraños, y las madres son puestas en cuestión y tomadas por manipuladoras, en una sistemática aplicación del síndrome de alienación parental (SAP), prohibido por las instancias judiciales y psicológicas pero utilizado de facto. Las mujeres que se ponen delante de estas denuncias acaban criminalizadas, con arrancamientos de custodias, arruinadas por costas judiciales y, en los peores casos (Sara B.B., María y otras), en la cárcel. 

Solo la puntita

En diciembre del año pasado, varias relatorías de la ONU lanzaron una llamamiento al gobierno con un comunicado: “El sistema judicial de España no protege a los niños de padres abusivos, afirman expertos de la ONU”, que recogía un buen número de casos de madres denunciantes de abuso sexual intrafamiliar (ASI) y malos tratos con su correspondiente judicialización, con graves consecuencias para las madres y los niños. Los relatores especiales señalaban algunos de los males que ya intentaban hacer visibles las madres de Infancia Libre hace cuatro años: los procesos son largos, tienen poco en cuenta a los menores, no se les protege de los adultos denunciados, y a menudo terminan en arrancamientos de las madres y criminalización. Desde luego que este toque ha pesado en el indulto.

A los de Vox y sus acólitos les da lo mismo si son las restricciones por la pandemia o el reparto de fondos europeos para la recuperación, todo tema es bueno para atacar al gobierno. Pero los escasos mecanismos de defensa de algunas mujeres que se atreven a traspasar la línea de la obediencia son un caballo de batalla mucho más virulento (o lo va a ser) no solo contra la coalición de gobierno, sino contra cualquiera que ose ponerse del lado de estas madres. Desde 2019 hasta ahora no solo hemos visto a varias mujeres espectacularmente detenidas y criminalizadas, con la connivencia de los medios, hemos visto a una ultraderecha creciendo a paso de gigante en la opinión pública contra la Ley de Violencia de Género. Contra ella, van a por cualquier avance en derechos para las mujeres o los niños en clave feminista.

La ultraderecha tiene muchos frentes abiertos pero le importa muchísimo estar en la salvaguarda de la imagen del pater familiae

María Sevilla es un caso mediático de forma interesada: porque es una mujer que ha llevado al debate público el vergonzante trato que recibe el abuso sexual intrafamiliar (llamémosle incesto de una vez) en los juzgados, porque ha puesto de relieve el sesgo patriarcal que rige las denuncias de ASI y el escarmiento contra las mujeres que creen a sus hijos, porque la reacción antifeminista no tolera que una madre desobediente (lo que Montero llamó “madre protectora”) pueda quedarse sin castigo. La ultraderecha tiene muchos frentes abiertos pero le importa muchísimo estar en la salvaguarda de la imagen del pater familiae.

Rafael Marcos, la expareja de Sevilla, anda revolucionando a los medios de ultraderecha y a las asociaciones antiLVG contra el indulto a María Sevilla. Convocó una concentración contra el Ministerio de Igualdad a la que han acudido, según convocantes, 500 personas, aunque no se ven más de 200 en las fotos. Promueve un crowdfunding totalmente opaco en la web de ANAVID (asociación que niega la violencia machista y la llama “doméstica”) para costear la demanda que pretende presentar contra Irene Montero y otras portavoces que, por fin, alzan la voz en favor de María. Junto a estos, youtubers comprobados antifeministas, voces como la de Carlos Herrera, y asociaciones que proliferan en los últimos tres años contra los avances de las leyes que protegen la libertad sexual de las mujeres o ansían derogar la LVG.

No se trata de que lo diga Irene Montero, se trata de que a un montón de mujeres y niños les va la vida en ello. La próxima vez que veas que encarcelan a una madre que ha denunciado abusos sexuales a uno de sus hijos, pregúntate por qué.

Vamos a establecer, para empezar, cuatro cosas (que los lectores pueden rastrear en los medios que han seguido el caso por el lado informativo, especialmente Público y El Salto). María Sevilla no denunció a su expareja, los indicios de abuso sexual fueron notificados por instancias médicas y...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autora >

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí