1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

PERFIL

Francia Márquez es la primera afro en llegar a la vicepresidencia

Forjada en las necesidades de la comunidad de Yambaló, corregimiento de La Toma, en su natal Cauca, la nueva vicepresidenta le advirtió a Gustavo Petro que no será una figura decorativa

Alfredo Molano Jimeno (Cambio) 20/06/2022

<p>Francia Márquez celebra la victoria en las elecciones colombianas del 19 de junio de 2022.</p>

Francia Márquez celebra la victoria en las elecciones colombianas del 19 de junio de 2022.

twitter.com/FranciaMarquezM

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Hija de partera. Diez hermanos. Madre adolescente. Barequera por tradición. Depositaria de una lucha que viene desde la colonia. Dirigente de una protesta contra las retroexcavadoras de los mineros armados. Desplazada. Empleada del servicio en Cali. Estudiante de derecho. Rebuscadora. Integrante del Proceso de Comunidades Negras. Representante de las víctimas en el proceso de paz de La Habana. Premio nobel ambiental. Presidenta del Consejo Nacional de Paz. Precandidata a la presidencia. Y ahora vicepresidenta de Colombia. Así ha sido la historia de Francia Márquez Mina, una mujer de 40 años que creció en el corregimiento de La Toma, municipio de Suárez, departamento del Cauca.

“Sueñan las pulgas con comprarse un perro y sueñan los nadies con salir de pobres, que algún mágico día llueva de pronto la buena suerte, que llueva a cántaros la buena suerte; pero la buena suerte no llueve ayer, ni hoy, ni mañana, ni nunca, ni en lloviznita cae del cielo la buena suerte, por mucho que los nadies la llamen y aunque les pique la mano izquierda, o se levanten con el pie derecho, o empiecen el año cambiando de escoba”, dice el texto de Eduardo Galeano que Francia masculla en sus silencios. Lo hace con conocimiento de causa, como se dice, con la seguridad de pertenecer a ellos, de venir de allá, y de siempre retornar a ellos, a su origen.

Nació el 1 de diciembre de 1982 en el piso de tierra de la casa de sus abuelos. Su madre, doña Gloria Mina, fue su propia partera, como lo ha sido por décadas de cientos de mujeres de Suárez, La Toma y hasta de Morales, pueblos apostados en las montañas que contienen el río Ovejas. Un río por el que corre agua y oro que le ha dado vida a esta región, hasta donde los españoles llegaron, en 1636, para implantar tres frentes mineros. De los esclavizados que trajeron del Congo, Mali o Nigeria desciende Francia Márquez Mina. Hija de un pueblo minero, guerrero y con la memoria de la esclavitud en la frente, de los únicos pueblos de afro que conserva los apellidos desde la colonia y que evocan una tradición ancestral. Los Carabalí son cazadores, los Mina, mineros, y así.

De los esclavizados que trajeron del Congo, Mali o Nigeria desciende Francia Márquez Mina. Hija de un pueblo minero, guerrero

Creció a orillas del río Ovejas, el mismo que en los años 70 sirvió para la construcción de la hidroeléctrica de la Salvajina, para la cual desviaron su cauce e inundaron las tierras de la gente. Esto trabó una pelea con el Gobierno. Entonces, llegó el Ejército e hizo correr sangre y oro. De esa batalla desciende Francia Márquez Mina. En ella se forjaron sus padres y tíos, son las luchas de sus mayores y mayoras, así a algunos no les guste el término. Esos viejos que luego moldearon el carácter de quien hoy es la fórmula presidencial de Gustavo Petro.

Su papá, Sigifredo Márquez, es campesino y minero que cumplió el rol de proveedor, pero quienes más tuvieron que ver con la crianza de Francia son sus abuelos, principalmente maternos. Don Andrés Mina Viveros, un líder muy querido en su comunidad que lo buscaba para mediar en conflictos porque tenía el don del equilibrio y la justicia. De él heredó el liderazgo, no tanto la mediación, porque Francia es una mujer apasionada, con la sangre caliente y el temperamento recio. En eso es como su madre, inquieta y luchadora, andariega y charladora. Su abuela materna, Leonor López de Mina, hoy de 92 años, es su principal figura de crianza. Ella guarda las memorias de otras violencias, la de los años 40, cuando tenían que dormir con un ojo en la puerta porque en cualquier momento llegaban los conservadores a incendiar la casa con la familia adentro solo para matar a un negro. Doña Leo, como le dice, es la narradora de historias que Francia emula cuando toma el micrófono.

Su infancia transcurrió entre volteretas y picardías. De esa niña inquieta, que acompañaba a sus mayoras a barequear al río, queda la alegría y el apodo. En su tierra algunos la conocen como “Piri”, otros como “Nola” y algunos más le dicen “Pirinola”. Por lo chiquita y juguetona. La pirinola es un trompo de material duro, hexagonal y con escrituras en sus contornos. Un objeto que cobra sentido solo en movimiento, en acción, que propone un juego, un momento de alegría y reunión en torno a su baile. Así apodan a Francia Márquez. Así la conoce su gente y, según cuenta ella en una sonora risotada, su abuela paterna creía hasta hace poco tiempo que ese era su nombre de pila.

“Los nadies: los hijos de nadie, los dueños de nada. Los nadies: los ningunos, los ninguneados, corriendo la Liebre, muriendo la vida, jodidos, rejodidos”, recita al tiempo que aprieta la mandíbula y cierra los ojos para recorrer su vida en su memoria. Pasa por las noches que se acostó con hambre, de los días de miniar, de las tardes de trabajo en la chagra. De las batallas contra los entables de mineros que, apoyados en sus retros y respaldados con los fierros, la hicieron salir huyendo de su casa en una madrugada. Con sus dos hijos a cuestas, Kevin y Adrian. A Cali llegó a una casa de una familia que le tendió la mano. También recuerda la vergüenza que sentía de no tener qué aportar para comprar la comida. De estar frente a la puerta sin querer tocar el timbre, de pura y física pena de ser una carga para alguien.

De La Toma a la política

Francia fue madre a los 16 años. Se enamoró de un paisa. Creía entonces que con eso era suficiente para salir de su comunidad, de pobre, para escapar de las violencias, pero no. Terminó criando sola, con la ayuda de sus padres y abuelos. “Me enamoré de un paisa para que me sacara de mi tierra, porque nos enseñaron que era feo vivir así, que allá no había opciones, ni progreso. Que la  única manera de salir del atraso era conseguirse un hombre blanco, de ojos azules, que nos sacara a vivir. Que nos mejorara la raza. En mi inocencia me fui tras ese espejismo. Por eso, hoy valoro más mi transformación en la mujer empoderada y orgullosa de ser de mi tierra y de mi raza. Para mí esto significa todo. No es un proceso de Francia Márquez, es un proceso de construcción colectiva. De gente que siente como yo el amor por esta berraca tierra”, asiente.

Cuando la llamaron para sumarse al proceso político de Gustavo Petro les advirtió que no esperaran de ella que se adhiriera sin presentar posturas

Es consciente de que su presencia en el tarjetón causa incomodidades en quienes conciben la política como un arte diplomático y estratégico; y que hay quienes esperan que cumpla con el rol de ser escudera de Gustavo Petro sin posibilidad de disentir. Por eso anticipa en tono de advertencia: “No somos uno y dos. Somos uno y una. Eso quiere decir que nos vemos en paridad. Tenemos una apuesta común que busca cambiar este país, cambiar las situaciones por las que históricamente hemos luchado. Voy a estar como vicepresidenta, y creo que mi sola presencia en ese espacio rompe con la política hegemónica que está acostumbrada a ser un privilegio destinado solo a hombres blancos y letrados, pero que no está dispuesta a pensarse con la otredad, con los excluidos históricamente. Nuestra sola presencia ahí, y para mí eso es poderoso, manda un mensaje de empoderamiento para las mujeres, para las juventudes, para mi pueblo negro, para mis hijos y mis nietas. Esto es un acto histórico”.

Incluso va más allá y dice que no se sumó al Pacto Histórico como un objeto decorativo para aparentar diversidad. Cuando en febrero de 2021 la llamaron para sumarse al proceso político de Gustavo Petro les advirtió que no esperaran de ella que se adhiriera sin presentar posturas. “Yo no voy a salir corriendo para firmarles un cheque en blanco porque ustedes se tomaron la foto y luego se dieron cuenta de que les faltaba un negro. Yo voy a pensarlo, a dialogar con mi gente, y si acepto es porque quiero ser presidenta de Colombia, ¿o es que una mujer negra y pobre no puede soñar con eso?”, contestó al interlocutor que escuchaba del otro lado de la línea. Y su planteamiento la tiene hoy en el tarjetón, con más votos que políticos profesionales, que exgobernadores y exalcaldes, que maquinarias políticas.

Francia sigue pensando de la misma forma que cuando contestó al llamado del Pacto Histórico: “Le dije a Petro con honestidad: yo no soy una mujer de decoración de espacios. Soy una mujer que disputa, que lucha por oportunidades y transformaciones. Él lo sabe. Me conoce. Sabe que que me gané espacios con esfuerzo, nos los peleamos colectivamente. Olvídese que si no fuera por los votos que sacamos estaríamos aquí. Yo no estoy acá para que él diga que soy su vicepresidenta, a mí me costó mucho llegar aquí. Me costó demostrarle a este país que puede una mujer negra ocupar un cargo del Estado. Me costó lágrimas, trasnochos, violencia, racismo en la redes y en los medios. He sacrificado a mi familia, a mis hijos. Es un acumulado de luchas, para que hoy un hombre blanco le pida a una mujer negra que la acompañe. Eso represento. Años de luchas por parir la libertad, por parir la dignidad. Si yo cuento las personas que vi caer en mi camino para llegar hasta aquí, no acabo”.

Sobre los costos electorales de decir lo que siente y lo que piensa, se encoge de hombros y aprieta los labios antes de soltar una frase lapidaria. “No he aprendido a tener cálculos políticos. Yo hablo desde el corazón, desde la realidad. Es duro porque a mí me cuesta mucho pensar qué puedo decir, qué debo decir, cómo no incomodar a este o al otro. Es que a la gente que vive en su privilegio no le gusta que la incomoden, no le gusta que le cuestionen los privilegios. Ese es un problema de nuestra sociedad y yo soy boquizafada. No me siento bien diciendo lo que no es, ocultando la realidad”, concluye.

Así es Francia Márquez Mina. Así ha sido desde niña: franca y voluntariosa. Por eso, hay quienes piensan que no cumple con los requisitos para ser vicepresidenta. No es obediente ni gregaria. No sabe de economía ni mecánica electoral. No se calla lo que piensa, así le cueste el apoyo de expresidentes y partidos con muchas curules. Tiene claro que a algunos de sus compañeros del Pacto Histórico se les sube la presión cuando coge el micrófono y les da urticaria sus posturas. Pero también sabe que la condición para que ella esté es la garantía de la autodeterminación y la independencia. Y ya hay quienes rumoran que en la fórmula Petro/Francia el exalcalde es el que estará obligado a no incomodarla a ella, so pena de graduarse de autoritario, racista o machista. Y es que Francia tiene afilado el identificador de los desplantes y cuenta con el respaldo de los nadies.

De los que, como dice el poema, “no son, aunque sean. Que no hablan idiomas, sino dialectos. Que no hacen arte, sino artesanía. Que no practican cultura, sino folklore. Que no son seres humanos, sino recursos humanos. Que no tienen cara, sino brazos. Que no tienen nombre, sino número. Que no figuran en la historia universal, sino en la crónica roja de la prensa local.

Los nadies, que cuestan menos que la bala que los mata”.

----------------------

Este artículo se publicó originalmente en Cambio.

Hija de partera. Diez hermanos. Madre adolescente. Barequera por tradición. Depositaria de una lucha que viene desde la colonia. Dirigente de una protesta contra las retroexcavadoras de los mineros armados. Desplazada. Empleada del servicio en Cali. Estudiante de derecho. Rebuscadora. Integrante del Proceso de...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Alfredo Molano Jimeno (Cambio)

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí