1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

La vita nuova

Ucrania y los Sex Pistols

La UE, los Estados que la integran, carece de herramientas democráticas, alejadas del neoliberalismo, para practicar una economía de guerra

Guillem Martínez 5/06/2022

<p>Los Sex Pistols en un concierto en San Antonio, Texas, en 1978.</p>

Los Sex Pistols en un concierto en San Antonio, Texas, en 1978.

Lon Bozarth/AIRSHP.com

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

1- Esta semana se ha celebrado el 75 aniversario de la coronación de la reina de Inglaterra. Los festejos se iniciaron con un desfile, que transcurrió sin incidentes de ningún tipo, salvo la protesta de un grupo de manifestantes animalistas, algo que sucede, por otra parte, en la cena de Navidad de cualquier hogar de clase mediaZzzz. No pasó lo mismo hace, exactamente, 45 años, en junio de 1977. Otra época. Aparten a los niños.

2- Para los fastos del Silver Jubilee, la reina no lo tuvo tan sencillo. El 7 de junio del 77, parodiando el paseo de la reina por el Támesis programado para un par de días después, los Sex Pistols montaron la Riverboat Party. Alquilaron un barco y reprodujeron el recorrido previsto para la reina, mientras tocaban a toda leche todos los temas de su histórico Never Mind the Bollocks. Here’s the Sex Pistols. Entre ellos el God save the Queen. Un / otro himno. El barco, y el himno, fue abordado por la poli, y los Sex Pistols fueron detenidos por unos agentes más perplejos que ellos, en tanto estaban deteniendo algo que veían por primera vez, y que no sabían lo que era. Era el punk. Era, precisamente, el conflicto social donde ya no se le esperaba. Lo que nos lleva al punto 3.

Antes –o en el trance– de ser engullido, como todo, por el mercado, el punk fue la prueba del algodón del fin de una época

3- Antes –o en el trance– de ser engullido, como todo, por el mercado, el punk fue la prueba del algodón del fin de una época. Una época que empezó en 1945, y que finalizó en 1973, con una crisis que acabó con más cosas de las que se creía. Finalizaba el ascensor social, la mismísima idea de progreso. El estado del bienestar, de pronto, no lo era tanto. Sí, pudo corregir una postguerra, pero ahora parecía gagá, y no recordaba cómo lo había hecho. Los cambios en el 73 debieron de ser descomunales, al punto de que, en el 77, los adolescentes nacidos en los 60 abandonaban la política, abandonaban la revolución tal y como se entendía en 1968, como una consecuencia del superávit. Y, lo que es más llamativo, también abandonaban la universidad y la fábrica, abandonaban las rimas, la armonía, los acordes afinados. Son cambios sin precedentes, una protesta profunda, que ilustra que sucedían, en efecto, cambios sin precedentes. Y que, en lo que era darle la razón a los Sex Pistols, empezaron a asomar la nariz, de manera oficial, solo un par de años más tarde, en 1979.

4- En 1979, Margaret Thatcher llega al poder en UK. Lo que supone el abandono explícito del bienestar, su sustitución –ojo, quédense con esto– por la idea de que el Estado es una empresa, o debe ser gestionado con criterios de empresa. Es un cambio cultural notorio, apabullante. Y, a la vez, es tan solo el violento prólogo de lo que sucedería dos años más tarde, en 1981. El 40 presidente de los EE.UU., Ronald Reagan, accede al poder con una agenda revolucionaria, a la que, de hecho, no duda en denominar Revolución. Se trata de la disolución del Estado correctivo. El Estado pasa a tener otro interlocutor, que no es el ciudadano. Es la empresa, esa cosa que habla como el Estado. De pérdidas, beneficios, de creación de empleo, de sacrificios colectivos, de premios personales. Ese mismo año, en Francia, accede al poder el último PS que se presenta a elecciones con un programa en el que se aboga por la nacionalización de la banca. Es un eco lejano de la I Internacional, que ese PS expulsa del programa, echando leches, en 1982. A finales de esa década, el Municipio de Bologna –si la reina de Inglaterra es la reina del mundo, Bologna era el ayuntamiento comunista del mundo– decide hacer algo imposible –e impensable, al punto de que se carecía de un vocablo para ello– antes de 1973. Privatizar sus servicios. Una década después, lo olido en 1977, lo presentado en 1979, lo exacerbado en 1981, lo normalizado en la década de los 90, lo exportado como democracia al Este en 1989, lo defendido por derechas y asumido por las izquierdas, es hegemónico en el mundo. Es el paradigma. Un ejemplo paradigmático: en el temario actual de las oposiciones para ser economista del Estado en Esp, no aparece el concepto Estado. Que tiene guasa. El neoliberalismo es la cosmovisión mundial de las derechas. Incluidas las extremas-derechas. Pero también de la socialdemocracia, que se diferencia de las derechas, así a lo bruto, por cierta amabilidad. Y, tal vez, ahora que lo pienso, por el respeto a las identidades personales. Poco más. Restos, en todo caso, del lenguaje anterior a 1973.

5- Al contrario que el bienestar, al parecer chocho, de 1977 –representado en la reina de Inglaterra–, el neoliberalismo de 2022 –representado también en la reina de Inglaterra, esa representante de todas sus épocas–, ha carecido de protestas. Si entendemos el neoliberalismo como un proceso de destrucción social, los fastos de la reina de esta edición explican que el neoliberalismo está muy avanzado. Carece de protestas. Tanto que puede empezar, a su vez, a estar gagá. Los cambios de época, en fin, suceden en lo mejor de cada época. Suelen ser acelerados por terremotos, cambios climáticos y, cuando no disponemos nada de todo eso, guerras. La crisis de 1973 fue, de hecho, una guerra. La crisis que se avecina, muy barroca, tiene de todo. Hasta guerra.

Tradicionalmente, una guerra la gana el Estado cuya sociedad es la última en desobedecer a su gobierno

6- El objetivo de una guerra suele ser ganarla. Tradicionalmente, una guerra la gana el Estado cuya sociedad es la última en desobedecer a su gobierno. La IGM y la IIGM, si se fijan, las ganaron, respectivamente, quien no tuvo una revolución en la retaguardia, o quien no tuvo que ahorcar a sus ciudadanos que no querían luchar. Todo esto favorece, en una guerra, a los gobiernos más justos frente a los menos justos.

7- Los Estados democráticos, en el siglo XX, ganaron la IIGM. Tradicionalmente –esto es, en la IIGM; poco más; la democracia no es tan lejana ni ha durado tanto–, los Estados democráticos tienen, por eso mismo, más capacidad de adaptarse a una guerra que los países totalitarios. Los Estados democráticos están más legitimados para establecer una economía de guerra –Alemania, por ejemplo, solo la estableció tarde, tras lo de Stalingrado–, tienen más herramientas para implantarla, y poseen mayor cohesión social. La autoridad vertical no funciona en la paz, pero mucho menos en la guerra. La autoridad vertical elimina inteligencias en la paz y en la guerra. La autoridad vertical suele implosionar en las guerras, si no las gana.

8- La novedad de esta guerra es que transcurre en el neoliberalismo. El neoliberalismo es tan descomunal y, por lo tanto, invisible, que es la cultura que comparten los dos bloques enfrentados en la guerra de Ucrania. Se dice rápido. Este hecho es distorsionador. Impide ver parte de lo que pasa. En la economía, por ejemplo.

9- Es un hecho el carácter totalitario de Rusia, al punto de haber iniciado una guerra. Pero es un hecho inquietante, y a tener en cuenta, la baja calidad democrática de la Europa post-73, al punto de no haber hecho nada para integrar a Rusia desde 1989. Esta baja calidad lo cambia todo. Es decir, puede cambiarlo todo en esta guerra.

10- La UE, siendo una institución próxima a la cultura democrática, no lo es. Al punto de no ser, netamente, una institución electa. El hecho de confundir, como todo el mundo, el neoliberalismo con la economía, incluso con la democracia, es una seria erosión de la democracia, como se vio en 2007. En ausencia de democracia –esto es, de una cultura democrática mayor que la cosmovisión neoliberal, de por sí con serios problemas para intuir el bien común; la democracia es poco más que la defensa del bien común y de las minorías–, la toma de decisiones en aquella crisis fue cruel, catastrófica. La Comisión Europea, incluso, pidió disculpas por ello. Lo que es poco o nada, pero sí un indicio de que la Comisión era consciente de haberse pasado ocho pueblos.

11- Por todo ello, la UE, los Estados que la integran, carecen de herramientas democráticas, alejadas del neoliberalismo, para practicar una economía de guerra. Les señalaré tres. Su ausencia puede ser determinante y dramática, tanto en Rusia, como chez-nous.

12- La primera es fundamental. Es la capacidad de endeudarse. La deuda es una / la característica de una economía de guerra, ese momento en el que un Estado pierde hasta la camisa y, además, no le importa. Otra es la inflación. Pues bien, para combatir la inflación, el BCE ha dejado de comprar deuda de los Estados. La deuda de los Estados, ahora a) está sometida a la especulación de terceros, y b) puede volver a ser un problema estructural en la UE, entre su Norte y su Sur. En Rusia, por cierto, la inflación es del 18-20%. En la UE va por el 10%. Sí, es menor. Pero está por ver dónde es más determinante. Esto es, donde asusta más y crea más medidas sin empatía social, y con peor inteligencia, cálculo y consecuencias sociales.

13- Uno de los factores que más inciden en la inflación en la UE son los combustibles. La UE ha autorizado a sus Estados a moderar, de alguna manera, el precio de los combustibles. Esa invitación ya explica, a su vez, la segunda herramienta democrática de la que carecen los Estados y la UE. La regulación, algo básico en una economía de guerra, pero que ha desaparecido de la cultura de las derechas e izquierdas europeas. Lo que queda, lo que se está utilizando, lo que se hace en toda la UE, es lo contrario a la regulación. Ayudas al consumidor, subvención del precio del combustible que paga, a su vez, el consumidor, a través de sus impuestos. Son, por otra parte, y como se va viendo, medidas leves, irrelevantes en un mundo en guerra y en crisis de combustibles. Y, a la vez, las medidas más radicales a las que puede llegar el neoliberalismo sin dejar de serlo / sin regular.

14- La regulación –recuerden esta palabra, que es posible que vuelva, o que se aleje para siempre– no existe tal y como la conocimos. Existe una regulación más intensa y mayor, que es la no-regulación. Y existe una regulación profunda, maravillosa, como la que goza la banca en Esp –recordemos que fue intervenida en la anterior crisis, lo que supuso una regulación extraordinaria sobre ella–. Siendo muy intensa carece –agárrense– de personas que puedan verificar si, en efecto, la banca se regulariza a sí misma conforme a lo regulado, pues el Estado carece de interés regulatorio. Tiene coña. Sobre la regulación, tal y como existió hasta la horquilla 1973-años 80: me dice un economista que es muy posible que hoy, en cualquier Estado de la UE, no quede en activo una persona viva que en su día trabajara regulando, tal y como se regulaba / se corregía, la economía. La regulación no es ya que no exista como cultura, sino que ni tan solo como recuerdo. Será difícil una economía de guerra no traumática, no abusiva, sin esa cultura. Ni te digo en una crisis climática y de combustibles.

15- Y, hablando de regulación, les paso su símil más vistoso y parecido. Es el palabro topaje. Muy raro como para significar algo antiguo. De lo que se deduce que significa algo nuevo. Ensayaré un significado. Ahí va: consiste en limitar el precio de un producto –por ejemplo, el gas– para un periodo concreto. Eso, en efecto, limita los beneficios de una/s empresa/s, que siguen siendo abismales, inhumanos, sin precedentes. Y que carecen de algo importante, que llegó a existir, y que hoy ni se sabe lo que es. El tercer objeto que falta en la UE –como en Rusia– para realizar una economía de guerra democrática y efectiva: impuestos razonables, en este caso a la empresa. El topaje –alguna empresa energética esp cree que es un gran invento, al punto que podría ser exportado a Europa–, es un favor, limitado en el tiempo, de la empresa al Estado, para evitar el Estado / la regulación. Y, a su vez, es la extrema izquierda del neoliberalismo. Poco en una economía de guerra.

16- Se prevé el desmoronamiento de algo mayor que la economía rusa para verano, gracias a las sanciones económicas de EE.UU., UK, Australia, Canadá y UE. Previamente, y en lo que puede ser una orientación, se había previsto que eso sucedería el pasado abril. Las sociedades no democráticas son un misterio. Vete a saber si algo mayor que la economía de la UE consigue sobrepasar el invierno, gracias a la imposibilidad de medidas democráticas, de reparto de la carga y del sufrimiento, de la UE. Las sociedades que carecen de la capacidad de emitir medidas para una economía democrática son un misterio.

17- Este invierno, me temo, sabremos si vuelven los Sex Pistols, que nadie ha visto en junio del 2022. O si desaparece hasta la opción amable del neoliberalismo.

1- Esta semana se ha celebrado el 75 aniversario de la coronación de la reina de Inglaterra. Los festejos se iniciaron con un desfile, que transcurrió sin incidentes de ningún tipo, salvo la protesta de un grupo de manifestantes animalistas, algo que sucede, por otra parte, en la cena de Navidad...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Guillem Martínez

Es autor de 'CT o la cultura de la Transición. Crítica a 35 años de cultura española' (Debolsillo), de '57 días en Piolín' de la colección Contextos (CTXT/Lengua de Trapo) y de 'Caja de brujas', de la misma colección. Su último libro es 'Los Domingos', una selección de sus artículos dominicales (Anagrama).

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí