1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

ALL THAT JAZZ

El ‘hard bop’: quiero verte bailar

Los Jazz Messengers pasó a ser la banda fundamental del hard bop, la que lo reunió todo y la que encarnaba la filosofía manifiesta de ese movimiento: bailar, moverse, pasarla bien, que es a lo que hemos venido

Eduardo Hojman 26/06/2022

<p>Jazz Messengers en concierto en Plougonven (Bretaña, Francia) en 1985.</p>

Jazz Messengers en concierto en Plougonven (Bretaña, Francia) en 1985.

Roland Godefroy

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Nos gustaría que todos vosotros os nos unierais y nos ayudarais a encontrar el groove golpeando los pies, o chasqueando los dedos, o aplaudiendo, o sacudiendo la cabeza… o sacudiendo lo que queráis.

Horace Silver


Si os apetece golpear los pies, golpead los pies. Si tenéis ganas de aplaudir, aplaudid. Y si queréis quitaros los zapatos, hacedlo. Hemos venido a pasarlo bien. Queremos que dejéis vuestros problemas fuera y que vengáis a moveros.

Art Blakey


Cuando estamos en el escenario, y vemos que hay gente entre el público que no está moviendo los pies o la cabeza al ritmo de la música, sabemos que algo estamos haciendo mal. Porque cuando conseguimos hacer llegar nuestro mensaje, los pies y la cabeza sí que se mueven.

Art Blakey

Con su invitación al baile, sus melodías pegadizas y sus cadencias sutilmente incitantes, el swing representó el momento en que el jazz y el pop se volvieron sinónimos y, luego, con el bebop, las cosas se pusieron serias. Tan serias que espantaron a buena parte del público, que prefirieron dar la espalda a las innovaciones y seguir meciéndose con la versión más amable del swing (que no por nada siguió siendo el marco más propicio para crooners como Frank Sinatra) o, especialmente en el caso del público negro, que tal vez sintiera que le habían arrebatado una música que ellos habían inventado, sentarse a esperar la buena nueva. 

El hard bop terminó convirtiéndose en un marco muy amplio que prefiguró todo el jazz posterior y cuyas características conforman lo que hoy se llama mainstream

La buena nueva, por supuesto, no llegaría desde el jazz. Tenía que cumplir demasiados requisitos y los tiempos estaban cambiando. Había, literalmente, electricidad en el aire y los nuevos sonidos llegarían desde otro ámbito. El jazz, sin embargo, lo intentó. Uno de esos intentos fue el cool que, en su vertiente más ambiciosa, aspiró a dar al jazz la categoría de música clásica moderna, reduciendo las aristas del bebop y apelando a estructuras más complejas, más europeas y, podría decirse, más blancas, una especie de reparo que, implícita o explícitamente, dio origen a lo que vino después. Si, en aras de la fluidez narrativa, el jazz es una historia de avances y reacciones, de idas y vueltas, entonces el cool fue una reacción a los excesos del bebop, como las velocidades vertiginosas, las estampidas de solos con un marco armónico frágil o casi inexistente, los ritmos enloquecidos y poco bailables.

El segundo intento fue una reacción tanto al bebop como al cool y, cronológicamente, es muy próximo a éste. Al cool le reprochaba su alejamiento de las raíces negras del jazz; al bebop, su excesiva complejidad rítmica y armónica, que te quitaban las ganas, sino de bailar, al menos de mover un poco la cabeza. El nuevo estilo se probó varios nombres (soul, funky), que quedaron finalmente englobados en la categoría hard bop, aunque luego aparecieron quienes, sencillamente, hablaban de toda la música de la época que no fuera cool como post bop o, directamente, jazz moderno. 

A pesar de que, en su esencia, duró sólo diez años (más o menos de la mitad de la década del 50 hasta mediados de la siguiente), el hard bop, que echó mano de los sonidos terrenales del gospel y los ritmos bailables del funk y el blues urbano para crear un jazz atractivo, popular y, más allá de sus ocasionales desvíos, predominantemente negro, terminó convirtiéndose en una especie de marco muy amplio que prefiguró todo el jazz posterior y cuyas características conforman lo que a día de hoy se llama mainstream.

En cierta manera, el hard bop representa una liberación moral y temporal del bebop

En un principio, era una música que contradecía su nombre: en un lugar de una versión “dura” del bebop, era todo lo contrario. Ritmos contagiosos que incitaban al baile (como en el swing), melodías reconocibles y cálidas provenientes del blues, del soul y de la música gospel. Sí tomaba del bop la potencia rítmica y, en especial, la ligereza armónica, una estructura casi inexistente que era poco más que una excusa para la improvisación. Pero los ritmos ahora se basaban en el blues y en el soul y el tema melódico (es decir, la melodía escrita u “obligada” que abría y cerraba la cadena de solos y que proveía el marco armónico) era mucho más pegadiza. En cierta manera, el hard bop representa una liberación moral y temporal del bebop. Moral, porque los cultores de esta música recuperaron la idea de juego, de entretenimiento, de diversión y de baile, distanciándose así de la seriedad mortal que caracterizó en gran medida el bebop. Y temporal, porque quizá el hard bop no habría existido de no ser por un importante invento: el longplay, el larga duración, que permitía grabar unos veinte minutos sin interrupciones, a diferencia de los tres minutos de los discos de 78 rpm. Ahora había tiempo, un solista podía demorarse en su improvisación, ya no tenía que decirlo todo en tres minutos y a la máxima velocidad. 

Los ejemplos de esa libertad temporal y lúdica abundan: “Moanin”, del pianista Bobby Timmons, que abre el disco del mismo título de Art Blakey and the Jazz Messengers, tiene una apertura que se vuelve inolvidable a la primera escucha; lo mismo ocurre con “Blue Train” de John Coltrane, con la impresionante adaptación del tema “Alfie” de Burt Bacharach a cargo de Sonny Rollins, con “Cantaloupe Island” de Herbie Hancock y con los que quizá sean los ejemplos más ilustrativos e históricamente importantes de este estilo: “The preacher” de Horace Silver y “Walkin’” de Miles Davis. 

Concierto de Herbie Hancock en el Live At Town Hall de Nueva York (1985).

El gran catalizador

En una versión muy simplificada y resumida de la historia del jazz, Miles Davis lo inventó todo, o prácticamente todo. Firmó el disco con el que en teoría empezó el cool; revolucionó toda la maquinaria industrial relacionada con esta música con Kind of Blue; prácticamente creó la fusión jazz-rock con Bitches Brew y el ambient con In A Silent Way (donde además fue de los primeros en utilizar el estudio como instrumento), e inició la vanguardia que luego llevaría al free. Incluso póstumamente, anticipó la relación entre disc-jockeys y el jazz con Doo-Bop Panthalassa. Si nos atenemos a esta narrativa, fue él quien inventó el hard bop, el 29 de abril de 1954, cuando grabó el blues de tempo moderado “Walkin” y el blues rápido “Blue ‘n’ Boogie”. Lo acompañaban J.J. Johnson en el trombón, Dave Schildkraut en el saxo alto, Lucky Thompson en el saxo tenor, Horace Silver en piano, Percy Heath en bajo y Kenny Clarke en batería. En los 13:26 minutos de “Walkin’” está todo el hard bop: un sonido sobrio, cambios rítmicos originados en el bebop pero más relajados, mayor extensión de los solos, mayor espacio entre las notas, fuerte presencia del blues y otras cadencias negras, solos intensos y potentes, un motivo principal importante e influyente.

Menos de un año más tarde, el pianista de esa formación, Horace Martín Tavares Silver, decidió basarse en una melodía gospel para grabar “The preacher”, que fue a parar a un disco titulado Horace Silver and the Jazz Messengers de 1956, considerado por muchos el disco fundamental del hard bop. “The preacher” (una canción imposible de escuchar sin moverse, sin ponerse a bailar, sin saltar de la silla) estuvo a punto de quedar fuera, ya que Alfred Lion, productor y cofundador del sello Blue Note, lo consideraba anticuado, pasado de moda. Los Jazz Messengers, liderados primero por Silver y más tarde por el baterista Art Blakey, pasó a ser la banda fundamental del hard bop, la que lo reunió todo y la que encarnaba la filosofía manifiesta de ese movimiento: bailar, moverse, pasarla bien, que es a lo que hemos venido. Había, subyacente, otra filosofía menos evidente y más ideológica: recuperar el jazz de las manos europeizantes de los blancos y devolvérselos a los negros, a los chicos de la calle. Incluso las portadas de los principales discos de hard bopexhiben una negritud urbana y tensa, en oposición a las imágenes soleadas y amables del jazz de la Costa Oeste, que representaba la versión más blanca y popular del cool.

Portada del disco Horace Silver and the Jazz Messengers (1956).

El hard bop, finalmente, no consiguió, o sólo consiguió parcialmente, ese cometido. En la misma época en que empezó a intentarlo ya estaba soplándole la nuca la bestia dura y alegre del rock and roll, una derivación mucho más directa, cruda y atractiva de la fuente del blues al que el jazz estaba acudiendo para revitalizarse (y que, como ilustra el ejemplo de Lion, generaba rechazo entre los que quizá querían mantener al jazz como una música elitista, disfrutada por los blancos y cultos y alejada de la calle). Sin embargo, su estructura amplia y ahora liberada de las limitaciones anteriores, se convirtió en el patio de juegos y experimentaciones de las que salió la vanguardia, iniciada por músicos como John Coltrane, Charles Mingus, Thelonious Monk y, por supuesto, Miles Davis. Y esa es otra historia.

Nos gustaría que todos vosotros os nos unierais y nos ayudarais a encontrar el groove golpeando los pies, o chasqueando los dedos, o aplaudiendo, o sacudiendo la cabeza… o sacudiendo lo que queráis.

Horace Silver

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Eduardo Hojman

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí