1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

taponar brechas

Así influyen en la inflación los beneficios del Ibex

Siete de cada diez trabajadores carecen de protección ante el alza de los precios, aunque tengan convenios colectivos

Carlos Sánchez Mato 3/07/2022

<p><em>Sísifo</em> (1548)</p>

Sísifo (1548)

Tiziano Vecelli

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

La pandemia se ha llevado más de cien mil vidas por delante en España y el coste de ese dolor es imposible de medir, no tiene precio. Pero además, en términos económicos, en nuestro país se perdió un 10,8% de la riqueza medida en términos de PIB en 2020 y será en 2022 cuando se recuperen los niveles previos a la covid-19.

La respuesta desde las administraciones públicas ha sido radicalmente diferente a la realizada en la crisis que estalló en 2007. En primer lugar, por el considerable gasto realizado para abordar de forma directa la pandemia, que ha ascendido a 79.603 millones de euros, lo que supone un 3,4% del PIB del período. Además, el Estado asumió el 87% del déficit de las administraciones públicas y sostuvo la práctica totalidad del gasto extraordinario originado por la pandemia, transfiriendo volúmenes importantes de recursos tanto a las comunidades autónomas como a las corporaciones locales para garantizar los servicios públicos esenciales en medio de la pandemia.

Si para las familias trabajadoras ha sido positiva la forma de abordar la crisis, quienes se han puesto de verdad las botas han sido las empresas

En total, se han emitido 140.000 millones de euros de deuda pública adicional para hacer frente al gasto covid y para el despliegue del escudo social con 28.000 millones para los ERTE, 10.000 millones para prestaciones de autónomos y 11.000 millones de euros en ayudas a la solvencia empresarial. No solo eso. También se han movilizado otros 140.000 millones de euros para avales del ICO que han sido destinados a afianzar a empresas y a autónomos o autónomas. 

Se trata de un volumen de recursos públicos movilizados que no tiene precedentes. Todas las medidas citadas, más las moratorias en el pago de impuestos y cotizaciones, han permitido evitar un desplome total de las rentas y reducir la destrucción de empleo con el consiguiente efecto positivo en la recuperación económica. 

Las empresas que forman parte del Ibex obtuvieron en 2021 un beneficio récord de 57.797 millones frente a las pérdidas registradas en 2020 de 8.088 millones

Pero si para las familias trabajadoras ha sido positiva la forma de abordar la crisis, quienes se han puesto de verdad las botas han sido las empresas, sobre todo las más grandes. Han recuperado a toda velocidad sus beneficios. Las que forman parte del Ibex obtuvieron en 2021 un beneficio neto récord de 57.797 millones de euros frente a las pérdidas registradas en 2020 de 8.088 millones de euros. Si comparamos con lo ocurrido en 2019, el resultado positivo de estas grandes empresas creció un 83,5%. Es evidente que el escudo social ha protegido al gran capital, aunque eso sí, no todos los sectores han conseguido éxito similar. Las compañías eléctricas y petroleras consiguieron cuadruplicar su beneficio en 2021 con respecto al año anterior. En 2020 estas empresas habían mantenido sus beneficios con respecto a 2019. La construcción tampoco se quedó a la zaga y ha tomado impulso: frente a pérdidas que rondaban los 456 millones en 2020, han logrado 17.783 millones de beneficio neto, cuatro veces más que los obtenidos en 2019. La banca y los servicios financieros e inmobiliarios han pasado de registrar pérdidas superiores a los 5.000 millones de euros a ganar más de 21.600 millones, y las empresas del sector tecnológico y las telecomunicaciones multiplicaron por diez sus beneficios en 2021 con respecto a 2020 y los triplicaron con respecto a 2019. 

En definitiva, gracias a las medidas implementadas por el Gobierno de coalición, la mayoría de la gente se ha visto protegida de los efectos más duros de la crisis económica detonada a partir del estallido de la pandemia, pero las grandes empresas no solo se han defendido de la situación, sino que se han apropiado de considerables beneficios que no hubieran logrado sin la actuación pública.

El caso más paradigmático es el de las empresas eléctricas y petroleras que han ejercido su capacidad de fijar precios en mercados alejadísimos de la teoría económica que los sacraliza, llamándolos de “competencia perfecta”. Se trata de oligopolios a los que hay que responsabilizar del crecimiento inicial de precios que ha terminado extendiéndose. De hecho, la inflación volvió a repuntar en junio y ha llegado hasta el 10,2%, con carburantes y alimentación disparados.

Las compañías eléctricas y petroleras consiguieron cuadruplicar su beneficio en 2021 con respecto al año anterior

Que la espiral alcista de precios está relacionada con el abuso consentido a las eléctricas y con la capacidad de las empresas de otros sectores de blindar sus beneficios no es cosa ya de economistas heterodoxos… El Banco de Pagos Internacionales, en un reciente informe, atribuye el actual fenómeno inflacionista a la capacidad que tienen las empresas de mantener sus márgenes ante subidas de costes de materias primas o energía, entre otros. También el Economic Policy Institute dice en un reciente estudio que, en Estados Unidos, desde que empezó la pandemia y hasta el final de 2021, fueron los beneficios de las empresas los que hicieron subir los precios un 54%, mientras que la subida del coste salarial no llegó ni al 8%. 

En nuestro país parece estar dándose el mismo fenómeno, porque hasta el mes de mayo la subida salarial de los sectores en los que hay convenio colectivo ha sido del 2,4%, mientras que la inflación ascendía al 8,7%. No nos consta ningún mensaje de alerta ante el impacto inflacionario de los beneficios por parte de la CEOE y del Banco de España, pero sí alertas acerca de lo que podría suponer que las trabajadoras y los trabajadores osasen intentar mantener el poder adquisitivo de sus salarios…

Lo más probable es que sea todavía peor, porque solo hay 1,2 millones de trabajadores con convenios que tienen cláusula de revisión ligada al IPC, y el resto, hasta casi 4,4 millones amparados por los convenios, no tienen ese paraguas. En definitiva, siete de cada diez trabajadores carecen de protección, aunque tengan convenios colectivos. De los muchos y muchas que ni siquiera tienen convenio, ¿para qué hablar?

El mayor éxito de las élites en la anterior crisis fue responsabilizar a la mayoría social de haber vivido por encima de sus posibilidades. Ahora van por el mismo camino. 

¿Qué mejor que responsabilizar a la gente que vive de su trabajo, especialmente a la más vulnerable, del control de los precios?

¿Cómo no van a disfrutar quienes están percibiendo dividendos récord por las gigantescas ganancias convenciéndonos de que lo más adecuado para abordar la subida de precios es asumirla?

¿No pensáis que se están riendo de nosotros cuando los grandes accionistas de las eléctricas advierten de que no puedes pedir que te paguen más por tu trabajo, para no perder poder adquisitivo, porque eso dispararía la inflación?

Por si la situación no tuviese ya suficientes elementos de riesgo, el Banco Central Europeo ha recuperado su habitual torpeza a la hora de intervenir en la economía. Sus decisiones en estos últimos meses para responder a la elevada inflación en la eurozona pasarán a la historia. En concreto, a la historia de las decisiones nefastas. La de anunciar la subida de los tipos de interés y la retirada de los estímulos en forma de compra de deuda pública y privada se asemeja a lo que hizo Trichet al comienzo de la crisis en 2008, cuando también decidió elevar los tipos de interés de la zona euro. También lo hizo para “garantizar la estabilidad de precios en la zona europea y frenar las presiones inflacionistas”. El resultado es conocido. 

¿Qué efecto está teniendo ya el anuncio de subida de tipos y la reducción de compra de bonos públicos?

La idea subyacente es que cuanto más alto es el tipo de interés, más caros resultan los créditos y en consecuencia la gente se endeudará menos, se enfriará la economía y se controlarán los precios. 

Pero hay un problema, y es que los precios no están subiendo porque esté creciendo el crédito desmesuradamente. Los datos no indican eso. Sin embargo, las familias y empresas que están endeudadas, además de pagar más por su recibo de la luz y por el resto de bienes y servicios a causa de la extensión de la inflación al resto de sectores, ahora tendrán que dedicar más recursos a pagar a los bancos.

Los precios de la energía se han disparado, además de por mercados oligopólicos que permiten a las empresas enriquecerse obscenamente, por cuellos de botella en el comercio internacional tras la pandemia y por la guerra de Ucrania. ¿Cómo podría resolver estos problemas elevar los tipos de interés? 

Por lo tanto, las decisiones de política monetaria del BCE no solo no van a arreglar las dificultades que las economías europeas atraviesan, sino que las van a agudizar. Porque las empresas a las que les cuesta más la financiación terminarán repercutiendo en los precios de sus productos ese incremento de coste, por lo que la inflación se retroalimentará. 

Por si fuera poco, las administraciones públicas también tendrán que dedicar más recursos a pagar intereses a los inversores en deuda emitida por ellas, y eso agudizará las tensiones para compensar ese déficit público adicional con reducciones de gasto en otras partidas. Ya sabéis en qué se le ocurre recortar siempre a la ortodoxia económica. No en gasto militar precisamente…

¿Es torpeza lo que está haciendo el BCE?

En absoluto. 

Las entidades bancarias llevan ya varios años reclamando una subida de tipos de interés. 

Desde 2009 los bancos en España han perdido 0,56% de margen de intereses, al pasar del 1,36% de diferencia entre el precio al que prestan dinero y el que les cuesta captarlo al 0,80%. Eso les supone más de 20.000 millones menos de margen de intereses cada año. Y quieren recuperarlo.

A final de 2021 las familias debían en préstamos más de 704.000 millones; las empresas no financieras, 1,2 billones de euros; y las administraciones públicas, 1,4 billones de euros. La expectativa de subida de tipos de interés va a permitir a los bancos arañar recursos de todos los agentes económicos porque necesitan ganar más para satisfacer a sus inversores. Y el BCE se pone a su servicio. No deberíamos esperar otra cosa de personas como Lagarde o nuestro conocido De Guindos, aquel que dijo que el rescate no nos iba a costar ni un euro o que perpetró la construcción de Sareb, el banco malo.

Tenemos mucha deuda pública en España, pero hemos de dedicar un esfuerzo muy inferior a pagarla con respecto al que teníamos hace una década

Estas decisiones harán mucho daño porque truncarán la débil recuperación económica y dañarán sobre todo a las personas más vulnerables. Quienes tienen rentas más exiguas sufrirán un impacto superior por la inflación, pero también por la subida de los tipos de interés. También autónomos y empresas que han recibido préstamos avalados por el Estado para afrontar las consecuencias de la pandemia. Avalamos entre todas y todos 191.000 millones de euros, y la subida de intereses, unida a un parón de la economía, puede generar impagos de préstamos y morosidad en las entidades bancarias, así como activación de las garantías con las consiguientes pérdidas públicas. 

Ya sabéis lo que pasa cuando los bancos lo pasan mal. Lo terminamos pagando todas y todos.

Con los excepcionalmente bajos tipos de interés de la actualidad, el servicio de la deuda de las administraciones públicas no supone un problema. Aunque nos volvamos a encontrar en el desayuno noticias sobre la prima de riesgo, en 2021 el gasto en intereses se ha reducido a una cifra ligeramente superior a los 26.000 millones de euros, frente a los más de 31.000 millones anuales dedicados a este concepto en 2020, y se ha reducido el coste de la deuda viva por debajo del 2% del PIB y elevado los plazos medios por encima de los 8 años. Eso ha permitido que en 2021 el gasto financiero de la deuda pública haya alcanzado el 2,2% del PIB frente al peso del 2,3% que tuvo este rubro en 2019 o al 3,5% de 2013, con montos nominales de deuda pública un 20% y un 46% inferiores, respectivamente. Es decir, tenemos mucha más deuda pública en España, pero hemos de dedicar un esfuerzo muy inferior a pagarla con respecto al que teníamos hace una década. Que esa situación cambiase fruto de decisiones erróneas de la Unión Europea tendría consecuencias letales.

El problema no es la prima de riesgo. El obstáculo real es el precio que tienen que pagar por su deuda los agentes económicos

Seguramente por eso el BCE ha comenzado a lanzar mensajes para que la tensión se rebaje y, con ella, la prima de riesgo. El anuncio de que adquirirá más deuda pública de los países de la periferia europea mitigará el coste financiero para países como España, pero lo incrementará con respecto a los últimos años. Y eso ya es una derrota, porque el problema no es la prima de riesgo, es decir, la diferencia de coste de financiación con el que tiene Alemania. El obstáculo real es el precio que tienen que pagar por su deuda los agentes económicos. Si sube y las administraciones públicas, las familias y las empresas tienen que detraer recursos para engordar más al sector financiero, tendremos problemas.

Sin embargo, esto no tendría por qué acabar mal. 

La Comisión Europea ya ha descubierto (dos décadas después) que el mercado eléctrico solo es eficiente para las compañías. Hasta el PSOE ha visto aquí que habría que cobrar más impuestos a las empresas eléctricas que se han hecho de oro gracias a ello. 

También el BCE se ha dado cuenta de que, si tira de la cuerda, asfixia a los agentes económicos. Y además luego tendrá que rescatar a los bancos. 

Solo con que las instituciones europeas y el BCE estuvieran al servicio de la ciudadanía en vez de servir a las élites financieras, se podrían adoptar medidas que tendrían la capacidad de taponar las brechas actuales. 

Seguro que no es necesario recordarles el mito de Sísifo, uno de los relatos de la mitología griega más conocidos, que cuenta cómo un rey fue castigado por los dioses a empujar una piedra hacia la cima de una montaña, que indefectiblemente caía ladera abajo, y así por toda la eternidad. 

Esto ya lo hemos vivido antes. Ojalá no tengamos que empujar de nuevo la piedra hacia arriba.

La pandemia se ha llevado más de cien mil vidas por delante en España y el coste de ese dolor es imposible de medir, no tiene precio. Pero además, en términos económicos, en nuestro país se perdió un 10,8% de la riqueza medida en términos de PIB en 2020 y será en 2022 cuando se recuperen los niveles previos a la...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Carlos Sánchez Mato

Responsable de elaboración programática de Izquierda Unida. Profesor de Economía Aplicada en la Universidad Complutense de Madrid.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí