1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

ANTIBELICISMO

Francisco en Ucrania

Entre homilías, entrevistas, oraciones y discursos, se cuentan 55 intervenciones del papa a propósito de la guerra. La voz más irritante contra la propaganda belicista ha sido la suya

Gorka Larrabeiti 1/07/2022

<p>El papa Francisco en 2014, en la canonización de San Juan XXIII y San Juan Pablo II.</p>

El papa Francisco en 2014, en la canonización de San Juan XXIII y San Juan Pablo II.

Jeffrey Bruno / Wikimedia Commons

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Ha llegado otra vez la hora de la sangre. Dos bandos.
Tú con el tuyo y yo con el mío. ¡Atrás! ¡Atrás!
Bodas de Sangre, Acto II

 

Aunque está clarísima tanto su postura, sus gestos y su actuación a favor de las víctimas ucranianas como su denuncia de los crímenes rusos, Francisco siempre defraudará. Jamás será bastante. En las guerras hay que elegir de qué parte de la Historia hay que estar. No caben ambigüedades ni incertezas, aclaraba el ministro de Exteriores italiano, Luigi di Maio, justificando uno de los motivos de la escisión del Movimiento 5 Estrellas. “De la parte del país agredido, Ucrania, o de la del agresor, Rusia”. Esa disyuntiva, hoy, es el marco, y es el martillo. Ese aut aut, cuya respuesta era obligada al invadir Rusia Ucrania, ya no está tan claro, habida cuenta de que la guerra puede durar años, según el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg. Más dinero para armas, más países socios, más países considerados “desafíos emergentes”, incluida, por primera vez, China: la organización atlántica aprovecha el cambio de reglas de juego que ha supuesto la agresión de Rusia para afirmar un “nuevo concepto estratégico” e imponer la lógica militar como única para gobernar el mundo.

A lo mejor ocurre que no hay voluntad de entender a Francisco. El papa no puede tomar partido por un Estado porque, amén de jefe de Estado de la Ciudad del Vaticano, un país europeo, resulta que es la máxima autoridad de la Santa Sede, una “fuerza de carácter ‘diferente’, no política, que es, no ya europea sino más que europea”[1]. Una “potencia no política”[2], explicaba[3] el cardenal Casaroli al Cuerpo Diplomático acreditado ante la Santa Sede en 1971, con un “compromiso a quedar fuera y por encima de los enfrentamientos entre los Estados”. 

Antes, nada más estallar una guerra, la opinión pública mundial se dividía entre partidarios de la guerra y partidarios de la paz. El pacifismo, en esta guerra, no ha movilizado a las masas, y ello porque el derecho a la resistencia armada ante la criminal agresión rusa resultaba éticamente imperativo. Debilitado ante la facilona acusación de putinismo, si el pacifismo laico vive horas bajas, es porque también el lema “Ni con Putin ni con la OTAN” era desatinado, injusto con el país invadido. Al pensamiento no alineado le cuesta ahora dios y ayuda hacerse oír en esta fase de ecumenismo atlantista.

De modo que, en las tinieblas de esta guerra, la voz más irritante para la propaganda belicista ha sido la del papa Francisco, el cual ha cometido dos pecados contra lo políticamente correcto. Por un lado, no haber explicitado que la guerra contra Rusia es justa, que está con la OTAN y que Putin y su monaguillo Kirill son puros diablos; por otro, haber soltado frases, por ejemplo, en esta entrevista, que son auténticas pedradas contra la propaganda atlantista: “Se ha declarado la Tercera Guerra Mundial”, “los ladridos de la OTAN a la puerta de Rusia”, “una guerra que quizá, en cierto modo, fue provocada, no impedida”. Francisco no ha parado de hablar y de actuar. Entre homilías, entrevistas, oraciones, ángelus, discursos y demás, se cuentan 55 intervenciones suyas a propósito de la guerra desde el 24 de febrero hasta el 14 de junio. Una búsqueda en el Wall Street Journal sobre Francisco y Ucrania arroja los siguientes titulares: “El papa Francisco lamenta la guerra en Ucrania sin tomar partido” (25 de marzo); “El papa Francisco culpa a la OTAN” (3 de mayo); “¿La guerra de Ucrania es justa? El papa no lo ha dicho” (5 de mayo); “Lo que falta en el Vaticano: claridad moral sobre Ucrania” (6 de mayo). El malestar contra él, sobre todo, al otro lado del océano, parece insanable, y ello por tres motivos.

1. “Aquí no hay buenos y malos metafísicos”. Francisco combate el maniqueísmo metafísico de un mundo dividido en buenos y malos. Es más: sostiene que, para contribuir a un futuro pacífico, lo primero que hay que hacer es “alejarnos del patrón normal de Caperucita Roja”. No se puede avanzar hacia la paz si no se sale antes del simplismo maniqueísta. Tal vez para explicar mejor su pensamiento, el papa Bergoglio obligó a publicar de nuevo en el Osservatore Romano un artículo titulado “Terrorismo, retorsión, legítima defensa, guerra y pazque escribió el cardenal Martini a raíz de los atentados del 11S . Un artículo “perfecto”, según Bergoglio.  Dicho artículo –una joya de la ética de la guerra– no puede ser más embarazoso para los belicistas. El contexto en el que lo publica Martini es muy parecido al actual: mucha polarización y mucha exigencia de que la Iglesia y, concretamente el papa, se decante. El genio retórico de Martini, en lugar de caer en el precipicio de la respuesta descontada, plantea mayéuticamente tres series de preguntas. La primera escudriña las raíces del conflicto; la segunda, la eficacia de la respuesta; la última discurre sobre los límites de la respuesta armada a la vez que supedita ésta a un requisito: “Control democrático estable y metódico ejercitado por los parlamentos y por una opinión pública inteligente y no facciosa, correctamente informada primero sobre la puesta en marcha y luego sobre la gestión de las eventuales intervenciones”. Leído el artículo, se entiende mejor la extraña respuesta que dio Francisco en una entrevista al Corriere sobre si es justo proveer de armamento a los ucranianos: “No sé responder, estoy demasiado lejos”. ¿Ucrania o Rusia? O afinando más, ¿EE.UU. o Rusia? Francisco, la pregunta la resuelve gambeteando: respondamos a los dilemas de Martini.

“No hay mediaciones posibles. O se dice sí, o se dice no”, así arrancó Giorgia Meloni su tristemente célebre discurso de Almería. Frente a ese mundo banderizo de disyuntiva metódica, Francisco enseña otro viejo camino epistémico. ¡Y vaya si molesta esta reivindicación del discernimiento y de lo complejo!

Bergoglio puso fin al agustinismo teopolítico, volvieron la pobreza y los descartados así como la “neutralidad positiva” en las cuestiones geopolíticas

2. Imperios paralelos. Si bien la sintonía con Biden es infinitamente mayor que con Trump, la guerra en Ucrania ha distanciado bastante a Francisco y al presidente estadounidense. No gustó en el Vaticano el discurso religiosamente armamentista de Biden en las instalaciones donde se producen los misiles Javelin de la Lockheed Martin. Pero la grieta Vaticano-EE.UU. es mucho más profunda. Los “Imperios paralelos”, aquella convergencia táctica de dos imperios decadentes, los EE.UU. de Reagan y el Vaticano de Wojtyla, cuyo objetivo no era otro que el refuerzo mutuo, no funciona con Francisco. De Wojtyla, salvo la postura en la Guerra de Irak, en EE.UU. gustó todo, desde el anticomunismo hasta el filocapitalismo de la Centesimus annus (cap. IV, 42), que arteramente amplificaron los neocons. Con Benedicto XVI, “los valores no negociables” marcaron la agenda política, así que, ningún problema: ambos imperios seguían fluyendo paralelos.

Pues bien: Bergoglio puso fin al agustinismo teopolítico, volvieron la pobreza y los descartados así como la “neutralidad positiva” en las cuestiones geopolíticas. Todo ello ha desembocado en un “cisma blando”[4] dentro de la iglesia estadounidense, según el historiador Massimo Faggioli, cuyo cénit se produjo durante la presidencia Trump, cuando hubo hasta un intento de golpe interno contra Francisco. Hoy la nueva derecha católica estadounidense es todavía más peligrosa que los neocons, así que mucho cuidado: la “Iglesia en salida”, esa perestroika postimperial que ha puesto en marcha Francisco de tolerancia cero en la cuestión de los abusos, mayor transparencia financiera, desrromanización progresiva de la Iglesia, aligeramiento de la Curia y sinodalidad despierta terror en las filas de la matriz católica ultraconservadora, que empuja a diario para que caiga o dimita el papa. Desde su quietismo consideran que si la Iglesia se abriera al sacerdocio femenino, el matrimonio de sacerdotes etc. podría tranquilamente venirse abajo la muralla leonina que protege el Vaticano tal cual ocurrió con el muro de Berlín. Francisco, para ellos, sería un suicida papa Gorbachov, e inminente el desastre. Por cuestiones de edad, es evidente que el pontificado de Bergoglio ha entrado en su fase final. También lo es que hay intereses ultraconservadores en que ambos imperios, hoy claramente divergentes, vuelvan a su cauce paralelo. “El Concilio que más recuerdan algunos pastores es el de Trento”, observa con preocupación Francisco. Hay, desde luego, una oleada restauracionista. Y de esos restauradores, “hay muchos en Estados Unidos”. Lo avisa el papa en el silencio durmiente de la izquierda, no se vaya a notar que compartimos siquiera un desvelo.

3. Diplomacia vaticana. Intensa, infatigable, discreta y modesta: estos cuatro adjetivos empleaba el cardenal Casaroli para definir la diplomacia vaticana[5]. La memoria de aquella máquina diplomática, anterior al anticomunismo de Wojtyla y tan enojosa para Estados Unidos, recobra valor. Ese engranaje está bien engrasado, sabe su oficio y sigue teniendo la paz como claro fin. Nunca mencionan un nombre de un jefe de Estado, jamás mentan un país. “Coser, tejer, jamás cortar”: ese sería el método, conforme lo resume Antonio Spadaro, director de La Civiltà Cattolica. Francisco realza el trabajo de su secretario de Estado, cardenal Pietro Parolin (“un gran diplomático, en la tradición de Agostino Casaroli”), el cual cree necesaria “una nueva Conferencia de Helsinki”. Trabajo, visión y tacto, a corto y largo plazo. La paz como objetivo único de la misión diplomática y como único remedio a la guerra. Y un enemigo declarado, la lógica de la guerra, que resulta seguir siendo idéntica durante la más gélida Guerra Fría y ahora en esta “Tercera Guerra Mundial”. El eco de las  denuncias de Casaroli resuena en boca de Francisco: “La verdadera respuesta, por tanto, no son otras armas, otras sanciones. Me dio vergüenza cuando leí que no sé, un grupo de Estados se han comprometido a gastar el dos por ciento, creo, o el dos por mil del PIB  en compra de armas, como respuesta a lo que está pasando ahora. ¡La locura! La verdadera respuesta, como he dicho, no son otras armas, otras sanciones, otras alianzas político-militares, sino otro enfoque, una forma diferente de gobernar el mundo globalizado –no enseñando los dientes, como ahora–, una forma diferente de establecer las relaciones internacionales. El modelo del cuidado ya se está realizado, gracias a Dios, pero lamentablemente todavía está sometido al del poder económico-tecnocrático-militar”.

Esta guerra no pinta nada bien. Tras casi cinco meses, la opinión pública da señales de cansancio y de agobio por las graves repercusiones que empiezan a notarse en todo el mundo. Sin embargo, parece haber un cortocircuito pacifista que urge reparar concentrándose en propuestas útiles para detener de una vez la guerra. En este sentido, resulta interesante el llamamiento “Por una propuesta de paz de la Unión Europea”, firmado por la ANPI (Associazione Nazionale Partigiani Italiani), ARCI (Associazione ricreativa e culturale italiana), Rete Disarmo, el periódico Avvenire y el CIME (Consiglio italiano del Movimento Europeo). No podemos delegar en la OTAN la solución del problema. Una solución exclusivamente militar jamás será tal. Hay que exigir, por tanto, que la UE, pero también Naciones Unidas, “asuman la responsabilidad de una intermediación que permita lo antes posible un alto el fuego y evite a toda costa que se prolongue y se agrave el conflicto en otras partes de Europa”. Es precisa mayor presión política popular para que las élites políticas se muevan. Francisco y su gente hacen y han hecho mucho. Son profesionales de la paz, gente con tablas, de mestiere, pero su soledad en el teatro de guerra nos apela a todos los que queremos que esta locura pare ya.



[1] Casaroli, A.: Nella Chiesa per il mondo. Omelie e discorsi. Rusconi, Milán, 1987, p. 354.

[2] Íbid., p. 364.

[3] Íbid., pp. 262.

[4] Faggioli, M. : Joe Biden e il cattolicesimo negli Stati Uniti, Editrice Morcelliana, 2021, Brescia, p. 131

[5] Casaroli, A.: Nella Chiesa per il mondo. Omelie e discorsi. Rusconi, Milán, 1987, p. 260.

Ha llegado otra vez la hora de la sangre. Dos bandos.
Tú con el tuyo y yo con el mío. ¡Atrás! ¡Atrás!
Bodas de Sangre, Acto II

 

Aunque está clarísima tanto su postura, sus gestos y su actuación a favor de las víctimas ucranianas como su...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

1 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. enrbalmaseda

    Excelente art; informa aportando datos y hechos que quienes nos mandan ocultan "en nombre de la libertad de información"".

    Hace 7 días

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí