1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

La vida en Idealista (I)

La reina de los pisos universitarios

Un relato corto

Elena de Sus 16/07/2022

<p>Vista de Madrid desde la Ciudad Universitaria, con el rectorado de la UCM y el Faro de Moncloa.</p>

Vista de Madrid desde la Ciudad Universitaria, con el rectorado de la UCM y el Faro de Moncloa.

losmininos / CC-BY-SA-2.0

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Lo de estudiar en Madrid fue idea mía: quería hacer Arquitectura, y por entonces la capital me atraía más que Santiago, la opción más cercana. Había mucha gente, nadie que yo conociera, nadie que pudiera saber las gafas que yo llevaba en el colegio. Además la Escuela tenía prestigio. En Forocoches decían que la exigencia era muy alta, que los profesores me iban a hacer la vida imposible, pero yo había sacado un 13 en selectividad y me creía capaz de todo, al menos en lo académico.

Lo del colegio mayor se lo recomendó alguien a mis padres. Estaban preocupados. Me veían muy verde, y la verdad es que tenían razón. Por lo que sea, no eran capaces de visualizarme friendo un huevo o fregando un pasillo, y pensaban que eso me distraería de mis estudios.

No sé si sabían que a las pocas semanas de llegar estaría corriendo delante de una vaquilla, desayunando vinagre a tragos, confeccionando mi propio disfraz de pollo, memorizando versos de Pemán o consumiendo una combinación de vino, limonada, vodka, ron blanco y azúcar que se sacaba con un cazo de un barreño. Lo cierto es que aquello me distrajo de mis estudios.

En España hay 120 colegios mayores, en los que viven unos 17.000 estudiantes. De ellos, 33 están adscritos a la Universidad Complutense y la mayoría se sitúan en el barrio que entonces llamábamos Metropolitano, al norte de la Ciudad Universitaria de Madrid. Todas las órdenes o grupos católicos tienen alguno, también las distintas ramas del ejército y otros órganos del Estado. Los hay mixtos o segregados por sexo. Aquellos que son de titularidad pública, de la propia universidad, pasaron a ser mixtos en 2010, no sin la oposición de los colegiales organizados, que, según El País, llegaron a soltar algún escupitajo al rector de entonces, Carlos Berzosa.

El proyecto original de la Ciudad Universitaria se inspiraba en los campus estadounidenses. A diferencia de los continentales, que tienden a estar más integrados en la ciudad a la que pertenecen, estos buscan crear un ambiente propio de convivencia profunda entre académicos y estudiantes, fértil para la investigación y la ciencia, lejos del mundanal ruido. En 1927, la idea era hacer una especie de ciudad jardín, rodeada de zonas verdes. Como la vida, a veces, no es como queremos, aquello se convirtió en un campo de batalla, al establecerse ahí el frente en la Guerra Civil. Después, el franquismo terminó el proyecto a su manera, llenándolo de tétricos monumentos. El rectorado original nunca llegó a construirse, el “paraninfo” es una instalación deportiva y el actual rectorado de la Complutense se sitúa en un edificio que antes fue el Colegio Mayor José Antonio, dependiente de la Falange. Dicen que una vez, en el campo de rugby de Cantarranas, la lluvia convirtió el suelo en barro y de ese barro emergieron huesos humanos. No sé si será verdad.

El caso es que la Ciudad Universitaria es un entorno relativamente aislado y esto facilita la formación de un ambiente peculiar entre los jóvenes que vivimos ahí, en los colegios mayores, como si pasásemos todo el curso en un campamento de verano. 

La vida colegial está marcada por la tradición. Esta tradición varía muchísimo entre unos colegios y otros, pero hay algunos puntos comunes. Tras el primer año, apenas nadie se plantea irse. Al tercero, el ciclo está completo, los grupos de amigos, consolidados, y llega la hora de marchar. Buscamos pisos en los barrios más cercanos a la universidad, y el mismo entorno social se traslada un par de kilómetros al este, integrándose por fin en Madrid, infiltrados entre la gente normal.

Moncloa y Chamberí están entre los barrios más caros de la capital, que a su vez es de las ciudades más caras de España. Poseer un piso cerca de la universidad está muy bien, porque lo puedes alquilar por 2.000 o 3.000 euros con un mantenimiento prácticamente nulo. Hay muchos estudiantes dispuestos a recordar con cariño aquella habitación sin ventana con el somier roto por la que sus padres pagaban 480 euros mensuales.

Habíamos escuchado que la cosa estaba mal, pero no imaginábamos que fuera para tanto. Quizá mis dos amigos y yo habíamos tardado demasiado en empezar a buscar piso, no lo sé. El caso es que, en marzo, la oferta de los portales web tardó poco en desesperarnos. Asumimos que tendríamos que recurrir a otras vías.

Tres personas controlaban un gran volumen de pisos de estudiantes en esa zona. Sus números rulaban por Whatsapp a la misma velocidad que los rumores sobre ellos. Amalia era la más importante de los tres, pero también la más complicada. Gestionaba cientos de pisos, eran grandes y cómodos y los precios no resultaban tan disparatados como los que podías encontrar en internet. Algunos de esos pisos pertenecían a inversores ricos y famosos.

Solo había un problema: ella seleccionaba personalmente a los inquilinos. Y tenía criterios claros. Decían que no le gustaba la gente del sur, ni los de letras o artes, que valoraba mucho la forma de vestir, que tenía un ránking de colegios mejores y peores según su experiencia con los inquilinos… Era de ideología conservadora. Una de sus hijas era una cara visible de un partido liberal muy popular en ese momento.

En consecuencia, quienes concertaban una cita con ella pedían ropa prestada, ensayaban sus gestos y sus discursos, trataban de disimular el acento o buscaban los mejores enfoques para describir sus carreras y sus propósitos. En el comedor del colegio, era relativamente fácil detectar quienes irían a verla ese día. La competencia era intensa.

Yo soy asturiano y estudiaba una carrera seria, así que en principio lo tenía bien. Lo de mi amigo Pablo era más complicado, porque no se le había ocurrido otra cosa que meterse a Musicología, y teníamos que pensar una forma sexy de presentar aquello. Diríamos que estudiaba en la Facultad de Geografía e Historia, sin ofrecer más detalles.

Llamamos a Amalia varias veces, sin respuesta, y finalmente tomamos la decisión de acudir a su oficina. Estaba muy cerca, en Chamberí, una de las primeras calles tras atravesar el Arco de la Victoria, que conmemora el triunfo franquista en la Guerra Civil y funcionaba como entrada a la Ciudad Universitaria.

Había cola. Entre quienes nos habíamos reunido en ese lugar, se podían distinguir fácilmente dos grupos: los que vestían con naturalidad el atuendo recomendado (“como si fueras a la comunión de tu primo”) y los que íbamos disfrazados.

Ella era una señora mayor, de piel morena y pelo rubio. La oficina, de estilo ochentero, no tenía nada de particular, salvo por el salón de la fama. Era un muro lleno de fotos de los inquilinos, el centro de casi todas las conversaciones que se desarrollaban en aquel lugar.

Sorprendentemente, la reunión no fue mal. No nos sometió al interrogatorio que imaginábamos, sino que fue ella quien habló casi todo el rato. La cosa se limitaba a evitar errores no forzados. Nos habló de las diferencias innatas en el comportamiento de hombres y mujeres, citando diversos estudios y su formación universitaria. Asentimos. Le caímos bien, nos propuso un piso y concertamos una reunión con el propietario. Firmamos un contrato sencillo, que no nos exigía derechos sobre nuestro primogénito ni nada parecido, como es habitual en Madrid. Fue entonces cuando nos sacaron la foto para el salón de la fama.

El acuerdo solo tenía una peculiaridad: los pagos se hacían siempre en mano, en un sobre, lo que implicaba una visita mensual a su oficina, donde coincidíamos unos con otros. A veces estaba ella, a veces, su hijo Bosco. Si estaba ella, aprovechaba para contarnos cotilleos sobre los otros inquilinos, animarnos a conocerlos y hablarnos de política y de las cosas absurdas que sucedían hoy en día. Una vez, en fin, me vi forzado a intercambiar mi número con una pobre incauta que solo pasaba por allí para pagar.

Visto desde la perspectiva de hoy en día, hay que reconocer que todo aquello era un poco raro.

Lo de estudiar en Madrid fue idea mía: quería hacer Arquitectura, y por entonces la capital me atraía más que Santiago, la opción más cercana. Había mucha gente, nadie que yo conociera, nadie que pudiera saber las gafas que yo llevaba en el colegio. Además la Escuela tenía prestigio. En Forocoches decían que la...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autora >

Elena de Sus

Es periodista, de Huesca, y forma parte de la redacción de CTXT.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí