1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

los poetas malditos (IV)

Verlaine: sueño de salvación

Relato de la “conversión” de Verlaine tras el amago de asesinato a Rimbaud

Mario Campaña 31/07/2022

<p>Fragmento del retrato de Paul Verlaine pintado por Eugène Carrière en 1890.</p>

Fragmento del retrato de Paul Verlaine pintado por Eugène Carrière en 1890.

Dominio Público

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

En capítulos anteriores: el autor reconstruye imaginariamente la reunión entre los dos poetas, en la que Rimbaud le habría entregado a Verlaine el manuscrito de sus ‘Iluminaciones’ y la decisión de este último de acudir a dicho encuentro. También la convalecencia de Rimbaud tras ser herido por los disparos de Verlaine.

***

En algún momento el perseguidor le hace falta al perseguido. O habría que decir que en cierto momento el perseguido se convierte en perseguidor. Y el perseguidor en perseguido. Ahora lo sabe. El jueves pasado huyó de Rimbaud, de la buhardilla del número 8 de Great College Street, en Londres; embarcó hacia Amberes y llegó a Bruselas. Pero Rimbaud salió detrás y llegó a buscarle el lunes; sin embargo, el martes optó por abandonar la persecución y volver a París. Eso Paul no lo perdonó. El perseguido no puede aceptar la renuncia del perseguidor. Es una deshonra. Así que, convertido en perseguidor, corrió detrás de Rimbaud, con el revólver en el bolsillo. Después de los disparos, sin presa, sin el horizonte sangriento que le hacía respirar, Paul prefería estar muerto: rogó a Rimbaud que le volara los sesos, entregándole el arma, temblando, arrodillado. En verdad, lo que el perseguidor y el perseguido quieren es la fruición, la dialéctica en que parece consistir la vida: dominar y ser dominado, perseguir y ser perseguido, poseer y ser poseído.

Ahora Paul no opone resistencia alguna. Su descontrolada excitación comenzó a desvanecerse en cuanto escuchó al joven guardia pedirle el revólver con el que había disparado dos veces. El guardia, tomándole del brazo, señala con la mano izquierda el camino hacia la comisaría del Hôtel de Ville, ordenándole que lo acompañe. Rimbaud y la madre de Paul los siguen.

Eran las seis de la tarde. Mirando a la multitud que pululaba a su alrededor, a Paul, pese a su embriaguez, le empezaron a llegar lo que en ese momento reconoció como bruscas evidencias de la realidad. Pensó que ésta consiste en lo que no tenemos más remedio que acatar. Era el guardia que iba a su lado; también su madre, alarmada; y Rimbaud, que intentaba alejarse. En pocos minutos llegarían a la comisaría. La realidad no era el viaje a París o a Londres ni su muerte ni la de Rimbaud; ni siquiera el revólver que hiciera detonar hace poco. Todo eso era fantasía. Lo real era que llegaban a la Gran Plaza, caminaban por la rue de Hals, giraban a la derecha y avanzaban entre numerosas columnas hasta encontrar los cuatro o cinco escalones de la entrada a la comisaría.

Empezaron los protocolos, la solemnidad sumaria y pomposa. Declararon él, Rimbaud y madame Matilde Verlaine, testigo de un hecho de sangre. Al terminar los interrogatorios, el comisario dispuso que Paul fuera conducido a una celda. Dos guardias lo tomaron del brazo y lo sacaron del edificio. Rimbaud, que en la audiencia intentó defenderlo y se negó a acusarlo, le lanzó una mirada de pesadumbre. Madame Verlaine lo miró con piedad y miedo, y hasta quiso abrazarlo, pero los dos guardias no se detuvieron; Paul se sintió desorientado por un instante y después sincronizó sus pasos con los de ellos.

Lo primero que vio al entrar a su celda fue la ventana, situada en la parte más alta de la pared de enfrente. Las paredes habían sido blancas pero se encontraban oscurecidas en la parte inferior, sin que a ello se pudiera dar ninguna otra explicación que la acción de la mugre. En una cama vio a un hombre echado en posición aparatosa: un borracho. Intentando serenarse, se dijo que tal vez su madre, con la ayuda de Victor Hugo, pudiera conseguir que el encierro durara pocas horas. Al fin y al cabo los disparos y las persecuciones eran sólo alardes de un borracho ante un dilema de amor no resuelto, como los que quizá padeciera el pobre diablo que dormía a pocos metros de él.

Paul apartó la vista de la ventana y miró las dos camas, las dos mesas y las dos sillas que llenaban la celda. Se echó en el jergón y se rindió

Eran las nueve, la luz perdía su fuerza y se mostraba suspendida delante del rectángulo de la ventana. En un viaje sereno e inmóvil, la luz se transformaba desde el color pálido dorado hasta el cobre difuminado de los últimos instantes del día. Paul apartó la vista de la ventana y miró las dos camas, las dos mesas y las dos sillas que llenaban la celda. Se echó en el jergón y se rindió. No pudo seguir resistiendo la acometida de la culpa. La absenta, el diablo verde, no había terminado de evaporarse. El recuerdo de su madre, de Matilde y de su hijo George lo oprimía. El llanto estalló ruidosamente, confundiéndose con los ruidos de la plaza, los alaridos de alegría de los niños y las mujeres y los cantares de borrachos que atravesaban como pájaros las calles del verano.  

Al día siguiente, a primera hora, lo subieron a un coche metálico amarillo y negro y, después de un esforzado recorrido, llegaron a la prisión de Petit-Carmen, el antiguo convento de los Carmelitas. Enseguida le dieron una papeleta donde pudo leer la acusación que pesaba sobre él: intento de asesinato. Dentro la atmósfera era densa, cargada de electricidad, como en una tormenta invisible y silenciosa. Los pasillos fríos y alargados fueron mostrándole numerosas celdas vacías u ocupadas por cuerpos amontonados como guiñapos. Iba a tener compañía, sí. En el patio quiso conocerlos a todos. Le sorprendió encontrar tantos extranjeros. Después de los aborígenes belgas, los franceses eran los más numerosos, pero vio también muchos alemanes e italianos. Todos semejaban lo que eran: prontuariados, gente con informes preparados por celosos oficiales del Estado porque, dada su peligrosidad, sobre ellos era mejor saberlo todo. Él también era un prontuariado, un amotinado de la insurrección obrera de 1871. En París y en Londres varias veces tuvo la impresión de estar bajo vigilancia. Los agentes franceses encargados de espiar en Bélgica e Inglaterra a los comuneros y los republicanos en el exilio son numerosos, todo el mundo lo sabe. Su calidad de empleado del Ayuntamiento de París antes y durante la Comuna y su amistad con los exiliados en Londres, e incluso su participación en el Club de Estudios Sociales, pudieron haberlo convertido en un blanco fácil. Y aunque él no tenía el aire hosco y violento que desfiguraba el rostro de sus compañeros de prisión, estaba allí por un intento de asesinato, es decir, por la fatalidad de su corazón.

“El gusano está en el fruto”, se dijo. “Esa es la ley.” Él, que dócilmente sucumbiera siempre ante lo desconocido, que había abjurado y renegado de todo pensamiento, ahora carecía de argumentos ante la realidad que se le imponía. Su mirada recorrió el patio alargado de baldosas húmedas y bordeado de muros amarillos en que pululaban los reclusos. En el rincón un grupo pelaba patatas. Un guardia le ordenó que se sumara a ellos y ayudara.

Pronto el director le notificó que, gracias a las gestiones de su madre ante el procurador y a una carta de Victor Hugo, a quien él había escrito pidiendo socorro, le sería aplicado el régimen privilegiado que llamaban à la pistole, un sistema de pago: la comida y la bebida se la enviaría su madre. En su celda tendría un buen lecho y un sofá. Su vecino era un notario, con quien enseguida aprendió a comunicarse por golpes en la pared: ¡un alfabeto fonético!

¿Qué había hecho él con su juventud, con su vida? Los sueños de la Comuna, de la libertad y el amor terminaron del peor modo

Pero su consciencia moral hacía que lo embargara una sensación de acoso. ¿Qué había hecho él con su juventud, con su vida? Los sueños de la Comuna, de la libertad y el amor terminaron del peor modo. República o monarquía, qué más da; ambas impiden la libertad. Pensaba en Rimbaud. Ese Satán adolescente, el más bello de los ángeles y de los demonios, que lo arrastró a la locura. Soles negros y noches blancas. Quiso escribir relatos diabólicos. Los seres humanos han sido condenados a sufrimientos excesivos a causa del conflicto entre lo peor y lo mejor, de  sus pasiones, irredimibles y contradictorias por naturaleza. La virtud y el gozo no tendrían que ser opuestos. Oponer el bien al mal, la santidad al pecado, era fruto del cálculo y la cobardía. Cualquier mundo nuevo debía aspirar a la fusión de los Pecados Capitales y las Virtudes Teologales: solo así podría vivirse el amor universal, máxima aspiración de los humanos en la tierra. El paraíso no puede estar reservado solo a los cobardes, desgraciados o arrepentidos. Ahora él debía purgar una condena. Pero era Rimbaud, que caminaba con un cuchillo al cinto, el portador de la majestuosa y torrencial fuerza de la sangre y el crimen. Los dos cayeron bajo el hechizo del diablo. Todo acabó con los disparos. Ahora Rimbaud y él  tenían una cita en el infierno. 

Un mes más tarde fue transferido a la prisión de Mons, donde volvió a beneficiarse del régimen à la pistole: una celda más amplia, cuya puerta permanecía abierta de seis de la mañana a ocho de la tarde; un lecho grande, una buena biblioteca y visitas a los otros prisioneros. Su madre lo visitaba todos los jueves y domingos. Llegado el momento, aceptó sin maldecir la sentencia de dos años de prisión: en realidad, él merecía la horca. Si quería llegar a tener la estatura de su protector Victor Hugo debía dejar de ser un hombre que dilapidaba su vida y malgastaba su alma en horribles cabildeos con la muerte. Se entregó a la lectura, a Shakespeare y a las notas severas y luminosas del doctor Johnson.

Si fuera posible una transfusión salvadora, por la que su cuerpo y su alma pecadores recibieran el pan y la sangre de la pureza y éstos se expandieran dentro de él, se dijo, su vida quizá pudiera aún ser salvada. En cierta ocasión, encontrándose en un estado de profundo hastío, el sacerdote de la prisión le puso en las manos el Catecismo de perseverancia o exposición histórica, dogmática, moral, filosófica y social de la religión, del abate Gaume. Lo aceptó con aprendida humildad, pero con orgullo de literato, alguien que disfrutaba de la cocina del estilo; se dijo que no iba a gozar con la prosa plana de un párroco y fue directamente a las páginas dedicadas a la eucaristía. Se hundió en ellas con una confusa esperanza. Y en plena lectura experimentó el estremecimiento de la derrota; se supo un hombre vencido en una guerra extenuante. Esa misma noche, mientras cavilaba en su lecho, su mirada se detuvo en el Cristo que colgaba de la pared y fue presa de una gran agitación. Alguien con autoridad suprema lo levantó de la cama, lo suspendió en el aire y lo arrojó violentamente sobre el suelo, donde cayó de rodillas, desnudo. Rompió en sollozos. Y vio ante él a una hierática dama de aspecto monstruoso que le dijo: “Pobre combatiente, deja de buscar en vano la victoria, que solo te ofrece desdichas. Mi nombre es Promesa. Soy la oración. Soy la sabiduría”.

Cuando Paul alcanzó a ponerse de pie, murmuró: “Sí, Señora. Vos seréis la testigo”. No supo de dónde brotaron esas palabras, pero se oyó decir además: “La primera necesidad es el perdón”. Al amanecer, la dama había desaparecido.

Abandonó a los ‘profanos’; Shakespeare, a quien había llegado a conocer casi de memoria, fue dejado de lado. En su lugar, buscaba a los teólogos, y tuvo a Agustín de Hipona como un sublime congénere

En la mañana llamó al sacerdote. Le urgía una confesión. Hace falta una lucha denodada para que la pasión y la carne se transformen en algo que permita vivir, se dijo; se conviertan en fe, palabra, espíritu. Y llegar así a Dios. Los falsos días hermosos, las viejas alegrías y las viejas desgracias debían de ser admitidas, sí, pero ahora era tiempo de transfiguración. La confesión fue larga, dominada por las insensateces a que lo llevara su inagotable sensualidad. Luego, pidió la comunión, la eucaristía salvadora. Siguiendo el consejo de su director espiritual, se consagró denodadamente a la lectura y las Escritura. Abandonó a los ‘profanos’; Shakespeare, a quien había llegado a conocer casi de memoria, fue dejado de lado. En su lugar, buscaba a los teólogos, y tuvo a Agustín de Hipona como un sublime congénere, a causa de las Confesiones. En cuanto al libro que ideaba, sería el propio de un hombre que ha alcanzado un sacramento.  Era consciente de que su juventud había sido alimentada por “doctrinas salvajes” y que “este siglo tiene un cielo tan trágico que los naufragios / están escritos con anticipación”.      

Salió feliz de la prisión, su castillo, en cuyas celdas y sendero había recorrido un precioso camino que lleva de la ardorosa contradicción y la guerra a la sencillez y la humildad, al reposo. De todo quedaba un registro en sus versos, en “Crimen amoris” y Sabiduría.

En Francia había desaparecido la tentación de la monarquía y ganaba adeptos la nueva República. Aún pensaba en su mujer, y en Rimbaud. Le esperaban arduas decisiones. Renunciaba a la pasión. Acaso la llaneza de Shakespeare, que tan íntimamente conociera en estos años, le había ayudado a concebir una nueva prosodia para la poesía. Está convencido de que esta, y la fe, serían suficientes para su vida. 

 

 

En capítulos anteriores: el autor reconstruye imaginariamente la reunión entre los dos poetas, en la que Rimbaud le habría entregado a Verlaine el manuscrito de sus...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Mario Campaña

Nacido en Guayaquil (Ecuador) en 1959. Es poeta y ensayista. Colaborador en revistas y suplementos literarios de Ecuador, Venezuela, México, Argentina, Estados Unidos, Francia y España, dirige la revista de cultura latinoamericana Guaraguao, pero reside en Barcelona desde 1992.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí