1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Política y medios

La CPT: Cultura Periodística de la Transición

La salvaguarda de la Jefatura y del Gobierno de la nación son funciones que no corresponden a los periodistas. Menos aún cuando quien se las arroga normaliza como democráticas la guerra sucia y el golpismo mediáticos

Víctor Sampedro 4/08/2022

<p>Periodismo. </p>

Periodismo. 

J. R. MORA

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

El Ferrerasgate –el escándalo de la guerra mediática que Antonio Ferreras y las cloacas policiales desplegaron contra (Unidas)Podemos– se solapó con el Debate del Estado de la Nación. Este último –uno de los momentos clave del parlamentarismo y del debate social– y la cobertura mediática que recibió revelan una cultura periodística hostil al cambio. El supuesto periodismo de izquierdas y la (ultra)derecha comparten líneas editoriales sobre la jefatura y la forma del Estado.

Los ejes ideológicos desaparecen en un consenso implícito; basado en silencios (auto)impuestos, las mordazas y la guerra sucia aplicada a quienes cuestionan las estructuras básicas y los poderes político-económicos más asentados. En concreto, la unidad territorial y la monarquía blindadas en 1978. El PP y Vox agendaron el 25 aniversario del asesinato de Miguel Ángel Blanco. Los efectos están a la vista. Las encuestas señalan que, por primera vez, el PP aventaja al PSOE en intención directa de voto y absorbe el voto de Vox.

PP y Vox compartían estrategia al debatir sobre el “Estado” y la nación”. Querían imputar la Ley de Memoria a Bildu y criminalizar al PSOE por pactar con los independentistas. Intentan patrimonializar una memoria histórica que es unilateral y, por tanto, guerracivilista. Tamaño despropósito encontró un apoyo mediático masivo. El recuerdo de la repulsa a la barbarie, que el asesinato de M.A. Blanco provocó en su momento, volvió a servir de ariete a la derecha.

No se trataba de reivindicar y celebrar las movilizaciones habidas contra ETA como corresponde en democracia. Si así fuera, se habría subrayado que el repudio transversal a ETA fue antes social que institucional. Ni partidario ni partidista. Que las multitudes rompieron silencios y amenazas e invocaron la paz antes que las consignas. Que la paz social en el País Vasco ha avanzado más con el reconocimiento de errores que con la imputación de culpas. Anteponiendo el perdón al castigo. Reclamando que este último fuese proporcional y acorde a la ley. Priorizando esta última y abominando de la tortura. En vez de eso, se impuso un silencio sepulcral.

El Debate del Estado de la Nación arrancó con un minuto de vacío parlamentario. Todo un signo de quién domina el debate sobre la violencia y el terrorismo. Quien calla manda y otorga. Y, dueño del marco, intenta retratar a los batasunos como portavoces de una ETA imperecedera, omnipresente y atemporal. Olvidando que algunos de esos parlamentarios fueron objetivos a batir de la banda. Aunque esta se disolviese y no mate desde hace más de una década. Aunque todos hayan pedido perdón. Y, además, ofrecido reparación.

Para eludir esa realidad, el PP impuso mutis en el foro, un mutismo funerario. Sin abrir la boca, al estilo Feijóo.

Amordazando y cebando antes a la prensa, a la diestra y la siniestra, destinando dinero público a mayor gloria y autobombo del nuevo líder. A la chita callando y con el mazo de billetes dando, enmudecieron al Gobierno y a sus socios. Invisibilizaron el lanzamiento de Yolanda Díaz. Les pusieron a la defensiva. En contradicción interna –real, magnificada o inventada– y entre sí. Y desdibujaron las políticas públicas en marcha tachándolas de “giro a la izquierda”.

El velatorio sustituye a la celebración democrática, la parálisis a la movilización cívica. Y el espectáculo reemplaza la acción política en un terreno de juego que se reconoce “inclinado” a favor de la derecha. En realidad, conduce a las izquierdas al abismo. El sistema político-informativo reproduce en términos discursivos las correlación de fuerzas de la economía y la política.

La Cultura de la Transición ha evolucionado en “periodismo de ocultación”. Y en un parlamentarismo que programa coros fúnebres y marchas patrióticas, hoy llamadas “constitucionales”

La Cultura de la Transición –término acuñado por Guillem Martínez, tan oportuno como impreciso cuando se formuló y poco operativo después– ha evolucionado en “periodismo de ocultación”. Y en un parlamentarismo que programa coros fúnebres y marchas patrióticas, hoy llamadas “constitucionales”.

El patriotismo constitucional, por cierto, tal como lo formuló Jürgen Habermas, reclama la potestad de que cada generación relea y reescriba los principios constitucionales básicos. En cambio, para el PP sigue sin haber vida más allá del 78… ¿o del 39? Con ocasión del aniversario de M. A. Blanco, se celebró la memoria selectiva del bando vencedor con un impagable cameo de Felipe VI. Revelador mensaje real: “Todos queríamos parar el reloj”. Aún bien que el monarca no pronunció esas palabras uniformado. En el parlamento, el PP continuó con el monocultivo de ETA, apoyándose en los latifundistas de Vox, en su afán compartido de convertir el hemiciclo en un erial.

“Hacen guerras culturales para ocultar la guerra de clases”, concluíamos hace nada las gentes de ALCES XXI –una tribu de hispanistas irredentas, (auto)exiliadas en EE.UU.– que nos reunieron en Oviedo. Aplicado a lo que venimos diciendo, la (ultra)derecha pretende invisibilizar y bloquear medidas sociales para paliar la crisis que viene. Y, junto con los corifeos progresistas, todos alertan y señalan un “giro a la izquierda”. 

Pero, a pesar de las medidas anticrisis, se siguen socializando los costes, mientras aumentan los beneficios de quienes van ganando la guerra de clases. Martínez –el periodista Guillem, que no “el facha”– hizo lo que casi nadie: números. El impuesto bolivariano, la expropiación comunista a los bancos ni siquiera recabará la mitad del dinero que nos deben por “rescatarlos” –hundiéndonos aún más– en 2008.

No se contemplan compensaciones a particulares. Ninguna víctima –a pesar de mencionarlas 142 veces en el texto legal– podrá reclamar nada

No habrá tampoco devolución ni reparación en cuestiones de memoria histórica. Los republicanos siguen cautivos y desarmados, ni siquiera identificados como el bando democrático. Fue también Martínez el único en señalar, entre otras cosas de gran enjundia, que “la ley de Memoria Histórica declara ilegales las sentencias franquistas pero no las ilegaliza”. No se contemplan compensaciones a particulares. Ninguna víctima –a pesar de mencionarlas 142 veces en el texto legal– podrá reclamar nada. Lógico, el “verdugo” solo se cita una vez. No se revertirán las incautaciones ni el expolio de los vencidos. No habrá compensación material alguna, concluye Martínez. Continúa, pues, el desarme unilateral de los derrotados.

Ladrones de mausoleos y juntacadáveres acusan y acosan al gobierno Frankenstein. ¿Cómo es posible cuando las parrillas de la televisión progre emiten “Al Rojo Vivo”, “Todo Es Verdad” –o “Mentira”, según la franja horaria– y nos declaran “Salvados”? No escasean programas y tribunas. ¿Será que el periodismo de izquierdas está metiendo goles en propia puerta? ¿Y, si además de jugar en campo contrario, compartiese y repartiese juego con sus supuestos competidores?

Lo peor de la CPT es que la P corresponde tanto a la cultura “Periodística” como a la “Política”. El paralelismo mediático-partidario se materializa en una tesis hegemónica pero insostenible en términos históricos. Las encuestas electorales, en cambio, le confieren validez. A saber, que un gobierno de coalición PP-Vox resulta ser más legítimo y democrático que la coalición del PSOE con los (pos)comunistas y los independentistas. Insostenible, este despropósito olvida quién aportó qué a la democracia. Y ni siquiera asume la equidistancia entre los extremos; incluso concediendo que (Unidas)Podemos lo sea por la izquierda.

Los 10 mandamientos

Los medios construyen agendas. Y emiten marcos y relatos; en principio, diferentes. No lo son tanto, sobre todo en lo tocante a la Jefatura y al modelo de Estado. Aquí se mezclan las churras y las merinas, lo más granado y lo más putrefacto de la Prensa diestra y siniestra, para lanzar encuadres y narrativas únicas. Sin entrar en distingos analíticos, tan manoseados y confundidos, cabe señalar algo sencillo de identificar: las trampas lingüísticas de la CPT –la Cultura Periodística de la Transición– que reproduce la prensa autodenominada progresista.

No se trata solo de la falta de oposición a los poderes políticos y económicos, que evidencian episodios como el Ferrerasgate, sino de que el consenso impuesto y que impera se basa en silencios forzosos. No en argumentos libres y veraces. Además, si el statu quo bipartidista y borbónico peligra, la oposición que se visibiliza da alas a la (ultra)derecha.

Los partidos “nacionalistas” son solo los vascos, catalanes y gallegos. Estos últimos dejan de ser “riquiños” cuando copian a los anteriores

Invocando espíritus aún en pena –como el de Ermua– se niegan evidencias palmarias y se erigen personajes públicos a costa de personas y víctimas. Se trata de identificar violencia política, izquierda e independentismo. Lo vimos en el 25 aniversario del asesinato de Miguel Ángel Blanco y la cobertura que recibió. Repasen y reparen, por favor, en estos diez mantras-mandamientos. Marcan el discurso periodístico sobre la forma y la jefatura de Estado. También del que se arroga un pedigrí “progresista” y se enciende “al rojo vivo”.

1 - Los partidos “nacionalistas” son solo los vascos, catalanes y gallegos. Estos últimos dejan de ser “riquiños” cuando copian a los anteriores. Pueden acompañar el resto del artículo con esta divertida tonadilla para hacer esto más pasable.

2 - Las banderas “constitucionalistas” son rojigualdas; como si la Constitución no reconociese la catalana y la ikurriña.

3 - El independentismo catalán resultó golpista; mientras que el 23-F de 1981 fue apenas una “intentona” que se puede obviar.

4 - El “a por ellos” –para jalear a la guardia civil– es igual de loable que el “a por ellas”: las urnas del 1 de octubre.

5 - Élites proto-nazis inventaron los nacionalismos catalán y vasco; pero el español, en cambio, es corolario natural de una grandeza consustancial a la piel de toro y cosa de patriotas. Traducidos estos últimos como abertzales en Euskadi, equivalen a terroristas en el Reino de España. Y, si se manifiestan en Cataluña a favor del Procés o contra la Corona, hacen kale borroka.

6 - Juan Carlos I es rey emérito –los delitos y la fuga no le acarrean demérito alguno– y sus errores no salpican a su heredero. Todo muy lógico: haber recuperado el trono de manos de Franco tampoco enfanga a los Borbones.

7 - La monarquía, sostiene el periodismo convencional, a diestra y siniestra, es garantía de unidad y concordia nacionales; Algo ilógico, porque las encuestas señalan la Corona como una de las instituciones más polarizantes.

8 - El “periodista” progre, gente de bien, señalará los crímenes del dictador y las tropelías del “campechano”. Pero justificará la violencia estatal por la presencia de “radicales” (siempre independentistas o de izquierdas). Y equiparará las corruptelas de palacio, con las de los súbditos y cortesanos. Nótese que estos argumentos son propios de dictaduras oligárquicas.

9 - La tarea que desempeña la monarquía es tan alta que le exime de rendir cuentas ante los tribunales de justicia y de la opinión pública –sí, los medios– españoles; siendo extranjeros los que ejercen de contrapoderes. Repárese en que esto nos define como monarquía - que no república - bananera.

10 - El décimo mandamiento, hunde sus raíces en una memoria anti-democrática: ni Felipe VI repudia a su padre, ni Juan Carlos I a Franco. Y la Ley de Memoria tampoco se lo exige. Nada a ninguno de ellos. Normal. Igual que lo es no saber cuánto nos cuesta mantener dos reyes desde el tándem Don Juan/Juancar. Y ahora al “emérito” y al “preparado”. El verdadero himno del Reino de España es Paquito el Chocolatero: no queríamos una taza, nos pusieron dos.

La tarea que desempeña la monarquía es tan alta que le exime de rendir cuentas ante los tribunales de justicia y de la opinión pública

Pero no crean que la artillería mediática, antes llamada Brunete mediática, y el fuego amigo de Ferreras y cía. se dirigen solo contra republicanos y nacionalistas periféricos. El centro liberal desapareció al ser representado por un partido llamado Unión, progreso y democracia. Fíjense que son los mismos campos semánticos e idéntico orden de prelación que Una, grande y libre. Su lideresa y principales tribunos señalaban, señalan, y vuelven a señalar, que el único fascismo que existe y a combatir es ETA-Bildu. Luego vinieron Ciudadanos, con un líder al que Ferreras y su claqué proclamaron vencedor de aaquel debate electoral en el que esgrimió un adoquín como argumento contra el procés.

El blanqueamiento de Vox corre en paralelo a la demonización de (Unidas)Podemos

Ninguna de esas marcas electorales planteó jamás problema alguno para los tertulianos y politólogos reunidos en torno al pactómetro de La Sexta. Ofrecían alianzas electorales inocuas, compatibles con el bipartidismo y que contaban con sobrado aval democrático. El posterior avance de Vox ha sido, es un subproducto –efecto más o menos deseado– de ese discurso. El blanqueamiento corre en paralelo a la demonización de (Unidas)Podemos. Y, cuando se critica a Vox, es para reclamar la gran coalición; es decir, el abrazo del oso del PP al PSOE.

Está por ver si Yolanda Díaz recibirá del periodismo “afín” el trato mediático conferido a Santiago Abascal o a Pablo Iglesias. Si tuviese o hubiera tenido carnet de falangista, como Aznar y tantos otros, no habría problema alguno. Pero, como sigue afiliada al PCE, recurrirán al estigma comunista para estigmatizarla. Eso seguro. Además. para Sumar deberá sopesar la resta que supone que la asocien a los talking heads podemitas. Esas cabezas parlantes han sido decapitadas para públicos no convencidos. Y las tribunas personales, tan personalistas, casan mal con un proyecto común.

Diferenciar, contraponer y contrapesar la cultura política y la periodística es un rasgo esencial de la democracia, que se basa en contrapoderes. Un proyecto en verdad progresista y emancipador debiera reconocer que su futuro depende de una prensa (que se quiere) libre de ataduras y militancias partidarias. Salvaguardar la unidad y la jefatura del estado o dictar el Gobierno de la nación son tareas que no corresponden a los periodistas. Menos aún cuando quienes se las arrogan normalizan la guerra sucia y el golpismo mediáticos como prácticas profesionales. 

--------------------

Víctor Sampedro es catedrático de Comunicación Política en la URJC.

El Ferrerasgate –el escándalo de la guerra mediática que Antonio Ferreras y las cloacas policiales desplegaron contra (Unidas)Podemos– se solapó con el Debate del Estado de la Nación. Este...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Víctor Sampedro

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

1 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. aramis

    Después de leer el largo artículo –o ensayo–, indudablemente académico me surge una duda. No se si darle el pésame, o cantarle Carmina Burana a este meritado catedrático de Comunicación Política en la muy prestigiosa URJC. Así como nuestro Poder Judicial transitó «virgen» de la dictadura 39 a la democracia 78, la prensa española también transitó intacta desde el modelo financiero de la oligarquía franquista al propio de la misma oligarquía ahora pseudo-demócrata. Pero el dato es que los periodistas también comen y pagan hipotecas, con la diferencia de que los de derechas comen mucho mejor que los de izquierdas; con el agravante psicoideológico de que si comen, es entonces milagro cristiano. Contra el poder de Ferreras –que come y da de comer a sus propios–, los de las izquierdas creen todavía en la moralidad virtuosa del maná que debe caer del cielo en época de lluvia, pese a que en España la sequía es estructuralmente persistente. Dicho esto, hablar de la CPT –Cultura Periodística de la Transición–, no es más que una de las muchas piruetas académicas por las cuales se crean conceptos inútiles carentes de significado real. Así desde Felipe VI hasta el presidente de la última comunidad de vecinos practican el credo cultural del mercado libre donde la lógica del capital es el padre nuestro de cada día. El problema es que una gran mayoría de la izquierda sociológica española también piensa y oficia la misma lógica. Razón, entre otras, por la que la izquierda siempre fracasa en un esfuerzo de comunicación fundamentado en la misma liturgia de la derecha. Misma trampa en la que cae el articulista en la sección –ladillo– de «los 10 mandamientos».

    Hace 1 día

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí