1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Entretextos.mx (V)

Los niños españoles: el exilio en Morelia

En 1937 arribaron al puerto de Veracruz 466 niños españoles a los que sus padres trataban de poner a salvo de una guerra que presumían transitoria. Ninguno podría volver a España

Liliana David 16/08/2022

<p>Niños de Morelia.</p>

Niños de Morelia.

Marrovi

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

El exilio de los 466 niños españoles que arribaron en 1937 al puerto de Veracruz, en México, que viajaban en el barco Mexique desde Francia, fue un éxodo muy distinto al del resto de niños que fueron refugiados en Inglaterra, Francia, Bélgica y la antigua URSS durante la Guerra Civil española. No solo el periplo al continente americano implicó una distancia de nueve mil kilómetros y muchos días de mar de por medio, sino que fue una hazaña vital que marcó el destino de cada uno de aquellos infantes, ya que ninguno podría volver al país de su nacimiento tras el estallido de la Segunda Guerra Mundial.

La mayoría de los padres y madres de aquellos niños republicanos, que partieron de sus hogares bajo la idea de una gran expedición, es decir, con la creencia de que saldrían de España para vacacionar durante el verano de 1937, prefirieron que, ante el clima bélico que provocó hambre y pobreza, sus hijos, cuyas edades oscilaban entre los 5 y 17 años, permanecieran en las lejanas tierras mexicanas. No obstante, su deseo habría sido que volviesen pocos meses después, una vez que terminara la guerra y resultaran victoriosos. Aquella decisión de ponerlos a salvo con la intención de librarlos de los horrores del combate, de la amenaza de los bombardeos, fue una situación dolorosa y muy difícil. Los padres, que pertenecían a la clase obrera trabajadora, nunca imaginaron que el retorno de los infantes se dilatara, a tal punto que algunos no regresarían nunca, ya que a la Guerra Civil le sucedió la mundial.

Este 2022 se han cumplido 85 años de aquel acontecimiento, el cual entraña una lección que no debemos olvidar, aunque el capítulo mexicano resulta un tanto desconocido en esta dramática historia. Aquellos 466 niños y niñas que llegaron a Veracruz, tendrían como destino final la Escuela Industrial España-México, ubicada en la ciudad de Morelia, en el estado de Michoacán. En dicha entidad había nacido el General Lázaro Cárdenas del Río, quien, en calidad de Presidente del Gobierno de la República Mexicana, decidió que aquella ciudad sería el terruño idóneo para dar refugio al entrañable grupo, al cual se le conoció, y todavía así se le recuerda en México, como el de Los niños españoles de Morelia.

Es en esta ciudad mexicana, en la que también vivió parte de su exilio la filósofa María Zambrano, donde permanecen los restos de algunos infantes que, a su llegada, murieron en infortunados accidentes. Sus tumbas se encuentran en el panteón municipal y se erigen en forma de evocadores monumentos: con el puño izquierdo levantado, en recuerdo de la lucha antifascista y republicana. Igualmente, en el corazón del centro histórico moreliano se encuentra, in memoriam de aquel suceso, una escultura que representa a una pareja de infantes, así como una placa conmemorativa que recuerda el arribo de los niños víctimas de la Guerra Civil de España. El monumento fue erigido en el octogésimo aniversario de la llegada de los niños españoles a Morelia, aunque hace pocas semanas ha sido vandalizado junto a otros monumentos históricos de dicha ciudad.

Sin embargo, la historia y algunos testimonios individuales del grupo conformado por los infantes que procedían de Barcelona, Madrid, Valencia y la región de Andalucía, se encuentran reunidos en el libro intitulado Un capítulo de la memoria oral del exilio. Los niños de Morelia, en el cual participó Graciela Sánchez Almanza, profesora en Historia por la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo (UMNSH), con quien converso acerca de las anécdotas y recuerdos colectivos que fueron narrados por los propios testigos de aquel duro exilio. A esos que habían sido niños, los pudo conocer hace veinte años, cuando ya eran unos adultos y habían hecho su vida en el México que los acogió.

“Hay muchas historias –me dice la profesora–. Emeterio Payá es uno de los primeros testimonios que dedicó un libro completo para contar lo que vivieron. Por ejemplo, él decía que ellos no conocían la piña, esta fruta se la daban junto a otras comidas que nunca habían probado. Pero, especialmente, recuerda que estaban reunidos los 450 y tantos niños en el comedor enorme del internado cuando les dijeron que les darían de comer tortilla, y ellos pensaban que era, obviamente, de patata. Después del largo viaje que hicieron para llegar hasta Morelia, esperaban muy emocionados y ansiosos por su tortilla española. Pero lo cierto es que les dieron tortilla de maíz, y cuando vieron las tortillas mexicanas, y ante el desconcierto, empezaron a aventarlas como platillos voladores. Es un recuerdo que todos tenían, el de las tortillas voladoras”.

Esperaban muy emocionados por su tortilla española. Pero lo cierto es que les dieron tortillas de maíz, y ante el desconcierto, las aventaron como platillos voladores

Aurora Correa fue otra de las integrantes de aquel grupo de niñas y niños españoles de Morelia, y quien le contó a la profesora Graciela Sánchez (durante su encuentro en la Ciudad de México hace aproximadamente dos décadas) cómo durante su vida de refugiada en el internado se había escapado siete veces y las siete veces la habían atrapado, recibiendo reprimendas, por salirse sin permiso. Ella fue una testigo que despertó cierto encanto entre quienes la conocieron, pues le gustaba narrar cómo en aquella escuela, donde participaban de distintas actividades, había hecho varias veces la primera comunión porque, aunque no tenía convicción ni devoción religiosas, le gustaba que le compraran vestidos para cada ceremonia: era, pues, por el simple hecho de estrenar un atuendo y participar de la fiesta.

Pero un recuerdo que trascendió en los anales de aquel capítulo mexicano fue el de la temprana intervención por parte de miembros del ejército mexicano ante la destrucción de una iglesia que estaba ubicada junto a la Escuela Industrial. Romper los vidrios y apedrear el templo de al lado de su internado les pareció un gesto que, a lo lejos, reivindicaba la causa contra el nacionalcatolicismo español. Este acontecimiento, que ha quedado en evidencia a través de telegramas resguardados hoy en archivo histórico, terminó siendo un suceso gracioso, pues: “¿¡A quién se le ocurre poner a niños republicanos junto a una iglesia, si estos venían de presenciar cómo sus padres destruían iglesias durante la Guerra Civil!?”. Así me transmite la profesora Graciela el recuerdo de Aurora, aquella niña española que de joven participó en el Movimiento Estudiantil de 1968 durante el gobierno del expresidente mexicano Gustavo Díaz Ordaz.

La historia va urdiendo memorables momentos vividos por aquel grupo de niños españoles, ya que desde el primer día que desembarcaron en el puerto de Veracruz hasta su paso por la Ciudad de México y su llegada a Morelia, el recibimiento que les dio el pueblo mexicano, estuvo repleto de euforia y movilizaciones estimuladas por el Gobierno de Lázaro Cárdenas. En ese trayecto, distintas publicaciones y recortes de prensa nos cuentan que fueron 80.000 personas las que dieron una cálida bienvenida a los pequeños de España. Durante su llegada, según narran los testimonios de Antonio Aranda y José Ortiz, los habitantes de cada pueblo por el que iban pasando, aunque fueran tempranas horas de la mañana, los despertaban con tambores, música y flores: “Y en los pueblos más insignificantes, la gente nos estaba recibiendo y nos daban, pues, piñas, plátanos y mangos y fruta y lo que tenía la gente. Era una cosa muy bonita, muy espontánea. El pueblo sentía la causa de España, y en nosotros veía, como si les hubiera pasado a ellos mismos, a sus hijos. Sí, fue una cosa maravillosa”.

Había hecho varias veces la primera comunión porque, aunque no tenía convicción ni devoción religiosas, le gustaba que le compraran vestidos para cada ceremonia

De este modo, es posible imaginarse la impresión que dejó en la memoria de aquellos niños su histórico arribo a México, aunque cada uno de ellos vivió episodios únicos, como le sucede a toda vida singular. Mientras que unos fallecieron por accidente, recién llegados a Morelia; la mayoría, en cambio, pudo salir adelante al haber aprendido un oficio en la Escuela Industrial España-México. El apoyo que recibieron los niños españoles se prolongó durante once años, aproximadamente, desde el día que pisaron tierras mexicanas y hasta el cierre de otras Casas-Hogar, las cuales habían sido instaladas en la Ciudad de México para darles cobijo, una vez que Lázaro Cárdenas había concluido su período presidencial y con ello la ayuda oficial en Morelia. Pese a las circunstancias de crecer en otra patria y tras agotarse también los fondos de ayuda del Gobierno Republicano español, en apoyo a todos los que habían sido exiliados, Los niños españoles de Morelia finalmente se habían convertido en adolescentes con edad suficiente para seguir adelante. La mayoría de ellos había devenido buenos ciudadanos y un día se convirtieron también en padres de familia, como da cuenta el libro Los niños españoles de Morelia. El exilio infantil en México, escrito por Emeterio Payá, publicado en 1985. 

Por su parte, la historiadora Dolores Pla Brugat recoge en su obra, Los niños de Morelia. Un estudio sobre los primeros refugiados españoles en México, el testimonio de un señor de apellido González Aramburu, quien apuntaba: “Mucha gente piensa: ¿cómo pudieron deshacerse de sus hijos? A mí siempre me pareció que obraron bien, no solo por el resultado final, porque nos libraron de horrores, sino porque además dentro de su moral válida y correcta, de su clase social, tomaron una decisión muy buena. Claro que no pudieron prever la continuación de la guerra, pero si la guerra civil española se hubiese terminado sin más y nosotros hubiésemos podido volver hubiera sido fantástico. Nos habrían librado de las peores consecuencias de la guerra, se habría reconstituido la familia, no habríamos perdido la escolaridad, vendríamos gorditos. Y luego, haber vivido en América, cruzado el mar. Hubiera sido una maravilla”.

Nos habrían librado de las peores consecuencias de la guerra, se habría reconstituido la familia, no habríamos perdido la escolaridad, vendríamos gorditos

Los padres de ese grupo de niños exiliados con destino a tierras mexicanas creyeron que aquella estancia sería transitoria, apenas un paréntesis mientras el bando republicano lograba derrotar a los sublevados del general Franco. Pero la cruel contienda civil se prolongó en el tiempo y acabó destruyendo a la joven democracia republicana. Comenzaba la larga dictadura franquista, que duraría casi cuarenta años. Así, no solo el regreso fue imposible, sino que además a aquellos niños se les sumaron muchos más españoles, en un exilio que cambió por completo sus vidas, y durante el cual México abrió generosamente sus puertas, en un gesto prácticamente único, pues muchos de los exiliados habían sido rechazados casi por todo el mundo. Sin duda, un acto de solidaridad que hermanaría entonces a dos pueblos y que no ha vuelto a repetirse; mientras, el error y horror de otra guerra sí ha vuelto a nuestra historia mundial.

El exilio de los 466 niños españoles que arribaron en 1937 al puerto de Veracruz, en México, que viajaban en el barco Mexique desde Francia, fue un éxodo muy distinto al del resto de niños que fueron refugiados en Inglaterra, Francia, Bélgica y la antigua URSS durante la Guerra Civil española. No solo el...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autora >

Liliana David

Periodista Cultural y Doctora en Filosofía por la Universidad Michoacana (UMSNH), en México. Su interés actual se centra en el estudio de las relaciones entre la literatura y la filosofía, así como la divulgación del pensamiento a través del periodismo.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

1 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. ecac

    Gracias Liliana David por tu artículo.-Eran los tiempos en que la Iglesia española y el dictador FFB, BAJO PALIO; y lo peor de todo éste comulgando "Apostólica-Católica y Romana".-El VATICANO Beatificando a curas y monjas en la guerra in-civil "CAÍN contra ABEL".-Actualmente están en el "LIMBO"-"LA ZARZUELA" y reyezuelos: arlequines PP-VOX-Fantasías AZNAR Estigmas Sátrapas"; bufones "PSOE" (a) "Pedro Sátrapa Opacos Estigmas", cancerígenos PPPSOE.-"Sin descansar en PAZ", fosas comunes cementerios y en las cunetas de las vías terrestres peninsulares e insulares, víctimas del franquismo-fascismo, y en el INFIERNO, sus cada vez menos sus familiares tras sus sucesivos obituarios, DESCANSAN EN PAZ.-EN DEMOCRACIA, irreal en el día de la fecha .-Ojo al dato, se desea que nunca jamás se llegue al viernes 18-JULIO-2036: CENTENARIO GOLPE DE ESTADO Francisco FRANCO BAHAMONDE.-ALEMANIA-Adolfo HITLER.-ITALIA-Benito MUSSOLINI.-¿ESPAGNISTÁN.-"LA ZARZUELA"-Centros: Diestro PP y Siniestro PSOE; sin visos de caducidad, aún, "EL TODO ATADO-Amamantado Anexionado y BIEN ATADA-Amoralidad-Aprovechada CALAMIDAD desde 1936-1939-1940-1975-1978-2000-2010-2020-2021-2022-2023..

    Hace 1 mes 8 días

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí