1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

¿La nueva marcha sobre Roma? (III)

Romagna mia

El autor continúa su viaje, visitando entre otros lugares la tumba del fascista Mussolini en Predappio

Steven Forti 19/08/2022

<p>Tumba de Mussolini en Predappio. </p>

Tumba de Mussolini en Predappio. 

M.E.

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Además de Julio Iglesias y Nicola Di Bari, descubrimos que KITT tenía una fijación también con la Orchestra Raoul Casadei. Quién lo hubiese dicho. Desde que llegamos a Romaña no parábamos de escuchar todos sus grandes éxitos, desde Romagna mia a Romagna e Sangiovese y Romagna Capitale. A Minerva y el menda nos pareció de repente estar en una fiesta de pueblo de antaño, comiendo piadina, mortadella y squacquerone, bañados por litros de Sangiovese y bailando interminables temas de liscio hasta consumir la suela de los zapatos. 

Sin embargo, ese aire de alegría nostálgica, o saudade específicamente romañola si se quiere, que nos propinaba KITT a través de todos los vinilos del bueno de Raoul Casadei, que en paz descanse, no era nada más que un intento de esconder su profunda inquietud con lo que estábamos viendo y oyendo en Italia. La situación, efectivamente, no era para tirar cohetes, lo habíamos entendido, también Minerva y yo, a pesar de los litros de spritz. “Vayamos al corazón de la bestia”, sentenció a la mañana siguiente nuestro coche fantástico sin explicar mucho más. Creo que quiso darse y darnos el golpe de gracia. 

Dejamos así Santa Sofia y bajamos por el valle del Bidente. Al pasar por Civitella di Romagna, de repente, se paró en seco. “Aquí nació Nicola Bombacci”, nos explicó. “En la primera posguerra le llamaban el ‘Lenin de Romaña’. Cuando era líder de los socialistas, escribió incluso un proyecto de constitución de los Soviet en Italia. ¿Sabéis dónde acabó dos décadas después?”. Minerva, que de líos y peleas de dioses sabía más que Wikipedia, pero que de política italiana, de ayer y de hoy, estaba aprendiendo en este viaje, le dijo sencillamente que no hiciese preguntas retóricas y que fuese al grano. “Pues en la década de los treinta se hizo fascista y siguió a Mussolini hasta la República de Saló. Los partisanos le fusilaron en abril de 1945 y le colgaron por los pies en la plaza Loreto de Milán. junto al Duce y su amante, Claretta Petacci, debajo de un cartel que ponía ‘supertraidor’”. En el pueblo nadie parecía acordarse de él y las principales calles estaban dedicadas a Giacomo Matteotti, Antonio Gramsci, Palmiro Togliatti o los mártires partisanos. 

En la década de los treinta se hizo fascista y siguió a Mussolini. Los partisanos le fusilaron en abril de 1945 y le colgaron por los pies debajo de un cartel que ponía ‘supertraidor’

A la altura de Meldola, tomamos la carretera que nos llevaba al valle del río Rabbi. Pasamos debajo de la Rocca delle Caminate, residencia veraniega de Mussolini, y seguimos hasta Predappio, su pueblo natal. En realidad, el pueblo que estábamos cruzando fue edificado por el régimen fascista: una serie de calles con casitas bajas, un cine, una gran avenida y al fondo una plaza muy amplia con una iglesia a un lado y la Casa del Fascio, ahora abandonada, al otro. 

Antigua casa del fascio en Predappio. 

Antigua casa del fascio en Predappio. 

“El viejo pueblo queda más arriba: ahora lo llaman Predappio alta porque está en la ladera de esa colinita”, seguía explicándonos KITT, mientras mirábamos desde la ventanilla. “¿Y eso?”, pregunté al ver una tienda de souvenirs abarrotada de banderas italianas y extrañas quincallerías. “Aquí vienen muchos nostálgicos del régimen y neofascistas de toda Europa para visitar la tumba del Duce. Y, de paso, se llevan un recuerdo: una estatuilla de Mussolini, una camiseta con la cruz céltica o el lema credere obbedire combattere. Incluso el vino del Duce”, contestó sin inmutarse. “Desde el edicto de Teodosio, los romanos prohibieron el paganismo, y a mí y a los míos nos convirtieron en parias, cuando antes lo habíamos sido todo. No se podía ni rezar a los lares y los penates en tu propia casa. ¿Cómo es posible que con la Constitución italiana de 1948 y las leyes que condenan como delito la apología de fascismo se permita esto?”, preguntó Minerva que nos estaba demostrando que no había perdido ni un minuto para ponerse al día. “Espérate”, le dijo KITT, “ahora viene el plato fuerte”. 

Paramos un poco más adelante, en las afueras del pueblo, donde está el cementerio. A la sombra de la medieval iglesia de San Cassiano, se encuentra la cripta de la familia Mussolini. “¿Podemos pasar?”, le preguntamos a una señora que estaba en la puerta. “Adelante”, nos contestó con cara de pocos amigos. Quizás le pareció extraño ver por ahí a una diosa, al menda y a un coche sabelotodo. Bajamos unas escaleras acompañados por un señor que vestía una indefectible camiseta negra. Ahí estaban las tumbas de todos los miembros de la familia Mussolini. “Todos no”, nos corrigió ese peculiar Caronte que nos vigilaba. “Edda está en Livorno”. La primogénita del Duce prefirió ser enterrada con su marido, Galeazzo Ciano, después de que su padre le mandase fusilar como traidor en 1944. “Se entiende”, comentó KITT. A la derecha, un gran careto de mármol blanco entre dos fascios litorios nos confirmaba que ahí debajo, en ese ataúd cubierto por banderas italianas y flores frescas, se encontraba la tumba de Mussolini. “¿Sabéis que los restos acabaron aquí solo a finales de los años cincuenta?”, nos sorprendió Minerva. “Los partisanos lo enterraron en una fosa común en Milán tras haberlo expuesto en piazza Loreto. El día de la Pascua de Resurrección del año siguiente, unos fascistas lo sustrajeron y lo mantuvieron durante unos meses escondido en villas y conventos, para dejarlo finalmente en un armario del monasterio capuchino de Cerro Maggiore. Ahí se quedó hasta 1957”. “¿Y esto cómo lo sabes?”, le pregunté. “Yo también leo Wikipedia, corazón”. 

Mientras tanto, había bajado una familia. Parecía gente normal, la verdad, más allá del mal gusto en el vestir. El padre le estaba sacando una foto a sus hijos, mientras les decía todo orgulloso: “Recordad este momento. Estáis delante del más grande hombre que Italia ha parido”. Nos pusimos a curiosear el libro de visitas. La media era de casi un centenar de firmas y mensajes por día. “Querido Duce, después de nueve años volvemos a verte. Tus enseñanzas siguen vigentes. Te llevamos siempre en nuestro corazón”, dejó escrito una pareja de franceses unas horas antes. “Ojalá volvieses”, escribió otro. “Has sido el único que hizo Italia grande y respetada en el mundo”, apuntó un tercero. Habríamos podido seguir horas y horas leyendo, pero el Caronte de Predappio quería ir a comer y nos invitó a salir. KITT estaba agotado. “Pero, hijo, no puedes tomar como muestra de lo que piensan los italianos los que visitan la tumba de Mussolini”, le dije para intentar animarlo. “Si ibas al Valle de los Caídos hasta hace dos telediarios, habrías concluido que en España seguían gobernando los franquistas”. Silencio. Minerva se puso a silbar Up Patriots To Arms, de Franco Battiato.

Retomamos nuestro viaje y subimos el valle del Rabbi. A la altura de Premilcuore nos metimos en carreteras estrechas y empinadas que nos llevaron hasta el puerto La Calla. Estábamos a unos 1.200 metros en la cresta de los Apeninos entre la Romaña y la Toscana, hacía frío y no había nada ni nadie. Menos aún un bar abierto. “¿Y cómo nos tomamos unos spritz?”, pregunté incrédulo. “Ahora toca ayuno y penitencia”, contestó KITT. “Y mañana, recién levantados, nos vamos por los senderos de lo partisanos hasta llegar al monasterio de Camaldoli”. Al no tener alternativas, Minerva y yo hicimos de tripas corazón. El camino era precioso, la verdad: entre hayas y pinos, a veces se podía vislumbrar el panorama con las florestas casentinesas a los pies y el embalse de Ridracoli a lo lejos. El monasterio estaba inmerso en el bosque. KITT quiso visitar la pequeña iglesia y se quedó un rato largo admirando la ermita de San Romualdo que hace mil años se instaló aquí y dio cobijo a quien quisiera hacerse ermitaño. “Me da que está teniendo su primera crisis mística”, me susurró al oído Minerva, mientras esperábamos a KITT degustando los licores de los monjes. 

Lago de Ridracoli y las florestas del Casentino. 

Lago de Ridracoli y las florestas del Casentino. 

“Vayámonos al litoral adriático”, solté cuando apareció nuestro coche fantástico, cada vez más ensimismado. Aceptó a regañadientes solo cuando le puse Ciao mare, de Raoul Casadei. En Rímini visitamos el museo dedicado a Federico Fellini, pero ni las bromas de Alberto Sordi en I vitelloni ni las imágenes de Marcello Mastrioianni y Anita Ekberg en la fontana de Trevi consiguieron sonsacarle una sonrisa. Al contrario, se quedó casi todo el tiempo en la sala dedicada a Amarcord, donde Fellini retrata a su manera la Rímini de los tiempos del fascismo. “Dios, a este le está dando una depresión del copón”, comenté preocupado. Propuse pues ir a cenar con Francesco, un buen amigo sanmarinés: las tagliatelle al ragú que nos zampamos y el par de litros de Sangiovese que nos pimplamos habrían reanimado incluso a un zombie. Pero no, lo máximo que conseguimos fue que KITT se pusiese ñoño cuando Francesco nos contó que en la República de San Marino gobernaba aún la Democracia Cristiana. “Buenos tiempos aquellos”, se le escapó a KITT, pensando en Andreotti, Forlani y Cossiga. Todo se vino abajo cuando empezamos a hablar de la situación política actual. “¿Y deberíamos pararle los pies a Meloni y Salvini con este?”, nos dijo Francesco cuando pasamos delante de un cartel electoral del Partido Democrático con el careto de Enrico Letta. Se hizo una vez más el silencio. Paramos en el primer bar y pedimos unos gin-tonics: necesitábamos algo fuerte. “¿Y tú, Giulia, qué opinas?”, le preguntó Minerva a la novia de Francesco. “He votado tres veces en toda mi vida”, contestó ella. “¿Y esta vez?”, repreguntó KITT. “No lo tengo claro. Al fin y al cabo, no sirve de mucho”.

El padre le estaba sacando una foto a sus hijos, mientras les decía todo orgulloso: “Recordad este momento. Estáis delante del más grande hombre que Italia ha parido”

Al día siguiente, cuando nos despertamos, KITT había leído ya todos los periódicos. Meloni acababa de publicar unos vídeos para la prensa extranjera, donde decía que era una buena chica atlantista y europeísta, Salvini seguía repitiendo que con él no llegarían más inmigrantes y los italianos pagarían menos impuestos y Berlusconi soltó que si ganaba la derecha harían una reforma presidencialista, y que Mattarella debería dimitir al instante. Además, los últimos sondeos le daban una amplia mayoría absoluta a los amigos de Putin, Le Pen y Orbán. Incluso no descartaban la posibilidad de que llegasen a tener los números para reformar la Constitución sin pasar por un referéndum. “Si la gente mínimamente progresista no va a votar, esto se convierte en Hungría en tres, dos, uno…”, soltó desesperado nuestro coche fantástico. Cómo no darle la razón.

“Llevémoslo de excursión para que se le despeje la cabeza y piense en otras cosas”, propuso entonces Minerva. Decidimos ir a Urbino. Cuando bajamos por el parque de Albornoz hacia el centro de la villa, nos dimos cuenta de que había una feria medieval. Pedimos inmediatamente unos spritz sui generis que un simpático milanés preparaba sustituyendo el Aperol con un brebaje dulzón de uvas que, según él, era exactamente el que bebían los antiguos romanos. Nos sentamos en las escaleras del majestuoso Palazzo Ducale, residencia allá por el siglo XV de Federico da Montefeltro. 

KITT se reanimó al leer la historia de esos antiguos ducados y condados, las batallas entre los Malatesta de Rimini y los Montefeltro de Urbino, las incursiones de los florentinos y los milaneses, los intentos del Papa por anexionarse toda la región. “En Urbino nació Raffaello”, nos explicó. “Y Piero Della Francesca trabajó aquí”. Sin embargo, su cara cambió de repente cuando vio en las paredes del palacio un sinfín de DUX esculpidos en la piedra. Aunque la razón se debía sencillamente a que Federico da Montefeltro se dejaba llamar dux por los suyos, para KITT aquello era un mal presagio. “Mussolini nos persigue”, comentó. “Tú has querido ir a visitarle en su cripta”, le espetó Minerva, ya cansada de todo ese rollo. 

Palazzo Ducale y catedral de Urbino desde el parque Albornoz.

Palazzo Ducale y catedral de Urbino desde el parque Albornoz.

La visita a la iglesia de San Domenico no mejoró las cosas. KITT se dejó engatusar por un misionero que llevaba 40 años viajando a Uganda con la misión creada por Don Vittorione, un exempresario véneto, llamado Vittorione por sus dimensiones, más de 200 kg, que quiso ayudar a un pueblo del interior del país. “Vente con nosotros. Te cambiará la vida”, le dijo. “¿Un coche puede ser misionero?”, le preguntó. “La fe no pone límites. Puedes ser el coche de la Providencia”, le contestó aquel. En la hora siguiente, KITT no dijo ni mu: mientras paseábamos entre las callejuelas de Urbino, estuvo leyendo y releyendo el folleto que le dio el misionero. “La crisis mística está empeorando”, me susurró Minerva. 

En cuanto nos pusimos en marcha, KITT nos metió en un verdadero tour de force para ver todas las principales iglesias de la zona. En Gubbio, tras dar un vistazo al majestuoso Palazzo dei Vicari y el Palazzo Ducale, que se hizo construir Federico da Montefeltro cuando anexionó la ciudad umbra, se quedó atónito mirando los frescos antiguos de la iglesia de San Domenico. Para poder verlos iluminados durante tres minutos había que insertar una moneda de un euro: la tontería nos costó unos veinte euros. Parecía que se había aficionado al santo en cuestión tras el encuentro con el misionero. En Città di Castello quiso subirse al campanario cilíndrico de la catedral de los Santos Florido y Amanzio. En Sansepolcro, se pasó por lo menos un par de horas en la basílica de San Giovanni Evangelista, que según la tradición fue fundada en 1012 cuando los santos Egidio y Arcano trajeron desde la Tierra Santa las reliquias del Santo Sepulcro. De ahí el nombre de la pequeña ciudad natal de Piero Della Francesca. 

En Arezzo, patria de Petrarca, fue el apoteosis. Antes nos obligó a arrodillarnos debajo del crucifijo de Cimabue en otra iglesia dedicada a San Domenico. Luego, en la Catedral, nos cojimos una tortículis nada desdeñable al estar una hora mirando los frescos del techo de la nave central y las vidrieras de Guillaume de Marcillat. Finalmente, en la basílica de San Francesco hicimos un curso acelerado de simbología cristiana mientras admirábamos el impresionante ciclo de frescos dedicados a la Historia de la Verdadera Cruz, pintados por Piero Della Francesca. Aunque agotador, el misticismo había sacado a KITT de la depresión. Sin embargo, una vez más nos dimos cuenta que todo era muy frágil. 

La iglesia de San Domenico en Arezzo. 

La iglesia de San Domenico en Arezzo. 

Al salir de la basílica nos topamos con una capilla muy distinta. Dos vidrieras representan a los patronos de Trento y Trieste, ciudades “redimidas” del yugo austrohúngaro con la victoria italiana en la Gran Guerra. En un fresco, se apreciaba a un soldado caído, cubierto por la bandera del Reino de Italia, debajo del Cristo Redentor. Todo se había construido a finales de los años veinte, con Mussolini ya en el poder. “¡Cómo pueden ensuciar un lugar de culto con esta bazofia nacionalista!”, explotó KITT. “¡Hala!”, le soltó Minerva. “La religión y la nación son dos caras de la misma moneda, guapo. Lo sabe todo el mundo. Vuelve a la realidad”.

“La religión y la nación son dos caras de la misma moneda, guapo. Lo sabe todo el mundo. Vuelve a la realidad”

Tras todo aquello, decidí tomar el mando de la situación y propuse ir a Anghiari a comer una fiorentina, el tradicional chuletón de Toscana, una delicia para los que no somos veganos. Lo acompañamos con unas setas y un buen Chianti. Desde las murallas de ese pequeño y precioso pueblo, se vislumbraba el valle donde en 1440 se libró la batalla entre milaneses y florentinos que pintó Leonardo Da Vinci. 

El pueblo de Anghiari y el valle donde se libró la batalla de Anghiari en 1440.

El pueblo de Anghiari y el valle donde se libró la batalla de Anghiari en 1440.

Paramos en el único bar abierto para tomar unos spritz y nos pusimos a hablar con una señora mayor. “Salvini ya no da miedo: da risa”, nos dijo apurando lo que quedaba de un helado. “Lo que me preocupa de verdad es el viejo aquel. Ahora quiere reformar la Constitución”. “¿Berlusconi?”, pregunté. “Claro. No quiero ni pronunciar su nombre”. “Pero está más acabado que Puigdemont, ¿no?”, intenté animarla. “No sé, no sé”, nos contestó. “Es como el Diablo, no muere nunca. Y, además, tiene la niña esa que le va a hacer el trabajo sucio. Con lo que hemos vivido en este país, ¿cómo puede ser que los nietos de Mussolini lleguen otra vez al poder?”. KITT pidió inmediatamente una grappa doble, Minerva canturreaba Bandiera bianca de Battiato y yo no pude hacer otra cosa que ponerme de rodillas y pedir que nos fuéramos ya a Grecia. “Ancona está cerca, cogemos un ferry y en unas horas estamos ahí. Ni Mussolinis, ni Berlusconis, ni San Domenicos, ni Federicos da Montefeltro. Solo una Summer on a solitary beach”, les dije. El guiño battiatiano le gustó a Minerva que dijo sencillamente: “Vamos”. 

Además de Julio Iglesias y Nicola Di Bari, descubrimos que KITT tenía una fijación también con la Orchestra Raoul Casadei. Quién lo hubiese dicho. Desde que llegamos a Romaña no parábamos de escuchar todos sus grandes éxitos, desde Romagna mia a Romagna e Sangiovese y Romagna Capitale....

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Steven Forti

Profesor asociado en Historia Contemporánea en la Universitat Autònoma de Barcelona e investigador del Instituto de Historia Contemporánea de la Universidade Nova de Lisboa. Miembro del Consejo de Redacción de CTXT, es autor de 'Extrema derecha 2.0. Qué es y cómo combatirla' (Siglo XXI de España, 2021).

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí