1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

IÑAKI DOMÍNGUEZ / ESCRITOR

“Hoy el macarra fascina más que nunca”

Esther Peñas 16/09/2022

<p>Iñaki Domínguez.</p>

Iñaki Domínguez.

Cedida por el entrevistado

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Macarra. Dicho de una persona: agresiva, achulada, vulgar, de mal gusto; rufián. Así define el diccionario la entrada. Pero más allá de lo semántico, la figura del macarra habita un imaginario con sus propios códigos de conducta, sus cabecillas, sus territorios, sus usos y tipos humanos. El antropólogo Iñaki Domínguez lleva años analizando este fenómeno desde una perspectiva que mezcla lo periodístico, lo cultural y lo mítico. Su última entrega, Macarras ibéricos: Una historia de España a través de sus leyendas callejeras (Akal), profundiza en las diversas modalidades peninsulares, desde los famosos quinquis de Barcelona, pasando por los macarras bilbaínos, la ruta del bakalao levantina, lo salvaje de las Tres Mil Viviendas de Sevilla o los raperos del sur de Madrid.

¿Qué diferencia a los “macarras ibéricos” de los foráneos?

Las similitudes son muchas. Por ejemplo, en ambos casos, se trata de personas que (generalmente) llegan a las grandes ciudades españolas en corrientes migratorias. En los cincuenta y sesenta, se trataba de macarras que llegaban desde el campo o pequeñas ciudades de provincias; desde los noventa, los macarras latinos, africanos, magrebíes, etc., llegan del extranjero, también en busca de una vida mejor. La diferencia es meramente cultural: unos y otros cuentan con rasgos culturales propios de los entornos familiares a los que pertenecen, pero su desubicación en la gran ciudad y su uso de la violencia es el mismo.

Dentro de los ibéricos, ¿cuáles serían los macarras pata negra?

En el ensayo, me centro en las grandes leyendas callejeras. Digamos que los grandes macarras “pata negra” serían aquellos de los setenta y los ochenta, épocas del boom de la delincuencia autóctona y expansión de la identidad macarra y quinqui por vía del cine, los medios, la música, etc.

Películas como Deprisa, deprisa, El pico, La estanquera de Vallecas… ¿entronizaron el macarrismo?

Sin duda, y también la delincuencia. Aunque se le llame “cine quinqui”, casi habría que llamarlo “cine macarra”, puesto que muchas de estas películas se centran más en macarras que en quinquis; sobre todo en el caso de Eloy de la Iglesia. No es de extrañar, este director se centra en Madrid, el gran feudo del chulo y macarra español. Estas películas se tornaron verdaderos éxitos de taquilla, a la vez que clásicos instantáneos, por lo que la delincuencia en ellas retratada llegase a ser romantizada e idealizada. Un hecho es que muchos macarras y delincuentes callejeros se vieron espoleados por tales películas.

¿Cuáles eran los objetivos principales del camorrismo que empleaban?

Reafirmar la propia identidad en un entorno duro y hostil como es la calle. También puede servir para atemorizar, explotar, extorsionar, provocar admiración y respeto. Puede, incluso, ser una herramienta muy eficiente para ligar con el sexo contrario. Las chicas más guapas del mundo macarra siempre tienden a mantener relaciones con los tipos más duros de sus respectivos barrios. En definitiva, es un medio para obtener estatus entre ciertos segmentos sociales.

Los Brujos, los gitanos de Acropol, los Mini-Brujos de Vicálvaro, los vallecanos… ¿los distintos grupos se respetaban entre ellos?

La hostilidad más importante entre diversos grupos callejeros se daba entre barrios, principalmente en los años setenta y principios de los ochenta. Después, la identidad macarra dejó de estar tan condicionada por la localización concreta y las hostilidades surgieron entre diversas tribus urbanas, al margen del barrio. Se trataba de unas nuevas identidades de alcance global, hostiles unas a otras; una hostilidad que, como en el caso de las pandillas barriales de los setenta, era la base de una diferenciación identitaria. Unos grupos eran hostiles a otros para diferenciarse y lograr una identidad propia.

Digamos que las llamadas “bandas latinas” representan a los nuevos macarras

¿Las bandas latinas han desplazado a las pandillas de las que se nutrían los macarras?

Digamos que las llamadas “bandas latinas” (que, en realidad, no son tan latinas, sino multirraciales, como las pandillas de los ochenta y noventa en España) representan a los nuevos macarras; más globalizados, eso sí, e imitadores de grupos norteamericanos. Hay que decir que ninguna de las principales bandas latinas surge en Latinoamérica. Trinitarios, Dominicans Don’t Play, Latin Kings, etc., nacen todas en Estados Unidos, a pesar de contar con miembros de origen latino. En España pertenecen a ellas españoles, rumanos, magrebíes, latinos, etc.

¿El hortera es la antítesis del macarra?

El macarra puede ser hortera y viceversa. En ningún caso representa uno la antítesis del otro. Sí puede ocurrir que el hortera sea la versión domesticada, hedonista, del macarra, como ocurre con el fenómeno metrosexual, por poner un ejemplo.

De todos los grandes macarras que deambulan en estas páginas, ¿por cuál siente debilidad?

En este libro me interesan, particularmente, los Brujos y Mini-Brujos y la gente de Primera Línea de Falange, entre los que destaca Búfalo, un mítico portero de discoteca, muy amigo de los Miami originales. Él representa una transición desde movimientos políticos de ultraderecha hasta las puertas de discoteca, los cobros de pellas, etc.

¿Cuánto de antisistema hay en ellos?

No se rigen por las normas del sistema, y eso les hace antisistema. Cuando delinquen lo hacen para medrar en el sistema, aunque al margen de sus normas. En ese sentido, hay una contradicción, que es la contradicción a la que están casi abocados por su condición social y falta de estudios.

¿Dónde reside la fascinación que provoca esta figura?

En el hecho de que vivimos vidas higienizadas, desinfectadas, virtuales. Hoy el macarra fascina más que nunca puesto que nos permite asomarnos a una realidad ajena, violenta y dolorosa, pero real. Una forma de experimentar formas de vida propias ya del pasado, quizás.

Hoy el macarra fascina más que nunca puesto que nos permite asomarnos a una realidad ajena, violenta y dolorosa, pero real

¿De qué manera ha cambiado la manera en la que los jóvenes ejercen la violencia?

Hoy los jóvenes están mucho más vigilados: hay cámaras por todas partes, teléfonos móviles, redes sociales... Es más difícil delinquir y ejercer la violencia en el espacio público. Por eso la violencia juvenil es ahora más sofisticada y especializada. Muchos jóvenes están más preparados en artes marciales, MMA, etc. La violencia, en ese sentido, puede ser más eficaz. Pero hay que ser más listo y sutil si uno quiere evitar ser detectado.

¿Qué justifica el uso de la violencia?

Nada, excepto quizás la defensa propia. Aunque este es el código convencional, legal, no el callejero. En la calle, la violencia es justificada de múltiples modos. En la calle la violencia es una forma de socializar, de medrar, de ligar, etc. En ciertos barrios, la violencia está más que justificada por la propia cultura e ideología, que surgen de la base material, de los grupos humanos que habitan dichos entornos y su forma de relacionarse.

¿Cuál es la relación droga-macarrismo?

Es una relación importante y significativa. Todo ser humano se droga, ya sea con tabaco, café, alcohol, etc. El macarra, sin embargo, está más vinculado a los consumos ilegales, puesto que es atrevido, vive en un marco de prohibición, y puede aspirar a lucrarse por medio del trapicheo o el robo (también de estupefacientes ilegales). El macarra y la droga suelen ir de la mano, aunque siempre hay excepciones, o macarras abstemios en todos los sentidos.

Los macarras, ¿es un tipo humano que nada tiene que ver con las mujeres?

Existen las mujeres macarras. Pero, en el caso del macarrismo, sin duda, los grandes ejemplares son masculinos. Esto se debe a que, aunque hombres y mujeres son relativamente similares en su agresividad, en el ámbito de la violencia extrema (hábitat del macarra) los hombres se llevan la palma. Por ello los macarras más visibles son hombres.

Macarra. Dicho de una persona: agresiva, achulada, vulgar, de mal gusto; rufián. Así define el diccionario la entrada. Pero más allá de lo semántico, la figura del macarra habita un imaginario con sus propios códigos de conducta, sus cabecillas, sus territorios, sus usos y tipos humanos. El antropólogo Iñaki...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autora >

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí