1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Estados Unidos

De inflación y resistencias: la cuestión de la vivienda en Nueva York

Los sindicatos de inquilinas defienden cancelar las deudas por rentas de alquiler y avanzar hacia la desmercantilización de la vivienda

Jaime Jover 15/09/2022

<p>Protestas en EE.UU. por la cancelación del pago del alquiler o la hipoteca durante la pandemia. </p>

Protestas en EE.UU. por la cancelación del pago del alquiler o la hipoteca durante la pandemia. 

Diane Krauthamer

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

La economía estadounidense ha entrado en recesión. Ese era el titular generalizado a principios del verano, cuando el PIB del país norteamericano volvía a caer en el segundo semestre de 2022. La paradoja está en que, pese a dos semestres consecutivos de contracción económica y con una inflación desbocada, apenas se ha destruido empleo. En esta tesitura, existen diferencias en el análisis. En lo que sí hay coincidencias, no obstante, es en que la recesión será una realidad en 2023. Entre los factores que explican esta situación se encuentran la crisis de acumulación de capital y la guerra en Ucrania, con el encarecimiento de la energía, lo que ha añadido disrupciones en las cadenas de suministro de todo tipo de bienes –en algunos casos, arrastrando problemas desde la pandemia–, abundando en la escasez en determinados mercados y contribuyendo a dicha inflación. Estados Unidos cerró el segundo semestre de 2022 con un encarecimiento de precios acumulado anual del 9,1%, el mayor en 40 años, a lo que ha respondido la Reserva Federal subiendo los tipos de interés. Si bien el foco se pone en los recientes acontecimientos globales, la inflación también se retroalimenta con factores internos y, entre ellos, cabe resaltar el aumento de los precios de la vivienda. El mercado inmobiliario de Nueva York es un buen ejemplo de esta deriva. En la locomotora económica del país y una de las capitales globales, la vivienda se ha convertido en un campo de batalla. Sin embargo, la situación no es del todo nueva. Para comprender la cuestión de la vivienda en Nueva York necesitamos un breve contexto. 

La propiedad privada, especialmente de bienes inmobiliarios, es un principio clave del “sueño americano” por el que cualquier persona puede adquirir una vivienda sin importar su estrato social. Esta estrategia gubernamental que data de la Guerra Fría pretendía la desmovilización social y era, en cualquier caso, geográficamente desigual. En las grandes ciudades, como Nueva York, una mayoría de la población no ha podido tradicionalmente permitirse comprar una vivienda; se trata de aquellas personas, en muchas ocasiones migrantes, con empleos poco cualificados pero esenciales para la reproducción social del capitalismo. Esta población es el germen de las primeras conquistas en materia de vivienda en otro contexto de inflación de precios relacionado con un conflicto bélico, la I Guerra Mundial. Robert Fogelson narra en The Great Rent Wars cómo el incremento de los alquileres en viviendas con condiciones insalubres en barrios obreros de la Gran Manzana provocó una fuerte organización social por la mejora habitacional. El mayor logro del movimiento fue la política de control del alquiler, que sigue vigente, y por la que buena parte de los arrendadores no puede aumentar la renta libremente en sus propiedades, sino que están sometidos a unos porcentajes anuales determinados por una comisión municipal. Como consecuencia del New Deal tras la II Guerra Mundial también se intensificaron los proyectos de vivienda pública que, a diferencia de España, nunca pasa a manos privadas. La New York City Housing Authority (NYCHA) es actualmente la mayor agencia de vivienda social del país.

Un siglo después nos encontramos con una situación de rápido incremento de precios inmobiliarios, aunque se observan diferencias. En el contexto pandémico los precios cayeron y apenas dos años después se recuperan con virulencia; los apartamentos de renta libre pueden ver incrementado su alquiler hasta un 70%. A la par, tras décadas de neoliberalismo, las políticas de vivienda que protegen a una mayoría social están en regresión, lo que se une a una profunda presión inmobiliaria por la demanda global de grandes fortunas que desean adquirir una vivienda en Nueva York. El precio del alquiler es el más elevado del país, creciendo en los últimos meses hasta alcanzar la mediana los 4.000$ al mes. Por tener una referencia, el salario medio mensual no llega a 6.000$, teniendo en cuenta que existe una diferencia abismal entre los sueldos en compañías globales y el resto de la población, sobre todo aquella con trabajos precarios. El resultado es que los estratos de las clases medias no pueden permitirse comprar una vivienda, mientras que las clases trabajadoras, todavía en su mayoría migrante, destinan más de la mitad de sus ingresos a pagar el alquiler. A este contexto ha contribuido que el número de apartamentos con control del alquiler se haya reducido desde los noventa, cuando el ayuntamiento permitió que muchos propietarios abandonaran el programa a través de diferentes vías. No obstante, se calcula que un 42% del inquilinato todavía tiene la renta estabilizada, siendo el último dique de contención ante la rápida escalada de precios. 

La propiedad privada, especialmente de bienes inmobiliarios, es un principio clave del “sueño americano”

La defensa del control de precios del alquiler es una batalla que se libra en varios frentes. De un lado, en el campo mediático, los lobbies de propietarios argumentan que la renta que reciben no alcanza para mantener los edificios en condiciones óptimas de habitabilidad en un contexto de inflación. Unos propietarios que siempre aparecen como familias de clase media con una segunda vivienda que arriendan para tener ingresos extra. Ahora bien, la mayoría de los propietarios de viviendas con control del alquiler tienen más de 60 edificios (cada uno con varias viviendas). En el pico de la burbuja inmobiliaria previo al crac de 2008, varios fondos de inversión adquirieron 90.000 viviendas con el alquiler controlado. Los pequeños propietarios existen, pero son una minoría. De otro lado, se encuentran las prácticas que sufre el inquilinato en apartamentos con renta controlada. Existen denuncias por falta de reparaciones, plagas de insectos y roedores, propietarios que se niegan a firmar o renovar contratos con arrendatarios –especialmente con familias migrantes, aprovechándose de que no tienen lazos familiares en el país o no hablan bien inglés–, o propietarios que ocultan que el arrendamiento tiene el precio controlado por ley, exigiendo precios de mercado.

El mayor logro fue la política de control del alquiler, todavía vigente, y por la que buena parte de los arrendadores no puede aumentar la renta libremente en sus propiedades

Las malas prácticas de los arrendadores, que no siempre se limita a los apartamentos con alquiler controlado, se solapa con otras, como el robo de escrituras. En febrero hubo un caso sonado en el barrio de Crown Heights en Brooklyn que sirve de ejemplo. El modus operandi es el siguiente: abogados buscan a propietarios en apuros económicos, normalmente personas mayores racializadas e incluso analfabetas, en zonas tradicionalmente poco atractivas para el mercado inmobiliario que ahora se gentrifican con velocidad. Estos abogados ofrecen a esas personas dinero en efectivo inmediato que deben devolver con bajos intereses donde la vivienda es la garantía. Sin embargo, los contratos que se firman no son créditos, sino compraventas. Una vez consumado el delito, el abogado revende la propiedad a un tercero, que se ampara en que compró de buena fe. El caso en cuestión, todavía en los tribunales, fue sonado gracias a la campaña contra el desalojo de una familia muy arraigada en el barrio que organizaron el Sindicato de Inquilinas de Crown Heights y el Brooklyn Eviction Defense. La estrategia incluyó varias personas 24 horas al día durante un mes en la puerta de la vivienda para evitar un eventual desalojo hasta que una resolución judicial paró el procedimiento para investigar el robo. Otros casos, en cambio, no han tenido tanta suerte. De hecho, en números generales, en la ciudad existen 200.000 procesos de desahucio y se calcula que 685.000 inquilinos deben renta. Cuando mucha gente se está todavía recuperando de la crisis del covid-19, las personas sin hogar están creciendo. 

La mayoría de los propietarios de viviendas con control del alquiler poseen más de 60 edificios (cada uno con varias viviendas)

La situación empeora si atendemos a las políticas del nuevo alcalde. Demócrata y ex capitán de policía, Eric Adams ha lanzado una campaña para eliminar los campamentos de personas sin hogar, criminalizando al colectivo. Al mismo tiempo, la comisión municipal que gestiona los precios de los apartamentos con renta estabilizada ha acordado subidas de entre el 3,25 y el 5%, amparándose en que los propietarios tienen derecho a un incremento a causa de la inflación y la pandemia. NYCHA es el siguiente frente; hace poco ha salido a la luz un plan para su privatización. La solución gubernamental es seguir produciendo vivienda bajo la premisa de que, aumentando la oferta, bajarán los precios. Pero la vivienda no es una mercancía cualquiera y la prueba de que construir más no funciona es que, a pesar de los esfuerzos en los últimos años, los precios siguen al alza, especialmente en el contexto actual. Así, los sindicatos de inquilinas defienden cancelar las deudas por rentas de alquiler y avanzar hacia la desmercantilización de la vivienda. La renta limita un derecho fundamental y, además, bajo principios liberales, es una ganancia no productiva de los arrendadores: es un dinero que reciben por el que no han trabajado para ganarlo. El movimiento por el derecho a la vivienda en Nueva York sigue luchando por un acceso universal a este bien básico en nuestras vidas, siendo más necesario que nunca a las puertas de otra recesión.

—-------------------

Jaime Jover es doctor en Geografía e investigador Postdoctoral en Estudios Urbanos en The Graduate Center, City University of New York.

La economía estadounidense ha entrado en recesión. Ese era el titular generalizado a principios del verano, cuando el PIB del país norteamericano volvía a caer en el segundo semestre de 2022. La paradoja está en que, pese a dos semestres consecutivos de contracción económica y con una inflación desbocada, apenas...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Jaime Jover

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí