1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Adelanto editorial

España 78: del Lute al Coletas

Prefacio del director de CTXT al libro ‘Medios y cloacas’, de Pablo Iglesias

Miguel Mora 3/09/2022

<p>Eleuterio Sánchez, El Lute, detenido en 1973 en Sevilla tras su fuga del penal del Puerto de Santa María.</p>

Eleuterio Sánchez, El Lute, detenido en 1973 en Sevilla tras su fuga del penal del Puerto de Santa María.

EFE

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Si es usted una persona afortunada y todavía no ha cumplido cuarenta años, probablemente se estará preguntando quién demonios es El Lute. Por si acaso, pasen los viejunos al siguiente párrafo y hagamos un poco de memoria: Eleuterio Sánchez fue un delincuente mítico que copó titulares, portadas y programas de radio en los años sesenta y setenta. Nacido en 1942 en una chabola de Salamanca, hijo de una mujer sorda, El Lute fue un paupérrimo robagallinas de la etnia de los mercheros que se hizo célebre no tanto por sus robos o asesinatos (mató al vigilante de seguridad durante un atraco a una joyería en Madrid) como por su amor a la libertad. Condenado a muerte por el franquismo, mostró una insólita capacidad para escapar de calabozos y cárceles y para escabullirse de la Guardia Civil y de la Policía, y eso le convirtió en el enemigo público número uno, hasta el punto de que complementó o sustituyó al Coco y al Hombre del Saco en el imaginario de los niños que no querían dormirse. Algunos padres y madres de esa época amenazaban a sus hijos diciéndoles que si no se iban a la piltra llegaría El Lute y se los llevaría.

Finalmente, Eleuterio Sánchez fue detenido en 1973, y padres y niños volvieron a roncar tranquilos al verlo reaparecer en los periódicos, rodeado de policías sonrientes. El régimen conmutó su pena de muerte por treinta años de prisión, y El Lute acabó haciéndose escritor y abogado, ganó un disco de oro por la canción que le dedicó el grupo alemán de música disco Boney M., y fue indultado y rehabilitado en 1981 por el gobierno de Calvo-Sotelo.

Paradigma del perseguido, acosado, apestado, capaz de encarnar los miedos y los odios (y también la envidia) de una sociedad entera durante años, una figura como la de El Lute no se ha repetido a menudo en la historia de España, aunque el pueblo gitano lleva quinientos años siendo objeto de esa manía persecutoria. Pero es probable que, en los últimos sesenta o setenta años, la única persona que haya vivido una persecución tan feroz y continuada como la que sufrió El Lute sea el autor de este libro.

Sin haber robado ni asesinado a nadie, Pablo Iglesias ha conseguido superar a su admirado Eleuterio al menos en la cantidad de recursos públicos y privados empleados en su contra. En la jauría humana que ha tratado de convertirlo en el enemigo del pueblo durante los últimos seis o siete años, han participado periodistas, jueces y fiscales, ministros del Interior, policías, guardias civiles y jefes de seguridad privada, locutores de la mañana y de la tarde, asociaciones de la prensa y de víctimas del terrorismo, presidentes y expresidentes del Gobierno con y sin las manos manchadas de cal, altos y medianos directivos del IBEX, hordas de fachas exaltados en actitud de acoso permanente, comisarios retirados y en activo, directores y columnistas de medios de comunicación serios y de baratillo, telediarios públicos y concertados, alcaldesas aficionadas a las magdalenas, corruptas presidentas de la Comunidad de Madrid, la DEA, la UDEF, la CEOE, Marcos de Quinto, Mario Vargas Llosa…

El Régimen del 78 desplegó durante años todos los recursos a su alcance para conseguir que odiáramos al Coletas

Para qué seguir. Digamos, por abreviar, que el Régimen del 78 desplegó durante años todos los recursos a su alcance para conseguir su objetivo: que odiáramos al Coletas. El paroxismo de esta técnica de inyección de odio colectivo se alcanzó probablemente con aquella frase de Pedro Sánchez, quien, en una entrevista de campaña electoral a Antonio García Ferreras, afirmó, el 20 de septiembre de 2019, que “no podría dormir por las noches, como el 95% de los españoles”, si Podemos llegara al Gobierno. Del Lute al Coletas.

Lejos de presentarse él mismo como víctima, Iglesias ha soportado ese destino de apestado/privilegiado con una sonrisa irónica y unos modales exquisitos. Es verdad que, a diferencia de El Lute, no ha estado solo en el camino, pues ha tenido el apoyo de miles de militantes y de millones de votantes que no se dejaban llevar por el pánico de las élites a Podemos y que lo apoyaban –cada vez en menor número– en cada elección a la que se presentaba. Así, entre pactos, navajazos, escisiones, bulos, acosos y plebiscitos, Iglesias se convirtió primero en la cara más popular de la “nueva política” surgida de las plazas del 15M, luego en el primer líder de izquierdas que amenazaba seriamente la hegemonía del Partido Socialista, y finalmente en el vicepresidente del primer gobierno socialcomunista que ha habido en España desde 1936.

No parece mal balance para un profesor sin plaza de Ciencias Políticas, criado entre Soria y el Puente de Vallecas, hijo de una familia activista, hermano de las juventudes del PC, sobrino de las becas Erasmus y de los centros sociales de Bolonia. Seguramente la mejor prueba de que su paso por la política ha sido más importante de lo que se dice es que, el día que Iglesias se retiró al perder las elecciones a la Comunidad de Madrid, sus enemigos sonrieron con una cara de satisfacción que recordaba mucho a la que pusieron los policías que detuvieron a El Lute aquella noche de 1973 en Sevilla. La pieza mayor había caído. La cacería había terminado. Ganan, otra vez, los buenos.

Pues resulta que no. O no del todo. Este libro, que reúne sus textos sobre medios de comunicación y política escritos durante los últimos quince meses, demuestra que Iglesias resiste en su batalla contra los buenos. Desde que dejó la política activa, con la libertad de no deberse al Gobierno, PIT ha pasado a ser un analista y comunicador pedagógico, macarra a ratos y casi hiperactivo, y ha tratado de influir en tres grandes asuntos: explicar las razones por las que la democracia española está lejos de ser una democracia plena; contarle a la gente que las élites están en guerra contra los trabajadores y por qué van ganando esa guerra, y mostrar que los medios de comunicación (varios de ellos apoyados/utilizados por las cloacas policiales y judiciales) son las herramientas no electas que usan las derechas y el poder económico para marcar la agenda, vencer la batalla cultural, anular toda disidencia real y, si llega el caso, decidir, usando los bulos y otras formas de guerra sucia, quiénes pueden y deben gobernar los países.

Si hay un antes y después de la entrada de Iglesias en la política, también habrá, probablemente, un antes y un después de su regreso al mundo de la comunicación. Sus intervenciones en Ara, Gara, Rac 1, CTXT, la Cadena SER y La Base, el pódcast que dirige en Público, son seguramente las más vistas, leídas y comentadas de cuantas emiten –emitimos– los medios y comentaristas de izquierdas. Sin necesidad de acudir a las televisiones, donde me temo que está ya vetado para los restos –bienvenido al club–, Iglesias ha creado/ amplificado un espacio alternativo de debate, análisis y, sí, periodismo, donde se exponen sin tapujos las miserias que silencian cuanto pueden muchos medios “progresistas” que se autoproclaman guerrilleros del “periodismo a pesar de todo”, mientras ingresan cada año millones de euros en publicidad del IBEX y de los organismos públicos estatales, autonómicos y locales, sin importarles el color de quienes los regentan ni lo corruptos que sean.

Esa tarea de galvanización y estímulo de un público harto de que el periodismo sea una estafa, lo contrario de lo que debe, predica y promete ser (un servicio público); esa forma de llegar con la palabra y el sustento de los hechos a tanta gente que se siente timada por los medios tradicionales, por las televisiones y las radios mainstream, es fundamental para tratar de sanear y equilibrar un espacio mediático dominado por bancos, fondos buitre, eléctricas, la Conferencia Episcopal y otras grandes transnacionales que imponen, como una gota malaya y en todos los horarios y formatos, su agenda reaccionaria, ultraliberal y, si hace falta, también trumpista.

La concentración de la propiedad de los medios en unas pocas manos (Grupo Planeta, Mediaset, PRISA, Vocento, Prensa Ibérica…) es una de las marcas indelebles del artefacto mediático y político nacido en 1978. Durante décadas, ese sistema-país, que en CTXT hemos llamado la Restauración Corrupta, ha vivido próspero y feliz, sabiéndose o creyéndose tan impune como el gran jefe Juan Carlos I de Borbón y tan intocable como el jefe en la sombra de todos los gobiernos españoles del siglo XXI: Florentino Pérez. Hoy sabemos que aquella ilusión de la Transición modélica se sostuvo en buena parte gracias a la omertà de unos medios cómplices del poder corrupto. Cuando las cosas se pusieron realmente mal con los desmanes financieros del jefe del Estado, el 15M y el surgimiento de Podemos y el procesismo en Catalunya, las cloacas periodísticas, policiales y judiciales acudieron raudas al rescate del primero de los dos pilares que sostienen la armazón entera: el bipartidismo turnista y giratorio PP-PSOE al servicio del IBEX. La otra pata es el duopolio, no menos turnista, erigido sobre la falsaria rivalidad y el pingüe negocio que generan los dos equipos-Estado, Real Madrid y Barcelona (Trampas F.C. vs. Trampes F.C.). Los dos ejes troncales, política y fútbol, han vivido décadas de éxitos y corrupción rampante, dada la inexistencia de reguladores y árbitros dignos de ese nombre, amparados por el 99% de los medios públicos y concertados, y con la colaboración estelar del dúo de televisiones privadas propiedad de dos notorios demócratas: el señor Berlusconi (dos canales) y el señor Lara (otros dos).

Irónicamente, la salida de Iglesias de la política partidista y su entrada, o regreso, al mundo de la información, lejos de calmar a sus enemigos de la derecha y a los medios que se alinean con el PP y el PSOE y presumen de progresistas, ha servido para ponerlos en nuevos, inesperados aprietos. El adjunto a la dirección de Atresmedia, Mauricio Casals –a quien Pedro J. Ramírez apodó El Príncipe de las Tinieblas–, y su mano derecha, Antonio García Ferreras –al que Florentino Pérez llama simplemente “mi hombre”–, piezas clave de la famiglia mediática del Grupo Planeta-Atresmedia, han protagonizado un escándalo cuyos ecos se han podido oír dentro y fuera de España.

La revelación de un viejo audio de Ferreras comiendo con el excomisario Villarejo y otros delincuentes patrióticos, en el que el primero confiesa al segundo que difundió en La Sexta –a un mes de las elecciones de 2016– una información falsa sobre una supuesta cuenta de Pablo Iglesias publicada por el tabloide dirigido por Eduardo Inda –exdirector de Marca al que Ferreras, ex jefe de comunicación de Florentino Pérez, considera su “hermano”–, ha dejado en mal lugar al director de tu televisión de izquierdas y creador del mantra “Más periodismo”, y ha puesto en el disparadero ético a cuantos se han sentado estos últimos diez años junto al manipulador más “habilidoso” (el adjetivo es de Villarejo) del reino. Varios presidentes latinoamericanos y el líder de la oposición de Francia denunciaron el hecho como un gravísimo ataque a la democracia, y el sindicato de Estados Unidos National Writers Union emitió un demoledor comunicado acusando a Ferreras de “corrupción periodística”.

Los reiterados ataques a Iglesias y otros dirigentes de Podemos contienen los elementos básicos que definen la estrategia intoxicadora y paragolpista de las élites mediáticas y el Estado profundo. Las cloacas policiales fabrican un informe falso que acusa a Iglesias de haber cobrado dinero de Venezuela en un insensato paraíso fiscal. Una terminal de las cloacas mediáticas lo publica sin contrastar ni investigar. Al Rojo Vivo difunde el bulo a sabiendas de que es “muy burdo” (es decir, falso) pero llama a Iglesias para que dé su opinión en directo. Los politólogos de extremo-centro que pueblan la mesa de Ferreras lo analizan fríamente, alertan de su gravedad si la cosa se demuestra cierta, pero no se mojan demasiado. Los periodistas de medios “progresistas” habituales de las tertulias del “Padre Antonio” –como es conocido Ferreras entre algunos– comentan que les suena muy raro y quedan como unos campeones del periodismo decente. Los jueces de la cloaca lo miran con lupa y filtran a sus fuentes cloaqueras que van a investigarlo.

El mecanismo del bulo demasiado burdo es imbatible, un win-win para todos menos para la víctima, que, haga lo que haga, queda sin escapatoria. Iglesias se querella contra Inda. Titular. Sube la audiencia de OkDiario. Y la de Al Rojo Vivo. Los medios progres digitales del muy plural entorno Ferreras también se hacen eco: miles, millones de pinchazos para todos. Iglesias pierde el juicio porque la información era “veraz” (dado que se basaba en un informe policial, por mucho que se viera de lejos que era falso) y es condenado a pagar 30.000 euros de costas. Otro titular. Otro triunfo para Inda, Ferreras y los demás. Más audiencia, más publicidad. Y más prestigio, también. OkDiario se da a conocer como un medio que gana querellas y publica información “veraz”. Los programas de La Sexta disparan su rating y la cadena atenúa las críticas del IBEX, que lo acusa de haber promovido a Podemos incluso antes de que existiera Podemos. El Plural, Infolibre y eldiario.es acrecientan su impronta de medios razonables por replicar en prime time a mitómanos como Inda y Marhuenda, mientras sus directores cultivan su marca personal, cobran un salario extra que nunca viene mal y consiguen visibilidad y suscriptores para sus medios. Los politólogos siguen trincando también, pero sin mojarse.

El mecanismo del bulo demasiado burdo es imbatible, un win-win para todos menos para la víctima

El poder de los Ferreras’s Boys no ha hecho más que consolidarse y crecer con los años. Desde que es presidente del Gobierno, Pedro Sánchez ha dado una entrevista tras otra a Ferreras en La Moncloa. El 29 de enero de 2021, la fiscal general del Estado, Dolores Delgado, se reunió a almorzar con Ferreras, Baltasar Garzón y Florentino Pérez, que al parecer andaba inquieto por la ofensiva judicial de los familiares de los miles de ancianos muertos por covid en las residencias madrileñas. Poco después, Delgado fue detectada saliendo de comer en secreto con Inda en un apartamento de Baltasar Garzón, el mismo día que Villarejo salía de la cárcel. Algunos asalariados de la izquierda ferrerista afirmaron que la exclusiva de Willy Veleta acerca de este encuentro, publicada por CTXT, no era siquiera una noticia. OkDiario sostuvo que Podemos espiaba a Delgado. Y Ferreras y sus medios progres miraron hacia otro lado, comprando que Delgado e Inda, que iban acompañados por sus respectivas manos derechas –la de Delgado era Álvaro García, su sucesor al frente de la fiscalía–, se habían citado en el pisito del exjuez Garzón para una entrevista periodística.

Este resumen, quizá demasiado burdo, es trágicamente insuficiente. Pero cierto. O “veraz”, como diría la jueza que absolvió a Inda. El problema es que es complicado saber dónde estamos realmente. ¿Hablamos de las Cloacas del Estado, una mafia autónoma de amigotes malhablados que graban, chantajean, intoxican y se enriquecen por su cuenta y riesgo para que los de arriba les teman, les paguen y les deban favores? ¿O vivimos en el Estado de las Cloacas, y esa mafia multitarea es en realidad un organismo semioficial, una novedosa forma de colaboración público-privada, comandada desde las más altas instancias del Estado por el poder económico y el bipartidismo para que todo el mundo tenga miedo a Villarejo y así todo siga atado y bien atado?

La impunidad con la que hablan, conspiran y se mueven estos personajes de serie B hace pensar más bien en la segunda opción. Y lo más probable es que ninguno de los autores y cómplices de estos crímenes de lesa democracia y lesa libertad de prensa paguen el menor precio por sus mentiras, faltas y delitos. Pero, si queremos ser optimistas, al menos podemos afirmar que algunas caretas están empezando a caer. Los tibios, los cínicos y los que se han aprovechado de la inmundicia para hacerse ricos y famosos están empezando a pasar aprietos en sus pedestales. La gente pide explicaciones a sus influencers favoritos por acudir a La Sexta, les exigen que tomen postura. Es un pequeño terremoto, que de momento solo agita las redes sociales. Y es, en buena medida, mérito de Pablo Iglesias, pues él es una de las poquísimas figuras relevantes del espacio público que se ha atrevido a decirles las verdades a la cara a esos supuestos periodistas de izquierda que aniquilan el prestigio de la profesión entera. Como dice el exvicepresidente en uno de los artículos reunidos en este libro, “si ha existido y existe lawfare en España no es solo contra Podemos; eso es una evidencia. Pero la guerra ilegítima contra una fuerza política que, en lugar de enfrentarse con el Estado, ha tratado de contribuir a su democratización asumiéndolo como terreno ineludible de la acción política, ha revelado mejor que nada la verdadera naturaleza de la derecha judicial, policial, política, mediática y económica española. Aquí no se puede poner como excusa del lawfare una suerte de autodefensa del Estado frente al terrorismo o la secesión de una parte del territorio. En este caso el poder ha mandado un mensaje claro: el Estado es nuestro y solo aceptaremos la democracia si no altera esa relación”.

Espero que este libro contribuya a que cada vez más gente se dé cuenta de que es urgente actuar para cambiar este triste estado de cosas, para exigir un espacio público más sano y transparente, menos mafioso. Las sociedades posdemocráticas necesitan más que nunca un periodismo de servicio público, sin bulos ni cloacas, honesto y ético. Es hora de dejar de creer en los padres de la patria cuando nos dicen que, si no nos dormimos pronto o votamos mal, vendrá El Lute y nos raptará. Por muy poderosos que sean quienes financian la propaganda y promueven la guerra sucia, no debemos olvidar nunca que, cuando El Lute huía por los caminos en busca de su libertad y copaba las portadas y los miedos de la época, el enemigo público número uno no era Eleuterio Sánchez, sino aquel general genocida que dormía plácidamente en El Pardo sobre los 114.000 cadáveres que todavía hoy llenan las cunetas del país.

Ahora, como pasó entonces, nos jugamos la democracia, la memoria y el futuro.

Madrid, 6 de agosto de 2022.

Si es usted una persona afortunada y todavía no ha cumplido cuarenta años, probablemente se estará preguntando quién demonios es El Lute. Por si acaso, pasen los viejunos al siguiente párrafo y hagamos un poco de memoria: Eleuterio Sánchez fue un delincuente mítico que copó titulares, portadas y programas de...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Miguel Mora

es director de CTXT. Fue corresponsal de El País en Lisboa, Roma y París. En 2011 fue galardonado con el premio Francisco Cerecedo y con el Livio Zanetti al mejor corresponsal extranjero en Italia. En 2010, obtuvo el premio del Parlamento Europeo al mejor reportaje sobre la integración de las minorías. Es autor de los libros 'La voz de los flamencos' (Siruela 2008) y 'El mejor año de nuestras vidas' (Ediciones B).

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

2 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. enrbalmaseda

    Sr Mora, siento mucho decirlo, pero las hagiografías no son propias de medios como ctxt, y comparar con El Lute con Iglesias, habilísimo y triunfador agente mediático y político y en cualquier caso todo menos víctima, es un despropósito incomprensible en usted. Y una sugerencia: nada en exceso; lllevamos meses en los que es poco menos que imposible abrir una página de ctxt en la que no parezca la foto destacada de Iglesis, como si ctxt fuera de su popriedad particular y órgano portavoz. Y, por cierto, señalar las muy graves incongruencias entre las palabras y los hechos de Iglesias (una de las principales razones a mi entender del amplísmo rechazo que provoca entre los españoles) se pueden hacer y muy bien desde la izquierda, como, por ejemplo, ese extraño silencio suyo -y de su partido- sobre la abolición en España del impuesto sobre Sucesiones y Donaciones, el arquetipo de acicate para la desigualdad social desde el origen y algo tan extremo que ni Bush ni Trump lograron imponer en la ultracapilista USA

    Hace 28 días

  2. Avila20

    "El Plural, Infolibre y eldiario.es acrecientan su impronta de medios razonables por replicar en prime time a mitómanos como Inda y Marhuenda, mientras sus directores cultivan su marca personal, cobran un salario extra que nunca viene mal y consiguen visibilidad y suscriptores para sus medios". Como suscriptor de eldairio.es e infolibre, también claro de ctxt además de serlo de5W, me parece injusta esa frase. Creo que están equivocando el tiro con el ferrerasgate. El tal Ferreras lo tiene bien merecido, pero terminarán tirando el agua con el bebé dentro. No estamos sobrados de prensa más o menos legible como para que, como sucede en twitter con muchos seguidores de Iglesias, se ataque indiscriminadamente a todo el que no piense exactamente, y subrayo lo de exactamente, igual que nosotros. En fin, señor Mora, lo vamos a pagar y de qué manera. Evidentemente, el artículo me parece muy bueno e interesante más allá de estas precisiones. Salud.

    Hace 1 mes 1 día

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí