1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Editorial

Putin, los especuladores y los precios de la energía

5/09/2022

<p>El precio de la luz.</p>

El precio de la luz.

Malagón

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Los desorbitados precios de la electricidad, el gas y los carburantes amenazan con vaciar no sólo los bolsillos de los ciudadanos y las cajas de las empresas que se dedican a producir y no a especular, sino también con esquilmar las cuentas de los Estados decididos a compensar esa fuga de dinero. Los precios del gas, del petróleo y de la electricidad se han disparado a niveles insoportables, sin que haya aumentado de forma significativa la demanda de cada uno de ellos ni se haya registrado una caída del suministro (al menos de momento) tan notoria que lo justifique. Las explicaciones de que el consumo se ha disparado tras la pandemia no son ciertas: los consumos de gas, luz y petróleo han crecido menos que la actividad económica y están en niveles inferiores a los meses previos al estallido de la crisis del coronavirus.

Pero la subida de precios es tan escandalosa, y tan peligrosa para la actividad económica y para la convivencia social, que por primera vez las autoridades de la Unión Europea han anunciado una intervención de emergencia en el mercado eléctrico y una reforma estructural del sistema que fija los precios de la electricidad. Lo anunció la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, el 29 de agosto, al tiempo que convocaba a los ministros de Energía a una reunión el 9 de septiembre en la que deberá acordarse la primera intervención de emergencia y alcanzar un acuerdo para una reforma completa del sistema.

Esto, si se llegase a cumplir, sería el abandono del principio neoliberal de mercado libre que rige como un dogma inalterable el funcionamiento económico de Europa. Las autoridades europeas o alemanas, que es lo mismo, se negaban hasta ahora a cualquier cambio mínimo que supusiese tocar un pelo al tinglado establecido. Ahora, cuando los precios de la energía están forzando el cierre de muchas empresas en Alemania, claman por hacerlo. Así de mal está la cosa.

El sistema eléctrico creado hace poco más de 20 años ya no vale para lo que estaba pensado, dijo la presidenta de la Comisión. En realidad, no se sabe a ciencia cierta para qué estaba pensado, más allá de llenar los bolsillos del oligopolio eléctrico y de los especuladores financieros. En síntesis, el sistema dejaba todo al arbitrio del mercado. El precio de las materias primas, gas y petróleo se establece de acuerdo con los mercados en los que se compran y venden títulos de futuros, que representan petróleo o gas natural, e incluso así se negocia la compraventa de derechos de emisión para contaminar el planeta, del mismo modo que se invierte en acciones o bonos públicos. Solo hay que hacerse con ellos, esperar o contribuir a que suban y venderlos con la correspondiente plusvalía. “Es el mercado, amigo”. Y es la forma más común de enriquecerse en nuestros días. Luego, con esos precios del gas o del petróleo, los participantes principales de la subasta para establecer el precio de la electricidad, es decir, en España las compañías como Iberdrola, Endesa o Naturgy, apañan un precio con el que logran desproporcionados beneficios. Las tres eléctricas estatales ganaron en el primer semestre de 2022 un 24 por ciento más que el año anterior. En total, 3.548 millones de euros, limpios, descontados los impuestos.

El sistema estaba pensado para forrarse hasta que reventase, y ese momento parece haber llegado. Se aduce que la culpa es de Rusia por invadir Ucrania. Putin es sin duda responsable del inaceptable ataque y la invasión de un país vecino por razones estratégicas y de dominio territorial, y es cierto que la guerra, y las sanciones, pueden llegar a producir un shock de la oferta de gas. Pero este factor, siendo importante, no lo explica todo, porque la formación final del precio procede del mercado, lo mismo que la del petróleo. El mercado lo componen operadores que compran, venden y especulan como en cualquier otro mercado. Esto es así también para los bienes y servicios públicos y de interés básico. Y lo es bajo el dogma del libre mercado. La formación del precio de la electricidad sale de esa subasta artificial, carente de competencia real, donde lo que más pesa es el precio más alto del gas. España y Portugal lograron que en sus países se pusiese un tope máximo al precio de este combustible en las subastas. Ha sido un parche, pero nada más. Lo que las mentes pensantes del liberalismo económico no vieron venir fueron los límites biofísicos del planeta. Muchas materias primas han superado ya los máximos de producción que permiten la geología y comienzan un proceso de caída que, pilotado correctamente, debería durar décadas y permitir una transición ordenada. En vez de eso, la actitud saqueadora del oligopolio energético ve en esta crisis histórica una nueva oportunidad para el abuso, y en el proceso hace esta crisis más profunda y dura de lo necesario, y encima nos priva de los recursos imprescindibles para la transición.

Hasta ahora, las respuestas de las autoridades de la Unión Europea a esta escalada especuladora han sido inútiles, salvo en el caso de España y Portugal con su tímida excepción ibérica. Más que nada han estado plagadas de frases demagógicas o que animan a que en el mercado suba el precio, por ejemplo, cuando han llamado a prepararse para una posible interrupción del gas ruso. No hay nada mejor para un oportunista que ver cómo esto produce una subida inmediata del precio del gas en el que ha invertido.

Una reforma verdadera del sistema debería pasar por establecer y regular los precios en función de los costes reales de generación de la electricidad y no dejarlo al mercado. Si no se hace esto, el problema proseguirá, y los Estados no pueden seguir subvencionando continuamente a los usuarios y empresas para que ese dinero se traslade a las eléctricas o a los especuladores en materias primas, en vez de financiar una transición que ya es ineludible.

Hay otro asunto que no debe dejarse de lado: la reacción de los ciudadanos castigados por este tinglado. No parece que les consuele mucho el argumento de que la culpa es de Putín. En el Reino Unido se ha iniciado una campaña llamando a no pagar el recibo de la luz. En Nápoles la gente está quemando las facturas de la luz en la calle en señal de insumisión. Por anecdótico que parezca, las revueltas y las crisis sociales suelen empezar así. Y no siempre salen en una dirección progresista.

Los desorbitados precios de la electricidad, el gas y los carburantes amenazan con vaciar no sólo los bolsillos de los ciudadanos y las cajas de las empresas que se dedican a producir y no a especular, sino también con esquilmar las cuentas de los Estados decididos a compensar esa fuga de dinero....

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

2 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. enrbalmaseda

    Me sorprende el mensaje implícito del editorial: "Putin (por no decir Rusia) es el culpable y también el mercado" De acuerdo con lo del mercado, mejor dicho, del NO mercado porque s sabido que los oligopilios impiden el mercado porque imponen el abuso de comptencia, pero lo de que Putin es el culpable de la inflación y brutal escalada de precios en la ernegía, es descarad propoganda de USA que los gobenantesde la UE obeden como súbditos . Es en hecho incotestable que durante mcuhas décadas Rusia fue el principal proveedor de petróleo y gas a Europa a precios mucho más beneficiosos que los del resto del mercado y que jamás incumplió sus compromisos. Ha sido la UE con sus sanciones a Rusia que apenas le han perjudicado mientras que para la UE va a suponer un coste de unos 500.000 millones de euros, solo por el aumento del precio del pretroleo y gas, y además un 10% de inflación, que supone que cada ciudadano de la UE (salvo los ricos) perderá el equivalente a un 10% de su sueldo o ingresos. Sugiero a ctxt que dedique más espacio al análisis - además de Rafel Poch, que simepre aporta información contrastada- y debate de esta política antirusa, suicida para la UE y manipulada en Occidente hasta la náusea y extremos nunca vistos, solo comparables a los de la desaparecida URSS.

    Hace 2 meses 18 días

  2. jmfoncueva

    Como no sólo soy caduco, sino que tengo buena memoria, y me crie con una sola cadena de TV, recuerdo muy bien que en "la Oprobiosa" no faltaban los anuncios institucionales, como "Mantenga limpia España" (en serio), "Contamos contigo", que promocionaba los deportes, "Yo también como patatas", que pretendía, supongo, desprenderlas de su inherente vulgaridad, y dejar el marisco para otros que se lo pudieran pagar, y, que es a lo que voy, "Ahorre energía. Aunque usted pueda pagarla, España no puede." Este último se repetía mucho cuando la crisis del petróleo de 1973, y me lo está recordando mucho, por ejemplo, el tema de fondo de este editorial. Yo sigo pensando que sería mucho mejor haber aplicado el artículo 128 de la Constitución hace muchos meses, ya que González y Aznar hicieron en sus respectivos mandatos todo lo contrario y siguen cobrando los réditos de aquella rapiña. Los herederos de los que promovían aquella campaña del 73 ni siquiera son dignos, y se enfundan en corbatas e iluminan cuanto pueden. Que se joda España, indican con sus acciones. Pulseritas, eso sí. Salud, contextatarios.

    Hace 2 meses 19 días

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí