1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

tras la derrota

Volamos muy cerca del sol

Memorias desde el futuro: un relato sobre el plebiscito de salida chileno para los niños del mañana, al ritmo de Scorpions

Daniela Farías 8/09/2022

<p>Pintada en Santiago de Chile durante las protestas de 2019.</p>

Pintada en Santiago de Chile durante las protestas de 2019.

Rocío Mantis / Wikimedia Commons

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Si resultara que una tarde cualquiera, pero de un día no cualquiera, sino del futuro, las generaciones más jóvenes nos preguntaran ¿qué ocurrió de extraordinario el 4 de septiembre de 2022? Les responderíamos: “Pasó que perdimos. Y de una manera rotunda”.

Tras diez años de voto voluntario, el plebiscito de salida del proceso constitucional se hizo con voto obligatorio para decidir si se aprobaba o rechazaba una nueva Constitución y, así, cambiar la impuesta durante la dictadura. Queríamos deshacernos del texto de Pinochet y no lo logramos. No ese día al menos. El rechazo a la nueva Constitución obtuvo el 61% de los votos, mientras que el apruebo logró el 38%.

Los jóvenes del futuro nos mirarían confundidos. “Pero ¿cómo? ¿No habían dejado a Pinochet atrás antes, en octubre de 1988, con el plebiscito del Sí y el No?”. Les aclararíamos que eso no fue más que un pobre apaño. Una zurcidura a un disfraz viejo de mala tela, agujereado entero de balas. Y que ese domingo de septiembre de 2022 realmente creíamos que nos despediríamos de un invierno demasiado largo, que abriría paso a la primavera. Un invierno que había durado cuatro décadas y que a varios les había congelado el corazón. Pensábamos que la cordillera se deshelaría y le devolvería a la gente el agua de sus ríos.

Los días previos a las elecciones, el aire era fresco y llenaba de energía los pulmones. Los huesos anquilosados de quienes habitaban el territorio y de los que se habían tenido que marchar comenzaron a entibiarse y a bailar. Los animales, los primeros. De los Andes bajaron la chinchilla cordillerana y el venado andino. Del Pacífico vino el gato de mar y del cielo, la estrellita chilena, nuestro colibrí. Le siguió el bosque nativo: el ruil, el hualo, el guindo santo, el pitao y el lleuque. Llegaron mujeres y niñes, elles y ellos, los pueblos indígenas. Todos hicimos una gran ronda, distinta a la de San Miguel, esa que algunos habíamos aprendido durante la infancia en dictadura:

Esta es la ronda de San Miguel,

el que se ríe se val cuartel.

Un, dos, tres.

Ahora nos reíamos todos y quienes se tenían que ir eran otros. Nos reíamos alto, como poseídos y enamorados, por lo mismo ciegos. Porque resultó que había gente que no se unió a la ronda, ya que no se sintió invitada, aunque la idea era pasarlo bien, estar mejor.

Si resultara que una tarde cualquiera, pero de un día no cualquiera, sino que, del futuro, las generaciones más jóvenes nos preguntaran ¿qué ocurrió de extraordinario el 4 de septiembre de 2022?, tendríamos que remontarnos a una época a fines de los ochenta. Explicarles que la salida de Pinochet del poder no significó que dejara de ejercer su influencia, a pesar de la condena mundial que recaía sobre él y la dictadura que promovió y lideró, en la que se cometieron violaciones a los derechos humanos de manera sistemática. ¿Cómo fue posible que el fantasma de tanta atrocidad permaneciera con nosotros durante otros treinta años? Antes de irse, él y sus secuaces se aseguraron de dejarnos un libro envenenado: la Constitución de 1980.

Antes de irse, Pinochet y sus secuaces se aseguraron de dejarnos un libro envenenado: la Constitución de 1980

Para explicarles a esos niños y jóvenes del porvenir cómo este libro envenenado pudo sobrevivir tantas décadas, deberíamos recordar cómo se hizo. Fue en dictadura, elaborado en secreto, de espaldas a la ciudadanía y sin la inclusión de la disidencia, perseguida y desaparecida. Un texto que fue ratificado a través de un plebiscito fraudulento que careció de las mínimas garantías electorales y que desconoció el respeto básico de las libertades de participación política. Un compendio de artículos que le garantizaba a Pinochet y a los suyos seguir cometiendo fechorías, amparados por la ley del Estado. Empresarios, militares y políticos, que avalaron muertes, torturas, violaciones, persecuciones y crímenes brutales, pudieron continuar, gracias a ella, con sus chanchullos. Ocupar cargos públicos y, por su puesto, hacerse cada vez más ricos a costa del pueblo y de la naturaleza.

Durante demasiados años, el país fue repartido entre unas cuantas familias. Los Piñera, los Saieh, los Yarur, los Fontbona, los Lerou, los Angelini, los Paulmann. Esto, en cuanto a los ultrarricos, dueños del patrimonio más grande de América Latina. También estaban los Matte, los Larraín, Chadwik, los Errázuriz, los Echeñique, emparentados con los Piñera.  Todos juntos como hermanos habían construido un sistema cerrado perfecto de protección y colaboración. Incluso se permitían tener alguna oveja negra de la familia que hiciera de artista, cineasta, intelectual o escritor consciente y culposo de su privilegio, pero que no le impedía aprovechar estas redes.  

No había que ir muy atrás en sus árboles genealógicos para descubrir que todos eran medio primos. Asistían a los mismos colegios, iban a las mismas fiestas y luego eran ubicados en alguna empresa o cargo político. A ninguno de estos espacios habíamos sido invitados. Se casaban entre ellos, por supuesto. Así, durante años y años, la concentración del patrimonio en estas familias era un reflejo de la desigualdad que existía en la sociedad chilena.

Una tarde del futuro, bajo un cielo algodonado, les diríamos a esos jóvenes detectives que nos vinieron a golpear la puerta que todo empezó en octubre de 2019. Cuando unos estudiantes como ellos decidieron saltar un torniquete del metro para evadir el pasaje. Se perdieron vidas y ojos. Gente fue golpeada y encarcelada, pero, finalmente, al año siguiente, en octubre de 2020, aún bajo el gobierno del rey loco, Piñera, tuvimos un plebiscito para decidir si queríamos tener una nueva Constitución, que dejara atrás la hecha antidemocráticamente por aquellos mismos que habían bombardeado la Moneda.

Y ahí pasó que sí ganamos. Entonces vino el tema de cómo nos organizaríamos para redactar el texto. El órgano encargado de escribirlo se llamó Convención Constitucional, y su primera presidenta fue la lingüista Elisa Loncon, mujer y mapuche. Esta comisión tenía participación popular y estaba integrada completamente por personas elegidas especialmente para esto. Pero lo más bonito fue la paridad. Por primera vez en la historia del mundo, una Constitución estaba escrita por igual cantidad de hombres que de mujeres. Y con escaños reservados para los pueblos originarios. Para las feministas fue emocionante. El movimiento tenía puesto sus ojos en Chile, así como los de todos aquellos defensores de la democracia.

Por primera vez en la historia del mundo, una Constitución estaba escrita por igual cantidad de hombres que de mujeres. Para las feministas fue emocionante

De esta manera se logró escribir el primer borrador de la nueva Constitución. El proceso constituyente fue largo y no estuvo exento de conflictos, que la derecha aprovechó de resaltar. No escatimaron en esfuerzos para establecer en la opinión pública que el trabajo de los constitucionales era un circo y, así, desacreditar la labor hecha.

Los políticos conservadores y los empresarios son uña y mugre (o poto y calzón, dicho en buen chileno), y enloquecieron al ver amenazados sus privilegios. Se aferraban con dientes a la biblia de la dictadura, que no olía a libro viejo de biblioteca sino a leche agria. Hicieron lo posible por no dejar que se escribiera un libro nuevo. Rechazaban la nueva Constitución y, para frenarla, utilizaron una infalible técnica que ellos conocen bien: la campaña del terror y la desinformación.

“El miedo hace perder la propia conciencia y vuelve a la gente cobarde”, le decía su abuela a Marjane Satrapi, en su maravillosa novela gráfica autobiográfica, Persépolis, para referirse a la revolución islámica en Irán. Nada más cierto. Algunos lo sabíamos, por eso nació el lema “Apruebo sin miedo” y en los territorios hubo gente que comenzó a desmentir puerta a puerta cada una de las mentiras de la derecha, amparada por la prensa empresarial. Pero no fue suficiente.

En Chile no hay pluralidad de medios y las redes sociales son armas poderosas para la desinformación a través de la difusión de las fake news. La derecha es experta en propagarlas y nunca desmentirlas. ¿Por qué? Porque llevaban años siendo dueños del país y no querían soltarlo. 

Les parecerá tirado de las mechas, pero hasta son dueños del agua. Sí, la Constitución de Pinochet privatizó el agua a través de la entrega estatal de concesiones a perpetuidad. En cambio, el libro del que todos escribimos, y que perdió, establecía el “derecho universal al agua”. 

La Constitución de Pinochet privatizó el agua con concesiones a perpetuidad. El libro del que todos escribimos, y que perdió, establecía el “derecho universal al agua”

Las políticas extractivistas de los gobiernos neoliberales habían causado estragos en nuestros bosques, en nuestros animales y en nuestra gente. Cuando los redactores de la nueva Constitución o abogados ambientalistas explicaban el artículo sobre los derechos de la naturaleza, los defensores de la constitución de 1980 se burlaban, los caricaturizaban como unos hippies locos o comunistas de extrema izquierda.

También se enojaron mucho cuando en el nuevo libro leyeron acerca de la vivienda digna. Empezaron a inventar que el Estado le expropiaría las casas a la gente. Y la gente se lo creyó.

Debo confesar que había soñado con que este escrito fuera otro. Que la historia que le contaríamos a las generaciones del futuro sería otra. Y que la narración tendría un tono épico, como la letra de la canción Winds of Change, ‘Vientos de cambio’, de Scorpions, mi placer culpable, porque para quienes hemos vivido una dictadura es imposible rendirse a casi cualquier himno de unidad. Además de la música de artistas que realmente admiro como Violeta Parra y Víctor Jara, huelga decir, mi canto de arenga es ese, aunque me dé un poco de vergüenza asumirlo. Yo quería cantar a Scorpions: Take me to the magic of the moment / On a glory night / Where the children of tomorrow dream away / In the wind of change (‘Llévame a la magia del momento / en una noche de gloria. / Donde los niños del mañana sueñan / con el viento de cambio).

Como no pudimos entonar ni este ni ningún cántico de celebración, escribo. Y me envalentono al sostener, pecando de panfletaria, que quien perdió fue Chile, el pueblo.

La propuesta de la nueva Constitución, si bien no era perfecta, suponía un nuevo pacto social que profundizaba en la democracia, creaba un Estado social, distribuía territorialmente el poder a través del Estado regional, buscaba igualar a hombres y mujeres a través de la igualdad sustantiva y la democracia paritaria, brindaba mecanismos de protección de grupos históricamente excluidos y aumentaba la regulación ambiental. Pero el relato que acompañó al proyecto no logró calar en un amplio sector. 

¿Por qué? Era una propuesta progresista que buscaba convencer a un país conservador, pero que quiere cambios sociales. Cuando digo que falló el relato, quiero decir que no se logró entregar el mensaje correcto de los beneficios que implicaba el nuevo texto. No se logró comunicar esto a sectores que no se sienten representados por quienes hoy gobiernan.

Uno de los problemas fue la confianza. Como me dijo antes de las elecciones una amiga que siempre supo que perderíamos: “Que en el concierto de Rosalía cinco gatos canten A de Apruebo no significa que triunfaremos”. Ni los saludos de Mark Ruffalo expresando su apoyo al pueblo chileno ni las cartas de las feministas del mundo. Nada de eso sirvió. Porque éramos los mismos de siempre, todo el tiempo, dándonos palmaditas entre nosotros.

El gobierno debería haber buscado aliados en organizaciones civiles o en los pocos empresarios que estuvieran de acuerdo con una nueva Constitución

Ante la monstruosa campaña de desinformación llevada a cabo por la derecha, el gobierno debería haber buscado aliados en organizaciones civiles o en los pocos empresarios que estuvieran de acuerdo con una nueva Constitución, con el fin de financiar una firme campaña a favor del Apruebo. Que armara una mejor narrativa. Más unificada y que explicara de manera clara a la gente el sentido global de la nueva Constitución, más que habernos perdido en explicar detalles, que, aunque importantes, no interpelaban a una gran mayoría. Escuché de un analista una metáfora para ilustrar esta situación que me gustó. Cuando vamos al médico porque nos duele algo, no queremos que nos explique el fruncimiento de las células, queremos que nos explique de manera clara qué nos pasa y cómo podemos curarlo. Creo que eso fue uno de los errores en la campaña del Apruebo. Haber confiado en que los mensajes racionales artículo por artículo conectarían con los problemas del día a día de la gente.

Sin necesidad de caer en el populismo de que el texto nuevo le resolvería la vida al pueblo, podría haberse hecho una campaña más fuerte en los territorios para explicar qué significaba realmente la vivienda digna que planteaba el nuevo texto, a modo de ejemplo.

Por otro lado, haber hecho una importante labor de desenmascarar las mentiras que elaboraba la derecha para detener cualquier reforma social, aquellas que el mismo pueblo votó en el plebiscito de 2020, cuando decidió que quería una nueva Constitución.

Finalmente, otro dato importante, es que hoy la derecha es la oposición, a diferencia de 2020, cuando sí ganó el Apruebo. En general, en los plebiscitos la gente se manifiesta en contra del gobierno de turno, que en este caso es el de Boric, de centroizquierda.

La derecha vio en este plebiscito una oportunidad para tirar líneas sobre las próximas elecciones y velar por sus propios intereses, en ningún caso para mejorar la vida del pueblo.

Y lo más importante, deberíamos haber hecho aquello que nunca hacemos: aprender de la historia. Olvidamos muy pronto que, al día siguiente del referéndum del Brexit de 2016, lo más buscado en Google, en Inglaterra, fue “¿qué es la Unión Europea?” Y que el principal defensor de la salida del país de esta fue Boris Jonhson, que fue primer ministro. 

La derecha chilena tenía mucho a favor, el dinero y los medios de comunicación. Mientras que por ley el gobierno se veía impedido de invertir en la campaña electoral a favor del Apruebo. Así, mientras unos estaban preocupados de redactar la nueva Constitución y hacer campaña a duras penas, la derecha tenía todo el tiempo del mundo y los medios para boicotearla.

Leí por ahí que quien gana es quien domina la narrativa, quien instala el imaginario político de la sociedad. Ya conocemos el relato que triunfó el pasado domingo 4 de septiembre. 

No soy analista política, lo mío no son los números, por eso que las explicaciones las busco en las metáforas. Como me dijo un amigo, tras la derrota: “Volamos muy cerca del sol”. Es lo que esa tarde cualquiera de un día no cualquiera, sino que, del futuro, podríamos responderle a las nuevas generaciones.

Si resultara que una tarde cualquiera, pero de un día no cualquiera, sino del futuro, las generaciones más jóvenes nos preguntaran ¿qué ocurrió de extraordinario el 4 de septiembre de 2022? Les responderíamos: “Pasó que perdimos. Y de una manera rotunda”.

Tras diez años de voto voluntario, el plebiscito...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autora >

Daniela Farías

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí