1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

estado de bienestar

El peligro de las pensiones

Pensionistas y jóvenes son víctimas del mismo sistema. El problema son los bajos salarios que impiden una cotización suficiente

Julen Bollain 25/09/2022

<p>Pensiones.</p>

Pensiones.

La boca del logo

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

El runrún sobre el sostenimiento del sistema público de pensiones es constante en todos los ámbitos. Desde lo político hasta lo social, pasando por el ámbito académico y empresarial. Que si son muy altas, que si hay que bajarlas, que si las personas jubiladas son unas privilegiadas, que si el sistema no es sostenible, y un largo etcétera. La realidad, no obstante, es la que es. El Estado español cuenta con un sistema público de pensiones que funciona bajo cinco principios fundamentales: principio de reparto, principio de proporcionalidad contributiva, principio de universalidad, principios de gestión pública y principio de suficiencia de las prestaciones.

Reparto, proporcionalidad contributiva, universalidad, gestión pública, suficiencia. No suena mal, desde luego. Pero, ¿quién querría ser pensionista en España pudiendo serlo entre los enormes rascacielos de Nueva York, dando un paseo por el Támesis y montándose semanalmente en el London Eye (seguro que hay un descuento para personas mayores), visitando la aldea Bukchon Hanok en Seúl o adquiriendo un bono de temporada en la Ópera de Sidney? Pues probablemente un defensor del igualitarismo liberal rawlsiano que, imaginemos, se encuentre en la posición original bajo el velo de la ignorancia, desconozca su posición social futura, su concepción del bien y sus capacidades y tenga que pactar las reglas de funcionamiento social que aseguren, incluso en el peor de los casos, unos mínimos que garanticen la supervivencia.

El sistema de pensiones público español funciona relativamente bien en comparación con los de otros países de la OCDE

Y es que el sistema de pensiones público español funciona relativamente bien en comparación con los distintos sistemas de pensiones de países de la OCDE. El porcentaje de personas mayores de 65 años que se encuentran en riesgo de pobreza en España, según el informe Pensions at a Glance de la OCDE (2015), es el 6,8%. En Alemania el porcentaje es un 38% superior, en Reino Unido un 97%, en Japón un 185%, en EE.UU. un 216% y en Corea del Sur un 629%. Es decir, en Corea del Sur, el milagro económico del capitalismo, “una de las grandes historias de éxito del último siglo”, el 49,6% de las personas mayores de 65 años viven en situación de pobreza. De hecho, más de un millón de ancianos coreanos se han visto obligados a volver a trabajar para poder complementar sus miserables pensiones.

A tenor de estos datos, y viendo el panorama desolador que atraviesa la juventud, cualquiera podría pensar que en España son los abuelos y las abuelas, con sus elevadas pensiones, las que hacen que las personas jóvenes estén tan mal pagadas. Porque claro, como perfectamente sabemos, durante los últimos años los pensionistas no han tenido pérdida de poder adquisitivo, pero los salarios de las personas jóvenes se sitúan al nivel de 1999. Y me gustaría hacer un inciso: la eliminación del factor de sostenibilidad introducido por Rajoy en 2013, y que todavía reivindica el Partido Popular, ha impedido que un jubilado al que le corresponda una pensión de 1.500€ mensuales pierda 100€ al mes si se jubila en 2030, 207€ al mes si se jubila en 2050 y 343€ al mes si actualmente tiene 18 años. Pero, volviendo al tema, parece que hay quien quiere que creamos que el problema es que mientras los mayores se lo llevan crudo, los jóvenes lo tienen extremadamente crudo. Sin embargo, el mayor problema es, precisamente, pensar que estamos ante una batalla intergeneracional. ¿Por qué? Porque la clave está en que quienes han dado forma a las reglas económicas, políticas y jurídicas del sistema son quienes se benefician de económicamente, políticamente y jurídicamente del sistema. Y ésos no son los pensionistas, ni son las personas jóvenes. Tanto unos como otros son víctimas del mismo sistema, alimentado a raíz de la lucha de todos contra todos mientras quienes mueven los hilos observan plácidamente cómo nos matamos entre nosotros.

El salario medio de 2020 en España es inferior al de hace 20 años pese a que el PIB se ha multiplicado por dos

Y puede ser lógico y totalmente comprensible que no entiendas por qué en los presupuestos de 2023 las pensiones vayan a revalorizarse con el IPC cuando la subida salarial pactada en los convenios colectivos hasta julio tan solo ha aumentado hasta el 2,56%. Pero tenemos que tener en cuenta que el problema aquí no son los pensionistas, quienes están ya fuera del mercado laboral y carecen de instrumentos para actualizar sus ingresos con la inflación, sino los salarios. La crisis económica del año 2008 y las reformas laborales aprobadas para afrontar dicha situación afectaron enormemente a la capacidad de la clase trabajadora y de los sindicatos para negociar unas condiciones de trabajo y salarios dignos. La precariedad estructural instaurada en el mercado laboral español y el debilitamiento de la negociación colectiva han tenido como resultado una clara depreciación de los salarios. Recordemos que el sistema de pensiones español funciona mediante el principio de reparto, donde las cotizaciones de los trabajadores en activo financian las prestaciones existentes en ese momento. Es por ello que, si existiera algún déficit en la Seguridad Social, este no se debería a las cuantías actuales de las pensiones, sino a los bajos salarios que impiden una cotización suficiente para financiar todas las prestaciones.

El salario medio de 2020 en España es inferior al de hace 20 años pese a que el PIB se ha multiplicado por dos. Mientras que en la Eurozona el salario medio a precios constantes ha incrementado un 12,5% en las dos últimas décadas, en España se ha reducido un 1,1%. Según datos de la OCDE, este se situó en 2020 en 26.537 euros anuales. Son 9.528 euros por debajo de la media de la Eurozona. Es decir, un 26,4% menos. Evidentemente, con una sociedad cada vez más envejecida y con una clase trabajadora que ha perdido un 12% de poder adquisitivo desde la crisis de 2008, son necesarios cambios para que las cuentas puedan mantenerse en equilibrio. Eso no significa, sin embargo, que el sistema no sea sostenible.

Está claro que, independientemente del devenir del mercado laboral, el sistema de pensiones español debe ser modernizado

Lo que está claro es que, independientemente del devenir del mercado laboral, el sistema de pensiones español debe ser modernizado, adaptado a los nuevos tiempos y mejorado. Actualmente el gasto en pensiones es cercano al 12% del PIB español. Para 2030 aproximadamente, cuando se jubile la generación del baby-boom, este se incrementará 3 puntos porcentuales, hasta el 15% del PIB. Nos puede parecer un gran incremento, sin duda lo es, pero por ponerlo en perspectiva, situaría el nivel de gasto en el que hoy en día ya tienen países de nuestro entorno como Francia o Italia.

Es lógico que una sociedad más envejecida dedique una mayor proporción de su riqueza a garantizar que la capacidad adquisitiva de la población mayor se mantenga. Es por ello necesario también incorporar nuevas fuentes de ingresos a la Seguridad Social. Entre ellas las asociadas al destope de las bases máximas de cotización, por ejemplo. No tiene sentido que quien gana 100.000, 200.000 o 4.000.000 euros al año cotice lo mismo que quien gana 45.000 euros. Pero también está la posibilidad (y necesidad, diría yo) de financiar parte del gasto de las pensiones mediante los ingresos generales.

Resulta interesante hablar de la posibilidad de financiar parte del gasto mediante los ingresos generales porque nos permite explicar una de las grandes mentiras sobre el sistema público de pensiones: “está en quiebra, con un agujero de unos 22.000 millones de euros”. El problema es que bajo la palabra pensiones, y con el dinero de las pensiones, se están financiando gastos impropios. Es decir, políticas públicas que no son pensiones, como pueden ser las tarifas planas de los autónomos, las prestaciones por hijos y, sobre todo, pensiones de viudedad u orfandad que, casualidad, suponen unos 22.000 millones de euros. En esta línea se posiciona también la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIReF), que considera “factible cerrar el déficit estructural existente en la Seguridad Social, mediante la asunción por parte del Estado de determinados gastos que ahora soportan las cotizaciones”. La financiación de los gastos impropios por parte del Estado supondría incrementar la recaudación un 1,7% del PIB español. Teniendo en cuenta que la presión fiscal española era, en el año 2020, un 4,3% inferior a la media de la zona euro, se podría pensar que financiar dichos gastos impropios mediante un incremento de la presión fiscal sería una solución factible para garantizar la sostenibilidad de un sistema de pensiones público que cubra los gastos contributivos.

En otoño se dará la segunda parte de la reforma de las pensiones. Encima de la mesa está, además del destope tanto de la pensión máxima como de la base máxima de la cotización, la ampliación del período para el cálculo de la pensión. Aunque esta medida, de momento, ha sido descartada por el ministro Escrivá, sobrevuela los titulares informativos. Una medida nada deseable para los pensionistas futuros. Menos aún cuando existen alternativas. Si este alargamiento en el período para el cálculo de 25 a 35 años se llevará a cabo, las pensiones se verían recortadas, de media, entre el 5% y el 10%. Es decir, entre 80 y 145 euros al mes.

La lucha por unas pensiones dignas es una carrera de fondo que entrelaza muchos intereses. Los planes de pensiones individuales mueven un negocio de más de 84.000 millones de euros y las grandes entidades financieras han recrudecido la batalla por atraer nuevos inversores con el mantra de la decadencia de las cuentas públicas. Cuidado. Cuidado cuando ciertos agentes económicos o partidos políticos intenten vendernos que el sistema de pensiones públicos está quebrado, no vaya a ser que lo que realmente nos están vendiendo es una privatización encubierta del sistema público de pensiones o, por qué no, un plan de pensiones privado.

 

El runrún sobre el sostenimiento del sistema público de pensiones es constante en todos los ámbitos. Desde lo político hasta lo social, pasando por el ámbito académico y empresarial. Que si son muy altas, que si hay que bajarlas, que si las personas jubiladas son unas privilegiadas, que si el sistema no es...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Julen Bollain

Es doctor en Estudios sobre Desarrollo, profesor e investigador en Mondragon Unibertsitatea. Acaba de publicar Renta Básica: Una herramienta de futuro (Editorial Milenio, 2021), con prólogo de Daniel Raventós y epílogo de Guy Standing.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí