1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

José Luis ‘Kois’ Fernández, Javier Fernández y Nerea Ramírez / Autores de ‘Solidaridades de proximidad’

“Con la crisis ecosocial la idea de una situación estable ya no es más que una ilusión”

Yayo Herrero 28/09/2022

<p>Javier Fernández, Nerea Ramírez y José Luis 'Kois' Fernández. </p>

Javier Fernández, Nerea Ramírez y José Luis 'Kois' Fernández. 

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Algunas personas creemos que la pandemia, sobre todo en sus primeros momentos, supuso una verdadera explosión de solidaridad. Muchas organizaciones de barrio funcionaron como núcleo articulador de una red de soporte social autoorganizada que sirvió para resolver necesidades básicas de muchas personas.

Tres personas han investigado estas redes y han sistematizado su experiencia. El resultado de su trabajo se ha plasmado en el informe Solidaridades de Proximidad. Ayuda mutua y cuidados ante la covid 19. Este trabajo es, a nuestro juicio, muy importante, porque los discursos dominantes tienden a prestar poca atención a aquellas situaciones y acontecimientos en los que brota la política más humana y, sin embargo, se regodean en la pugna, la violencia e incluso en el desprecio a las iniciativas locales y próximas.

Los y la autora del trabajo son José Luis ‘Kois’ Fernández Casadevante, Javier Fernández Ramos y Nerea Ramírez Piris. Hemos querido hablar con ellos.

En situaciones de crisis, cuando el mercado y las políticas públicas fallan, emerge la importancia de las relaciones de proximidad

La pandemia “obligó” a redescubrir lo próximo y lo comunitario como esfera relevante para satisfacer nuestras necesidades. ¿Por qué esta “infraestructura social” se vuelve un elemento tan determinante en situaciones de emergencia?

Kois: El confinamiento y las restricciones de movilidad nos obligaron a plantearnos la capacidad de nuestros barrios y municipios para satisfacer nuestras necesidades (comercio, calidad del espacio público y zonas verdes…), así como la importancia que pueden llegar a tener las personas con las que convivimos, y que en muchos casos no conocemos, más allá de saludarnos cordialmente en la escalera.

En situaciones de crisis, cuando el mercado y las políticas públicas fallan, emerge la importancia de los vínculos comunitarios y de las relaciones sociales de proximidad. En una situación de catástrofe resulta más probable que tu vecina llame a tu puerta preocupándose por tu situación o que una asociación barrial se las ingenie para montar un comedor colectivo a que acuda un cuerpo de funcionarios a hacerlo. Así que cuanto más vertebrada esté una comunidad, mayor densidad asociativa tenga y disponga de una red de equipamientos colectivos consistente y versátil (espacios vecinales, centros sociales, escuelas, centros de salud…), en mejores condiciones se encontrará para enfrentar fenómenos disruptivos. Durante la pandemia, en aquellos barrios y municipios donde la infraestructura social era más densa, las respuestas ciudadanas han funcionado mejor y han tenido una mayor capacidad organizativa. 

Durante la pandemia la acción comunitaria fue un complemento imprescindible para sostener la vida de decenas de miles de personas abandonadas por el mercado y las políticas públicas. Ante las situaciones de emergencia que están por venir parece pretencioso concebir una respuesta autosuficiente por parte de las instituciones, que eluda la importancia de colaborar de forma activa con los tejidos sociales. Ante futuras crisis, ¿qué papel debería jugar la cooperación público-comunitaria?

Javi: Nuestros sistemas han sido concebidos para ser estables en el tiempo y afrontar futuros que sean una especie de continuidad progresiva desde el presente, que va a resultar cada vez más impensable. Las situaciones que nos esperan no serán fácilmente previsibles, y ante ello, es muy difícil que las instituciones públicas estén plenamente preparadas para hacer frente a sus responsabilidades, tanto en las causas como en la generación de respuestas y protección de las personas más vulnerabilizadas. Los movimientos ciudadanos han demostrado una mayor agilidad y capacidad de improvisación. Atesoran conocimiento situado de los barrios en donde se enmarcan, saben de las redes informales, de las problemáticas específicas y pueden articular de una forma rápida los dispositivos locales… Estas capacidades serán fundamentales en el futuro cercano. 

Los recursos y la responsabilidad que tienen las instituciones públicas deberían encontrar un encaje con la capacidad de innovación y el conocimiento situado de los movimientos ciudadanos. El reto es imaginar y activar nuevas alianzas entre lo público y lo común, sin desdibujar las diferentes responsabilidades, roles y especificidades.

Ante los contextos adversos que vienen ninguna institución pública va a poder abordar los grandes retos en solitario

Kois: Siguiendo ese hilo. Ante los contextos adversos que vienen ninguna institución pública va a poder abordar los grandes retos en solitario, y tampoco parece realista que los movimientos y tejidos comunitarios puedan alcanzar de forma autosuficiente los niveles óptimos de resiliencia. La cooperación público-comunitaria se vuelve imprescindible como una forma de colaboración estable que permita maximizar las potencialidades de acción de los tejidos sociales. Este encuentro entre protagonismo comunitario y servicios públicos de proximidad puede darse con mayor facilidad en la esfera local: escuelas, centros de salud, servicios sociales, espacios vecinales, huertos comunitarios… 

En definitiva, si una parte significativa de nuestros problemas vienen de la alianza del Estado con el mercado, que ha derivado en mercantilización y privatizaciones, una parte de las soluciones vendría de sustituir la desconfianza mutua por un espacio de encuentro y fricción, de complicidad y conflictividad creativa, entre lo público y lo comunitario. 

En vuestra investigación destaca un capítulo sobre lo que llamáis microsolidaridades, donde describís las dinámicas informales de ayuda mutua en escaleras y edificios. A pesar de haber disfrutado de mucha menos visibilidad, ¿por qué las consideráis tan importantes?

Kois: Los bloques se convirtieron temporalmente en comunidades que resolvían problemas y satisfacían necesidades en común de forma muy eficaz. Su acción fue determinante e incuantificable, por su informalidad y su carácter hiperlocal o de máxima proximidad. Más allá de la solidaridad, las escaleras adoptaron estrategias colectivas que se concretaron en cuestiones como compras conjuntas, juegos en los balcones y celebración de cumpleaños, préstamo de películas y libros, intercambio de juguetes, pero también de recetas y de platos de comida cocinados, la muestra de gestos de afecto… Unas prácticas de cuidado, inéditas en muchos edificios o urbanizaciones que aumentaron la interacción y la confianza vecinal, mejorando la convivencialidad y cuestionando el individualismo dominante.

La crisis ecosocial nos pone de frente que la idea de una situación estable ya no es más que una ilusión

Pareciera que todas estas cuestiones se vivieron hace mucho tiempo. Mucha gente dice que los dos años de pandemia son como una especie de agujero temporal. Fatiga pandémica, aceleración vital, catástrofes que se superponen… Da la sensación de que el inédito movimiento de solidaridad ligado a las redes vecinales de ayuda mutua y cuidados ha pasado como una estrella fugaz. ¿Creéis que está costando integrarlo como se merece en nuestra memoria colectiva?

Javi: Totalmente. Ante muchos episodios traumáticos tenemos la tentación social del olvido, pasar página hacia la promesa de regresar a una especie de estado estacionario donde las condiciones parecen invariables. La crisis ecosocial nos pone de frente que la idea de una situación estable ya no es más que una ilusión. Ante las diversas crisis que vivimos y que están por venir, también es fácil centrar toda nuestra atención ante el siguiente evento inédito sin conectar las causas de dichas situaciones, sin disponer de una mirada sistémica. 

No olvidar el enorme movimiento surgido significa recoger aprendizajes, ampliar reflexiones, organizar pensamientos y vivencias. Significa fortalecer el aprendizaje por anticipación y no jugar todas las cartas al aprendizaje por shock.

Nerea: Sí, las redes, la ayuda mutua, las reflexiones sobre la importancia central de los trabajos más invisibilizados y peor pagados, la importancia de escuchar a los pájaros en una ciudad con todos los coches parados… todo parece que casi fue un sueño que no ha dejado poso por las ansias, como dice Javi, de pasar página, de volver a la “normalidad”. Ser conscientes de la necesidad de hacer memoria colectiva de procesos tan relevantes como estos fue lo que nos movió a realizar esta investigación. 

Como dicen desde el colectivo Mujeres de Frente de Quito, el desarraigo y la desmemoria son una gran estrategia del capitalismo para debilitarnos. En parte creo que el estudio muestra el fortalecimiento que significó este movimiento de solidaridad para asociaciones y colectivos diversos, ese anclaje en estructuras que existían ya y que trabajan en red, no siendo una mera suma de miles de iniciativas individuales (que también son imprescindibles), hace algo más fácil que no caigamos en esta desmemoria.

No debemos creernos la caricatura antropológica que ha hecho el neoliberalismo del ser humano

Las redes vecinales han destacado por su transversalidad a la hora de incorporar la diversidad social de los barrios, a pesar de sus sesgos. Aunque destaca el protagonismo jugado por mujeres y jóvenes en esta movilización. ¿Por qué consideráis que la participación ha tenido estas características?

Nerea: En el caso de las mujeres, como comentamos en el informe, parece claro que este tipo de iniciativas centradas en el cuidado y en el sostenimiento cotidiano de la existencia misma en unas condiciones medio dignas son el espacio al que estamos acostumbradas o relegadas, también muchas veces en nuestros espacios de militancia, y desde ahí se entiende fácil que haya habido más mujeres en estas redes de apoyo. Muchas personas nos han dicho que no ha habido conflictos en los grupos a la hora de organizar el trabajo porque la cabeza estaba puesta en la urgencia y en la magnitud del problema. Lo importante era sostener la vida de muchas personas. Creo que es central pararnos a pensar en esto. Quiénes sostienen, qué nos sostiene y por qué lo vemos claro en situaciones de emergencia y perdemos colectivamente, y no digamos ya políticamente, ese foco cuando se diluye esa urgencia. 

Kois: La implicación de mucha gente joven ha sido otro de los rasgos que más ha llamado la atención, de quienes dinamizaban las redes. En ello coinciden la posibilidad de salir de casa para realizar acciones útiles, las dinámicas de proximidad y un activismo cuyos efectos positivos y beneficios sociales se ven de forma inmediata.

Las redes vecinales representan una ética del cuidado expandida, de las personas y recursos movilizados, en medio de una catástrofe. Por oposición, encontraríamos a los comisionistas, y sus cómplices necesarios, como la versión extrema del mercado que busca hacer negocios en medio del drama que estábamos viviendo. ¿Qué reflexiones os despierta este contraste?

Nerea: Me despierta mala leche, por decirlo finamente. Rebeca Solnit define el pánico de las élites como el comportamiento de las élites económicas y políticas ante los desastres llevando a cabo medidas de control fundadas en el hecho de que las personas van a obrar mal, se van a ir matando por la calle y quitando el pan al de al lado, consiguiendo precisamente dificultar con esas medidas que las personas se puedan apoyar y organizarse colectivamente. Algo que da miedo a quienes quieren mantener el statu quo, claro. Esto sería la versión ampliada de “pánico y tajada de las élites”, cómo aprovechar cualquier ocasión para sacar beneficios y seguir desmantelando los servicios públicos. Una vergüenza.

Javi: Ante la idea del “empresario hecho a sí mismo”, observamos una y otra vez cómo muchas élites han sido construidas a partir de devorar lo público. Una vez más vemos cómo el mercado o los poderes económicos no salvan los empleos de la gente o a la economía, sino que, de forma reiterada, engullen los recursos colectivos. En la ciudad de Madrid, muchas redes que encontraban dificultades en la relación con el actual consistorio han expresado que no recibieron ayudas específicas, como cesión de locales para el funcionamiento, y que, incluso, vivieron múltiples trabas para poder mantener su actividad. En ese mismo momento estaba sucediendo el escándalo de los comisionistas, varios millones de euros de dinero público en sus bolsillos…

Kois: Representan de forma gráfica dos modelos de sociedad, e incluso de economía. Derroche, lucro, opacidad, deshumanización, irresponsabilidad… frente al contraste de la gente humilde donando tiempo y recursos, que eran cuidados con mimo para hacer el máximo bien común al movilizarlos.

Hemos hablado de la enorme potencia política que han tenido las redes. ¿Qué límites o dificultades habéis visto?

Nerea: En el estudio construimos una matriz final con los elementos y aprendizajes que consideramos necesarios para construir resiliencia ecosocial, para ser capaces de sobreponernos y encarar las crisis o emergencias que llegarán. Ahí pueden verse de forma clara algunos de estos límites o dificultades que hemos encontrado y a las que tendríamos que poner más cabeza colectiva. Entre ellas estarían la dificultad para generar planes y procesos comunitarios con implicación institucional y consensos sociales con antelación a las crisis, o para la necesaria gestión ciudadana de equipamientos y recursos públicos. La poca capacidad de interconectar en la práctica la crisis ecológica con el resto de crisis y con la aparición de emergencias como esta pandemia también sería unos de los límites claros identificados.

Javi: Al mismo tiempo, muchas redes han centrado una importante atención en cuestionar las dinámicas de personas beneficiarias y protagonistas. Generando alternativas autogestionadas a los conocidos bancos de alimentos. Esta ruptura de las dinámicas más asistencialistas, desde nuestra perspectiva, tiene una enorme potencia transformadora pero no ha estado exenta de múltiples dificultades, limitaciones y retos. Supuso dedicar mucho tiempo y esfuerzo en las dinámicas grupales, incorporar en las tareas cotidianas a personas con escasas relaciones previas con los tejidos asociativos, fomentar una cultura de la participación y de la responsabilidad colectiva en personas con experiencias previas muy dispares, incorporar formas diferentes de gestión de lo colectivo… hacerse cargo de muchas frustraciones.

Una asignatura pendiente, para la gran mayoría de las redes, sería desarrollar roles de cuidado interno o espacios explícitos para abordar las cuestiones relacionales y darse sostén emocional. Algo que, en nuevas articulaciones ciudadanas, es fundamental. Sin duda, necesitamos reforzar los conocimientos y habilidades para trabajar en grupos, tomar decisiones de forma conjunta, gestionar conflictos y malestares internos, repartir tareas de forma justa y sin perder la perspectiva feminista, ser capaces de evaluar nuestras dinámicas y funcionamiento. No podremos potenciar una cultura de la reciprocidad basada en lo relacional, y no tanto una solidaridad institucionalizada, sin atender a la dimensión grupal. 

Las redes vecinales dotaron a la sociedad de una enorme capacidad de resiliencia. De cara a anticiparnos a las futuras situaciones de emergencia que nos deparará la crisis ecosocial, ¿cuáles serían algunas de las principales enseñanzas que podríamos extraer de este episodio?

Kois: Una importante sería que no debemos creernos la caricatura antropológica que ha hecho el neoliberalismo del ser humano. Al describirlo como egoísta, competitivo y que se relaciona con el mundo de forma utilitarista, buscando siempre la máxima rentabilidad en términos de coste/beneficio. En realidad, somos mucho mejores personas de lo que nos cuenta la televisión. Y en situaciones excepcionales resultan más visibles las dinámicas de ayuda mutua. Las redes fueron capaces de movilizar de forma creativa una economía moral, que tiene más que ver con valores y normas culturales como la empatía, el altruismo, la solidaridad y la justicia, que con el cálculo en términos monetarios o la inmediatez en la devolución de favores.

Las redes han configurado un proceso de subjetivación colectiva, un nosotrxs creado a partir de un problema que activa una acción política

Javi: Las redes han construido nuevos y diversos vínculos de proximidad, tanto entre personas de un mismo edificio como entre colectivos y organizaciones que anteriormente no trabajaban de forma conjunta. Todo vínculo tiene potencial de impulsar una lucha política que empuje una transformación. Todo vínculo tiene el potencial de resignificar la situación dada, hacer algo diferente a partir de lo que nos sucede. En palabras de Lewkowicz, un proceso de “subjetivación”: no solo sufrir lo que pasa sino cambiar la manera en la que nos relacionamos con ello. Las redes han configurado un proceso de subjetivación colectiva, un nosotrxs creado a partir de un problema que activa una acción política. No se han articulado en torno a una identidad sujeta y definida previamente, sino que han construido un común, organizado en torno a objetivos específicos. Ante futuras situaciones críticas, será fundamental construir estos nuevos procesos de subjetivación colectiva, nuevas alianzas ciudadanas. Necesitamos una proliferación de vínculos.

Rebecca Solnit, la autora que nombrabais antes, en su libro Paraísos en el infierno, cuenta cómo la ayuda mutua y la colaboración en momentos tremendamente duros, se vivió, paradójicamente, desde la felicidad. ¿Qué sensaciones habéis detectado que les han quedado dentro a quienes se organizaron para hacerse cargo de otras y otros?

Kois: Diversas personas hacían referencia a una montaña rusa emocional. Y considero que es una definición muy acertada, pues por un lado supuso el desafío de mirar a los ojos a la precariedad, hacerse cargo de situaciones vitales muy complicadas con recursos limitados y verse afectada por todo ese sufrimiento; pero por otro lado hay una suerte de “felicidad pública” al participar de una acción colectiva donde prevalece la empatía, la generosidad o la solidaridad desinteresada. Un clima en el que se forjan relaciones inesperadas y se vivencia un singular sentido de pertenencia comunitaria. 

Mayoritariamente, quienes se implicaron en las redes coinciden en definirlas como una experiencia vitalmente significativa, un aprendizaje que te marca y condiciona tu forma de seguir viendo el mundo. Irremediablemente volvemos a nuestras vidas, pero este acontecimiento formará siempre parte de ellas, como una cicatriz que nos recuerda de lo que fuimos capaces para sobrevivir conjuntamente en momentos dolorosos.

Algunas personas creemos que la pandemia, sobre todo en sus primeros momentos, supuso una verdadera explosión de solidaridad. Muchas organizaciones de barrio funcionaron como núcleo articulador de una red de soporte social autoorganizada que sirvió para resolver necesidades básicas de muchas personas.

...
Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autora >

Yayo Herrero

Es activista y ecofeminista. Antropóloga, ingeniera técnica agrícola y diplomada en Educación Social.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

1 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. pabtomor

    No Yayo, no es problema de crisis ecosocial , es más sencillo y no es necesario estar repitiendo la palabra "crisis", es el capitalismo y todas esas crisis UCRANIA, YEMEN, PALESTINA, PENSIONISTAS, JOVENES, SISTEMA PUBLICO SANITARIO, SISTEMA PUBLICO DE ENSEÑANZA, PRESUPUESTOS PARA LA IGLESIA, FASCISMO, y otros muchos se resumen en un problema el capitalismo y la solución depende de que haya una izquierda. Donde está?

    Hace 1 mes 14 días

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí