1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

regresión

Pierde potencia el feminismo, crece la reacción

¿Qué elementos pueden estar provocando que estemos en un momento bajo de movilización?

Nuria Alabao 14/10/2022

<p><em>Involución</em></p>

Involución

J. R. Mora

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

No hay encuestas que lo certifiquen, pero podría estar creciendo la reacción antifeminista en España. El indicador más claro está en la juventud. Desde colegios e institutos los profesores alertan de las posiciones de muchos adolescentes que se rebotan públicamente cuando les hablan de feminismo o violencia machista. También hay un número importante de influencers antifeministas que llegan directamente a los jóvenes, retorciendo argumentos y vendiendo “rebelión”. Para pensar sobre el resto de la sociedad, solo podemos hablar de intuiciones.

La mayoría de los republicanos menores de 50 años –el 62 %– dice que “el feminismo ha hecho más daño que bien”

En Estados Unidos, sin embargo, hay evidencias claras –sobre todo en lo que respecta precisamente al crecimiento de estas posiciones entre los jóvenes– y ya se pueden encontrar en la prensa algunos análisis. Un inquietante ejemplo es una reciente encuesta del Southern Poverty Law Center, que interroga sobre cuestiones de género. Aunque una abrumadora mayoría de los encuestados cree que las mujeres en el lugar de trabajo fortalecen la economía –82 %– y se sentirían cómodos con una mujer como presidenta –75 %–, hay otras respuestas menos alentadoras. Como era de esperar, la mayoría de los republicanos menores de 50 años –el 62 %– dice que “el feminismo ha hecho más daño que bien”. Pero sorprendentemente, el 46% de sus contrapartes demócratas también están de acuerdo. Mientras, en los mayores de 50 estas cifras se reducen considerablemente, tanto en hombres como en mujeres. El antifeminismo avanza también allí entre los más jóvenes de todo el espectro político y entre muchas mujeres de derechas. Curiosamente este avance parece compatible con posiciones igualitarias e incluso con el momento de más apoyo al aborto.

Además de esta encuesta, la escritora Michelle Goldberg señalaba en el New York Times otros indicios que le llevan a especular sobre las horas bajas de la ola feminista en Estados Unidos, en un artículo con el significativo título de The Future Isn’t Female Anymore. La autora percibe un crecimiento del odio antifeminista tanto en la reacción brutal que desató el juicio contra la actriz Amber Heard por la demanda presentada por su exmarido, Johnny Depp, como en las expresiones culturales de los más jóvenes en Tiktok, donde se burlan de la violencia machista. Según ella, esto es indicativo de que los jóvenes se están volviendo contra el feminismo. 

También confiesa que esperaba que la sentencia del Supremo que abre la puerta a la ilegalización del aborto conduciría a una movilización masiva. Sin embargo, en la manifestación de Los Ángeles participaron unas 5.000 personas, según The New York Times, mientras que unos años antes, en la Marcha de Mujeres contra Trump en la misma ciudad, lo hicieron más de 100.000. Otro signo es que los republicanos tampoco han descendido en intención de voto. Las expectativas despertadas por la nueva ola, que nos hacían repetir como un mantra que “la fuerza del feminismo impedirá retrocesos en derechos” no parecen cumplirse en todas partes. Goldberg señala que esta pérdida de entusiasmo feminista se solapa además con el crecimiento del antifeminismo “haciéndose más difícil luchar contra él”. ¿Puede estar pasando eso aquí?

Las expectativas, que nos hacían repetir como un mantra “la fuerza del feminismo impedirá retrocesos en derechos” no parecen cumplirse en todas partes

España no es EE.UU. Es verdad que allí la derecha cristiana y el movimiento antiaborto tienen mucha fuerza y llevan décadas interviniendo en política y ganando posiciones. El embate es constante. La movilización de la misoginia como herramienta política ha facilitado, además, la erosión de las instituciones democráticas y las protecciones de los derechos humanos y civiles, como los derechos a la privacidad, la libertad de conciencia y a la salud reproductiva. Véase no solo la presidencia de Trump, sino el constante retroceso de la aplicación de las leyes antidiscriminatorias en nombre de la “libertad de conciencia o religiosa”.

El contexto es distinto. Sin embargo, es inevitable preguntarse por el estado del movimiento en nuestro país. ¿Estamos en horas bajas de la movilización? ¿Las divisiones y batallas sobre temas como los derechos trans o de las trabajadoras sexuales han debilitado al movimiento? ¿O acaso lo ha hecho la institucionalización del feminismo, convertido en un símbolo por el que se pelean los partidos de gobierno? ¿Estaríamos preparadas aquí para frenar una sentencia del Constitucional desfavorable a la actual ley de plazos? 

Los porqués de los retrocesos

No es fácil explicar por qué se están produciendo estos dos fenómenos que se solapan: el aumento del antifeminismo y la bajada de la ola feminista. Evidentemente, en España hay políticos que utilizan los marcos antifeministas para conseguir poder, les dan presencia pública y legitimidad. El machismo y la misoginia ya existían; Vox –el primer partido entre los hombres divorciados– trata de politizar estas posiciones utilizando algunas de las principales líneas narrativas de la internacional reaccionaria en cuestiones de género.

Por su parte, la política institucional, sobre todo la izquierda, lo utiliza como herramienta de gobierno para legitimar políticas de todo tipo, como un capital político que, con tanta presencia en los medios, resulta incluso cansino. Si muchas mujeres ricas y poderosas son tan feministas, y si ese feminismo no se preocupa por los principales problemas que perciben muchas personas –tanto hombres como mujeres–, el camino hacia el antifeminismo está abonado. Según Goldberg, en el pasado ciclo, “un feminismo que valorizaba la búsqueda de poder y prestigio, de pronto, tuvo vigencia cultural”, pero esos tiempos pueden haber pasado. Por otra parte, cuando se identifica a las élites con el feminismo, en un contexto de desafección institucional que va en aumento, esa identificación puede convertirse en reacción antifeminista. 

Cuando se identifica a las élites con el feminismo, en un contexto de desafección institucional en aumento, esa identificación puede convertirse en reacción antifeminista

Para poder golpear mejor, tanto Vox como los influencers antifeministas unifican –o caricaturizan– al feminismo en esa posición: la del poder. Sabemos que el movimiento es una cosa mucho más compleja, con distintas posiciones ideológicas y de clase, y con proyectos que a veces son incluso incompatibles entre sí. (No es lo mismo pedir cuotas en la dirección de las empresas que derechos para las trabajadoras domésticas, migrantes o prostitutas.) Sin embargo, ellos aplanan esta complejidad, crean un hombre de paja para golpear mejor. Esto les permite presentarse como antisistema, como rebeldes. Algo muy atractivo para los más jóvenes. Si el feminismo –o una versión de él– es el discurso del gobierno, de la mayoría de medios mainstream, de las autoridades escolares; si lo que se identifica como correcto, o lo que es posible decir tiene que ser “feminista”, está claro que la provocación y la rebelión están del otro lado. Si para la izquierda el feminismo es de sentido común o solo está lleno de connotaciones positivas, fuera de esa adscripción ideológica su imagen es mucho más ambigua y los significados a los que se asocia no siempre son necesariamente positivos. El interclasismo que caracteriza su versión más pública constituye su principal punto débil. ¿Qué significa el feminismo cuando todo el mundo es feminista? ¿Cuál es su proyecto más allá de la lucha necesaria contra la violencia machista? Por su parte, el feminismo más anticapitalista –o de clase– es muy minoritario y tiene mucha menos presencia mediática.

Otro problema que resulta muy visible cuando el feminismo no está vinculado a otros proyectos de transformación más amplios: la imagen que presenta es la de un movimiento con preocupaciones selectivas y con una aparente jerarquización del valor de las vidas. Sí, sabemos que precisamente el dispositivo de género agudiza las situaciones de desigualdad social y genera violencias. Pero el discurso feminista mainstream parece preocuparse por la trata de mujeres con fines de prostitución forzada, pero no por la trata laboral en general; por las menstruaciones incapacitantes, pero no por los accidentes laborales que matan trabajadores; por la violencia sexual contra las mujeres, pero no contra los gays o las personas trans. Una parte del feminismo, además, puede resultar esencialista y culpabilizadora para los hombres. Este es un elemento que hay que tener en cuenta para analizar el crecimiento del antifeminismo entre los jóvenes –algo que intenté explicar aquí–. Luchar contra la violencia machista o la desigualdad no puede estar basado en señalar comportamientos individuales perdiendo de vista las cuestiones estructurales. Cambiar el orden de género, mejorar las condiciones de vida de las mujeres, implica, además, destruir también los actuales roles masculinos que reproducen la violencia; para eso necesitamos a los hombres. Al menos, a la parte de ellos que quiera comprometerse en esta lucha. El feminismo también puede mejorar sus vidas. Este mensaje es importante para frenar el crecimiento del antifeminismo.

Goldberg apunta otras dos cuestiones importantes. La primera es la emergencia pública de un feminismo dogmático, agresivo y culpabilizador –y aquí podríamos añadir reaccionario, cuando se opone a los derechos trans, por ejemplo–. Las dinámicas que se reproducen en las redes sociales son a menudo de caza de brujas: se señala en las redes a personas y actitudes, declaraciones o imágenes, y se les culpabiliza como si fuesen la causa de la opresión, como explicamos en este artículo escrito junto a Emmanuel Rodríguez. El propio diseño de los algoritmos favorece las dinámicas de polarización y a los trolls, lo que no afecta solo al feminismo. Estoy segura de que el tono de estas confrontaciones aleja a muchas personas del movimiento, sobre todo si lo viven a través de las redes, ya que perciben un alto grado de violencia y, en vez de la alegría que produce liberarse junto a otras, presencian una cierta tonalidad de tristeza. Y no solo es fuente de moralización para los hombres; para muchas mujeres, el feminismo se muestra prescriptivo y culpabilizador. “¿Qué dice sobre el feminismo popular el hecho de que provoque que algunas mujeres se sientan mal por sus deseos? Cuando el feminismo mismo se convierte en un impedimento para que las mujeres hablen sobre la verdad de sus vidas, entra en declive”, señala Goldberg. ¿Es posible que hayamos llegado a un momento en el que es más difícil opinar con libertad dentro de movimientos de emancipación que fuera de ellos?

Hay que organizarse

¿Han crecido las organizaciones feministas autónomas durante esta última ola en España? Probablemente sí, pero no a la altura de la marea que se produjo

La autora también señala que uno de los problemas puede ser que gran parte de la movilización feminista en EE.UU. se ha producido en el espacio mediático y de redes, mientras que, por ejemplo, el feminismo de la segunda ola se basó en la organización cara a cara. (Es cierto que también hubo importantes confrontaciones entre distintas facciones del feminismo en ese momento.) Pero la autora señala acertadamente que las organizaciones son importantes para “mantener a las personas vinculadas a un movimiento y entre sí, a través de desacuerdos y pausas en la acción política. Sin ellos, el activismo se vuelve más evanescente; la gente se junta durante las emergencias y luego se dispersa”. ¿Han crecido las organizaciones feministas autónomas durante esta última ola en España? Yo creo que sí, pero probablemente no a altura de la marea que se produjo. Mucha de esa militancia nueva es mediática o en redes o de carácter lábil. Pero el diagnóstico aquí puede ser equivalente al que hace Goldberg: gran parte del feminismo en este momento encaja en dos amplias categorías –producción de discurso y ONG–. 

El feminismo pierde vitalidad, pero sigue siendo imprescindible. Para seguir avanzando tenemos que ser capaces de hacernos preguntas difíciles. Las soluciones a estos problemas tendrán que ser colectivas y, sin duda, para las que creemos que el feminismo es una herramienta esencial de transformación social, lo único que garantiza nuestra fuerza es continuar organizadas más allá de los humores sociales. Queda un trabajo también de deslindar batallas, no podemos quedarnos estancadas peleando la enésima guerra cultural mediática. Tenemos que avanzar en propuestas, poniendo otra vez en el centro la división sexual del trabajo y cuestiones materiales que despliegan toda la potencia transformadora del feminismo. Si los medios exigen pronunciarse sobre las bajas por menstruación, nosotras tenemos que hablar de enfermedades laborales no reconocidas de los sectores feminizados más precarizados –sobre todo en el sector de cuidados–, pero también de cómo mejorar las condiciones laborales de todos. En momentos de avance de las extremas derechas tenemos que desmarcarnos de posiciones femonacionalistas, conservadoras o elitistas que solo son funcionales a su crecimiento.

Desde Europa del Este, las investigadoras Weronika Grzebalska y Eszter Kováts advierten de que el importante apoyo de las mujeres polacas y húngaras a la extrema derecha en sus países se debe a la desafección con los políticos que han implementado políticas económicas neoliberales –a veces bajo retóricas feministas– y sus consecuencias en el descenso del nivel de vida. Pero también a la incapacidad del feminismo identitario o cultural dominante –muy centrado en la cuestión sexual y de paridad– para encarar los problemas estructurales y vitales de la mayoría de mujeres. Por tanto, para que el feminismo despliegue su potencia igualitaria tendrá que vincularse con propuestas políticas que tengan un proyecto de transformación para toda la sociedad y que conciban la igualdad como igualdad entre todos y todas. La pelea sigue abierta.

No hay encuestas que lo certifiquen, pero podría estar creciendo la reacción antifeminista en España. El indicador más claro está en la juventud. Desde colegios e institutos los profesores alertan de las posiciones de muchos adolescentes que se rebotan públicamente cuando les hablan de feminismo o violencia...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autora >

Nuria Alabao

Es periodista y doctora en Antropología. Es miembro de la Fundación de los Comunes.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí