1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

EL PITO DEL SERENO

La perplejidad

De los 120 colegios mayores universitarios que hay en España, 43 se sitúan en Madrid (en Barcelona, seis) y la mayoría se concentran en la Ciudad Universitaria. Al entrar en ese ecosistema, tu vida cambia. Yo lo asumí, me integré

Elena de Sus 7/10/2022

<p>Fotograma del vídeo en el que los colegiales del Elías Ahuja gritan hacia el colegio mayor Santa Mónica.</p>

Fotograma del vídeo en el que los colegiales del Elías Ahuja gritan hacia el colegio mayor Santa Mónica.

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Ha habido, en mi vida, dos momentos en los que he comprobado lo rápido que puede cambiar el comportamiento humano, incluido el mío. Uno fue el inicio del confinamiento por la pandemia de covid en 2020. El otro fue mi llegada a un colegio mayor de Madrid en 2014.

El Consejo de Colegios Mayores Universitarios de España contabiliza en su web 120 residencias de este tipo, donde viven unos 17.000 estudiantes universitarios, aproximadamente el 1% del total. De estos 120 colegios, 43 se sitúan en Madrid (en Barcelona, solo seis) y la mayoría se concentran en la Ciudad Universitaria, formando un auténtico ecosistema. De la Complutense, la universidad pública más grande de España, dependen al menos 36, que acogen a más de 6.000 estudiantes. Cinco son de la propia universidad. Los 31 restantes están adscritos a ella y son gestionados, en su mayor parte, por instituciones religiosas. Casi la mitad siguen siendo segregados por sexo, otros lo fueron hasta fechas recientes. El Barberán está vinculado al Ejército del Aire, el Jorge Juan, a la Armada. El hoy clausurado Johnny, famoso por el flamenco y el jazz, empezó siendo para hijos de funcionarios. Es frecuente que se acceda a través de una entrevista personal y los precios de una habitación individual sin becas superan muy fácilmente los 1.000 euros mensuales.

Cada uno de estos colegios mayores ha desarrollado una cultura, una idiosincrasia distinta del resto. Se podría decir que el alcohol, los rituales, las novatadas y las jerarquías (con alguna excepción), el deporte, las actividades en grupo y un fuerte sentido de comunidad forman el acervo común, lo que diferencia a un colegio mayor de una vulgar “residencia” (palabra tabú en ese ámbito).

El colegio mayor al que yo fui era uno de los que dependían directamente de la universidad. No tenía, por tanto, un carácter religioso. Llevaba cuatro años siendo mixto, lo que aligeraba mucho el ambiente. Además, el principal criterio de selección (aunque no el único) era la nota de Bachillerato, por lo que las tendencias ideológicas y personales eran variadas. Las novatadas, que duraban de septiembre a noviembre, eran optativas y, en general, lúdicas, como juegos de campamento. No viví, pues, nada similar a lo que supone un colegio segregado por sexo, ni a las tradiciones de humillación profunda o castigo físico que aparecen de vez en cuando en programas sensacionalistas de la tele (pero no son un invento).

Tenía que tratar a los veteranos de usted, memorizar sus nombres, lugares de origen y estudios, para aprobar un examen supuestamente trascendental

Sin embargo, como he dicho, la Ciudad Universitaria era un ecosistema. Y al entrar en él, tu vida cambiaba. Tenía que tratar a los veteranos de usted, memorizar sus nombres, lugares de origen y estudios, para aprobar un examen supuestamente trascendental. También debía recordar veinticuatro frases, seis o siete cánticos de tipo futbolero que entonaríamos desfilando en fila de dos de camino a los botellones o por el centro de Madrid y otras canciones chabacanas. Cuando me lo pidieran, debía presentarme: “Se presenta la puta novata (…)”.

Si pudiera saber qué capacidad, cuántos gigas de memoria tiene mi cerebro, valoraría en qué medida debo lamentar el espacio que ocupa toda esa información.

Me pusieron un mote, por el que aún se me conoce. Los martes íbamos a fiestas con otros colegiales con los que se nos trataba de inducir a la cópula. Los sábados había capeas, con el mismo objetivo. La endogamia (sexo entre miembros de un mismo colegio) era frecuente, pero desaconsejada. A veces teníamos que confeccionar disfraces para estos eventos. Como en mi colegio había personas que habían sacado un 14 en selectividad, el detalle y calidad de algunos de esos disfraces era admirable. Si alguien “pillaba”, cuestión absolutamente central en nuestras vidas, al día siguiente, cuando entraba al comedor, se empezaba a dar golpes en las mesas y a cantarle “pillador” o “pilladora”, por si alguien no se había enterado. Un colegial registraba cada “pillada” en un Excel y elaboraba un ránking.

Ninguna de estas actividades era promovida por la Universidad Complutense o por la dirección del colegio. Habíamos firmado todos un compromiso antinovatadas.

Yo venía de la escuela pública aragonesa, no había estado en campamentos de verano, ni en clubes deportivos o grupos de scouts. En mi casa tampoco se había hablado nunca hasta entonces de nada similar, y menos aún tenía parientes que hubieran sido colegiales, como les sucedía a algunos compañeros. Era evidente que para otros todo esto resultaba más natural. Para mí era marciano.

Pero lo asumí, me integré. Un conjunto de liturgias extrañas ocupó el centro de mi vida. Quién se había besado con quién, quién no saludaba a quién al cruzarse por las escaleras, quién se había escaqueado de descargar un camión, una mierda en el ascensor, el bicho que se había encontrado alguien en el puchero o el inadmisible robo de dos botellas de ron por una chica guapa eran temas de gran relevancia en mi mundo.

Sin embargo, había una grieta en todo esto: yo seguía yendo a clase. En el colegio se nos incitaba a dejar de hacerlo, éramos todos muy listos y no nos hacía falta, teníamos otras prioridades. Las borracheras entre semana tampoco ayudaban. Pero a mí siempre me ha gustado ir a clase.

En algunos grados, como Ingeniería Aeroespacial o Relaciones Internacionales, la proporción de colegiales era significativa, se encontraban en la facultad cuando iban, hacían los trabajos juntos. Pero en la Facultad de Ciencias de la Información, la segunda con más alumnos de la Complutense, la mayoría de mis compañeros eran de Madrid y alrededores, y los pocos que habían llegado de fuera vivían en pisos. Por lo tanto, mi vida colegial se veía interrumpida por mi vida estudiantil, y viceversa.

Mis compañeras hablaban de la ciudad, de la línea 6 de metro, de las clases o de los bares del centro. Yo les hablaba de rarísimos botellones, de que las veteranas me habían mandado a poner una lavadora con sus bragas, de que habíamos ido al centro a pedir que nos estamparan nata en la cara a cambio de un euro para financiar una fiesta, de nuestros motes. Me miraban con perplejidad. Les parecía todo tan marciano como me lo pareció a mí nada más llegar. Yo ya había asumido mi nueva vida, estaba a gusto, así que esto me frustraba. Me di cuenta de que era imposible que lo entendieran.

Yo les hablaba de rarísimos botellones, de que las veteranas me habían mandado a poner una lavadora con sus bragas

Se ha publicado en TikTok un vídeo en el que los colegiales del Elías Ahuja, un centro masculino, encienden las luces de sus habitaciones al unísono de noche y gritan y hacen ruido desde las ventanas en dirección al Santa Mónica, el colegio femenino de enfrente. El ritual se inicia con la siguiente frase: “¡Putas, salid de vuestras madrigueras, sois unas putas ninfómanas! ¡Os prometo que vais a follar todas en la capea!”.

Ambos colegios dependen de la Orden de San Agustín.

No es la primera vez que se hace público un contenido de este tipo, pero en este caso, por lo que sea, su difusión ha sido enorme.

En un principio, la reacción general ha sido de repulsa. El público interpretaba aquello como un acto machista intimidatorio, profundamente agresivo. Durísimas palabras fueron pronunciadas. “Bueno… es desagradable de ver”, opina mi madre.

Hasta el presidente del Gobierno y el líder de la oposición han condenado los hechos. Se ha debatido en el marco de la cultura de la violación. La fiscalía ha anunciado que investigará si los hechos pueden ser constitutivos de un delito de odio.

Sin embargo, la secuencia completa revela que las chicas responden, también coordinadas, con similar obscenidad. Varias de ellas han explicado con fastidio a la prensa que no se sentían ofendidas, sino “todo lo contrario”, por esos chicos, que son en ocasiones sus familiares y, en todo caso, “quien nos acompaña cada día a la puerta, con los valores más claros”. Lo que se grabó, según ellas, era un ritual, La Granja, que se repite cada año. “A mí si me llaman puta o ninfómana por la calle, claro que me ofendo”, explicaba una, “pero ellos son nuestros amigos”.

Un apunte: las palabras de estas portavoces no tienen por qué reflejar los sentimientos del 100% de las mujeres que viven en el Mónica, al igual que no se puede asumir que todos los residentes en el Ahuja estén felices y orgullosos de estos actos. En la vida, nada es exactamente como se ha previsto. Pero es la explicación honesta de una cultura.

La indignación del público se ha mezclado con la perplejidad. La misma perplejidad, con varios grados más, que mostraban mis compañeras de clase cuando les contaba lo que hacía con mi vida cuando salía de la facultad.

Deduzco que los colegiales, en su mayor parte, estarán también perplejos ante las reacciones al vídeo, frustrados por la “falta de contexto” y furiosos con la prensa. Si se toman medidas disciplinarias contra “los cabecillas”, tal y como ha anunciado la dirección del centro, estas serán quizás percibidas como aleatorias. El alumno expulsado se preguntará qué ha hecho. La suspensión de la capea parecerá injusta. Porque lo que se refleja en el vídeo no parece la idea peregrina de algún líder malintencionado, sino la manifestación de una cultura de décadas, como señalaba una de las colegialas cuyas declaraciones recoge El País: “Pobrecillos, es una tradición. Esto se hace de siempre. Si acaso, que se castigase a los que empezaron a hacerlo hace 40 años…”.

Los políticos excolegiales más conocidos son de derechas (Pablo Casado, exlíder del PP, y Juan García-Gallardo Frings, de Vox, vicepresidente de Castilla y León). Sin embargo, no me atrevo a descartar que entre las personas próximas al Gobierno o a los partidos y medios progresistas, entre sus colaboradores o amigos, haya algún antiguo colegial, quizás no del Mónica o del Ahuja, que tal vez ni siquiera simpatice con estos colegios en concreto, pero que esté observando en silencio el escándalo, la indignación masiva, y se sienta, en secreto, un poco perplejo. Tal vez lo comente en algún grupo de WhatsApp.

Ha habido, en mi vida, dos momentos en los que he comprobado lo rápido que puede cambiar el comportamiento humano, incluido el mío. Uno fue el inicio del confinamiento por la pandemia de covid en 2020. El otro fue mi llegada a un colegio mayor de Madrid en 2014.

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autora >

Elena de Sus

Es periodista, de Huesca, y forma parte de la redacción de CTXT.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí