1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

economía bélica

Guerra sin Estado. Terapia de choque neokeynesiana para Ucrania

Un informe de prestigiosos economistas respalda la agenda desreguladora del Gobierno de Zelenski. Hacerlo en tiempos de guerra puede cortocircuitar la democracia

Adam Tooze 10/11/2022

<p>Un hombre contempla los restos de un edificio bombardeado en Kiev el pasado 25 de febrero.</p>

Un hombre contempla los restos de un edificio bombardeado en Kiev el pasado 25 de febrero.

Oleksandr Ratushniak

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Mientras la guerra en Ucrania sigue su curso, la pregunta que recorre el campo de batalla es si Rusia se decidirá por la escalada nuclear. En Washington, el consenso político empieza a resquebrajarse y está en duda si el Partido Republicano retirará su apoyo después de las elecciones legislativas (el 8 de noviembre). Mientras tanto, Ucrania celebra sus triunfos militares cada vez más preocupada por sus crecientes dificultades sociales y económicas. En Washington, durante los encuentros del FMI y del Banco Mundial a principios de octubre, confluyeron estas tres cuestiones: el riesgo nuclear, el riesgo del Partido Republicano y el riesgo económico y financiero.

El Banco Mundial y el FMI confirmaron en su última reunión las sombrías predicciones de que el PIB de Ucrania se contraerá un 35% este año

No cabe duda de que Ucrania, al contrario que Rusia, se enfrenta a una crisis económica y social urgente. El Banco Mundial y el FMI confirmaron en su última reunión las sombrías predicciones de que el PIB de Ucrania se contraerá un 35% este año. Más de 10 millones de personas se han visto desplazadas y necesitan ayuda. Como señala un informe: “Según los cálculos del Banco Nacional de Ucrania (BNU), más de diez millones de trabajadores han sido despedidos y más de la mitad de las empresas han recortado sus nóminas desde que comenzó la guerra (hasta un 50% en algunos sectores). Muchas empresas afirman que trabajan en horario reducido”.

Cada vez está más claro que las políticas con las que Kiev ha resistido con éxito los primeros embates de la guerra no son sostenibles. Ahora mismo, la inflación está en un 30% (y sigue subiendo), y la moneda nacional, el grivna, ha perdido casi un 70% de su valor. Entretanto, para intentar frenar la depreciación de la moneda, se están dilapidando las reservas extranjeras.

Todos los bandos están utilizando la picaresca. A la hora de negociar concesiones de los acreedores, a Kiev no le sirve de nada maquillar su situación, aunque nadie duda de que es realmente grave. Pero cuando llegue el invierno, la penosa situación económica y financiera de Ucrania podría poner en peligro su capacidad para continuar la guerra.

Hay una solución evidente en forma de ayuda exterior. La pregunta es si llegará. De no ser así, ¿qué es lo que dicta el sentido común? Y en particular, ¿cuál es el papel que desempeñarían los analistas y expertos occidentales en esa situación? Me surgen estas dudas después de reflexionar sobre mi propia participación en el asunto y después de leer el informe del CEPR (Centro para la Investigación en Política Económica) que publicó en septiembre un dream team de economistas estadounidenses y europeos.

El informe se explica sin lugar a dudas por una auténtica preocupación por la situación de Ucrania. Pero me temo que sus propuestas amenazan con desvirtuar lo que pretende defender. Cuando la democracia está siendo atacada hay que tener cuidado con la economía política, y los autores del CEPR hacen lo contrario. En contra de lo que se podría esperar, es decir, que la guerra fomentaría la búsqueda de unas medidas económicas y sociales solidarias con las que fortalecer el frente interno de Ucrania, el equipo del CEPR apuesta por una drástica desregulación. En este sentido, superan la imaginación de un observador radical como es Slavoj Žižek, que en un artículo reciente publicado en Project Syndicate creía con ternura que la guerra había provocado una retirada temporal de los proyectos neoliberales en Ucrania. La historia, por lo que parece, es más radical que todo eso. Los autores del CEPR, avalados por predecibles suposiciones sobre la corrupción endémica y la ineficacia del Estado ucraniano, proponen romper cualquier relación entre la máquina de guerra y un Estado que solo sería una red de protección residual. De esta manera, el siglo XXI alumbra una nueva visión de la guerra sin Estado. 

***

Desde este verano, el BNU presiona al gobierno de Zelenski para que suba los tipos de interés sobre la deuda que emite

Sin duda, el asunto más urgente ahora mismo es cómo pagar la guerra en Ucrania. La base de recaudación de impuestos de Ucrania no es muy fuerte y el gasto militar está aumentando. Sin embargo, recortar el gasto no militar es más fácil de decir que de hacer. Además, la financiación extranjera solo puede cubrir una fracción del déficit resultante y los inversores locales no están muy por la labor de comprar bonos en moneda ucraniana, como consecuencia de la inflación. Por lo tanto, pedir préstamos al Banco Central, el BNU, es decir, imprimir dinero, se ha convertido en la última alternativa en las finanzas de guerra (inflacionaria).

Ningún banco central quiere dirigir el país cuando la inflación está por las nubes. Desde este verano, el BNU presiona al gobierno de Zelenski para que suba los tipos de interés sobre la deuda que emite con el objetivo de que los préstamos sean más atractivos, pero el gobierno se opone.

En septiembre, expuse en mi artículo Chartbook #149 que, con mucha probabilidad, la presión social y económica sobre Ucrania agudizaría las divisiones dentro de la élite y sobre todo entre el Gobierno y el Banco Central. En aquel momento (era cuando Ucrania había realizado espectaculares avances militares en el frente norte) aprecié cierto nerviosismo solo por el hecho de sacar el tema a relucir. Pero después, el 6 de octubre, en unas circunstancias un tanto oscuras, el gobernador del Banco Central de Ucrania, Kyrylo Shevchenko, dimitió y desapareció de escena, para reaparecer después en Facebook, ya fuera del país. Alegó motivos de salud, pero también se descubrió que le estaban investigando por corrupción.

Algunos analistas bien informados señalan que podría ser solo eso, un caso de corrupción (como el análisis que realiza Dave Delton, que sigue muy de cerca la economía política de Ucrania). Pero uno se pregunta por qué una investigación por corrupción –una de las muchas que seguramente hay abiertas ahora mismo– acaba con el puesto de una persona tan crucial, y lo hace, precisamente, antes de las reuniones con el FMI. Para mi sorpresa, Anders Aslund, que difícilmente puede ser acusado de no ser favorable a Kiev, también interpretó la marcha de Shevchenko en términos políticos: “La Rada de Ucrania aceptó la dimisión del presidente del BNU, Kyrylo Shevchenko, por ‘motivos de salud’ con 263 votos. Solo estuvo dos años en el puesto. Sus dos excelentes predecesores estuvieron solo tres años. Ninguno logró terminar su mandato”. De igual modo, el equipo bien conectado de Bloomberg, compuesto por Volodymyr VerbyanyJorge Valero y Daryna Krasnolutska, hizo una lectura política de la reestructuración del BNU. Las tensiones entre el Gobierno y el Banco Central se remontan a junio, aunque el nuevo jefe del banco, Andriy Pyshnyi, tiene contactos en los círculos de Zelenski.

Como el Gobierno de Zelenski sigue presionando al Banco Central para que amplíe su capacidad de financiar un presupuesto golpeado por la guerra, es difícil predecir cuál será la reacción de Pyshnyi, un aliado de 47 años del jefe de gabinete del presidente, Andriy Yermak. “Ese es el principal problema y la principal amenaza”, afirmó Dmytro Boyarchuk, director ejecutivo de la empresa kievita de investigación económica Case Ukraine. Tras formar parte de la junta de Oschadbank a comienzos de la década de 2000, Pyshnyi comenzó su carrera política cuando el presidente Viktor Yushchenko le nombró subdirector del Consejo de Seguridad y Defensa Nacional. Él y sus aliados unieron sus fuerzas a las del partido político que después se convirtió en el motor de la llamada Revolución de la Dignidad, que echó, en 2014, al presidente prorruso Viktor Yanukovych. Poco después retomó su carrera en la banca y trabajó como director general de Oschadbank hasta 2020. Aunque Pyshnyi es un veterano de la política y los negocios, no cuenta con el apoyo universal de los economistas, algunos de los cuales han dicho que sería preferible una persona con mayor conocimiento técnico: “El principal órgano de política monetaria debería estar presidido por un economista que comprenda cómo son los procedimientos macroeconómicos, no por un empresario o un banquero”, afirmó Boyarchuk.

Dada la inestabilidad del equipo de política económica de Ucrania y la aparente resolución a favor de los partidarios de Zelenski, que inmediatamente después anunció que los tipos de interés se mantendrían como estaban, la pregunta pasa a ser si Kiev puede constituir lo que Elina Ribakova, del IIF (el principal grupo de presión de las finanzas internacionales), describe como un “marco macroeconómico creíble”.

***

Si alguien quisiera encontrar ese marco, podría buscarlo en el informe de septiembre del equipo del CEPR. Ahí se formula el dilema de Kiev en términos dramáticos:

“Ucrania resiste la agresión rusa desde hace 160 días. A medida que pasa el tiempo, es más probable que se prolongue la guerra, y esta perspectiva exige que se recalibre la estrategia macroeconómica del país. En concreto, la actual mezcla de políticas, que se basan en la reducción de las reservas extranjeras y en otras medidas temporales, es cada vez más insostenible. Si no se modifica, este rumbo dará como resultado una grave crisis que mermará la capacidad de Ucrania para prolongar el esfuerzo bélico durante un largo período”.

Y continúan con su argumentación:

“El gobierno puede seguir recibiendo suficiente ayuda extranjera, pero esto podría confundir los deseos con la realidad: el apoyo moral hacia Ucrania solo se está traduciendo parcialmente en un sólido salvavidas financiero. La recomendación de este informe sería ayudar a Ucrania a que se ajuste a esta realidad”.

Sobre el control de precios, el equipo del CEPR no está a favor de responder a la crisis social con límites al movimiento de precios

Entonces, si la supervivencia de Ucrania y Europa están en juego, ¿qué dicta el “realismo”? El informe se divide en cuatro partes. Con los primeros tres apartados, que se refieren a la estabilización macroeconómica y la cuestión de cómo pagar la guerra, es fácil estar de acuerdo. El Estado ucraniano necesita, sin duda, reforzar su base de recaudación de impuestos y garantizar una mínima estabilidad de precios. Debería permitir la depreciación del tipo de cambio y, al mismo tiempo, evitar la fuga en masa de capitales mediante unos férreos controles del capital.

En su defensa, el equipo del CEPR señala la necesidad de introducir una progresividad tributaria para financiar la guerra:

“Ucrania cuenta con un tipo único del impuesto sobre la renta del 18%. El actual impuesto militar (introducido en 2015) también es un tipo único del 1,5% de la renta. Si el gobierno no puede introducir la progresividad en estos impuestos, sí puede implementar una ‘sobretasa de guerra’ progresiva (por ejemplo, el recargo se aplicaría solo a las rentas o al capital que estén por encima de un determinado umbral) que podría ser más factible de aceptar políticamente y que podría suspenderse después de la guerra. Subir los impuestos a los artículos de lujo podría también ayudar a que la tributación sea más progresiva”.

Además del impuesto sobre la renta, el equipo propone una ambiciosa agenda de movilización de recursos internos:

“El objetivo debería ser aumentar la recaudación del impuesto sobre la renta y que las deficiencias restantes se financiaran, sobre todo, mediante mecanismos no monetarios: preferiblemente con ayuda externa y, si eso no es posible, con la emisión de deuda interna, y mucha menos dependencia del ‘señoreaje’ (ingresos monetarios)”.

Sigue sin estar claro de qué manera se persuadirá a los ahorradores nacionales para que suscriban préstamos de guerra en un momento en el que la inflación está subiendo con rapidez. Señalar el ejemplo de Estados Unidos durante la II Guerra Mundial no viene al caso. Lo más probable es que Kiev tenga que depender del ahorro forzoso.

Con bastante sensatez, defienden un “estabilizador nominal duradero”, es decir, la estabilidad de precios:

“El objetivo debería ser una inflación relativamente baja. En una época de movilización nacional, la responsabilidad de conseguir una estabilidad de precios la tiene la autoridad fiscal, que puede influir mucho en la inflación a través de los mecanismos que elija para recaudar fondos del sector privado. El gobierno debería proponerse potenciar el ahorro nacional en lugar de depender de la financiación monetaria del Banco Central. El Banco Central, en coordinación con las autoridades fiscales, debería introducir un régimen flexible que ayude a la estabilidad macroeconómica. Una flotación controlada del tipo de cambio sería consistente con este objetivo”.

Todas estas políticas son sensatas, buscan la estabilidad y parecen estar bien pensadas para garantizar una plataforma con la que mantener el esfuerzo bélico. Chirría, sin embargo, el cuarto apartado del informe del CEPR, en el que el equipo se aleja de la tarea de estabilización macroeconómica para exponer cómo debería ajustarse la economía ucraniana ante el impacto de la invasión. En esta sección, se abandona la cautela razonable y se privilegia un radicalismo entusiasta y una visión fatalista del propio Estado ucraniano:

“(…) aunque los gobiernos en tiempo de guerra se apropian habitualmente del reparto de los recursos, las circunstancias de Ucrania exigen unos mecanismos de reparto que se basen más en el mercado, que garanticen unas soluciones rentables que no sobrecarguen la capacidad del Estado y que no agraven los problemas ya existentes (como la corrupción) o fomenten las actividades del mercado negro (no gravada con impuestos). Con este fin, se debería llevar adelante una exhaustiva y drástica desregulación de la actividad económica, evitar los controles de precios y facilitar una redistribución productiva de los recursos. La supervivencia misma de Ucrania (y el futuro de Europa) está en juego. Los desafíos extraordinarios actuales deben ir acompañados de políticas extraordinarias y de un apoyo extraordinario por parte de los socios internacionales de Ucrania”.

Ante el impacto de la invasión rusa, en lugar de intentar reforzar el Estado ucraniano, los autores propugnan un retroceso:

“Históricamente, los gobiernos en tiempos de guerra se han servido de una mezcla de planificación central y asignación de recursos basada en el mercado. En muchos casos, los gobiernos tuvieron que desempeñar un papel fundamental en la economía para movilizar recursos que permitieran producir armas y municiones, dadas las carencias e imperfecciones del mercado (y la falta de confianza en el mecanismo del mercado durante la II GM, como consecuencia de la Gran Depresión). Pero repartir recursos mediante el racionamiento y la dirección ejecutiva requiere capacidad institucional. Ahora mismo, Ucrania no dispone de la capacidad para gestionar al detalle los flujos de bienes y servicios, ni para cubrir las necesidades de los sectores civil y militar. Por lo tanto, la capacidad del gobierno para dirigir la economía debería utilizarse con moderación. Los mecanismos basados en el mercado pueden ayudar a dar un nuevo impulso a la economía y proporcionar así una mayor base de impuestos. A tal fin, el gobierno debería minimizar una regulación y una burocracia que puedan limitar o frenar el reparto de mano de obra, capital y materiales en la economía. En resumen, es preferible el reparto basado en el mercado”.

Esto añade un punto de vista bastante diferente a sus recomendaciones sobre política fiscal. Y cuando se trata del gasto del gobierno en asuntos no militares, el informe se pronuncia en duros términos:

“La necesidad de proporcionar una protección social es clara y urgente: la ONU calcula que aproximadamente 12 millones de ucranianos necesitarán ayuda humanitaria. No obstante, el gobierno puede ser más eficaz en su provisión. Por ejemplo, hace poco decidió fijar los precios de las empresas de servicio público y otros servicios públicos. Este enfoque general, además de perjudicar la salud financiera de las empresas públicas y privadas que proporcionan estos bienes y servicios y de crear la necesidad de recapitalizar a estos prestadores, es muy costoso porque subvenciona hogares y empresas que pueden pagar unos precios más altos y porque desincentiva el ahorro de energía y de otros recursos fundamentales. La ayuda financiera actual a los refugiados y a las personas desplazadas internamente equivale prácticamente a proporcionar una renta básica. Aunque este planteamiento era adecuado durante los caóticos primeros días de la guerra, el coste de una renta básica es elevado. No diferencia entre los refugiados vulnerables y los acomodados… Además, este tipo de ayuda no crea los incentivos apropiados para que los refugiados busquen trabajo, pese a que conseguir que los trabajadores desplazados regresen a la población activa debe ser una de las prioridades del gobierno. Para lograrlo, el gobierno puede vincular el mantenimiento de las ayudas a la búsqueda de trabajo o al trabajo en obras públicas”.

El informe argumenta que, en la medida de lo posible, las funciones básicas del gobierno ucraniano deberían externalizarse:

“Médicos sin Fronteras puede proporcionar los servicios médicos básicos, mientras que la ONU y la Cruz Roja pueden proporcionar (y pagar) los suministros médicos. El gasto en programas culturales (como por ejemplo proteger los museos y las galerías) pueden cubrirlo las organizaciones internacionales y las ONG”.

Y, en vista del éxodo de una gran parte de la población, las categorías reservadas de gasto civil no pueden ser sagradas:

“Aunque el gasto militar es la máxima prioridad y por lo tanto debe estar protegido frente a recortes presupuestarios, es posible que el gobierno deba volver a reexaminar otros elementos de la categoría de gasto, actualmente protegidos. Más aún, el gasto no debería seguir las pautas u objetivos previos a la guerra (es decir, un tanto por ciento del PIB debe estar destinado a Y). Por ejemplo, dado que muchos niños y jóvenes han abandonado el país, el número, ubicaciones y presupuestos de las escuelas y universidades puede recalcularse y liberar recursos para otros usos”.

El equipo del CEPR imagina una Ucrania que se adapta al impacto de la guerra con la ayuda de la alta tecnología y las ONG, pero con el Estado reducido a la mínima expresión

Sobre el control de precios, el equipo del CEPR no está a favor de responder a la crisis social con límites al movimiento de precios, y ofrece, como contrapartida, una serie de argumentos conocidos sobre la ineficacia, las distorsiones del mercado, etc., para acabar con una observación relacionada con la alta tecnología:

“(…) el control de precios está a menudo justificado por la necesidad de garantizar la solidaridad y el acceso equitativo a los bienes. Sin embargo, los gobiernos, durante la Segunda Guerra Mundial y durante otras guerras, no contaban con la tecnología para dirigir la ayuda a los que más lo necesitaban. El nivel actual de digitalización proporciona alternativas al control de precios, como por ejemplo el pago dirigido de transferencias, que puede proteger a los grupos vulnerables de la población a un menor coste en términos de eficiencia económica”.

El equipo del CEPR parece imaginar una sociedad y una economía ucranianas que se adaptan al impacto de la guerra con la ayuda de la alta tecnología y las ONG, pero con el Estado ucraniano reducido en sí a la mínima expresión. Esta visión se torna explícita cuando se trata de la cuestión de la desregulación.

“Como resultado de la invasión rusa, algunos sectores y regiones de Ucrania tienen poca o nula actividad en el momento presente. Los recursos liberados deben emplearse en otros lugares y las políticas gubernamentales deben facilitar esta redistribución a gran escala de los recursos. El gobierno ha animado a las empresas a mudarse al oeste de Ucrania, donde los riesgos para la seguridad son menores, pero esta política ha tenido unos efectos moderados (menos de 1.000 empresas se han mudado). Este problema se puede abordar con una liberalización drástica de los mercados que acelere el flujo de la mano de obra y del capital hacia sectores/regiones en los que la economía pueda operar con solidez. Por ejemplo, el gobierno relajó bastante las regulaciones del mercado de trabajo (es decir, las empresas pueden despedir a los trabajadores con relativa facilidad y suspender de manera unilateral cláusulas de los contratos de trabajo; los trabajadores que quieran dejarlo, por su parte, no tienen que dar un preaviso en sus trabajos). Este enfoque puede aplicarse a otras áreas. La regulación del suelo, el acceso a la electricidad y otras infraestructuras deberían simplificarse para permitir que las empresas puedan desplazarse con mayor facilidad… Quizá, el gobierno podría nombrar un alto funcionario (por ejemplo, ‘director de desregulaciones’) para que coordine e impulse la desregulación”.

Para terminar, el equipo finaliza con el siguiente argumento:

“La maratón de esta guerra requiere prudencia y cautela en las finanzas públicas, un estabilizador nominal duradero, un sistema financiero resistente, una gestión cuidadosa del equilibrio en la balanza de pagos y flexibilidad y eficacia a la hora de asignar los escasos recursos. Varias ramas del gobierno deberán coordinar sus esfuerzos para lograrlo”.

El informe del CEPR termina con una discordante y, pareciera, desinhibida yuxtaposición: por una parte, cuando se trata de macroeconomía, lo que se recomienda es prudencia, cautela, durabilidad y resistencia. Por otra, cuando se trata del destino de la economía ucraniana, el equipo del CEPR imagina una anulación total de las regulaciones del mercado de trabajo, del mercado del suelo, etc.

Ucrania ha demostrado ser un actor militar muy competente, aunque los expertos siguen dudando de su capacidad como actor social o económico. Por ese motivo, es mejor reducir la regulación lo máximo posible. Las propuestas del CEPR parecen equipararse a una visión de la guerra sin Estado.

Keynes defendía una gestión de la macroeconomía precisamente porque pensaba que un ataque contra las estructuras de la sociedad era una amenaza de ruina

Se podría pensar que esta es la apoteosis de la “síntesis del MIT”, tal y como la propuso Paul Samuelson en su clásico libro de texto (Curso de Economía Moderna), según la cual la estabilización macroeconómica se combina con una aceptación sin complejos de una microeconomía convencional en la que el mercado es lo primero.

Pero como varios de los autores del CEPR están vinculados con el neokeynesianismo en EE.UU., y puesto que mencionan la II Guerra Mundial y la experiencia del New Deal como guía, déjenme decirles que su postura es la antítesis de la postura del propio Keynes. Keynes defendía una gestión activa de la macroeconomía precisamente porque pensaba que un ataque contra las estructuras colectivas de la sociedad era una amenaza de ruina.

***

Se podrían criticar las recomendaciones por ser ejemplos claros de la máxima de que nunca se debe desaprovechar una buena crisis. Son las típicas propuestas tecnocráticas y descendentes que buscan una drástica alteración social con el argumento de que el fin justifica los medios. Se las podría describir como un ataque contra el tejido social de Ucrania disfrazado de ley marcial y limitación de la libertad de prensa. Se podría considerarlas como una antipolítica. Salvo que no son nada de eso. De hecho, como sugiere la referencia a la evisceración de la legislación laboral ucraniana, el equipo del CEPR se está posicionando de forma explícita a favor de la agenda desreguladora sumamente controvertida en la política ucraniana del Gobierno de Zelenski y de sus partidarios en el Parlamento y en la patronal ucraniana.

Las medidas del mercado de trabajo que cita el equipo del CEPR como modelo de su impulso desregulatorio fueron mencionadas por primera vez en 2020, pero la oposición interna y la covid las frenaron en seco. Se volvieron a poner sobre la mesa en 2021, en parte inspiradas en una consultoría financiada por la embajada británica que, a raíz de la creciente tensión con Rusia, vio una oportunidad para colar las medidas. Finalmente, en agosto de 2022 se promulgaron a pesar de las protestas del sindicalismo europeo. La única agencia internacional que no ha tenido su momento este verano en Kiev ha sido la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

La ley que promulgó Zelenski a finales de agosto retira la protección que ofrece la legislación laboral nacional a un 70-80% de la población activa del país, obreros de empresas pequeñas y medianas, como publicaron Thomas Rowley y Serhiy Guz en Social Europe.

Está claro que la lucha por las condiciones de la reconstrucción de Ucrania ya ha comenzado

Según un informe técnico de la OIT, la legislación “parece excluir a un porcentaje significativo de la población activa ucraniana de (…) la legislación laboral general, al establecer un régimen paralelo y menos protector”. Introduce la posibilidad para el empleador de despedir libremente y de cambiar de forma unilateral las condiciones y términos fundamentales del trabajo.

Bajo la presión de los opositores a la reforma, la ley que promulgó Zelenski regirá solo mientras dure la guerra. Pero creará hechos consumados sobre el terreno y está claro que la lucha por las condiciones de la reconstrucción de Ucrania ya ha comenzado. El abogado laboralista ucraniano y activista George Sandul describió el objetivo último de los planes preliminares de reconstrucción como una “distopía de estilo Mad Max” en la que todo el mundo negociará por su cuenta y sin reglas.

Dejando a un lado el melodrama, los defensores de la nueva legislación hablan con sinceridad de su agenda.

Algunas críticas sostienen que los diputados del Parlamento ucraniano han utilizado la invasión de Rusia como una “oportunidad” para aprobar reformas polémicas

En una entrevista publicada el 28 de julio en la página web del Parlamento ucraniano, Halyna Tretiakova, directora de la comisión parlamentaria de política social, afirmó que la OIT suponía un obstáculo para que los ucranianos pudieran llegar a acuerdos laborales individuales y para la protección de sus derechos laborales mediante unos medios más flexibles. “La gente no quiere negociar su trabajo a través de negociaciones colectivas, sino a través del derecho civil, royalties y derechos de autor”, declaró Tretiakova. “Pero la Organización Internacional del Trabajo, creada en 1919 durante la época de la industrialización, dice que no… La OIT dice que una persona depende económicamente de su empleador y que debería por lo tanto estar bajo la jurisdicción del derecho laboral ucraniano, que se desarrolló en 1971”. Tretiakova declaró en openDemocracy que los “acuerdos internacionales”, como por ejemplo las convenciones de la OIT, formaban “parte de nuestra legislación”, pero que las demandas contra Ucrania ante el Tribunal Europeo de Derechos Humanos por vulneraciones de los derechos sociales y laborales estaban multiplicándose. “Tenemos que reexaminar las obligaciones del Estado, y tienen que ser acordes con la capacidad del Estado en este preciso momento histórico. Para conseguir que el número de demandas no siga aumentando, tenemos que ‘resetear’ el estatuto laboral y el modelo social (ucraniano), algo que no se llevó a cabo durante la transición del país del socialismo a la economía de mercado. Si esto significa que Ucrania tiene que abandonar algunos acuerdos internacionales es una cuestión que tendrá que decidir el poder ejecutivo, que tendrá que concretar para lo que hay recursos y para lo que no”. Algunas de las críticas a esta medida sostienen que los diputados del Parlamento ucraniano han utilizado la invasión de Rusia, que ha desplazado a millones dentro y fuera del país, como una “oportunidad” para aprobar unas reformas potencialmente polémicas. Antes de que estallara la guerra, los sindicatos ucranianos organizaron manifestaciones contra los intentos del partido en el poder, Servidor del Pueblo, de recortar los derechos laborales y sindicales. El borrador del plan de reconstrucción menciona “la escasa vinculación de los trabajadores con las reformas” y la “postura activa de resistencia que han adoptado los sindicatos” como “principales obstáculos” para el desarrollo económico.

***

Todos los programas de política económica son políticos. Defender la ayuda internacional para que Ucrania luche contra Rusia es también una decisión política. La estabilización macroeconómica es de todo menos inocente, pero, desde una perspectiva keynesiana, sostengo que hay una clara diferencia entre establecer unos parámetros generales de política macroeconómica, en particular si se lleva a cabo con el ánimo progresista presente en los tres primeros apartados del programa del CEPR, y el tipo de agenda desreguladora sin tapujos que pregona en su programa para el futuro social y económico de Ucrania. Además, hay que insistir en que no existe necesariamente una correlación entre ambas. Como bien saben los defensores de la desregulación en Ucrania, la agenda desreguladora implica una drástica reconstrucción del orden postsoviético en su país. Y puede que tengan algo de razón, no cabe duda, pero llevar a cabo esta reconstrucción durante la guerra cuando el margen para el debate público, las huelgas y la oposición es limitado es provocar un cortocircuito en la democracia. No deja de ser irónico que una de las reivindicaciones de Ucrania sea defender la democracia. Puede ser también un peligro porque corre el riesgo de abrir brechas en la solidaridad nacional que, si la historia nos sirve de algo, puede ser necesaria para sostener la guerra. Por supuesto, puede darse el caso de que en el siglo XXI, y particularmente en el espacio postsoviético, la lógica de la política y la guerra sea diferente. Sea como fuere, esta política sumamente fragmentadora está reñida con la imagen de movilización nacional patriótica que el equipo de Zelenski ha sabido comunicar tan bien y que ha resultado tan atractiva para una gran parte del resto del mundo. Es asombroso que un grupo tan destacado de expertos internacionales, como lo son los autores del CEPR, haya elegido apoyar este programa en nombre de la necesidad económica.

---------------------

Este artículo se publicó en el blog del autor.

Traducción de Álvaro San José.

Mientras la guerra en Ucrania sigue su curso, la pregunta que recorre el campo de batalla es si Rusia se decidirá por la escalada nuclear. En Washington, el consenso político empieza a resquebrajarse y está en duda si el Partido Republicano retirará su apoyo después de las elecciones legislativas (el 8 de...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Adam Tooze

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

1 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. marcoantonio-mira

    El informe argumenta que, en la medida de lo posible, las funciones básicas del gobierno ucraniano deberían externalizarse: “Médicos sin Fronteras puede proporcionar los servicios médicos básicos, mientras que la ONU y la Cruz Roja pueden proporcionar (y pagar) los suministros médicos. El gasto en programas culturales (como por ejemplo proteger los museos y las galerías) pueden cubrirlo las organizaciones internacionales y las ONG”. Lo cual evidencia una doble infamia, la de seguir apoyando un gobierno de dudosa cordura, como el que dirige el bufón Zelensky y la de sumar en este apoyo el de pretendidamente virtuosas y humanitarias ONGs, con lo cual abundarían en la opinión mayoritaria de al menos un 80% de la población mundial que no disfruta del sacrosanto relato único "occidental", opinión que tilda las ONG mencionadas en colaboradores de esa política necrófila "occidental". Al menos las ONG mencionadas deberían revisar sus posturas humanitarias y lo que aportan en la continuación de una guerra absurda.

    Hace 6 días

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí