1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

  292. Número 292 · Enero 2023

  293. Número 293 · Febrero 2023

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

PROCESANDO EL YUYU

La polarización como animal de compañía

Tras varias décadas de pujolismo, y una década de postpujolismo rampante y sin Pujol que lo frenara, se ha olvidado ese equilibrio no tan antiguo, que evitaba el fanatismo, que evitaba que un solo grupo creyera tener la razón

Guillem Martínez 14/10/2022

<p>Equipo al completo del nuevo Govern de la Generalitat, el pasado 11 de octubre.</p>

Equipo al completo del nuevo Govern de la Generalitat, el pasado 11 de octubre.

Cuenta de TW de Pere Aragonés

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

1- El FMI advierte de un 2023 terrible. Lo que explica no solo el 2023, sino el FMI. Ha pasado de ser una institución que ofrecía recetas económicas que, indefectiblemente, conducían a un mundo chungo, a testificar que, en efecto, ya hemos llegado. El FMI ilustra, por sí mismo, la época. Una época en la que una institución, en el trance de ver aproximarse un muro frente a sus narices, no puede parar. Pero puede, llegado a un punto dramático y sin retorno, describir ese muro con cierto colorido. El FMI es, así, una institución fiel a sí misma hasta la inutilidad. Bueno. Anyway. Quédense con el concepto ser-fiel-a-sí-mismo-hasta-la-inutilidad, que hoy vamos de eso. El concepto explica una cultura justita en el trance de acceder a un cambio de época, momento en el que esa cultura ya no es funcional en absoluto, pero sucede que no solo no hay otra, sino que imaginar otra supone quedarte sin lugar de trabajo. El mundo, en ese sentido, está siendo, en estos tiempos, fiel a sí mismo. Mucho. A tope. Pero puede serlo –ay, uy– más allá de lo biológicamente asumible en Ucrania, ese punto en el que chocan tantas fidelidades-a-sí-mismo que da miedo.

2- La fidelidad íntima hasta la inutilidad ocupa, si se fijan, las portadas de los diarios en este cambio de época. En ese sentido, la noticia del día en el que escribo estas líneas puede ser que el pack ministros europeos del ramo + comisaria europea del ramo, no se ponen de acuerdo para modular de alguna forma el precio del gas ruso, un problema acuciante, radical, urgente. Si bien viejuno, de hace más de un año y de siete meses antes de la guerra de la que usted me habla. Lo que habla, a su vez, de la fidelidad hasta la inutilidad de nuestras instituciones. Si uno lo mira así, hasta el FMI, o un gato de escayola, tiene más reflejos y visión de fondo que otros bichos institucionales. Bueno, hoy hablaremos de los gobiernos como fidelidad íntima. Concretamente, del Govern cat, lo que puede ser útil para ver la toma de decisiones de un ejecutivo no alemán/no dotado de un gran presupuesto y poseedor de un programa para pulírselo, pero, en contrapartida, poseedor de la aludida y absoluta fidelidad a uno mismo, que tanto puede asombrar a los no iniciados. 

3- La crisis del Govern fue un no poder parar, de hecho. Reconstruyendo lo que se sabe, todo arrancó de la decisión de Puigdemont de someter el Govern a una crisis. Esto es, todo arranca con verticalismo e informalidad –Puigde, el gran jefe, carece, de hecho, de cargo oficial en JxC–, y de ausencia de liderazgo en los líderes JxC alejados de Puigde. Es posible, por tanto, que las razones de la crisis sólo se ubiquen, en última instancia, en la cabeza de Puigde. Y que no tengan nada que ver con información o lecturas del mundo. Sino con apriorismos, dinámicas, mitos –el pack fidelidad, vamos– que impidieron ver algo tan obvio como que el tercer partido de Cat era, en efecto, el tercer partido de Cat, y no el primero ni el segundo. La pregunta es, dos puntos, ¿la salida de JxC del Govern –el trumpismo, una de las dos extremas derechas 2.0 disponibles en Cat; poca coña– ha supuesto una entrada de aire fresco en el Govern, o ERC ha aprovechado esa Stargate, abierta de repente, para cerrarla abruptamente, y practicar una fidelidad absoluta a sí misma hasta la inutilidad?  

ERC ha mantenido la polarización, por si es necesario usarla. Rehuyó así la valentía de enviarla a paseo, buscando el apoyo de otros grupos

4- Respuesta: han sucedido ambas cosas. Por una parte, en estratos sociales alejados de un contacto íntimo con una idea racial o épica de nación, se vivió con cierto relajo, incluso con guasa, los análisis que condujeron a la pérdida de los 20 millones de euros en sueldos que JxC decidió perder. Vivan donde vivan, ustedes ya sabrán y recordarán que la salida de la Extrema Derecha 2.0  –a partir de ahora, para ir arreando, ED2.0– de un gobierno, siempre entraña percepción de brisa. Máxime cuando la gran herramienta y logro y éxito de la ED 2.0 es la polarización social, esa cosa que se logra con facilidad desde el poder, con medios públicos y concertados disponibles, y diciendo chorradas a cámara que provocan la indignación y la crispación. Es decir, la polarización. La polarización social es la política, en gobiernos sin posibilidad de obra. Es prepolítica, hipnótica, eléctrica. Por eso, es un deber del antifascismo, de una cultura democrática abierta y no tóxica, ubicar la política en el conflicto. Pero nunca en la polarización social, ese aplazamiento del conflicto, y el abono y el logro de Ayuso, Abascal, Gamarra, Feijóo, Trump, Orbán, Erdogan… Borràs, Puigdemont. El procés, un itinerario sin resultados, ni ganas, pero que, en contrapartida, ofrecía lenguajes, símbolos, y hasta camisetas y lacitos, para que uno se diferenciara y se segregara frente a un hipotético “otro”, un vecino cuya mera existencia en la sociedad negaba la posibilidad de plenitud nacional. Y eso no es un proceso de autodeterminación, sino de, básicamente, lo dicho, polarización. La sociedad cat, por otra parte, tras diez años de polarización, está al límite, como cualquier otra en ese trance. Le hubiera venido bien un respiro y una copa. No te digo ya un polvito. 

5- Pero con la formación del nuevo govern, ERC no acabó con la polarización, que era la razón fundacional del anterior govern, con JxC. Como la Ley Mordaza en otro gobierno de por aquí abajo, ERC ha mantenido la polarización, por si es necesario usarla, en caso de que las cosas se pongan chungas. ERC rehuyó así la valentía –la honestidad, podría ser otro sinónimo– de enviar a paseo la polarización, buscando el apoyo de otros grupos, incluso optando por un govern de coalición, explícito o implícito. Rechazó hacer lo que hace la sociedad cada día en Cat: hablar con su cuñado, con sus compis de trabajo, con su familia, con sus amigos, para evitar que la sangre de la polarización llegue al río. En su lugar, prefirió no ensuciar la idea de poble/pueblo, fundamental para la polarización, introduciendo en el Govern consellers independientes. Se los presento, pues esos tres nuevos consellers independientes, que han dejado de serlo, son un ejercicio de comunicación. Los ejercicios de comunicación no son ni buenos ni malos. Son, en todo caso, terribles, cuando son una región de la fidelidad de uno mismo hasta la inutilidad. 

ERC quiere ser la centralidad del ex-catalanismo –aka procesismo–, y recibe bien, da cargo, y paga de fábula a quién caiga de la mula y se le acerque

6- Se trata de Joaquim Nadal, ex-staff del PSC de antes del 15M, cuando ya no se enteraba, sin partido en la pasada década, cuando mucho staff PSC se fue, directamente y sin pasar por la casilla de salida, al procesismo, en el que desapareció sin pena, sin gloria y, en algunos casos, con cierto ridículo histriónico. Se da la curiosidad de que Nadal, según me dicen en el PSC, estaba intentando últimamente volver a casa, hasta que por el camino encontró otra casa mayor y con mejor alquiler. Su fichaje por ERC, en este caso concreto, es efectista y con poco recorrido: simular que es posible el imposible entendimiento con PSC, vetado por Junqueras, que afirma que a) PSC colabora non stop con la represión –más bien, PSC y sus votantes, favorecieron el indulto; algún día el procesismo deberá asumir, por otra parte, que Cat no es Irán–, y que b) el PSC no le fue a ver a la cárcel, en procesión mariana. Junqueras, que no supo ser preso político –reconoció al tribunal y, en su juicio, como todos los acusados, defendió que el procés fue mentira; “política”, dijo–, tampoco está sabiendo ser expreso político –ese oficio que suele consistir en no reproducir el odio y el abuso recibidos–. Junqueras es, snif, polarización. De hecho, su aportación en ERC fue polarizarse con CDC y sus posteriores nombres artísticos. Hasta, en cierta manera, hoy mismo. 

7- Es más curioso y significativo  y programático el fichaje de Carles Campuzano. Miembro veterano de la juventudes de CDC, próximo a Roca, cuando Roca, y a planteamientos sociales de la cosa. Fue expulsado del PDeCat, con todas las letras, por Puigdemont. La razón: haber votado en contra de Rajoy en el Congreso, en la moción de censura que posibilitó que Sánchez fuera presi. Lo que de por sí acabó con varias toneladas de polarización social en Cat. Y en Vallecas. Y en Lima. La función de su fichaje, diría, es un aviso –importante; tal vez el que más– a cuadros autonomistas de CDC/PDeCat –o indepes, siempre que estén en el secreto, a voces, de que el independentismo, esa forma de hablar, es el nuevo autonomismo–. Concretamente, es este aviso: ERC quiere ser la centralidad del ex-catalanismo –aka procesismo–, y recibe bien, da cargo, y paga de fábula a quién caiga de la mula y se le acerque. 

Ubasart lleva tiempo alejada de los Comuns, por lo que no resulta muy I+D su giro político, que debe entenderse como un aviso de ERC a Comuns

8- El tercer fichaje es más críptico. Se trata de Gemma Ubasart. Primera secre-general de Podemos/Podem en Cat –salió de su cargo con discreción, sin mal rollo–, parece adentrarse, no obstante, en la tradición, breve pero muy mangui, de los secres-generales de Podemos/Podem en Cat, siempre nombrados a dedo, por un pequeño comité que, sin duda, es absolutamente fiel a sí mismo a través del tiempo y de manera sostenida. Albano Dante Fachín, su sucesor en el cargo, está hoy en la órbita JxC –se dice rápido–, y el sucesor del sucesor, Xavier Domènech, está, diría, en la órbita ERC, al punto que la gran sorpresa entre la afición haya sido el fichaje de Ubasart y no el de Domènech. Ubasart, en todo caso, lleva tiempo alejada de la cosa Comuns, por lo que no ha resultado muy I+D su giro político, que debe entenderse también como otro aviso de ERC a Comuns: damos honor y cargo bien pagado, razón portería. Puede haber más fichajes o, al menos, hay hambre de ello en ERC, si pensamos que a) las municipales están al caer y que ERC es particularmente agresiva, modalidad fiel a sí misma, en el tema de la alcaldía de BCN, y que b) ERC es un partido de cargos, sin cuadros muy despiertos ni leídos, mientras que Comuns lo es de cuadros. Lo que crea una descompensación que puede solucionar, o no, el mercado. Veremos. 

9- Los tres consellers independientes parece que han entrado en algo mayor que un Govern. Un partido, una dinámica. En todo caso, el Govern es algo más pequeño que el anterior. Está sustentado por el segundo partido de Cat. A través de 33 diputados, de un total de 135. Podrá legislar en la medida que Sánchez necesite los votos de ERC en el Congreso, y Comuns los necesite en el Ajuntament de BCN. Pero legislar no ha sido importante en los últimos diez años. El Govern, en el mejor de los casos, solo duraría los dos años y pico que quedan de legislatura. Es dudoso hasta que este Govern emita presupuestos, lo que no es muy importante en una comunidad autónoma que quedó como quedó en 2010, tras la sentencia del TC, y tras 2012, cuando CDC, fiel a sí misma, se recortó a sí misma, recortando el bienestar. Obviamente, no es un gobierno ilegítimo, como afirma JxC en modo ED 2.0. Es más, es un Gobierno ad hoc, que puede ejercer la principal función de un gobierno. Esto es, recompensar o castigar a, respectivamente, próximos o lejanos. Y emitir, en ausencia de otra cosa, propaganda. Esa cosa útil para gobernar cuando no tienes nada más, y apuestas, de manera implícita, por la polarización. Cuando, por ello, has renunciado a ejercer el autogobierno, que es sustituido por el drama sentimental, esa sensación de vivir.

10- A principios del XXI me fui al Camp Nou con Franklin Foer, gran tipo, director entonces de The New Republic, hermano del gran novelista Jonathan Safran Foer, y autor de varios libros, entre ellos How Soccer explains the world –2004–, una explicación sensacional del mundo a través de unos cuantos clubes de fútbol. En ese sentido, estaba fascinado, recuerdo, por un equipo judío legendario, que llegó a jugar en tiempos aciagos, en Europa. Y por el Barça. Judío laico, quería cenar kosher. Y no lo conseguimos aquella noche. No hay –o no había, en aquel momento– ningún restaurante kosher en BCN. Tampoco en Mad, por cierto. El único que conozco en la Península –para acabar esta metáfora, que habla de las minorías en la Piel de Toro– está en Gibraltar. En la cena no-kosher hablamos del Barça, y de la razón de su fascinación. No era el Barça. No era Cat. Era el catalanismo. “Está sustentado en valores cívicos, no nacionalistas ni identitarios. Me hubiera gustado un sionismo así”, me dijo, con una cara que ahora es la que modulo yo ahora. Hoy, supongo, esa conversación no hubiera existido. En el último libro de Jordi Amat aparece una sentencia de Gabriel Ferrater que explica lo perdido, las conversaciones ya improbables: “…en Cat hay una situación anormal. La contradicción es que vivimos en un estado de ocupación y, en cambio, el dinero lo tenemos nosotros. No yo, pero sí Catalunya. El dinero está en manos de los catalanes, y el proletariado es español…”. Y musulmán y africano y sudamericano y extracomunitario… Y eso, ese conocimiento, es el que hemos perdido. Tras varias décadas de pujolismo, y una década de postpujolismo rampante y sin Pujol que lo frenara, se ha olvidado ese equilibrio no tan antiguo, que evitaba el fanatismo, que evitaba que un solo grupo creyera tener la razón, y que polarizara a la sociedad a través de la política. Con ese olvido, el catalanismo, cuya función era evitar la polarización, mayormente se polarizó. Es decir, perdió. Mucho más, al menos, de lo que jugaba. Tal vez –lo veremos en las próximas décadas– lo haya perdido todo, absolutamente todo. ERC, fiel a sí misma hasta la inutilidad, ha prolongado la ausencia de solución otro rato. Lo que es mucho tras diez años. Y, si no ha tirado a la basura el gran mecanismo de la propaganda –la polarización–, es que lo necesita, en ausencia de otras herramientas, en ausencia de infidelidad a sí misma, esa inteligencia.

1- El FMI advierte de un 2023 terrible. Lo que explica no solo el 2023, sino el FMI. Ha pasado de ser una institución que ofrecía recetas económicas que, indefectiblemente, conducían a un mundo chungo, a testificar que, en efecto, ya hemos llegado. El FMI ilustra, por sí mismo, la época. Una...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Guillem Martínez

Es autor de 'CT o la cultura de la Transición. Crítica a 35 años de cultura española' (Debolsillo), de '57 días en Piolín' de la colección Contextos (CTXT/Lengua de Trapo) y de 'Caja de brujas', de la misma colección. Su último libro es 'Los Domingos', una selección de sus artículos dominicales (Anagrama).

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

1 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. cmvjulio

    Sublime. Este articulillo (perdonen la expresión) "une lo útil a lo agradable" y encima te ríes. Gracias Guillem. Larga vida para disfrute y comprensión de los mortales hacia la causa catalana, tan querida por otro lado.

    Hace 3 meses 19 días

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí