1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Construcción del pasado

‘Argentina, 1985’, cuando la industria del cine se mete con la historia

Limitar la interpretación histórica al ‘suspense’ del juicio, a la historia entendida como trama narrativa, provoca mucho desasosiego

Jacobo Sucari 7/11/2022

<p>Personajes de la película 'Argentina, 1985'.</p>

Personajes de la película 'Argentina, 1985'.

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Fui, como tantos otros espectadores, a ver la película Argentina, 1985. El cine estaba lleno como hace mucho que no lo veía. Compartir una sala con tanta gente tiene algo de ritual, de evento comunitario, de acción social. Me llevaron al cine la lectura de algunos textos de amigos que desde Argentina expresaban su ambivalencia ante el film o su total sometimiento al melodrama que la película dispone. Las críticas mediáticas, premios internacionales y alabanzas de colegas locales actuaron a manera de provocación. Como argentino exiliado de aquellas épocas y como cineasta, me tocaba sumarme al debate sobre la representación fílmica del histórico juicio a las Juntas militares de las dictaduras que se sucedieron de 1976 a 1982.

La representación de la historia

La imagen fílmica tiene una fuerza especial en la construcción de nuestra idea contemporánea de la historia. No es solo el archivo de imagen, el documento visual que permite tener entre manos una huella técnica del pasado, sino también el testimonio que, a través de la palabra oral, construye un presente revelador.

Los modos propios de la creación documental se complementan, en la representación de los hechos en las formas de la ficción, con tópicos que dejan claro que debemos desechar cualquier ilusión de objetividad sobre el tiempo pasado. El cine, que ilumina en sus relatos diferentes temporalidades, nos ha hecho comprender el valor político de la imagen y la palabra, ya que la creación dispone un mundo.

De ahí que una película que dice basarse en hechos históricos sea siempre conflictiva y concite necesarios debates sobre el criterio político que sustenta. En la última década, además, la inocentada que suscita la advertencia “Basada en hechos reales” parece servir tanto para un film de delfines como para la historia de un serial killer.

En el caso de Argentina, 1985, la representación del histórico juicio a las Juntas militares se da cita con un marco de producción industrial sujeto a las necesidades y exigencias mercantiles de llegar a la mayor cantidad de espectadores posible, lo que promueve la utilización de los tópicos de moda para lograr la empatía del público. El formato de cine industrial impone tejer un arco dramático que desemboque en un clímax y tenga un final plausible. Estamos ante ese cine de ficción, muy próximo al best seller novelado, al que nos ha acostumbrado la industria de la cultura. En nuestra época de aceptación de la lógica mercantil, estos productos culturales deben contar con claros sellos de marca para encontrar una distribución relativamente eficaz que les permita lograr ganancias sobre el dinero invertido, o al menos recuperarlo. Vivimos tiempos extraños: desde hace años las cantidades de dinero invertidas, las ganancias en la distribución de una película, así como la cantidad de público que asiste a la sala, son elementos de marketing que dicen hablar de la calidad del film.

Argentina, 1985 sigue esta lógica de mercado en su producción y distribución, y de este modo se ha convertido en un gran éxito de público y crítica, tanto a nivel local como internacional. La eficacia de la maquinaria cinematográfica de esta película, producida por capital argentino, norteamericano y francés, es indudable, y demuestra la gran capacidad técnica del cine argentino a la hora de presentar productos audiovisuales comercializables de cierta potencia.

Lo peculiar de esta película no es solo su eficiencia narrativa formal, sino la decisión de apostar temáticamente por una revisión histórica de un hecho de vital importancia en Argentina

Lo peculiar de esta película no es solo su eficiencia narrativa formal, sino la decisión de apostar temáticamente por una revisión histórica de un hecho de vital importancia en el retorno de las instituciones democráticas de Argentina, y que trae un recuerdo del estado de terror, del terror de Estado, que no deja impávido a ningún espectador argentino.

La elección del tema es sin duda singular e impregna de una fuerte carga emotiva el film, ya que promete a priori situarse en la encrucijada de la recuperación de la memoria histórica, y propone una reivindicación de los muertos y desaparecidos por el golpe militar y a lo largo de los años de dictadura.

La forma que devora

El film comienza de forma esperanzadora. Un formato cuadrado ilumina la pantalla, un formato más propio de un cine documental que nos remite a la televisión de aquella época y nos aleja de la ampulosidad del formato panorámico. Una cámara en mano sigue al protagonista, la lluvia enturbia la visibilidad del presente. Parece extraño, se dice uno, que la industria del cine argentino consiga sacar a flote estos temas de carga social y política en la línea de lo que un día se llamó un cine comprometido o un cine político. Pero, conforme transcurre la película, se va afirmando el melodrama con sus tópicos más convencionales y los personajes se van haciendo planos bajo la carga dramática que deben soportar. Descubrimos así que se trata de más de lo mismo. Desde el propio centro de la industria del cine global, exportado vía Hollywood o Nueva York, nos llegan continuamente miradas de este tipo, con acento social, supuestamente en defensa de los más débiles o de los valores democráticos, hoy incluso cuestionados por la ultraderecha más reaccionaria. Se trata de un cine social que asume las tendencias conservadoras de los valores representados por el orden, que suelen ponerse de manifiesto en el rol que cumplen el héroe individual, la libertad, la familia, la justicia y la dignidad. Muchas de estas películas están maravillosamente logradas y nos han hecho llorar de emoción o estremecernos delante de la injusticia.

Conforme transcurre la película, se va afirmando el melodrama con sus tópicos más convencionales y los personajes se van haciendo planos bajo la carga dramática que deben soportar

El director de cine Steven Spielberg fue en su momento un claro adalid de la construcción de ficción sobre la tragedia histórica. Desde El color púrpura (1985), pasando por La lista de Schindler (1993), Spielberg barrió con el mercado de la industria del cine mediante su explosiva capacidad de gestionar los afectos y emociones del espectador según las necesidades y propuestas de la trama de sus guiones. Lo fascinante de Spielberg –por lo menos en lo que a mí respecta, pero me consta que en lo relativo a este punto somos legión los que sufrimos este “síndrome”– es la imposibilidad de no llorar al ver sus dramas. Su gran malabarismo formal llega al punto de que ciertos movimientos de cámara en connivencia con una música efectiva son capaces de provocar el llanto a la manera de efecto Pávlov: momento dramático + movimiento de cámara + música = lágrimas. Una cámara se levanta desde la visión cercana de un terraplén hasta que a lo lejos se van descubriendo los platillos voladores en formación de Encuentros en la tercera fase (Spielberg, 1977) junto con una música in crescendo con potentes graves y sintetizadores en las alturas, y lloro de emoción. He probado a mirar esta escena fuera del continuo dramático de la película y me emociona hasta las lágrimas de todas formas. Esa capacidad de empatía del arte dramático es fascinante, y la fuerza expresiva de la forma cine es capaz de ampliarla para el deleite de miles de espectadores. “Motion is emotion”, dicen en la industria del cine americano.

Lo que nos queda del cine político

Pero no hace falta llamarse a engaño: hacer llorar no es construir un cine político. El cine político no se manifiesta solo en la gestión de unos temas necesariamente sociales o históricos, sino en el aporte que es capaz de generar (debates, análisis, interpretación dialogada del contexto histórico), y en la forma que adquieren los tópicos que utiliza el propio film para hacer visible su carácter de representación, es decir, la manera en que es capaz de transmitir su carácter de manipulación del hecho histórico. Ese discurso ético sobre la permeabilidad de la historia es político.

Intentar situar Argentina, 1985 en el marco de un cine político tiene algo de perverso, pues el film no analiza con una mínima profundidad la época y los acontecimientos que trata

Intentar situar Argentina, 1985 en el marco de un cine político, tal como algunos debates que he leído apuntan, tiene algo de perverso. La aparente inocencia del film sobre su propia constitución histórica se sostiene en un enorme dispendio de producción en diseño artístico, escenografía, vestuario y cigarrillos, y crea un tejido de ilusión temporal que aporta verosimilitud, pero que no analiza con una mínima profundidad la época y los acontecimientos que trata.

Existen sin duda diversas acepciones sobre qué es cine político. Godard remarcaba que todo cine es político, que incluso en su carácter despolitizado y sensiblero un film asume una posición política, reaccionaria, pero política al fin; y la cinefilia latinoamericana de los años 60 y 70 discutió, debatió apasionadamente y confeccionó un cine que se quería político en su manera de romper con los tópicos del costumbrismo, de un naturalismo de culebrón, que de natural nunca tuvo nada.

En Argentina, 1985 el individuo-héroe es otra vez el centro del relato, y aunque en un ejercicio de autoconciencia la propia película relativiza esta heroicidad del personaje, el planteamiento del individuo solo ante el peligro es el motor del suspenso de la película. Suspenso muy bien mantenido, ¿¡pero a nosotros qué!? No es el savoir faire de la producción lo que busco en un film histórico que incorpora hechos de una enorme repercusión política.

También aquí se entroniza a la familia, esa familia que es apoyo y fuerza constitutiva del héroe, que por lo mismo ya no está solo, sino apoyado por una mujer que no sabemos qué hace ni de qué trabaja, pero que siempre está ahí para sostener a su hombre, como si esa fuera la misión de su vida, porque detrás de todo gran hombre hay una gran mujer, dice el refrán. Y están los hijos, algo rebeldes por momentos, pero que siempre retornarán al redil familiar.

Estos valores tan típicos del cine –y de la televisión– argentino de la última década siguen la conversión convencional y conservadora del cine de Juan José Campanella (El secreto de sus ojos, 2009), del cura de la película de Pablo Trapero (Elefante blanco, 2012), de los amigos estafados en La odisea de los giles (Sebastián Borensztein, 2019), piezas todas que, a través del buen hacer del actor Ricardo Darín, tejen un mundo donde la familia es la más pura de las verdades; la mujer/compañera, el apoyo del hombre, y el cultivo de la amistad masculina, el campo de acción de los héroes. Estos son algunos de los tópicos que modelan a la conservadora clase media de Buenos Aires y a unas franjas sociales que exportan su modelo al resto del país y, cuando pueden, al mundo.

El cine industrial argentino ha encontrado en España un gran consumidor de valores conservadores en lengua autóctona, y un público que se deleita con el melodrama lagrimal de estilo culebrón. De manera harto curiosa, Argentina, 1985 ha hallado además en este país un agujero de memoria histórica donde aquello que se hizo en Argentina impregna lo que nunca se pudo hacer aquí. Recordemos la impunidad de todos los torturadores y comandos del Estado franquista que fueron blanqueados por la llamada “transición democrática”, o a los miles de familiares asesinados en la Guerra Civil y aún enterrados en las cunetas de caminos perdidos. En el contexto español, ¿se convierte Argentina, 1985 en un film de carácter político?

Una ética del ver y el mostrar

Desde la Segunda Guerra Mundial, la representación de la historia en el cine generó múltiples debates sobre la función política y moral del ver y el mostrar.  La representación en imágenes del Holocausto y los campos de exterminio nazi estuvo en el centro de este debate, auspiciado sobre todo por Claude Lanzmann, director de Shoah (1985), un film de nueve horas sobre el funcionamiento de la industria de la muerte en los campos. El film opta por el testimonio de los protagonistas, por la emisión de la palabra como creación de sentido desde un presente que rememora. Lanzmann expresaba su total oposición a representar la barbarie de vida y muerte en los campos de exterminio. Representación denegada tanto a los documentos visuales (imágenes de archivo) como a las puestas en escena ficcionadas. 

Nuevamente Spielberg, con La lista de Schindler, sería el caso más sonado  a la hora de asumir una forma de representación a partir de la reconstrucción imaginaria de los campos de exterminio, de una representación ficcionada del pasado que se basa en una trama narrativa dramatizada. Como decía Jacques Rivette, crítico y director de cine francés: “un cineasta debe juzgar lo que muestra y ser juzgado por la forma en que lo muestra”.

El film El hijo de Saúl (László Nemes, 2015), veinte años más tarde, llevará la complejidad de la representación histórica hasta un punto delirante. Ganadora del Óscar 2016 a mejor película en habla no inglesa, la película representa la sublevación de un grupo de Sonderkommandos en el campo de exterminio de Auschwitz mediante una puesta en escena que recrea el trágico episodio, y –nuevamente Rivette– “nos obliga a estar allí donde no queremos estar”. Spielberg y Nemes nos hacen sufrir y llorar los modos de la historia.

El golpe de Estado de 1976 significó nuestro Auschwitz en Argentina. La comparativa no es casual ni gratuita. El brillante documental de Marcel Ophüls, Hotel Terminus (1988), muestra cómo la Escuela de las Américas y la mayoría de los ejércitos latinoamericanos fueron especialmente formados por militares nazis absorbidos por Estados Unidos después de la Segunda Guerra Mundial.

Métodos nazis, programación de una industria de la muerte y la desaparición planificada de la disidencia civil de cualquier tipo. Los golpes de Estado en el hemisferio sur tenían la connivencia del departamento de Estado norteamericano, del plan neoliberal gestado desde los think tanks de la academia americana e impuesto en primer término a fuego y bombas en Chile, y de a poco ampliado para toda Latinoamérica, y que hoy aún se expande por el mundo. Tenían sus socios nacionales que medraban a partir de estas imposiciones de pauperización de la población, palo y represión a los rebeldes, sean obreros, estudiantes, profesionales o funcionarios.

Los documentos sobre el “plan Cóndor” encontrados en 1992 mostraron la planificación llevada a cabo en estos años por diversas dictaduras para acabar con los rebeldes en el exilio y la instauración de grupos paramilitares extraterritoriales. Fue una campaña de represión política y terrorismo de Estado respaldada por Estados Unidos que incluía operaciones de inteligencia y asesinatos de opositores. Un verdadero plan de exterminio social que sin duda tenía como referente otros planes de exterminios del pasado.

En la película Argentina, 1985 los militares son los malos, los buenos somos nosotros, la sociedad civil, los que fuimos y somos exiliados, los familiares y amigos de los desaparecidos.

La idea de justicia que planea en el film es el de una justicia institucional, significativa en ese momento en que se recuperaban las instituciones democráticas y cuando el temor a otro golpe era notorio. ¿Pero pudo existir otro tipo de justicia? Sí, una que interprete la programación de la muerte y la tortura como una lógica del productivismo, una que no nos hable de malos y buenos, sino de los intereses que defendían y a quienes pasaban sus cuentas, de donde cobraban y a quienes benefició tanta muerte y dolor. Una justicia que analice el silencio institucional y social de la población frente a tanta barbarie. En fin, hay tantas cosas que la justicia leguleya no toca, y que no se pudo tocar en ese momento, que limitar la interpretación histórica al suspense del juicio, a la historia entendida como trama narrativa, provoca mucho desasosiego.

El melodrama no apela a la justicia, sino al bálsamo. La historia en las fauces de la industria no da para más

Decía un amigo periodista en su texto, que en la realidad política de hoy en Argentina esta película abre cuanto menos un espacio de sosiego y de respiro para una sociedad que vive conmocionada desde hace tantos años. Ricardo Darín, también productor del film se suma a esta posición: Yo sé que esta película va a generar controversia en esos sectores con actitudes intransigentes. En la gente más sensible, proclive a emocionarse y reflexionar, encontrará un camino de abrazos” (El Correo, 20 de septiembre de 2022).

Sin duda, el recuerdo del triunfo social que marcó el juicio frente al terror de Estado abre un espacio de solidaridad compartida, pero es tan corto y distorsionado el paisaje que dan ganas de poder ver más, de imaginar más, y que lo muestren de otra manera, sin necesidad de hacer que nos emocionemos. Volviendo a Ricardo Darín: “La aparición de la verdad y la justicia imagino que hará sentirse más acompañados a los que han sufrido, no avasallados, como se sintieron. Es una reparación mínima porque, insisto, las vidas perdidas no se recuperan” (ídem). Es cierto, el melodrama no apela a la justicia, sino al bálsamo. La historia en las fauces de la industria no da para más.

----------------------

Jacobo Sucari es escritor y director de documentales; profesor de imagen en la Facultad de Bellas Artes, Universidad de Barcelona.

Fui, como tantos otros espectadores, a ver la película Argentina, 1985. El cine estaba lleno como hace mucho que no lo veía. Compartir una sala con tanta gente tiene algo de ritual, de evento comunitario, de acción social. Me llevaron al cine la lectura de algunos textos de amigos que desde Argentina...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Jacobo Sucari

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí