1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

cambio de época

Posmodernidad y metamodernidad

¿Ha terminado la posmodernidad? Por fin comienza a perfilarse una nueva etiqueta hegemónica: el concepto del metamodernismo o la metamodernidad

Patrick Stasny 14/11/2022

<p><em>Last Rights/AM Nightime</em></p>

Last Rights/AM Nightime

Jean-Michel Basquiat

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Hace veinte años, una académica canadiense llamada Linda Hutcheon, que había alcanzado cierta notoriedad gracias a sus estudios sobre la posmodernidad, reconocía que el movimiento intelectual y artístico al que había dedicado su carrera era un asunto gastado que ya no describía la realidad del presente. “Admitámoslo, se ha acabado”. Según Hutcheon, la posmodernidad había terminado al final de los noventa, y le parecía que era hora de ir pensando en un nuevo término con el que conceptualizar el clima cultural de principios del siglo XXI.  

Corría el año 2002, apenas meses después del atentado del World Trade Center en Nueva York y no mucho más tarde de que Jean Baudrillard, el gran sociólogo posmoderno, dijera infamemente que las torres “habían caído por su propio peso semiótico”. La televisión, que había ocupado una posición tan privilegiada en los análisis culturales posmodernos, cedía su soberanía mediática a internet; la geopolítica a gran escala volvía al escenario global después de la supuesta pausa de los años 90 y del muy socorrido “fin de la Historia”; el cambio climático ya era una realidad de masas (Al Gore hizo la primera gran campaña verde en el 2000), y los libros, películas, edificios y eslóganes posmodernos, tan disruptivos en su día, comenzaban a parecer gastados y polvorientos, como si estuviesen demasiado anclados a un tiempo que se iba. 

Pero, ¿qué había sido la posmodernidad? Por conveniencia, al inicio de este artículo se la ha llamado un “movimiento intelectual y artístico”, pero una búsqueda preliminar evidenciará que no hay acuerdo acerca de si se trata de un movimiento, un período cultural, o tan siquiera de un “estadio discursivo”, pues dependiendo de la fuente consultada encontraremos una definición distinta. En cuanto a su contenido conceptual, puede verse relacionada con aproximaciones teóricas tan dispares como la deconstrucción (que se refiere a la filosofía de Jacques Derrida y sus discípulos), el posestructuralismo (que incluye a Derrida pero también a la filosofía inspirada por pensadores estructuralistas como Michel Foucault, Roland Barthes o Julia Kristeva, que ni siquiera lo fueron siempre), la famosa French Theory (a la que se suman los precedentes y se añade, entre otros, a un nietzscheano como Gilles Deleuze, que a menudo sostenía lo opuesto de sus colegas), y así hasta llegar al término “posmodernismo”, que parece incluir todo lo anterior más algunas ideas provenientes de la Escuela de Frankfurt, de la biopolítica italiana y de la recepción americana de la llamada filosofía continental. 

Para esa generación, disponer de las herramientas para deconstruir un concepto o entender las relaciones de poder que lo regían era como tener un superpoder

El problema se intensifica notablemente al darnos cuenta de que la posmodernidad y el posmodernismo son términos bastante intercambiables, es decir, que no está muy claro que sean cosas distintas. Sin embargo, ambos se definen respecto a dos nociones completamente diferentes: la “modernidad” y el “modernismo”. La modernidad es un concepto extremadamente complejo en torno al cual apenas hay consenso, salvo quizás en que es un proceso globalizador, urbanizador y racionalizador que empieza en algún momento entre los siglos XIV y XVII y que tiene que ver en mayor o menor grado con el capitalismo, el imperialismo europeo y el Estado-nación; el modernismo, en cambio, en el ámbito anglosajón, es un movimiento artístico y literario de principios del siglo XX, más o menos bien definido, de carácter irracionalista, elitista y vanguardista, que tiene la desventaja de no ofrecer una discontinuidad clara con el arte y la literatura estrictamente posmoderna de los años 70 u 80. 

De lo anterior se desprende que posiblemente la posmodernidad no fuese más que una etiqueta con la que tratar de comprender procesos y conceptos de una gran complejidad, reduciendo una diversidad enorme de posturas y opiniones a una marca asimilable por un público de masas y una generación de estudiantes con un nivel de erudición significativamente más bajo que el de sus predecesores. Desde un punto de vista sociológico, es incluso posible que la invención del concepto “posmodernidad,” como agrupación de todos los procesos y teorías descritas anteriormente, fuese una operación orquestada por la academia americana (aunque con complicidad europea) mediante profesores como Hutcheon, que necesitaban un producto fresco y atractivo que vender  a unos estudiantes jóvenes cada vez más desinteresados en un humanismo oxidado, o, como dicen las malas lenguas, un marco teórico con el que evitar la irrupción de un marxismo más politizador en la vida intelectual estadounidense. 

El carácter anti-universalista y relativista de la posmodernidad impide que se hagan generalizaciones del tipo “la literatura” o “la homosexualidad”

Pero aceptemos el marco convencional para proseguir el argumento. La posmodernidad, tal como se la describe comúnmente, denota una inclinación por el nihilismo, el sarcasmo, la ironía, el multiculturalismo, el relativismo, la reducción de la realidad al lenguaje y, sobre todo, un fuerte escepticismo (más en forma de sospecha que de duda) ante la racionalidad, la fe en la objetividad científica y las grandes narrativas de la modernidad, en las que se incluyen tanto los discursos acerca del progreso humano como las filosofías sistemáticas de pensadores como Descartes o Kant. Aunque hoy en día parezcan actitudes pasadas de moda o estrategias inútiles para hacer frente a los problemas del mundo contemporáneo, las lecciones del posmodernismo fueron muy importantes en su momento, ya que permitieron a toda una generación liberarse del dogmatismo del “establishment intelectual” y empezar a hacer preguntas acerca del rol de las mujeres en la historia, del papel del racismo sistémico en la sociedad occidental, así como abrir la puerta a indagaciones acerca del carácter político, económico y social de la ciencia. Para esa generación de estudiantes, disponer de las herramientas teóricas para deconstruir un concepto o entender las relaciones de poder que lo regían era como tener un superpoder que permitía a un simple universitario criticar siglos enteros de tradición y, al menos aparentemente, abrir el mundo a nuevas posibilidades. Pero a medida que el escepticismo emancipador de la posmodernidad fue ganando terreno y estableciéndose él mismo como la actitud dominante, se convirtió en un dogmatismo negativo, es decir: sacralizó tanto la desconfianza de todo dogma que hizo de ella un nuevo dogma. Para cuando llegaron los años 2000, el escepticismo posmoderno se parecía más a la retórica de un negacionista del cambio climático o a un teórico de la conspiración que a la actividad mental de un profesor universitario. 

Si de esto se veían signos hace dos décadas, hoy la situación es difícil de ignorar. En la academia —en las humanidades— el carácter posmoderno lleva tiempo institucionalizado, petrificado en forma de un sistema que conduce a estudiantes e investigadores a repetir una y otra vez maniobras intelectuales que tienen medio siglo de antigüedad. Actualmente, una monografía que explique (me lo invento) que la corrupción en Brasil es en realidad un producto del neoliberalismo y el colonialismo blanco puede parecer necesaria y útil, pero admitámoslo, también común y predecible. Además, el carácter anti-universalista y relativista de la posmodernidad (siempre de acuerdo al relato convencional que se hace de ella) impide que se hagan generalizaciones del tipo “la literatura” o “la homosexualidad” que nos permitan estudiar fenómenos sociales de forma agregada, a través de culturas y épocas distintas, pues el razonamiento genealógico/deconstructivo propio de este tipo de discurso lleva casi siempre a una conclusión del tipo “no existe ‘la literatura’ o ‘la homosexualidad’ en general, sino manifestaciones literarias o homosexuales particulares a un momento y lugar histórico determinados”. Esto no es solo un problema académico, que provoca que los investigadores universitarios se marginen a sí mismos en problemas cada vez más especializados e irrelevantes, sino que lleva consigo un ethos intelectual que convierte a nuestros mejores pensadores en simples expertos, tal vez útiles para la academia, pero completamente incapaces de abordar problemas como el cambio climático, la inestabilidad geopolítica o la desigualdad global, que obligan a adoptar una perspectiva lo más amplia posible.

Desde la universidad se ha intentado dar respuesta mediante la búsqueda de una alternativa a una posmodernidad que, de acuerdo a Linda Hutcheon, había muerto

En el mundo del arte profesional la situación no es mucho mejor. La ironía posmoderna más que inteligente parece cínica; la experimentación formal y lo fragmentario han conseguido alienar del todo a un público ya entumecido (¿a quién, excepto a unos cuantos millonarios y estudiantes, le importa realmente el arte contemporáneo?); y el pretendido espíritu rebelde que se respira en casi todos los museos y galerías occidentales, es decir, aquello de “esta pieza pretende desafiar/cuestionar las convenciones de…”, no es otra cosa que el más estricto mainstream. En las revistas o medios digitales, los críticos culturales que emplean términos o retórica oscurantistas ya no impresionan a nadie, y, en las redes sociales, los intentos de americanizar a la audiencia mediante pretendidas llamadas a la diversidad y el respeto por otras culturas empiezan a resultar difíciles de tragar, al menos para una audiencia no americana. En el campo de la literatura no parece que nadie lea actualmente a Robbe-Grillet, a menos que sea para hacer un trabajo universitario, y una novela en su momento tan disruptiva y fresca como Rayuela, de Cortázar, es hoy en día infumable. En cuanto al perspectivismo posmoderno más propio de la cultura pop, parece adecuado afirmar que ha perdido su vigor y liberalidad inicial, habiendo desembocado en lo que el arquitecto Rem Koolhas sintetizó con el eslogan “everything goes, nothing works”, es decir: todo vale, nada funciona. 

Desde la universidad y otros nodos de investigación se ha intentado, a lo largo de las dos décadas pasadas, dar respuesta a estos problemas mediante la búsqueda de una alternativa a una posmodernidad que, de acuerdo con la afirmación de Linda Hutcheon, había muerto y necesitaba sustituto. La retahíla de nombres y títulos que han inventado para abordar la cuestión no deja de provocar cierta risa: hipermodernismo, posposmodernismo, altermodernismo, pseudomodernismo, automodernismo, y, el mejor, digimodernismo, cuyo autor probablemente no cayó en que su término suena a anime japonés. No ha faltado quien ha intentado cambiar las cosas con lo que los académicos llaman “un giro”, que es algo así como un cambio de paradigma en la forma de hacer investigación. Muchos, creyendo que el “giro lingüístico” de los años 50 es el origen de todos los males de la posmodernidad, han tratado de revertirlo con otros giros: los ha habido religiosos, corpóreos, visuales, afectivos, especulativos, espaciales, pragmáticos, cotidianos, ontológicos y empíricos, entre otros muchos, pero ninguno ha logrado alcanzar la popularidad necesaria para erigirse como sistema dominante. Con todo, el delirio no ha sido en vano, pues por fin comienza a perfilarse una nueva etiqueta hegemónica: el concepto del metamodernismo o la metamodernidad (igual que sucede con posmodernismo y posmodernidad, parece ser que son términos bastante intercambiables), que ya cuenta con varios estudios, artículos y libros académicos dedicados a su existencia. 

Metamodernismo es un tipo de discurso que supera al posmodernismo y permite abordar sus problemas. Sin embargo, no estamos ante una ruptura radical con el pasado

El metamodernismo, que si resulta menos risible que los términos anteriores es únicamente gracias al consenso del que goza, fue propuesto a principios de la década pasada por Timotheus Vermuelen y Robin van den Akker, dos estudiantes de doctorado holandeses. Según ellos, el metamodernismo es un tipo de discurso (y no un período o estadio cultural) que supera al posmodernismo y permite abordar sus principales problemas. Sin embargo, no estamos ante una ruptura radical con el pasado, pues, tal como lo describen los autores neerlandeses, el metamodernismo no es un concepto enteramente nuevo, sino que oscila entre el optimismo y la fe en la razón de la modernidad y la ironía y el escepticismo posmoderno (en este caso, la partícula meta- no significa ‘más allá de la modernidad’, como en “metafísica”, sino ‘entre’, entre la modernidad y la posmodernidad). Vermuelen y Van den Akker explican cómo la insatisfacción con la retórica posmoderna y su falta de herramientas teóricas útiles para afrontar los grandes retos del momento los llevaron a teorizar este nuevo concepto, que encapsula su sentir y supuestamente el de una nueva generación de críticos y académicos. De acuerdo con su propuesta, sólo un discurso que adopte consignas y estrategias de la modernidad sin rechazar las lecciones de la posmodernidad podrá ser capaz de abordar seriamente los desafíos del presente, sean políticos, artísticos o culturales. 

En un sentido sociopolítico, esto implica recuperar grandes narrativas ideológicas (el socialismo a la Bernie Sanders, para evitar un ejemplo más cercano) o la fe en la validez de la ciencia, sin olvidar que ambas están humanamente determinadas y no son nociones eternamente verdaderas o leyes de hierro de la historia. Es decir, la diferencia respecto a la posmodernidad es que aquí no se trata tanto de desentrañar si algo es una ficción o no, sino de preguntarse en qué consiste una buena ficción. En el campo de la estética, Vermuelen, Van den Akker, y otros críticos afines a ellos han identificado rasgos metamodernos en distintas obras del siglo XXI que han abandonado, al menos en parte, la ironía posmoderna para permitirse explorar tonos más sinceros o incluso sentimientos neorrománticos (o sea, romanticismo sin perder del todo la autorreflexividad), como por ejemplo el cine maduro de Almodóvar, las películas de Wes Anderson o la pintura de Tracey Emin. Los autores se apoyan asimismo en el crítico de arte Jerry Saltz, a quien le gusta explicar que desde hace unos años ve a artistas jóvenes alejarse de la deconstrucción y el pastiche y dar pasos hacia a la reconstrucción de la idea de tradición y la creación de nuevos mitos. En la literatura podría verse un predecesor claro: Gabriel García Márquez, pues sus mejores hipérboles ofrecen simultáneamente un efecto irónico y mitificador: no hace falta más que leer El amor en los tiempos del cólera para entender en qué puede consistir una novela neorrómantica. En cuanto a la filosofía, la metamodernidad va asociada a las novedades que más bombo publicitario han tenido en los últimos años, a pesar de que sólo son leídas por expertos, es decir, el llamado realismo especulativo, el nuevo realismo o el nuevo materialismo. Habrá que ir con cuidado si no se quiere meter, de nuevo, posiciones notoriamente dispares en un mismo saco. 

Vermuelen y Van den Akker no han sido los únicos en conceptualizar este nuevo “tipo de discurso”, y como era de esperar, no todos los que han hablado del metamodernismo lo han hecho en el sentido que ellos pretendían. Algunos han preferido acudir al novelista David Foster Wallace, que a finales de los noventa trazó los contornos de la conocida como “nueva sinceridad”, que no consiste tanto en recuperar la fe en la modernidad como en rechazar la ironía posmoderna en pos de una sinceridad emocional casi infantil, aún a riesgo de parecer naïf o poco sofisticado. Pero la primera crítica fuerte llegó en 2020, cuando Jason Ānanda Josephson Storm, un profesor de religión norteamericano, publicó un libro en el que negaba que la metamodernidad oscile entre la modernidad y la posmodernidad, y prefería definirla como algo que supera a ambas. El libro en cuestión se llama Metamodernism: the Future of Theory, y aunque es muy académico y bastante arrogante (a ratos parece que el autor declare haber descubierto la panacea intelectual del siglo), es el mejor y más completo estudio del que se dispone, y su recepción inicial hace pensar en que probablemente se convertirá en el manual de referencia para estudiar la metamodernidad.

Con todo, uno se pregunta si es prudente hablar de movimientos, discursos o teorías que superan a otras. En realidad, la historia del pensamiento es algo bastante cómico; las teorías, los discursos y los movimientos se suceden los unos a los otros mediante grandes disputas, pero luego nada se impone claramente. Por ejemplo, en el campo de la filosofía ahora parece que toca ser materialistas y realistas, pero hace unos años todo el mundo era idealista, y de aquí a otros tantos seremos otra cosa, y no pasará nada. Lo mismo vale para una metamodernidad que quiere imponerse tanto a la modernidad como a la posmodernidad, aunque es muy probable que ella misma quede “superada” pronto o incluso simplemente ignorada o relegada a un público especializado.  

Las teorías posmodernas siguen seduciendo a nuevas generaciones de estudiantes universitarios, ya que son percibidas como la opción teórica más radical

A pesar del entusiasmo que pueda suscitar vislumbrar una salida de la posmodernidad y los problemas asociados a ella, habrá que ver si el tiempo justifica la atención que el nuevo término está recibiendo. Hay motivos para ser escépticos: es fácil que “metamodernidad” suene a rizar el rizo, igual que los términos “hipermodernidad”, “automodernidad” y compañía, y, por mucho que lo diga Hutcheon, no está claro que sea especialmente útil contar con una etiqueta para definir el nuevo momento cultural o “modo discursivo”. Al contrario, podría ser que, lejos de obtener un concepto con el que entender la cultura contemporánea, estuviésemos atándonos voluntariamente a una idea estática, únicamente útil para que académicos y periodistas culturales puedan reducir la complejidad enorme del presente a una marca que suena a profundo.  O del mismo modo, podría tratarse de otra palabra hueca que se usa para adornar un discurso, como los adjetivos “neoliberal”, “progresista” o el mismo “posmoderno”, palabras que suelen emplearse para evitar ponerse a pensar rigurosamente. A todo esto se suman los problemas preexistentes de definición: si apenas hay acuerdo acerca de qué es la modernidad o la posmodernidad, ¿es realmente productivo escoger esa raíz para nombrar el que ha de ser el primer gran ethos del siglo XXI? Por último, ¿está realmente tan “acabada” la posmodernidad como creía Linda Hutcheon? Cualquiera que use Instagram o Twitter sabe que abundan los perfiles de memes “posmos”, y, a pesar de haberse institucionalizado, las teorías posmodernas siguen seduciendo a nuevas generaciones de estudiantes universitarios, ya que son percibidas como la opción teórica más radical: todo el movimiento queer y gran parte del feminista tiene sus raíces intelectuales en la posmodernidad, y lo mismo vale para ciertas propuestas ecologistas y el revisionismo poscolonial. Pero, siendo estrictos, ni tan sólo lo que llamamos modernidad llegó a morir del todo, ni siquiera durante los años más fuertes del escepticismo posmoderno. Como explica el propio Storm, las famosas grandes narrativas y la fe en la objetividad empírica podían estar acabadas en la academia o en ciertos círculos intelectuales, pero seguían vivitas y coleando para científicos, políticos y la mayoría de la gente de a pie, que frecuentemente recurrían a mitos acerca del progreso, la democratización o la secularización para justificar sus proyectos de investigación, programas electorales y vidas privadas. 

¿Ha terminado la posmodernidad? ¿Ha comenzado la metamodernidad? Sólo el tiempo lo dirá. De momento, parece que lo más probable es que no sean tanto períodos como maneras de ver el mundo, y como tales, se solapen la una a la otra, igual que pasó con el romanticismo, la ilustración, el barroco, el renacimiento, la escolástica… y así hasta Homero y la Biblia. Nos guste o no, todos los “discursos” del pasado viven en nosotros: es la manera en la que todas las épocas son contemporáneas. 

Hace veinte años, una académica canadiense llamada Linda Hutcheon, que había alcanzado cierta notoriedad gracias a sus estudios sobre la posmodernidad, reconocía que el movimiento intelectual y artístico al que había dedicado su carrera era un asunto gastado que ya no describía la realidad del presente....

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Patrick Stasny

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí