1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Suma Flamenca (II)

Y en el principio fue el baile…

Varios flamencos no han tenido problema en pormenorizar en escena el papel que Madrid ha jugado en sus vidas. Hemos escuchado estos días cante por caracoles, encumbrado por Antonio Chacón hace un siglo

Pedro Calvo 16/11/2022

<p>La bailaora María Pagés, durante una de sus actuaciones.</p>

La bailaora María Pagés, durante una de sus actuaciones.

David Ruano (Suma Flamenca)

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Se acabó el jamón. La Suma Flamenca bajó el cierre con paseíllo final dedicado a la danza flamenca. Y en el principio fue el baile, que estaba ahí antes de que el flamenco existiera como género. Todas las citas con el baile flamenco han terminado con el público puesto en pie y aplaudiendo a placer, largamente. Al menos en Madrid, la cosa flamenca gusta con avaricia desde que los primeros tablaos aparecieron por aquí a comienzos del siglo XX. No es extraño que la mayoría de artistas que han participado en esta edición que tiene a Madrid como referente hayan coincidido en afirmar públicamente lo mucho que le deben a esta capital. Y algunos flamencos no han tenido problema en pormenorizar en escena el papel que Madrid ha jugado en sus vidas. Varias veces hemos escuchado en estos días de otoño ese cante por caracoles encumbrado hace un siglo por el mítico Antonio Chacón. Un estilo hoy apenas resignificado, exultante también en las voces actuales:

“Cómo reluce
la gran calle de Alcalá
cuando suben y bajan
los andaluces”.

Antes de llegar a lo de la bata de cola, momento es de hablar de dos vibrantes espectáculos, muy creativos y novedosos. La música encuentra su camino hacia la belleza gracias al talento de una pareja de artistas como Diego Amador y José María Bandera. O como Rosario La Tremendita formando pareja consigo misma. Diego Amador, de los Amador de las 3.000 Viviendas sevillanas, hermano de los rompedores Rafael y Raimundo de Veneno y Pata Negra, se ha metido en esta a hermosa aventura “Paqueando” junto al exquisito tocaor José María Bandera, escudero de Paco de Lucía durante más de una década. Son dos músicos solventísimos y brillantísimos que levantan el  repertorio de Paco de Lucía –con su genial aroma y corazón– en formato de piano y guitarra flamenca. El resultado quita el hipo. Diego regaló también con mucho temple unos cantes por camaronerías, de las minas o de la fiesta. Y sonaron los geniales temas de Paco, tan cargados de sentido pero en otra lengua instrumental, carnal y sublime.

No menos impresionante es el espectáculo de La Tremendita, tanto el del set acústico como el de tralla con batería y bajo eléctrico. Rosario es la que toca el bajo, por lo que suena doblemente eléctrico. Magnífica cantaora, con estilo personalísimo y cuna trianera, hizo más que nada los temas de su arrollador doble álbum “Tremenda. Principio y Origen”, obra que era objeto de presentación. Canta esta mujer con una fiebre y un estilazo que apabullan. Una voz con mucho conocimiento que consigue alzar dos horas de recital con la pegada del mejor rock, que, por otra parte, también es buen paño que se conoce Rosario, un tornado en escena. Tremendo carácter, rompiéndose:

 “De mi cuerpo haré yo cenizas

y muero cuando diga yo”.

Antes de llegar a las noches del baile, debo aclarar un percance. Me falló la vista. Más de un año esperando la cita con el oftalmólogo que la gestión sanitaria de esa señora Ayuso en Madrid ha convertido en un suplicio. Y pasó lo que tenía que pasar: las cataratas se me vinieron arriba –o abajo, no lo sé bien– antes de que se haya materializado la cita con el ansiado oftalmólogo. Sucedió en el espectáculo de María Pagés: mis ojos, o no veían, o veían cosas alternativas. Vaya aquí mi testimonio de lo visto y entrevisto, con algunas desconcertantes visiones triples (toda una experiencia de luz y color sin necesidad de ingestas químicas).  

La sevillana María Pagés, gran bailaora y gran intelectual de la danza flamenca, acaba de recibir el Premio Princesa de Asturias de las Artes junto con Carmen Linares. Y en la ceremonia de entrega vimos a las dos flamencas formar el taco. Su espectáculo de riguroso estreno, “Alcalá 94”, es fruto de la colaboración con el escritor y coreógrafo El Arbi El Harti. Siete estampas que atrapan lo que María aprendió del baile y de la vida aquí en Madrid, cuando siendo una quinceañera se vino de Sevilla al foro escoltada por su madre y su abuela. Todo me pareció exquisitez expresionista, con fuertes claroscuros, en este espectáculo poderosísimo, penetrante, geométrico y minimalista. Minimalismo en las formas dentro de todo lo sobrehumano que abriga el lenguaje escénico de María Pagés. Todo lo que vi –o creí ver– me pareció tan hermoso como la música. Un destilado de arte mayor de una grandísima bailaora que tiene a bien ser también una gran atleta. El cuerpo de María y su carga simbólica despliegan una intensidad magistral, jugando a ser escultura en movimiento. Su cuerpo es una pintura de la que brota la vida.  Magnífica la música de “Alcalá 94” con un formato original: cante, violonchelo, violín, percusión y la rica guitarra de Rubén Lebaniegos. Tiempo habrá de verlo con precisión.

Más suerte para mis gastados ojos hubo la noche anterior en el homenaje a la Tati, casticísima maestra y gran bailaora madrileña. Maestra, por ejemplo, de la maestra María Pagés. En su homenaje hubo un colorido número de tributo a cargo de algunas alumnas venidas de varios rincones del mundo mundial. Francisca Sadornil Ruiz (Madrid, 1945) debutó siendo niña en los tablaos de la capital macerando su arte al lado de figuras como Pericón de Cádiz y Perico del Lunar. Décadas vendrían después bailando por todo el mundo, formando parte de espectáculos propios y ajenos con lo más granado del cante y el toque. La Tati es artista con mucha historia y carisma, muy querida de Madrid, y en la noche de su homenaje, engalanada con unos vistosos trajes de calle, devolvió ese cariño bailando un par de números rebosantes de sabiduría, sabor y grandeza. A su homenaje acudió un piquete de indiscutibles figuras y amigos: Rafael Riqueni, María Terremoto, Marco Flores, José Mercé, Gerardo Núñez, Capullo de Jerez, La Truco, Juan Villar y Joaquín Grilo. Un homenaje al que se sumó el público entregado. Y, entre tanta emoción contenida o liberada, el Grilo remató con un baile sazonado en el buen humor, que siempre es una bendición. La Tati lleva décadas de poderío en el santoral del baile flamenco de los madriles.

La bailaora jerezana Mercedes Ruiz puso en escena una obra tótem de la guitarra flamenca: “Tauromagía” (1988), álbum insuperable del llorado maestro Manolo Sanlúcar. El también jerezano Santiago Lara –por años escudero de Manolo Sanlúcar– ocupó el lugar del maestro con una solvencia y un dominio impecables. La música fue excepcional; el baile, muy notable, aunque no siempre encajaba con el imaginario de los momentos taurinos que inspiran la obra. El comienzo me pareció una fantasía subacuática. Quizá resulte un poco sacrílego, hablando de flamenco, pero quede claro que hace muchas décadas hice apostasía de la llamada fiesta nacional. No me gusta ver morir a nadie. Ni en el ruedo ni en ninguna parte.

La Suma Flamenca se cerró con el espectáculo “Color sin nombre”, del bailaor madrileño José Maya. Empieza la función en modo pictórico: el escenario recrea el espacio de la Capilla Rothko en Houston (Texas). El decorado replica los fascinantes e hipnóticos cuadros morados que el gran pintor norteamericano Mark Rothko –punta de lanza del expresionismo abstracto– realizó para ese espacio consagrado a la espiritualidad inclusiva. La forma de la capilla es octogonal, y de ahí la peculiar distribución de los bancos donde se sientan los músicos. Baila José Maya, poderoso y espléndido, inspirándose en la música y en el soporte videográfico. Los números cuentan con imágenes espectaculares de tormentas o volcanes. Una buena idea –ensamblar baile y tecnología– que necesita depurarse. Canta también José Maya en su espectáculo, espoleándose con la voz mientras baila. Y las dos cosas las hace bien: cantar y bailar. En su cuadro musical encontramos al conmovedor cantaor asturiano Rafael Jiménez “Falo”. Siempre es puro bálsamo escucharle:

“Si la nieve que cae cubre las rosas…”.

Buen cierre para una edición de la Suma Flamenca 2022 tan preñada de arte. Despedimos al flamenco hasta el año que viene sin tristeza porque ya estamos en abigarrados días de jazz. Y vienen muchos más. Les sigo contando mientras mis ojos puedan.

Se acabó el jamón. La Suma Flamenca bajó el cierre con paseíllo final dedicado a la danza flamenca. Y en el principio fue el baile, que estaba ahí antes de que el flamenco existiera como género. Todas las citas con el baile flamenco han terminado con el público puesto en pie y aplaudiendo a placer, largamente. Al...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Pedro Calvo

Periodista chusquero. Nací en Cuatro Caminos (Madrid), en 1954. Vengo de los felices tiempos del estajanovismo plumilla. Me dio por escribir de músicas y de la tele. Tengo el humor ahí. Una manía. En RNE me dejan ponerme fino delante del micro.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí