1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Pilar Palomero / Directora de ‘La Maternal’

“Es importante que estemos haciendo películas nosotras, hay una deuda histórica”

Jesús Cuéllar Menezo 18/11/2022

<p>Pilar Romero. </p>

Pilar Romero. 

Fotografía cedida por la entrevistada

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

La directora zaragozana Pilar Palomero (1980), que esta semana presenta su segundo largometraje, La Maternal, sabe bien lo que quiere, como espectadora y como directora, aunque en esta entrevista reivindique la duda como base de su trabajo. Si en Las niñas (2020) partía de su propia experiencia de preadolescente en la Zaragoza de los primeros 90, aquí amplía el foco y, siempre desde el respeto a las personas y personajes que aparecen en sus películas, ahonda en un asunto poco presente en las pantallas: los embarazos adolescentes. Palomero habla de la importancia de la emoción en su cine, de la necesidad de ver y mostrar más experiencias de mujeres y del esperado impacto social de sus filmes. 

En los últimos tiempos ha habido algunas películas sobre embarazos juveniles, como El acontecimiento de Audrey Diwan o Nunca, casi nunca, a veces, siempre, de Eliza Hittman. ¿Qué cree que aporta La Maternal a este tema tan infrecuente en el cine?

Las películas que mencionas yo las veo más enfocadas al aborto. No había ninguna que hablara sobre la maternidad y la adolescencia a la vez. Cuando conocí el tema y comencé a entrevistarme con mujeres que habían sido madres adolescentes pensé: ¿por qué no hablamos de esto? Cuando sucede, las madres se enteran cuando están de cuatro, cinco, seis meses, y se ven abocadas a esa maternidad. La única película que encontré es una comedia: Adiós, cigüeña, adiós de Manuel Summers. Una chica muy jovencita, tiene catorce años, queda embarazada, tiene el bebé, pero es una comedia.

En La Maternal hay una escena impresionante en la que las chicas del centro de acogida cuentan sus historias bajo la mirada de Carla. ¿Cómo aborda el trabajo con menores no profesionales, también presente en Las niñas? ¿Dónde ha aprendido a tratar ese material humano tan delicado?

Yo creo que en Sarajevo. Me fui a Sarajevo, donde estuve viviendo casi cuatro años, a hacer un programa, una especie de colectivo cinematográfico liderado por el director húngaro Béla Tarr. Fueron casi cuatro años de estar viviendo el cine de una manera muy peculiar. Con grandes directores que venían a Sarajevo y estaban allí quince días con nosotros. El cine se entendía como una herramienta política, artística, sin banalizarlo en absoluto. Bela, que para mí es mi maestro, repetía que lo más importante es la persona. A quien tienes delante de la cámara y lo que le sucede, lo que transmite. Yo siempre pienso en lo que me gusta a mí ver. Qué películas disfruto. Son esas en las que esa vivencia, ese rostro, me transmite cosas que van mucho más allá de una trama.

Para mí lo más importante es el casting, cuando llegabas al rodaje ya tenías la certeza de que había algo especial en la persona que habías elegido

¿Pero cómo consigue sacar todo eso?

En La Maternal y Las niñas hemos trabajado de forma muy parecida. Para mí lo más importante es el casting. Hacer castings muy exhaustivos. En La Maternal, cuando llegabas al rodaje ya tenías la certeza de que había algo especial en la persona que habías elegido, y que yo creo que tiene que ver con la autenticidad. Y en este caso están Carla y las chicas, Claudia Dalmau, que interpreta a Raki, su compañera de habitación, que llegaron a través de un casting. Pero luego están las demás chicas que fueron madres en su adolescencia. Y no es que la película esté basada en ellas, pero cuando yo escribí el guion, a la vez estaba documentándome y charlando con ellas, y el guion quedó totalmente impregnado por su forma de ser.

Respecto a esta escena, ha dicho que tiene una sororidad que se transmitió a todo el equipo. Esto va en contra del tópico machista de que las mujeres no se ayudan entre sí. Hay otras directoras explorando precisamente esto: Isabel Coixet en el Techo amarillo o Elena López Riera en El agua. ¿Cómo se ve en todo este movimiento que está plasmando puntos de vista que podríamos llamar “femeninos”?

Me siento muy afortunada. Me siento parte de ese grupo. Y también con la sensación de que ya era hora. Sobre todo, insisto, como espectadora. Cuando decidí hacer Las niñas también venía por ahí. Es que no veo películas que retraten cómo fue el ser una niña, ser adolescente. Y sí, es verdad que este tópico que me comentas existe, y es superinjusto. Me emociona pensar que puedo aportar algo para cambiar esa mentalidad.

Es importante que estemos ya por fin haciendo películas nosotras. Y que tengamos nuestro espacio

También ha dicho, respecto a las chicas de La Maternal, que hicisteis un pase antes para tener su aprobación. Me recuerda al enfoque que indicaba Jonás Trueba respecto a Quién lo impide. ¿Esa actitud le da un toque colectivo a la película?

Es un trabajo absolutamente colectivo. Quien diga lo contrario no está en lo cierto.

Esto es muy “femenino”, seguro que un director no lo diría…

Por eso es importante que estemos ya por fin haciendo películas nosotras. Y que tengamos nuestro espacio. También tiene que ver con la duda, que Carla Simón también ha señalado y yo estoy totalmente de acuerdo. Me encanta dirigir desde la duda. Me ha ocurrido encontrarme en otro entorno, rodando y era como si me exigieran: decide ya, decide. Aquí uno más uno no son dos.

Se me ha ido la pregunta…

Que si piensa que hay una autoría colectiva en la película.

Sí, sí, totalmente. El origen de la película ya es así. Nace porque yo me entrevisto con estas chicas, que me cuentan sus experiencias de madres adolescentes, y su testimonio es lo que a mí me lleva a querer hacerla.

Jamón, jamón me impactó. Estos personajes vienen de ahí, de este territorio, de este lugar, tan cerrado, tan machista

Salvando las distancias entre Las niñas y La Maternal, hay ciertas concomitancias respecto a las relaciones entre madres e hijas, que en cierto modo están solas. Y no hay apenas personajes masculinos de relevancia. ¿Refleja estas realidades porque cree que son frecuentes o porque le interesa centrarse en esa relación de mujeres solas?

Es una mezcla de las dos cosas. En el caso de Las niñas sí quería reflejar cómo había sido para mí, porque partía de una experiencia vivida. En La Maternal digamos que he ido colocando la mirada hacia fuera, hacia experiencias que habían vivido otras mujeres, y que me parecía muy fuerte que no se hablara sobre eso. Y sí que siento que hay un interés por reflejar la realidad que vivimos las mujeres, porque hace falta. Hay una deuda histórica y no solamente en el número de directoras o de jefas de equipo, sino también en cómo nos aproximamos a la temática de una película. Y parece que hemos despertado hace unos años a cómo ha sido esa narrativa tradicionalmente en el cine. Yo agradezco, de nuevo como espectadora, ver películas, por ejemplo, como El agua, que me muestran cosas que hace cinco años yo no estaba viendo.

Llama la atención que haya dicho que un referente suyo para esta película sea Jamón, jamón de Bigas Luna, cuando es una película con elementos muy machistas.

Sí, sí, es tremenda.

Y muy tópicos. Hay un cierto contexto que ha retomado, al que hace guiños en La Maternal, pero Jamón, jamón tiene cosas un poco pasadas de fecha.

Pues de eso iba un poco Las niñas, que en esos principios de los 90, que es cuando tiene lugar la película, ¡tela cómo estaba la sociedad todavía! Pero Jamón, jamón es más un guiño que una referencia para mí. Con Bigas Luna hice mi primer curso de cine. Jamón, jamón me impactó. La vi de adolescente y me impactó muchísimo. Estos personajes vienen de ahí, de este territorio, de este lugar, tan cerrado, tan machista. Al final, creo que sobrevuela toda la película, el peso de ese machismo que ha llegado hasta nuestros días y que tiene forma de violencia, de abusos dentro de la familia, de todo el tema de cómo se sienten ellas estigmatizadas y señaladas. Todo eso es la herencia que nos viene de ese Jamón, jamón que era la sociedad.

Nuestra responsabilidad como sociedad, no es únicamente evitar que se produzca ese embarazo, sino poner los medios para que estas personas no queden a la deriva

Sus películas, y en concreto La Maternal, tratan temas difíciles sin tremendismo. Al contrario que otras pelis, como El acontecimiento o las de los hermanos Dardenne, que suelen ser terribles. Deja una puerta abierta muy grande a la esperanza. ¿Se propone realmente dar un enfoque positivo, aunque sean temas duros?

Lo que he intentado sobre todo es no juzgar a ningún personaje. Tampoco dar respuesta a nada, porque no la tengo. Pero sí colocar al espectador en una situación en la que sienta que no puede juzgar a Carla, que decida lo que decida, tanto si sigue en la Maternal, como si decide dar al bebé en acogida, bien hecho estará. Pero la luz que pueda haber en la película no es algo que venga por mi parte, viene por la parte de ella. Cuando yo conocí a todas las chicas, cuando estaba escribiendo el guion, esa energía ya venía incorporada en su propio testimonio, y lo que he tratado es de retratarlas. Pero, claro, era muy delicado, porque no quería hacer, en absoluto, ni un final feliz ni ser buenista ni nada, porque la situación no da pie. Es decir, ellas en la vida real son madres maravillosas, pero obviamente no hubieran elegido ser madres a esta edad. Donde yo más esperanza veo, y donde a mí me gustaría proponer la reflexión con el público es en la existencia de este centro, de la Maternal, porque para mí es lo que marca la diferencia entre el caso de Penélope, la madre, y el de Carla. Por eso yo, en toda la promoción, estoy insistiendo en la idea de que es nuestra responsabilidad como sociedad, no únicamente evitar que se produzca ese embarazo, sino poner los medios para que estas personas no queden a la deriva. La Maternal se centra en chicas que ya parten de una situación de vulnerabilidad, y la maternidad no hace más que agravarla. Yo conozco este centro, hay dos así en Barcelona. En el que me he inspirado es una cooperativa, obviamente no tiene ningún tipo de vinculación con ninguna orden religiosa, está subvencionado por la Generalitat: Pero esto es solo un centro. ¡Y la de chicas que no pueden acceder a él! Hay una frase que yo escuché varias veces, en esas conversaciones con chicas que habían sido madres adolescentes, que me impactaba y me dolía: “Yo tengo este hijo para no estar sola”. Ojalá eso resuene en quien la vea y nos hagamos cargo de que esto no es una cosa individual…

Entonces busca también que su película tenga un impacto social…

Hombre, me encantaría, me encantaría. Sí que es cierto que la película está hecha desde un lugar más emocional, que por eso es una ficción, hay una recreación de ciertos momentos, pero a mí me encantaría que produjera cosas en quien lo ve, más allá de entender cómo se siente Carla, que nos haga reflexionar. También es algo que intenté con Las niñas, no quedarme en la anécdota de la niña en el colegio de monjas. Ojalá que deje poso en quien la vea. Ese sería el sueño de cualquier director.

Los Monegros es hipnótico pero inhóspito, y creo que puede ayudar a hacerse una idea de la dureza de la situación

Tanto en Las Niñas como en La Maternal me sorprendió que apenas saca el contexto, el entorno. Hay pequeños apuntes de los Monegros, algo de Barcelona, o el Pilar de Zaragoza en Las niñas, pero no se recrea en el entorno. ¿Piensa que hay que centrarse en el conflicto más que en lo que lo rodea o cree que el conflicto se explica por sí solo?

No lo había reflexionado mucho. Creo que es por centrarme en la persona, en los personajes, y de alguna manera intentar que ese entorno, ese contexto, esté en la forma de ser del personaje. En el caso de La Maternal ellas viven en los Monegros. Hay que intentar que no sea un decorado, que sea algo que tú sientas que ha influido en la forma de ser de ellas. Los Monegros es hipnótico pero inhóspito, y creo que puede ayudar a hacerse una idea de la dureza de la situación. O por ejemplo ese restaurante en la carretera, ver a una niña ocupándose de la limpieza del restaurante sola mientras hay un ir y venir de camiones constante. He intentado que la coloque ya ante el espectador en una situación de desamparo.

Me interesa mucho la importancia que le da a la música y al baile en las dos pelis, sobre todo en La Maternal. La música y el baile están muy presentes en películas recientes que hablan de experiencias femeninas. ¿Son cosas que están más presentes en las mujeres que en los hombres? ¿Cómo utiliza esos recursos?

Pues mira, no lo había pensado, es verdad. En este caso, tanto en La Maternal como en Las niñas, está muy ligado al tema de la adolescencia, porque yo creo que en ese momento la música te define mucho, buscas afinidades a través de ella. Y en el caso concretísimo de La Maternal, yo no escucho reguetón, la verdad, pero sí que el reguetón forma parte de la banda sonora de la película, y es que es la música que se escucha hoy en día. Yo de adolescente escuchaba a Héroes del Silencio, Niños del Brasil, que por eso están en Las niñas, y si tuviera catorce años ahora escucharía esta música. Y también me parece que esta música nos dice mucho de los tiempos que vivimos. Por las letras, por cómo son los videoclips, también son elementos que añaden una pequeña dimensión, y luego que es la música que baila Carla. Eso fue determinante, porque yo ya la conocí bailando y era imposible no introducir esto en la película. Ella tiene esa capacidad cuando baila, se transforma. Es muy niña, pero cuando baila crece diez años.

¿Está preparando algún proyecto nuevo?

Sí.

¿Se puede contar algo? 

Sí, estoy haciendo la adaptación de un relato de la escritora Eider Rodríguez. Es “Un corazón demasiado grande”, pero la película se va a titular Los destellos. La vamos a rodar en mi pueblo, en Horta de Sant Joan, en Tarragona, de donde eran mis abuelos. Me hace muchísima ilusión poder ir a rodar allí.

La directora zaragozana Pilar Palomero (1980), que esta semana presenta su segundo largometraje, La Maternal, sabe bien lo que quiere, como espectadora y como directora, aunque en esta entrevista reivindique la duda como base de su trabajo. Si en Las niñas (2020) partía de su propia experiencia...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí