1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

verso libre

El demonio te coma las orejas

Itinerario de David González: un poeta maldito

Mario Crespo 18/11/2022

<p>David Gonzalez, oriundo de San Andrés de los Tacones. </p>

David Gonzalez, oriundo de San Andrés de los Tacones. 

César Tamargo

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Hacía frío aquella noche. Lo recuerdo porque he visto una fotografía del evento en la que llevo puesto un jersey de lana. Presentábamos en Zamora la antología Viscerales, que José Ángel Barrueco y yo habíamos coordinado y antologado. Se trataba de una compilación de textos nacidos de las vísceras, de las entrañas, de lo más profundo de cada uno, relatos y poemas eviscerados, vomitados por la rabia o la necesidad; ese tipo de escritura que nace del sentimiento. Y habíamos conseguido reunir a más de cuarenta autores de estilos dispares y diversos grados de experiencia a quienes unía un patrón común; la visceralidad a la hora de escribir. 

Como digo, hacía frío aquella noche, pero solo en la calle, pues en el interior del Café Ávalon uno de los autores antologados, el poeta David González –que había venido desde Gijón expresamente para el evento–, calentaba el ambiente con su peculiar forma de recitar; pasional, directa, de voz potente y sílabas marcadas, buscando el paroxismo de la prosodia, creando con su tono elevado un paradójico silencio. 

Había descubierto la poesía de David González unos años antes, en 2007, a través de poemarios como Anda hombre, levántate de ti (2004), Reza lo que sepas (2006) y Algo que declarar (2007). Y más tarde con Loser(2009), un libro cuyo título era una declaración de intenciones y una confesión, puesto que David siempre se ha considerado a sí mismo uno más de entre los muchos “fracasados e infelices y solitarios”. Un autor que jamás ha ocultado sus vicios, sus errores o sus derrotas; un escritor que solía relatar en sus estados de Facebook que acababa de llegar a casa tras dos días sin dormir, tras consumir grandes cantidades de speedy alcohol; una persona que nunca ha utilizado los filtros de las redes sociales para disfrazarse de quien no es, que no ha vendido felicidad si rezumaba tristeza, angustia o malestar; alguien que ha hecho de la verdad su aspecto más característico.

Mientras estaba preso en la cárcel de Oviedo, David leyó un libro de Charles Bukowski que supuso para él una suerte de epifanía, pues le condujo a descubrir su amor por la literatura y le reveló que él también podía escribir, y, sobre todo, que él también necesitaba escribir, manifestarse, y que ese ejercicio catártico sería su redención (“escribo para limpiarme por dentro”). Así pues, la literatura no solo representó un cambio en su vida, sino que también le ayudó a encontrar una motivación, una nueva forma de expresarse, un lugar inmaterial donde volcar su energía, su rabia contra un sistema en el que no había encajado y que lo había maltratado. 

David era un autor que practicaba un tipo de poesía directa, cercana e hiriente, dolorosa como un puñetazo

David se publicó su primer libro Ojo de buey, cuchillo y tijera seis años después de abandonar la cárcel, donde cumplía una pena por atraco a mano armada. Poco a poco, recital tras recital, se fue haciendo un nombre; su poesía gustaba a mucha gente, que se sentían atrapados por la magia de lo natural, lo descriptivo y lo social, por la pureza de la autenticidad, por un lenguaje claro y sin ambages que adelantaba por la derecha a la poesía de la conciencia, y por versos tan libres como el propio autor. Su madurez artística llegó con el poemario El demonio te coma las orejas (1997, 2008, 2017), quizá la obra que mejor resume su estilo y sus inquietudes temáticas –lo que él mismo describe como poesía de no-ficción–. Con él David se dio a conocer a un público más amplio, ganándose así el respeto de algunos colegas de profesión (voces como Túa Blesa, Roger Wolfe o Nacho Vegas compartieron su poesía y sus palabras) y el seguimiento de muchos jóvenes lectores que descubrimos su obra. 

Para mí, que daba mis primeros pasos como lector, David era un autor que practicaba un tipo de poesía directa, cercana e hiriente, dolorosa como un puñetazo, alejada de tropos ininteligibles y figuras barrocas, que parecía dirigida a alguien como yo; un joven recién llegado a Madrid con un sueldo miserable y una negra perspectiva de futuro. Recuerdo leer al poeta de Gijón en trenes de Cercanías que me llevaban a casa tras una jornada laboral muy mal pagada, con unas ganas terribles de que llegara el fin de semana para salir a divertirme, para olvidar la dureza de la precariedad, la desazón que provoca la falta de porvenir; para seguir, de algún modo, la filosofía que David proponía en sus libros: una óptica con un punto infantil que sin embargo no era ni mucho menos naif, tan solo una forma jovial de entender la vida y vivirla sin reloj, como hacen los niños:

Manos

Las manos

me decían mis padres

antes de sentarme

a la mesa a comer

lávate bien

las manos

no alcanzaban

a comprender

que los niños

las tenemos siempre

limpias

En 2014 la editorial Origami publicó el primero de los volúmenes de la antología crítica de la poesía de David González: El lenguaje de los puños, cuatro volúmenes que reunían las distintas voces que se habían pronunciado a lo largo de los años sobre la obra del poeta. Más tarde, en el año 2015, David inició la escritura de un ciclo autobiográfico que abandonaba la calzada poética pura para coquetear con una narrativa que ya estaba en la esencia de su obra anterior y que comprendía: Campanas de Etiopía (2015), De todo corazón(2015), Si te echan mano al cuello, encontrarán la soga (2016) y Siguiendo los pasos del hombre que se fue(2017). Desde entonces, desencantado con los resortes de la industria y sus cerrojos, con el mundo del libro y el espacio que ocupaba, David estrechó su radio de acción y sus actuaciones se redujeron a una escena más local. Un periodo que coincidió con el cierre de su cuenta de Facebook y su blog y la apertura de un perfil de Instagram donde actualmente comparte sus creaciones y sus andanzas. En este periodo publicó los libros Hombre al agua (2020), Los equilibristas (2021) y Gentes del bronce (2021).

Después de haberse medido a las drogas, a la justicia, a las aguas bravas de los premios y los reconocimientos institucionales, el poeta encara el desafío de un tumor

Pero volvamos al principio, a aquella noche de la presentación de Viscerales en Zamora, porque la actuación de David –que, además de leer su relato, recitó unos poemas–, causó todo tipo de reacciones, pero en ningún caso indiferencia. Hubo gente entre el público que más tarde me preguntó por él y su particular forma de recitar, por ese estilo agresivo que embruja a quien lo escucha (en el documental Vocación de perdedor: vida y resquicios de David González, dirigido por César Tamargo Álvarez, un paisano suyo afirma: “Prefiero escucharlo antes que leerlo”). De hecho, para muchos de los presentes en el Café Ávalon aquella noche, la intervención de David González resultó inolvidable. Una noche en la que, reitero, hacía frío. Un frío que contrasta con el calor que asolaba la Península hace unas semanas, cuando David publicó a través de su cuenta de Instagram que le habían detectado “un tumor GIST esofágico de unos siete centímetros y medio”. Una noticia que transformó la materia haciéndola más pesada, llenándola de protones, un peso que se podía sentir en un ambiente que, sin embargo, a mí me dejó helado. 

A diferencia de otras enfermedades, el cáncer se suele personificar al referirnos a él, convirtiéndolo, de forma casi alegórica, en un enemigo a batir. Tal vez esta identificación con la guerra y el combate, con la lucha, se deba a que su presencia en nuestro cuerpo es invasiva y su tratamiento se convierte en la defensa de un territorio. Así las cosas, y continuando con el símil, David se enfrenta en este momento al poema más épico de cuantos haya escrito, a una epopeya. Después de haberse medido a las drogas, a la justicia, a la injusticia que domina el mundo literario, a las aguas bravas de los premios y los reconocimientos institucionales, el poeta encara ahora el temible desafío de un tumor. Y como todo lo anterior, estoy seguro de que encontrará una forma de derrotarlo sin tener que vestirse de héroe; sin necesidad de rezar lo que sepa, con el lenguaje de los puños, con la fuerza de su visceralidad, sin permitir, nunca, que el demonio le coma las orejas. 

Hacía frío aquella noche. Lo recuerdo porque he visto una fotografía del evento en la que llevo puesto un jersey de lana. Presentábamos en Zamora la antología Viscerales, que José Ángel Barrueco y yo habíamos coordinado y antologado. Se trataba de una compilación de textos nacidos de las vísceras, de las...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Mario Crespo

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí