1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

  292. Número 292 · Enero 2023

  293. Número 293 · Febrero 2023

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

PRE-TEXTOS PARA PENSAR

Judith Butler y las minorías: ‘Al filo de la navaja’

A partir de la obra kafkiana, la filósofa estadounidense acudió al cosmos ficcional para plantear algunos dilemas políticos, lingüísticos y epistemológicos

Liliana David 31/10/2022

<p>La filósofa estadounidense Judith Butler en una imagen reciente. </p>

La filósofa estadounidense Judith Butler en una imagen reciente. 

redes sociales

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Esta vez, el pretexto para pensar lo ha suscitado Judith Butler durante su visita a Madrid. Cuando la vi entrar por la terraza de la cafetería universitaria, su arribo me sorprendió, pues yo estaba buscando un sitio en una de las mesas para beber un café mientras llegaba la hora de escuchar su conferencia magistral en el Paraninfo de la Facultad de Filosofía. Así que, al verla, me cautivó su paso tan sereno y meditativo, como si la envolviese una onda silenciosa en la que sería difícil penetrar. Ni siquiera lo habían conseguido el par de acompañantes que venían con ella sin cruzar palabra. Ninguno del séquito tenía aire de pertenecer a algún grupo de seguridad. No parecía una escolta de guardias. Y ese detalle me llamó aún más la atención: el hecho de no mostrar ningún gesto de intranquilidad, pese a que ese día por la mañana unos manifestantes se habían encargado de pintar en los muros y escaleras de la institución educativa varios mensajes que decían “Butler antifeminista”, “Butler non grata”, “Fuera teorías acientíficas de la universidad”.

La calma con la que atravesó el corredor me hizo comprender que, pese a todo, no tenía miedo, incluso a pesar de haber sido agredida físicamente en cuatro ocasiones a lo largo de su vida, o por el hecho de que su nombre hubiera sido señalado por sectores conservadores y no tan conservadores “como una suerte de icono de la irresponsabilidad y la corrupción de la juventud”, precisamente, del mismo modo que le ocurrió a Sócrates. Una manera de intentar desprestigiarla con un tipo de violencia que también padecen quienes la ven como una figura ejemplar. Sin embargo, esa imagen que se ha proyectado para calumniar la individualidad, así como la actividad filosófica y militante de Butler, sobre todo en el imaginario de ciertos grupos, está lejos de la congruencia y el rigor con los que disertó durante las dos conferencias que ofreció en la Universidad Complutense y en el Círculo de Bellas Artes, donde fue galardonada con la Medalla de Oro.

La calma con la que atravesó el corredor me hizo comprender que, pese a todo, no tenía miedo

En ambos discursos, la filósofa nos invita a pensar en la justicia como un concepto clave para estos tiempos en los que hay fuerzas políticas que quieren destruir el futuro de la democracia; y, con ella, en el reconocimiento de los derechos de los marginados, los excluidos y las minorías frente a las formas de la violencia institucionalizada. En ese sentido, la pensadora estadounidense nos motiva para soñar y desear un mundo nuevo, así como para crear otra forma de ley o nuevas formas de gobierno que reconozcan la interdependencia y los lazos en las relaciones sociales desde un vínculo ético. Pero ¿cómo crear esas formas, esas otras narrativas que, más allá de las que hasta ahora habían determinado la justicia y la legalidad, logren reconducirnos hacia una meditación sobre la justicia en la que podamos reconocernos?

A partir de la obra kafkiana, la filósofa estadounidense y profesora del Departamento de Literatura comparada en la UC Berkeley acudió al cosmos ficcional para plantear algunos dilemas políticos, lingüísticos y epistemológicos, por medio de una original interpretación sobre la fábula de la ley en Kafka y su relación con el concepto de poder en Nietzsche. La pregunta medular que Butler nos incita a responder es si podemos distinguir entre leyes justas e injustas, sobre todo cuando sabemos que sólo se puede mirar dentro del marco interno de la propia ley para intentar ofrecer una respuesta a ello. Tal situación nos obligaría a conocer la propia tradición en la que se enmarcan las leyes antes de responder a tal interrogante, o sea, que tendríamos que esperar una vida entera antes de hallar una respuesta. La fábula sobre la ley incluida en la novela El proceso de Kafka nos sitúa ante este irónico dilema. Pero ¿podemos vivir así, en la angustia y el dolor de sabernos bajo el yugo de leyes que nos dominan y ordenan nuestras vidas, pero que son inaccesibles o excluyentes, hasta el punto de que pueden suponer en sí mismas una violencia imperante? Pensemos en el caso de los migrantes que intentan ingresar en un Estado nación apelando a los derechos internacionales, pero que finalmente se topan con políticas estatales que impiden su entrada. Son acusados entonces de no acatar la ley, al tiempo que se asume que conocen las que son propias del territorio al que entran y son detenidos por su desobediencia. He aquí el claro ejemplo de un conflicto irresoluto entre la ley y la justicia que hace que, mientras tanto, los migrantes se vean obligados a padecer en una detención indefinida. Ese modo de estar o existir es lo que Butler nombra vivir “al filo de la navaja” (“on that knife’s edge”). Y es el mismo modo de vida que padecen ciertos grupos, cuyas existencias el Estado convierte en una trampa.  Para Butler, este marco nos permite poner en tela de juicio la legitimidad de un régimen legal y, con él, su sistema particular de leyes, pues la cuestión que nos plantea es por qué tenemos que obedecer tales leyes y, consecuentemente, si determinamos que un régimen legal resulta pernicioso, racista, esclavista, totalitario o genocida, “tenemos motivos para llamar al desmantelamiento de ese régimen y actuar en nombre de principios morales no sólo para negarnos a obedecer una ley, sino para superar un régimen legal en su integridad”, expuso la pensadora.

En síntesis, de lo que se trata justamente es de cómo debatir esta condición si no somos capaces de discernir las leyes, qué son o de dónde surge su legitimidad. De manera que, al cuestionar los fundamentos de la ley, nos enfrentamos con distintos dilemas que nos sitúan en un paisaje que apenas podemos intuir, aunque repleto de paradojas que permiten entrever una dimensión crucial de la injusticia. Según Butler, el punto de partida reside en el reconocimiento del dolor que sufren aquellos que no conocen las leyes a las que están sujetos, en su imposibilidad para hacer las leyes a las que están sometidos, y en esa coacción jurídica que los obliga a vivir esta disputa legal como un problema de vida o muerte. Esto es lo que le ocurre a Josep K., el personaje kafkiano, a quien vemos padecer un tipo de violencia institucionalizada que impide que la ley y sus procedimientos garanticen justicia para él. Dicho lo cual, podemos empezar a mirar con otros ojos, o cuestionar al menos, todo aquello que juzgamos como justo e injusto. Pensar en ese sentido implicaría que nuestros juicios se muevan dentro de marcos morales más amplios. A esto se refirió Judith Butler al acudir al pensamiento de la gran filósofa Hannah Arendt, a quien dedicó su disertación en el Círculo de Bellas Artes, con el propósito de insinuar la necesidad que tenemos de alcanzar una nueva política que sea mucho más participativa y se comprometa con la actuación (performance) colectiva en nuestro mundo y la transformación inducida por nuestros actos (performative).

Según Butler, el punto de partida reside en el reconocimiento del dolor que sufren aquellos que no conocen las leyes a las que están sujetos

El camino que es necesario transitar ha de comenzar asumiendo la responsabilidad, tanto de las instituciones como de las personas, que necesitan salir del individualismo y de un narcisismo negativo que obstaculiza el combate contra un mundo que ha vuelto a hacer reconocible el auge del fascismo, la violencia policial, el feminicidio o el cambio climático. Es necesario, pues, emprender la acción colectiva, pero no bajo formas de identidad que nieguen la singularidad. Se trata, más bien, de interrogar el tipo de poderes que invaden nuestras vidas y de analizar su estructura criminal en contra de las mujeres y las minorías tout court. Nos vemos obligados, así, a juzgar la situación existente de otra manera, desde una pluralidad diferenciada, pero vinculada en pos de la libertad y de una vida que sea habitable para todas sus criaturas, lejos de la moral esclava a la que se refería Nietzsche, e igualmente lejos del individualismo narcisista. En todo caso, es desde el anonimato que un grupo de personas intentan hacer de este mundo un lugar mejor para vivir sin miedo y lejos del filo de la navaja. Un miedo que no mostró en su rostro Judith Butler pese a las pintadas, los juicios en su contra, los cuestionamientos o confrontaciones de las que no están exentos algunos postulados de sus estudios de género, pero que para nada debilitan el espíritu filosófico de la pensadora, más allá del género en disputa. De hecho, sobre las manifestaciones en su contra, ocurridas en los pasillos universitarios, Butler con un gesto socrático expresó: “El derecho a la protesta es algo que hay que salvaguardar, aunque no estemos de acuerdo con aquellos que están protestando. Está bien que tengan el derecho de protestar y también es bueno que tengamos el derecho a reunirnos y debatir”.

Esta vez, el pretexto para pensar lo ha suscitado Judith Butler durante su visita a Madrid. Cuando la vi entrar por la terraza de la cafetería universitaria, su arribo me sorprendió, pues yo estaba buscando un sitio en una de las mesas para beber un café mientras llegaba la hora de escuchar su conferencia...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autora >

Liliana David

Periodista Cultural y Doctora en Filosofía por la Universidad Michoacana (UMSNH), en México. Su interés actual se centra en el estudio de las relaciones entre la literatura y la filosofía, así como la divulgación del pensamiento a través del periodismo.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí