1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Vivienda

España sigue siendo un país de propietarios

Pese al creciente poder de los fondos de inversión, el parque de viviendas está en manos de las clases medias y altas, que poseen 3 de los 3,4 millones de las casas alquiladas. Esto dificulta las políticas públicas contra la especulación

Pablo Carmona Pascual 3/11/2022

<p>Vivienda en alquiler. </p>

Vivienda en alquiler. 

Ra_fus

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

En la provincia España parece obligado tomar el pulso de cuando en cuando al estado de salud de las estructuras profundas de la economía política heredadas del franquismo. La penúltima discusión, aunque no muy popular, se dio a la vuelta del verano pasado a partir de la publicación de la Encuesta financiera de las familias correspondiente al año 2020. Se trata de una serie elaborada por el Banco de España, e incluida en el Plan Estadístico Nacional, que proporciona una detallada foto fija de la situación económica de las familias españolas. De entre sus resultados se pueden extraer conclusiones interesantes acerca del sistema de propiedad inmobiliario español. Es decir, un retrato actualizado de la famosa “sociedad de propietarios” –que no de proletarios– del ministro franquista Jose Luis Arrese. Veamos los datos.

De un primer vistazo, el titular más impactante es que los menores de 35 años han perdido peso como propietarios de sus viviendas. En 2008, el 65,8 % era dueño de su vivienda principal, mientras que en 2020 ya solo lo era un exiguo 36 %, muy lejos del 74 % de propietarios que hay en el conjunto de la población española.

Las conclusiones extraídas de este dato fueron automáticas. Para muchos, estos números significaban que la vieja sociedad de propietarios, piedra angular del sistema de clases medias de nuestro país, estaba muriendo. Pero, ¿realmente está sucediendo esto? 

La respuesta no es sencilla y anticipar con demasiada rapidez un cambio de paradigma o rupturas abruptas en el sistema de propiedad tampoco ayuda. Al contrario, estos cambios hay que entenderlos como procesos de desarrollo relativamente lentos y que merecen ser analizados con cierta profundidad. Pero existe una explicación a las conclusiones precipitadas.

Desde hace algunos años, se ha priorizado una línea de interpretación de la propiedad inmobiliaria. Se trata del análisis sobre el significado y peso que ha tenido la aparición de los fondos de inversión como nueva oligarquía del mercado de la vivienda y cómo esto ha supuesto una pérdida de poder para las clases medias propietarias.

Como consecuencia, se dibujaría una nueva realidad donde los caseros son mayoritariamente esos fondos o grandes entidades dedicadas al alquiler. Mientras que el viejo casero particular, el que te visitaba una vez al mes recibo en mano, o aquel con el que solo te relacionabas por teléfono de cuando en cuando, estarían ya en peligro de extinción. 

La España rentista de hoy se sigue pareciendo más a la vieja sociedad de propietarios de Arrese que a un monocultivo de Blackstone

A partir de aquí, podríamos preguntarnos: ¿son realmente los fondos de inversión los propietarios mayoritarios de viviendas en alquiler en nuestro país? ¿Son estos los nuevos caseros de España?  Y, sobre todo, ¿en qué posición queda el poder inmobiliario de los propietarios particulares?

La cuestión de fondo es que si interpretamos las cifras globales de las que disponemos, nos daremos cuenta de que la España rentista de hoy se sigue pareciendo más a la vieja sociedad de propietarios de Arrese que a un monocultivo de Blackstone. Porque lo cierto es que las clases medias aún concentran buena parte de su capacidad financiera en estos valores inmobiliarios y que además, aunque en menor medida, extraen de ellos distintas rentas de alquiler.

Esta realidad, son estas clases medias propietarias, y no solo el inmenso poder de los fondos de inversión, las que hacen que sea tan difícil mover los intereses legislativos y políticos hacia otras posiciones que no sean la defensa de estas mayorías.

Mientras tanto, debates mediáticos como las campañas antiokupas, las recurrentes llamadas a asegurar las casas alquiladas de los impagos, la rotunda oposición a controlar los precios de los alquileres o la falta de políticas de vivienda pública e intervención sobre el sector privado, se empeñan en poner en el centro a pequeños y medianos propietarios desprotegidos frente a una masa de inquilinos sin escrúpulos.

Se va creando así un nueva cultura de defensa de la propiedad, de la mano dura y el desahucio, que no solo responde a los intereses de grandes grupos  financieros, sino que también se presenta como protección de los intereses de esta persistente sociedad de propietarios particulares.

Estas posiciones son las que, por citar otro debate reciente, está defendiendo el PSOE con respecto al control de los precios del alquiler en la futura ley de vivienda: las rentas de quienes alquilan sus propiedades constituirían una parte más de su famoso escudo social. Esas rentas serían así un ingreso más y el derecho a especular con sus viviendas, una posición a defender desde su gobierno. Pero, ¿qué peso real tienen a día de hoy estos sectores propietarios? ¿En qué medida son representativos en negocios emergentes como los del alquiler residencial?

El poder inmobiliario de las familias 

Si leemos con más detalle la Encuesta financiera de las familias, podremos ver algunos datos que ayudan a entender la situación. El primero: la vivienda de alquiler gana peso en todos los segmentos de la sociedad, incluido el más rico, que deja de ser propietario de su vivienda principal en un 2,2% de los casos con respecto a 2008. El segundo, y aquí está el dato principal, que aquellas familias que se encuentran en los dos tercios superiores de riqueza neta de la población prácticamente no han perdido posiciones como propietarios de sus viviendas habituales, moviéndose en un porcentaje de propiedad que va desde el 81% en las familias de menor renta hasta más del 94% para los más ricos.

Desde 2008 hasta la pandemia, se produjeron 700.000 desahucios que expulsaron de sus casas a 1,7 millones de personas, la mayoría de los estratos más pobres

Esto quiere decir que el impacto de la crisis de vivienda en propiedad desde 2008 se ha concentrado en el tercio más pobre de la población. Desde esa fecha y hasta la pandemia, se produjeron 700.000 desahucios que expulsaron de sus casas a 1,7 millones de personas, la mayoría de ellas de los estratos más pobres. Un dato que ayuda a entender por qué las clases populares han perdido peso como propietarias. 

De hecho, salvo en el caso de ese tercio más pobre de la población, se puede apreciar cómo la inmensa mayoría de familias no solo no han perdido sus viviendas principales, sino que han aumentado su patrimonio, tras adquirir otras propiedades como segundas residencias, viviendas para alquilar e incluso viviendas para alquileres turísticos, al estilo AirBnB. 

Para ejemplificarlo, podemos tomar de la encuesta financiera el segundo escalafón más bajo de renta, donde hay un 12% más de familias –con respecto a 2008– que declaran tener otras propiedades inmobiliarias distintas a su vivienda habitual. Ellas marcan un patrón que se reproduce también en el siguiente tramo de renta, el de las rentas medias, justo donde se produce el mayor incremento, con un aumento de casi el 16 % de otras propiedades inmobiliarias.

Como resumen, los resultados de la encuesta desvelan que la crisis ha hecho que el tercio más pobre de la población haya perdido posiciones como propietarios. También demuestran que la sociedad de propietarios se mantiene con buena salud en los siguientes escalafones, aquellos que van desde las clases medias de menor renta hasta los super asalariados. 

Sin embargo, para completar este cuadro no basta con demostrar el reparto actual de la propiedad. También debemos saber –tal y como nos preguntábamos al principio de este artículo–, el papel que desempeñan estos propietarios particulares en el sector del alquiler residencial y el peso real que tienen en este mercado. 

Los caseros particulares

Para resolver la cuestión, podemos acudir a los datos de la Agencia Tributaria. De ellos se desprende que en 2017 había 1,7 millones de viviendas habituales alquiladas por parte de propietarios particulares, mientras que en 2020 este dato se incrementó en un millón. Cifra a la que habría que añadir otras 350.000 viviendas que se alquilaban parcialmente.

En definitiva, más de 2,1 millones de viviendas en alquiler a las que habría que sumar las no declaradas que, según el Sindicato de Técnicos de Hacienda, eran el 40% del total. Podríamos afirmar, pues, que existen no menos de 3 millones de viviendas alquiladas en manos de particulares, ya sea como viviendas completas o parciales.

En torno al 15% de la población tiene parte de sus ingresos vinculados al alquiler

Sin entrar en la proporción exacta que supone esta cantidad, pero sabiendo que el total de viviendas en alquiler en nuestro país rondaría los 3,4 millones, se puede asegurar que la amplia mayoría de viviendas arrendadas pertenecen a propietarios particulares. 

Aparece así una imagen nueva, la mayoría de caseros del país son personas de clases medias y altas. En cifras globales, en torno al 15% de la población tiene parte de sus ingresos vinculados a este negocio.

Esta realidad hace que la propiedad inmobiliaria y las rentas que generan se hayan convertido en uno de los parteaguas más importantes para afrontar la nueva crisis en ciernes. En el imaginario de las clases propietarias, estos valores inmobiliarios actúan como posible tabla de salvación de sus economías familiares.

Pero esta expectativa solo se cumplirá si se dan ciertas condiciones económicas y si existe apoyo político explícito para lograr que los precios de mercado –tanto de alquiler como de compra– se mantengan, que exista crédito relativamente barato para engrasar los mecanismos de compra-venta y que además se implementen herramientas legales que apoyen al conjunto del sistema. 

A partir de aquí, es más fácil entender el interés por diseñar políticas destinadas a mantener estable el precio de estos valores inmobiliarios, así como de los precios de los alquileres. Son importantes porque de ellas depende en gran medida la solvencia de amplios sectores propietarios. Este es uno de los principales motivos que hace que el PSOE se resista a regular o intervenir los precios de los alquileres. 

A modo de conclusión se puede decir que la defensa institucional de estas posiciones propietarias y rentistas marca el camino para un programa conservador entre las amplias capas de población que miran con incertidumbre la próxima crisis. La subida de precios o la falta de empleo harán que estas posiciones rentistas o propietarias representen valores-refugio para muchas familias. Y estos serán defendidos desde posiciones sociales e institucionales cada vez más conservadoras.

--------------

Pablo Carmona Pascual es miembro de la Fundación de los Comunes y autor del libro La democracia de propietarios. Fondos de inversión, rentismo popular y luchas por la vivienda (Ed. Traficantes de Sueños, 2022).

En la provincia España parece obligado tomar el pulso de cuando en cuando al estado de salud de las estructuras profundas de la economía política heredadas del franquismo. La penúltima discusión, aunque no muy popular, se dio a la vuelta del verano pasado a partir de la publicación de la

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Pablo Carmona Pascual

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

1 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. pabtomor

    Hace mucho tiempo que leo y escucho ese run run reaccionario de "CLASES MEDIAS", "CLASES MEDIAS TRBAJADORAS" qué no sólo nunca he sido capaz de entender sino que ha sido un invento de la clase dominante (capitalismo) y que tiene por objeto desideologizar a la clase trabajadora. Lamentablemente parece que lo ha conseguido, ha conseguido que la clase trabajadora, que siendo clase trabajadora y cada vez en peores condiciones de trabajo y de vida, no quiera se clase trabajadora , aunque cada vez esté peor, e incluso aquellos partidos políticos que se autocalifican de "izquierda" lo han incorporado a su discurso con lo que las perspectivas de futuro para la clase trabajadora son poco optimistas, pero las derechas se sienten victoriosos ya que el discurso en este sentido entre las derechas y las izquierdas es el mismo. Me podrías decir Pablo cuantas son las clases medias trabajadoras y cuales son?.

    Hace 1 mes 3 días

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí