1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

El salón eléctrico

Vaticano ‘true crime’

Un viaje a través de las obras audiovisuales que han desenmascarado las conexiones de la Iglesia católica con diversos escándalos, tramas y organizaciones criminales

Pilar Ruiz 22/11/2022

<p>Una imagen de la serie documental 'La desaparición de Emmanuela Orlandi' (2022).</p>

Una imagen de la serie documental 'La desaparición de Emmanuela Orlandi' (2022).

Netflix

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

“No dejes que tu mano izquierda sepa lo que hace la derecha” 

Mateo, capítulo 6, versículo 3.


Lupara bianca: en argot periodístico, el homicidio mafioso que no deja rastro.

Una niña ciudadana del Vaticano. Vive allí, junto a su familia, “servidores” (sic) del Estado Papal desde hace más de un siglo. ¿Qué estamos viendo, un thriller o una película de terror? Más bien lo segundo, incluso para quienes estamos familiarizados con el caso Orlandi. Y aunque, viviendo en Roma, recibiéramos queos desde el interior del mismísimo Vaticano –no revelaremos fuentes– sobre niñas desaparecidas intramuros antes de que Ratzinger, alias Benedicto EquisUvePalito, dimitiera.

Corría el año 2008 y los propios “vatican boys” susurraban que por allí rondaba una carpeta con información, tan, pero tan explosiva, que de hacerse pública podía acabar con la Santa Madre Iglesia. Lo cual era mucho decir, teniendo en cuenta la ferocidad de su sentido de supervivencia, porque luego vimos cómo resolvieron la misteriosa crisis: sacándose de la manga la “normalidad” de los dos papas –¿dos reyes?–. Genios.

A pesar de esa habilidad legendaria, tanto escandalito pasa factura, y una cosa es que en Los Simpson hagan chistes sobre el mal uso del “dejad que los niños se acerquen a mí” y otra muy distinta es La chica del Vaticano: la desaparición de Emmanuela Orlandi. Este documental seriado del género true crime da cuenta de la ferocidad señalada más arriba con pelos, señales, sotanas y alzacuellos. Bajo las mil cortinas de humo alentadas por los presuntos implicados, hasta la rocambolesca teoría del terrorismo internacional con Ali Agcha, su banda de ultraderechistas turcos y la KGB, lo único que queda prístino como una patena es la participación, ocultación y responsabilidad de la cúpula vaticana en la desaparición de la niña Orlandi. Que tampoco es poca cosa, oigan. Y que por ahí anda la mafia sí o sí: el capo de la Magliana enterrado en una iglesia del mismo Vaticano o la financiación del sindicato Solidaridad vía papa anticomunista. ¿Era el papa Juan Pablo II o El Padrino III? Perdón por la referencia cinéfila, ya que Wojtyla ha sido declarado santo por el actual presidente de la corporación. Por cierto, spoiler: aterrador ese Bergoglio espetándole de una manera muy jesuítica al hermano de la víctima que deje de buscar, porque la niña está muerta.

Una marea negra y tóxica se extiende por mucho que quieran alejar el barco. Lean si no Lujuria (2017), del periodista Emiliano Fittipaldi, un súper ventas con su libro anterior sobre las finanzas vaticanas: Avaricia (2015). Las olas de chapapote alcanzan al mundo entero, incluso al país más papista que el papa: España.

De escándalos de los llamados “menores”, como el expolio de bienes públicos merced a la ley de inmatriculaciones, nunca más se supo, que para eso están ahí los meapilas de siempre. 

Si a los defensores del pueblo les tiembla el pulso ante la magnitud del asunto, deberían llamar a la monja Meryl Streep de La duda (Shanley, 2008), con olfato de sabueso para cazar sotanasaurios de garras largas. La adaptación teatral tiene, además, enjundia y actrices excelsas (todas) junto a un Philip Seymour Hoffman que se marca, con la Streep, un increíble duelo de interpretación a la americana: puro Método.

Ha visto demasiadas veces al Diablo.

De la pederastia como esencia maligna capaz de pudrir todo lo que toca, ni los anglicanos se libran: impresionante el vicario David Tennant en la miniserie de Steven Moffatt, Desde Dentro (2022). Una intriga de las que agarran por el cuello –a veces demasiado forzada, rasgo del género– en un tour de force dramatúrgico apuntalado en Sherlock –elemental, tratándose de Moffat–, el Hannibal Lecter de El silencio de los corderos (Demme, 1991) y el curita cañón Montgomery Clift de Yo confieso (1953), porque mucho le debe el escocés Moffat al inglés Hitchcock; comparten un virtuosismo de suspense sádico más british que el doctor Who poniéndose ciego a pastel de riñones.

 

Monty sufriendo un montón.

Y si quieren darse una vuelta por el contexto histórico del caso Orlandi, vean El pacto entre mafia y Estado (Sabina Guzzanti, 2014), docudrama que repasa la inmensa tela de araña italiana: Cosa Nostra, asesinatos de Falcone y Borsellino, corrupción, atentados por todo el país, Totó Riina, Gladio, pentiti, Logia P2 y nostálgicos de Mussolini, boicots a la Unidad Antimafia con pruebas desaparecidas, jueces dando absoluciones mágicas, servicios secretos sirviendo a la mafia, ministros mintiendo descaradamente y señalando a jueces ¿para que sean asesinados? Como colofón, el pacto de no agresión de la mano del senador Marcello Dell’Utri, investigado por asociación mafiosa, paisano siciliano y secretario personal de, ¡sorpresa!, Silvio Berlusconi. De los vínculos entre Tangentópolis y Vaticano hay ejemplos: Guilio Lampada, un tipo en prisión por asociación mafiosa, sospechoso de ser capo de la Ndrangheta calabresa y que, según la fiscalía de Milán, gestionaba salas de juego –loable patronal– lavando dinero negro para corromper jueces, a los que pagaba servicios de prostitutas de lujo. Pues, en 2009, el Vaticano nombró a Lampada caballero de la orden de San Silvestre Papa con la firma de Tarcisio Bertone, el número dos vaticano solo por debajo de Ratzinger. Todo ello a palo seco, sin el glamur cinematográfico de Vito Corleone en El padrino III (1990), donde Coppola cuenta el secreto a voces del asesinato de Roberto Calvi, “el banquero de Dios”, y las oscuras finanzas de la Santa Sede.

Con su habitual hipocresía –“que tu mano izquierda, etc.”–, dándole la vuelta al Evangelio e incluso pasándoselo por la columnata de Bernini, el poder temporal de la Iglesia ha sabido surfear con habilidad entre tirios y troyanos, pero secretamente siempre ha estado con los tirios, porque los troyanos perdieron. Nada se mueve en Italia sin que pase por las redes de la mafia, pero lo mismo se podría decir de alguna otra asociación para delinquir. Porque sí que hay un Rey de Roma, una monarquía heredera directa de los emperadores romanos, hasta con los mismos títulos que el César ingeniero hacedor de puentes –Pontifex Maximus–. El territorio será pequeño por culpa del Risorgimento y Garibaldi –cómo le odian–, pero sus vasallos fieles están diseminados urbi et orbi. No hay que olvidar la influencia de la famosa diplomacia vaticana, metida en todos los saraos. Como la de un tal papa Pacelli AKA Pio XII, excomulgando comunistas (en 1948 estaban a punto de llegar al gobierno de Italia) y que hizo buenas migas con Mussolini, Franco y Hitler. Nunca condenó las leyes raciales ni la “solución final”. ¿Judíos? ¿Esos que salen como sayones en los pasos de semana santa? Pues las cositas claras o hacerse un Costa-Gavras en la extraordinaria Amén (2002). “El Vaticano no es la Iglesia; es un Estado, con todos los atributos de un Estado, la diplomacia, etc.” (Costa Gavras).

Desde entonces han sabido bandearse con mucha más ambigüedad –finezza–, algo que deberían imitar sus primos rusos ortodoxos ultranacionalistas y abiertamente antidemocráticos, como ese patriarca Kiril aficionado a los relojes caros y a darle ósculos a Putin.

Hombres disfrazados, iconos y misiles: le llamaban Trinidad.

Siempre con el poder para seguir siendo el poder: esa parece ser la única máxima de los servidores de Dios en la Tierra, sean mulás, lamas o cardenales. Resulta que la impunidad de ese poder y la omertá que impone indigna a los quejicas comecuras, y como algunos de estos hacen cine, se ponen a rodar pelis propagandistas, como la chilena El club (Larraín, 2015) o la francesa Gracias a Dios (Ozon, 2019), a pesar de las dificultades, como que Canal +, principal inversor, abandonara el proyecto de un día para otro y sin explicaciones. Lo normal. Y Hollywood está lleno de judíos sayones que hacen películas como Spotlight (McCarthy, 2015), dentro del subgénero cine sobre periodismo y con el equipo de investigación del Boston Globe como protagonista. En la línea de las series true crime como la de Orlandi, pero desplegando más investigación, medios y crudeza, está la apasionante The Keepers (White, 2017) o ¿quién mató a la hermana Cathy? En 1969, aparece asesinada una monja que podría haber denunciado los abusos sexuales cometidos por los curas de un colegio católico de Baltimore. Se trata de un crimen por resolver desde el punto de vista de las niñas violadas, ahora mujeres maduras, que buscan la verdad y reclaman justicia.

En España pasamos de los curas nacionalcatólicos como Balarrasa (Nieves Conde, 1951) y Molokai (Lucia, 1959), a las monjas lisérgicas de Entre Tinieblas (1988) y los curas violadores de La mala educación (2003) gracias a Pedro Almodóvar. Pero no se dejen engañar: son incontables los proyectos audiovisuales españoles y mucho españoles sobre casos de pederastia eclesial o el robo de niños de la ínclita Sor María que duermen el sueño de los Justos en el Purgatorio de los Guiones Inéditos Imposibles de Financiar. Por estas que son cruces.

Aquella “garganta profunda” de las interioridades vaticanas, al ser inquirido por quien esto firma sobre cómo podía mantener su vocación en el seno de la Iglesia a pesar de todo lo que decía –y pensaba–, contestó: “Si nos vamos los buenos, solo quedarían los malos”. Bendito sea.

“No dejes que tu mano izquierda sepa lo que hace la derecha” 

Mateo, capítulo 6, versículo 3.


Lupara bianca: en argot periodístico, el homicidio mafioso que no deja rastro.

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autora >

Pilar Ruiz

Periodista a veces y guionista el resto del tiempo. En una ocasión dirigió una película (Los nombres de Alicia, 2005) y después escribió tres novelas: "El Corazón del caimán", "La danza de la serpiente" (Ediciones B) y "El jardín de los espejos". (Roca, 2020).

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí