1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

nuevas caras

Mujeres en la política de Nueva York

La irrupción de Alexandria Ocasio-Cortez forma parte de un cambio de paradigma protagonizado por candidatas cuya trayectoria empezó en las calles

Vivi Alfonsin 22/11/2022

<p>La senadora Jessica Ramos da una rueda de prensa sobre la mejora de las condiciones laborales en los salones de uñas de NY.</p>

La senadora Jessica Ramos da una rueda de prensa sobre la mejora de las condiciones laborales en los salones de uñas de NY.

NYS Senate Media Services

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

El pasado 8 de noviembre se celebraron las elecciones midterm en Estados Unidos, calificadas por expertos y periodistas como las más extrañas de los últimos años. Por una parte, el recuento de votos a nivel nacional ha resultado interminable y, por otra, lo ajustado del resultado impide trazar un itinerario claro con respecto a lo que vendrá.

Pese a que no se caracteriza por ser uno de los estados llamados a cambiar las tornas, el resultado de Nueva York puede leerse con atención por varias razones. En las tres últimas elecciones generales, el Partido Republicano, encabezado por Donald Trump para los comicios de 2016 y 2020, no superó el 37,7% de los votos, aunque entre 2012 y 2020 aumentó su respaldo un 2,5%. Justo lo que han ido perdiendo los demócratas, liderados por Barack Obama y Joe Biden.

A pie de urna, las encuestas mostraron una ciudadanía preocupada por la inflación y las derivas de la economía, el precio de la vivienda, el derecho al aborto, el acceso a la sanidad universal y el aumento de la delincuencia. La seguridad ciudadana fue el mantra preferido de los conservadores en tanto que actúa visceralmente como mecanismo de control. El candidato republicano a gobernador, Lee Zeldin, derrotado por casi seis puntos por su contrincante, la demócrata Kathy Hochul, promovía en octubre la declaración de un estado de alarma inminente contra la delincuencia si resultaba elegido. Ese mismo mes, Hochul, que había ocupado el cargo tras la dimisión de Andrew M. Cuomo y que tras el 8 de noviembre se ha convertido en la primera mujer elegida como gobernadora, anunciaba un paquete de 28 millones de dólares para el control de armas de fuego y la prevención de la violencia en siete ciudades del estado.

Porque lo cierto es que desde 2019 las agresiones con resultado de muerte han aumentado más de un 30% en la ciudad, y los delitos menores se han incrementado en un 24%. La epidemia de fentanilo, que atraviesa el país a ritmo creciente, arrastra a la destrucción y a la muerte por sobredosis a miles de personas cada año.

Mientras tanto, la ciudad sigue siendo una mole inmensa que no deja indiferente. Los rayos de sol se cuelan por las escuálidas ranuras entre los rascacielos de Manhattan. Los que sobreviven sin hogar se protegen del frío recostados sobre las alcantarillas de las que emergen cálidas nubes de vapor. Las sirenas de policía, los cláxones y las luces de neón solo menguan cuando el ritmo frenético se diluye en las calles de casas bajas de los barrios más apacibles. La vida cultural se renueva con avidez y pivota como tabla de salvación en medio de tanta locura. Pero en Nueva York también anidan movimientos políticos que alimentan la esperanza. Acciones y nombres a los que conviene mirar con lupa para hacerlos distinguibles entre el ruido y el caos. 

El día anterior a los comicios, la periodista Liza Featherstone publicaba en Jacobin Magazine un artículo titulado “Girlboss Politics Won’t Beat the Right” (“La política de las Jefas no derrotará a la derecha”), en el que analizaba uno de los actos finales de la campaña de Kathy Hochul. El texto de Featherstone funcionaba como una crítica conveniente y constructiva en tanto que invitaba a revisar el enfoque elitista de un discurso alejado de los avatares cotidianos de la gente. Y también como una reflexión respecto al papel del feminismo y del liderazgo detentado por mujeres. Un análisis que me permito continuar fuera del espacio donde surgió, extendiendo las disyuntivas sobre el posicionamiento político y las tensiones con otras protagonistas del panorama actual.

El mapa de las candidaturas demócratas en los distritos de Nueva York demuestra una eclosión de mujeres de distinta procedencia y con otras formas de hacer

Al acto en cuestión acudieron Hillary Clinton y Kamala Harris en apoyo a Kathy Hochul. Featherstone cuestionaba acertadamente todo lo relacionado con la campaña. En primer lugar, la ausencia de un programa electoral contundente con medidas para proteger a los sectores más vulnerabilizados de la ciudad; y en segundo, las fórmulas vacías con que se dirigieron a los asistentes. Más allá de eso, es indiscutible que se trata de tres figuras políticas con perfiles que podríamos calificar de tradicionales, forjadas en una época reciente que se caracterizó por preceptos caducos de los que no estamos precisamente orgullosas. Sin embargo, el mapa de las candidaturas demócratas en los distritos de Nueva York demuestra una eclosión de mujeres de distinta procedencia y con otras formas de hacer. Algunas involucradas en la política de partidos, otras provenientes del activismo de base y de nuevas organizaciones progresistas. La irrupción en 2018 de una figura como Alexandria Ocasio-Cortez no es un hecho aislado, sino que forma parte de un incipiente cambio de paradigma, protagonizado por mujeres cuyas trayectorias políticas empezaron en las calles. Mujeres cuyas condiciones de vida y herencia histórico-social colocan en una perspectiva completamente distinta a la de Clinton, Harris o Hochul a la hora de formular sus enunciados.

Brittany Ramos de Barros, afrolatina y excombatiente de la guerra de Afganistán, vecina de Staten Island y candidata en las primarias demócratas al Congreso, se ha convertido en una voz ingobernable que cuestiona el vínculo entre los ingentes presupuestos bélicos del país y el empobrecimiento de sus gentes. Su discurso desafía las lógicas de la industria militar en relación con los cacareados ideales de democracia que las cruzadas norteamericanas han pretendido encarnar, sin que sus gobernantes hayan sido capaces de sacar adelante un proyecto de país que respete los derechos elementales. Ramos de Barros ha vivido la exclusión y el racismo en su propia piel, tiene garra al hablar y tirón entre la gente. Su testimonio sobre Afganistán deviene en un desenmascaramiento del engaño nacional, del uso del racismo para la invención de enemigos históricos que se han instrumentalizado para alimentar el monstruo de la guerra.

Nurse es de las que está en la calle. Repartía comida en los peores momentos de la pandemia, lleva tiempo peleando para frenar los desahucios

Otra joven política, Sandy Nurse, concejala en el Ayuntamiento por el Distrito 37 desde enero de 2022, no se presenta tras un estrado con las manos descansando sobre un trozo de papel. Nurse es de las que está en la calle. Repartía comida en los peores momentos de la pandemia, lleva tiempo peleando para frenar los desahucios y la brutalidad policial contra la comunidad afrodescendiente. Su trayectoria laboral ha estado marcada por la precariedad. Ha sido rider, conserje y carpintera, pero también, antes de entrar profesionalmente en la política, ha participado en la creación de dos proyectos empresariales de economía social para emplear a personas migrantes y racializadas.

Un tercer nombre relevante en la política neoyorquina actual es el de la senadora Jessica Ramos, representante del Distrito 13 y presidenta del Comité Laboral del Senado. Desde 2019 ha trabajado para lograr mejoras concretas que impacten en la economía de la población más desfavorecida a causa de la deriva neoliberal. Hija de inmigrantes colombianos, su madre cruzó la frontera mexicana a los veinticuatro años y su padre fue encerrado en un centro de detención de extranjeros durante los años 80, tras una redada racista. Ramos se inició en el activismo muy joven, y el aprendizaje de su trayectoria es una ventaja a la hora de proseguir con el ejercicio político. En apenas tres años, ha conseguido un hito histórico en cuanto a derechos básicos para los trabajadores agrícolas, ha mejorado la legislación contra la pobreza infantil y ha asegurado un fondo para trabajadores que fueron excluidos de las ayudas económicas relacionadas con la pandemia. El 16 de noviembre presentó una propuesta de ley para aumentar el salario mínimo en el estado, que pasaría de forma escalonada de 15 a 21,45 dólares/hora en 2025. La medida beneficiaría a dos millones de trabajadores precarios en Nueva York, un 55% de los cuáles son mujeres. Y sentaría un precedente para futuros ajustes sobre el coste de la vida, que se producirían de manera automática.

Ramos se inició en el activismo muy joven, y el aprendizaje de su trayectoria es una ventaja a la hora de proseguir con el ejercicio político

Se trata de tres mujeres que ejemplifican una mutación política más amplia. La presencia de candidatas de procedencia migrante en el escenario político norteamericano actual no podría resumirse en un artículo. Lo que considero significativo es cómo se relacionan estas mujeres, cuyos orígenes personales y políticos están basados en la vivencia del racismo estructural, la exclusión, la lucha callejera y el activismo, con sus colegas del otro lado. Esas que, todavía hoy, no abandonan su lugar de privilegio. Clinton, Harris, Hochul y quienes se identifican con ellas. O mejor, si lanzamos la pregunta hacia ese otro lado: ¿de qué modo están dispuestas a compartir los espacios de poder las que lo detentan, sabiendo que esa oleada fracturará necesariamente los cimientos sobre los que descansan sus ostensibles comodidades? ¿Estarán dispuestas a hacerlo en virtud de la terminología del bien común que emplean en sus propios discursos? ¿Lo harán por la ecología? ¿Por la infancia? ¿Se harán a un lado para dejar paso a mujeres mejor preparadas que ellas ante ciertas contiendas de nuestro tiempo en nombre del feminismo? Me temo que no.

Quienes apoyan a Kathy Hochul, y ella misma, cantan sus logros en clave feminista. Alaban su capacidad de diálogo y la aprobación de ciertas medidas económicas de talante social, ciertamente pocas en comparación con el poder económico que ostenta en su cargo. En el mes de mayo, después de que Brian Benjamin, el candidato a vicegobernador que la acompañaba, tuviera que abandonar por un caso de corrupción, Hochul nombró como sucesor al afroamericano con raíces latinas Antonio Delgado, una apuesta inesperada y secretista, en palabras de otra de esas políticas que vale la pena conocer, la colombiana Ana María Archila, candidata también a vicegobernadora junto a uno de los contrincantes demócratas de Hochul, el abogado y activista afroamericano Jumaane Williams.

Archila es lesbiana y defensora de los derechos de la comunidad LGBTQ, las mujeres, la infancia y las personas migrantes. Su propuesta radica en combatir, desde el interior de las estructuras de gobierno, el esquilme de los recursos económicos con que cuenta Nueva York. Un estado cuya economía debería bastar, y basta, para que ninguna persona se vea sometida a la feroz e irremediable exclusión que no cesa de crecer. Sin ser la única, encarna el necesario enfrentamiento contra la industria del ladrillo que campa a sus anchas en Nueva York. El problema de Archila con su nuevo competidor de partido, Antonio Delgado, era simple. Hochul lo introdujo en la carrera electoral para disputar un espacio que, de otro modo, podría haber sido ocupado por una voz procedente del activismo de base. Una voz como la suya, que acabara incomodando a las fuentes principales de financiación del Partido Demócrata.

En una comparecencia de finales de mayo, Archila recogía públicamente nuevos apoyos políticos desde la izquierda y reflexionaba sobre la ausencia de Antonio Delgado en los foros comunitarios a los que ella se acerca diariamente. También declaró que la entrada de Delgado en la carrera electoral, precipitada y contraria a las prácticas del partido, evidenciaba el intento de derrotarla, de impedir que una persona con voluntad de enfrentarse al sector inmobiliario y financiero pueda rozar los sillones donde se asientan las viejas posaderas del poder.

Algo similar acontece en todas partes. Hay una parte de nuestro futuro que se define en estas escisiones. Como apunta con su extraordinaria y lúcida mirada María Galindo, es necesario despatriarcalizarlo todo, empezando por el poder. En mi opinión, esto significa reconocer la persistencia de estructuras patriarcales en los procesos y trabajos que llevamos a cabo aunque seamos mujeres. Implica dedicar más tiempo a transparentar esas fisuras y a indagar hasta qué punto es posible establecer alianzas entre los dos lados. En cuestionar, tomando las palabras de Audre Lorde, si es posible desmontar la casa del amo con las herramientas del amo, y en decidir si concluimos de una vez que no es posible, qué hacemos para empezar un proceso de apropiación verdadera que coloque la vida, no ya en el centro que nunca ocupó, sino en el puesto de mando.

Antes se solía emplear para estos casos la palabra revolución, pero, desde luego, nunca se revolucionó lo bastante. Quizás porque no fuimos nosotras las que pensamos e hicimos esas revoluciones. Quizás porque antes de poner la primera piedra de ese nuevo mundo posible, regresando a María Galindo, nos toca destruir la intrincada presencia del pensamiento y la metodología patriarcal.

El pasado 8 de noviembre se celebraron las elecciones midterm en Estados Unidos, calificadas por expertos y periodistas como las más extrañas de los últimos años. Por una parte, el recuento de votos a nivel nacional ha resultado interminable y, por otra, lo ajustado del resultado impide trazar un...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autora >

Vivi Alfonsin

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí