1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

  292. Número 292 · Enero 2023

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Crónicas hiperbóreas

Fraga y nosotros

Un repaso a los momentos estelares del monarca de Galicia en el centenario de su nacimiento

Xosé Manuel Pereiro 29/11/2022

<p>Imagen de archivo del autor (primer por la izquierda) en una rueda de prensa de Manuel Fraga.</p>

Imagen de archivo del autor (primer por la izquierda) en una rueda de prensa de Manuel Fraga.

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Hace unos días habría cumplido 100 años, como muchos llegamos –políticamente– a desesperar y él posiblemente incluso sospechó. Yo, y solidariamente el resto de los gallegos, estuvimos 16 años gobernados por él. Así, a ojo, de 1989 a 2005. Más o menos la duración media de un matrimonio en España. Y pasados otros tantos años y después de haber venido lo que vino, el recuerdo de aquello es igual de ambivalente que si hubiésemos pasado por la vicaría o por el juzgado. 

El de Manuel Fraga Iribarne fue un caso claro de haber nacido y crecido en el sitio y en la época equivocados. Con su capacidad intelectual y su ambición habría podido ser, por ejemplo, un senador republicano por Idaho, la tierra de promisión en los EUA de sus antecesores vascos. O un prestigiado catedrático en alguna universidad centroeuropea. Sin embargo, habiendo llegado al mundo en la Vilalba (Lugo) de 1922, tenía casi todas las papeletas para obtener el premio de alto funcionario del franquismo. Una vez metido en la harina de la dictadura, su carácter fuerte –o su tendencia a embestir– hicieron lo demás: ascender y a la vez pisar todos los charcos posibles. 

Su padre, Manuel Fraga Bello, fue alcalde durante la dictadura de Primo de Rivera, pero la figura familiar autoritaria era su madre, María Iribarne Dubois

Fue posiblemente en esa etapa en la que se mezclaban en la misma cabeza el catedrático (de Derecho Público en la Universidad de Valencia y después de Constitucional en la Complutense) y el acérrimo franquista que posaba con el uniforme blanco de consejero del Movimiento Nacional y saludaba a la romana cuando se forjaron las personalidades del doctor Fraga y de Míster Iribarne. Su padre, Manuel Fraga Bello, fue alcalde durante la dictadura de Primo de Rivera, pero la figura familiar autoritaria era su madre, María Iribarne Dubois. Esa dualidad le permitió por una parte ser el ministro del sector “aperturista” (cambiar algo para que nada cambiase) del régimen y, por otra, el manipulador de la información en casos tan indecentes como la ejecución de Julián Grimau o el asesinato de Enrique Ruano. Míster Iribarne, en el papel de ministro de la Gobernación [Interior] fue también uno de los malos de esa película de la Transición, que como todas las malas películas, quienes la dirigían no sabían cómo darle un final adecuado. 

También Fraga estaba en el lugar y en el momento equivocado durante la Restauración. Primero, enfrente de Adolfo Suárez. Este tenía tan poco pasado democrático como él, pero, por despecho o por ideología, Fraga se situó al lado de los dinosaurios negacionistas del meteorito. Después se encontró con Felipe González y con una sociedad que mayoritariamente no quería saber nada del franquismo. Lo que en su día no había conseguido a dedo, la presidencia del Gobierno, también se lo negaron los votos durante diez años de intentos. Mientras, en Galicia, al partido le iba francamente bien con personalidades de la derecha galleguista al frente y un discurso más moderado. Hasta que una escisión le entregó la Xunta a una coalición del PSdeG con un par de partidos nacionalistas de centro. Eso abrió las puertas a que se dejase caer por aquí, como desterrado al Ponto Euxino por el César González Márquez. 

Felipe González, presidente del Gobierno, conversa con Manuel Fraga, presidente de AP en 1983. | Fototeca Moncloa

Todos los años, al acabar la temporada estival, en la villa turística de Miño, entre Ferrol y A Coruña, tradicional lugar de veraneo de los lucenses, una comisión de notables le organizaba una cena de despedida al “Veraneante ilustre”. El veraneante ilustre era siempre Manuel Fraga, que tenía un chalé a pie de playa en la vecina localidad de Perbes (y que en aquellos años le había semivolado el Exército Guerrilleiro do Povo Galego Ceibe, el intento armado de la época). Se rumoreaba que aquella cena de 1988 iba a ser la última. Y allí nos fuimos los plumillas, a ver qué caía. Su amable responsable de prensa –curiosamente, quizá por contraste, Fraga siempre tuvo unos responsables de prensa extremadamente amables– no nos animó ni desanimó. “Quizás, al salir…”. Para asegurar las declaraciones, este entonces joven, pero sagaz reportero ideó una maniobra envolvente que consistía en entrarle, micrófono en mano, por el flanco izquierdo, mientras el cámara lo enfocaba desde su derecha. El micro no era inalámbrico, pero como si lo hubiese sido. El veraneante ilustre no se paró en barras, y yo me quedé con el micro en la mano, y el cámara con el cable suelto en medio.

Se presentó a las siguientes elecciones contra un candidato socialista al que Ferraz había repudiado –Felipe no participó en la campaña– y ganó. Por los pelos, y por unas sacas de votos que llegaron de Venezuela fuera de plazo, pero fueron admitidas igualmente. También se denunció, sin resultado, el anormal porcentaje de voto exterior al PP en Ourense, el 63,4%, 30 puntos por encima de su media en las otras provincias (saco el dato de una tesis del politólogo Anxo Lugilde, porque ese resultado es el único que no aparece en todos los recogidos por el Instituto Galego de Estatística). El caso es que aquí lo teníamos. De vez en cuando me encuentro con la foto (con la fotocopia) de la rueda de prensa en la que se presentó como ganador. Tomó posesión rodeado por los mil gaiteiros que había prometido (una considerable cacofonía, porque las gaitas tienen distintas afinaciones) y aplastado por el gentío. “Ya verás como le da por crear una policía autonómica, aunque solo sea para evitar estos líos”, le dije, igual de aplastado, a un compañero. Lo hizo, aunque luego el invento no fuese a mucho más. 

Se dice que sus asesores le pusieron como arquetipo a imitar el de Spencer Tracy, un abuelo desastrado y un poco cascarrabias, pero enternecedor

Se dice que sus asesores le pusieron como arquetipo a imitar el de Spencer Tracy, un abuelo desastrado y un poco cascarrabias, pero enternecedor. Yo creo que él se veía más como el Sean Thornton que encarnaba John Wayne en El hombre tranquilo. Como Thornton-Wayne, Fraga no dudó en usar todas las mañas, salvo los puños, que había aprendido a lo largo de su trayectoria vital, pero también supo adaptarse a las costumbres locales, empezando por el idioma. Al igual que con Maureen O'Hara en la película de John Ford, la química entre la sociedad gallega (al menos la mayoría del electorado) y el veterano emigrante retornado funcionó.

El doctor Fraga se convirtió en Don Manuel I de Galicia, y dotó a la autonomía de un contenido del que había carecido, y que Alberto Núñez Feijóo dejó después decaer. Hizo propuestas de razonable índole política, como la “administración única” para evitar la multiplicación de trámites y la superposición de competencias, o la conversión del Senado en una auténtica cámara territorial. Impulsó una ley de Normalización, consensuada, que establecía la impartición en gallego de la mitad de las materias (¡él, que en 1967 había abroncado, y multado con 50.000 pesetas, al presidente de La Voz de Galicia por “difundir propaganda separatista” al premiar un artículo titulado “La Iglesia no habla la misma lengua que los gallegos”!). En la práctica, se arrogó él mismo competencias de política exterior, visitando Cuba y haciéndose visitar por Fidel Castro. Ya puestos, realizó una visita oficial a Libia (vale, el padre de Fraga y el de Castro habían sido gallegos emigrados a Cuba, y Fidel, ideologías aparte, era uno de los nuestros, pero ¿Gadafi?, ¿qué se nos había perdido a los gallegos con Gadafi?). Su mano derecha, el secretario general, Xosé Cuíña, que una vez había dicho que se sentía “al borde de la autodeterminación”, organizó durante varios años una especie de Aberri Eguna en un monte próximo al centro geográfico de Galicia. En una de esas ocasiones, entre decenas de miles de militantes, Cuíña había hecho entrega oficial a Aznar y Rajoy de un carnet del Partido Popular de Galicia que se había sacado de la manga.

Realizó obras públicas de dudosa eficacia. Y se preocupó de regar con dinero, en este caso público, a los medios de comunicación para evitarles cualquier tipo de tentación crítica

Bien es cierto que, como un viejo político de la Restauración (de la anterior) realizó obras públicas de dudosa eficacia: pabellones polideportivos locales con capacidad para el censo de población entero, polígonos industriales en el medio de la nada, y cientos de rotondas, desperdiciando en ellas ingentes fondos europeos. Y también como los políticos de la época de su padre en la alcaldía, se preocupó de regar con dinero, en este caso público, a los medios de comunicación para evitarles cualquier tipo de tentación crítica (en esto Feijóo sí mantuvo la gestión de su predecesor).

Estatua dedicada a Manuel Fraga por su apoyo al sector vitivinícola, colocada originalmente en Cambados y retirada en 2017, para ser guardada en una finca de Redondelo, en San Salvador de Meis (Pontevedra).

Y desde luego, tenía momentos Míster Iribarne. La mayoría, surgidos de su nunca disimulada soberbia intelectual. Yo le vi leer un discurso de recepción a emigrantes retornados con una notable cara de desprecio por el pobre contenido del papel que no auguraba nada bueno para su redactor cuando acabase el acto. Y se le atribuye la frase “deberíamos pedir la opinión a algunos periodistas, pero no a los idiotas que tenemos en plantilla”. Nadie, por cercano que fuese, estaba a salvo de sus exabruptos cuando entraba en ignición. “Mira que llevo tiempo en esto, y me siguen temblando las piernas cuando le tengo que hacer una pregunta”, me confesó una vez un compañero. En una campaña, un líder de la oposición lo acusó de haber firmado penas de muerte (la oposición solía incidir en su pasado franquista, como si este fuese desconocido para el electorado). Tuve que pasar el trago de acercarme a un restaurante donde celebraba una comida con militantes para pedirle su reacción. Apareció, prácticamente arrancándose la servilleta y me encaró: 

– Dígame.

– Señor Fraga, el señor Tal le ha acusado de haber firmado penas de…

– ¡Yo no he firmado ninguna, pero no tenga duda de que en determinados casos no tendría reparo alguno en hacerlo! Muchas gracias.

Y se volvió a la mesa. En ningún momento me atreví a advertirle que, en el encuadre en el que se había situado, su cabeza quedaba entre las tetas de una ninfa de un fresco pintado en la pared. 

Con los dos Fragas acabó el Prestige. En realidad, Génova. O Moncloa. Aznar y los suyos decidieron desde el primer momento que aquel “incidente” lejano era cuestión del Estado, y no de aquel PPdeG que, por mucho que gobernase en Galicia, oficialmente no existía. Los gallegos que estaban acostumbrados a un Fraga omnipresente en las escaletas de la televisión y en las primeras páginas vieron de pronto que, en medio de una crisis, había desaparecido. Como un amoroso padre de familia que había ido a por tabaco antes de la cena de Nochebuena y no hubiese vuelto. 

Cuando reapareció en público, 12 días después de la catástrofe, lo hizo a última hora de la tarde de un día de perros en Caión, posiblemente el puerto pesquero más pequeño de Galicia. Apelotonados en la cofradía, sin los aplausos ni las muestras de cariño habituales, anunció que venía con dinero, como si acabase de pasar por el cajero. Y se calló. Cerró los ojos. Ocho segundos que después conté en la grabación, que me parecieron un mundo y en los que me pasó toda la vida –sobre todo la suya– por delante, si nos hacía la faena de morirse allí. Entonces, despertó. “¡Más preguntas!”.

La enorme respuesta ciudadana transversal de Nunca Máis no se debió tanto a un vertido contaminante (total, venían sucediendo con una cadencia de diez años) como ante la despreocupación, el ninguneo y el engaño de los gobiernos que tenían que gestionar la catástrofe. Cuando el PP gallego más pegado –en todos los aspectos– al territorio exigió hacerse cargo de la crisis, y crear por primera vez un vicepresidente encargado de ello, Xosé Cuíña, un Fraga que para entonces solo pedía a su entorno “poder retirarse dignamente”, aceptó. Aceptó hasta que, en una cena en el restaurante compostelano donde todo pasaba –hoy cerrado, un símbolo más del poder autonómico jibarizado– dos pesos pesados del partido y enemigos declarados de Cuíña, Mariano Rajoy y José Manuel Romay, le transmitieron que eso sería como dar un golpe de Estado. Fraga, que pese a todo el Míster Iribarne que llevase dentro tenía un instinto de conservación considerable (“y preñaba por las orejas”, en expresión popular de un colaborador), se desdijo de lo prometido cuando Cuíña ya tenía hasta nombrada su nueva área. La vicepresidencia la ocupó un funcionario de medio rango que Romay había colocado en Correos, Alberto Núñez Feijóo. 

Mariano Rajoy, Alberto Núñez Feijóo y Manuel Fraga en la tradicional investidura de damas y caballeros del vino Albariño en 2010. | El Correo de Galicia en Youtube

En las siguientes elecciones, locales, la máquina mediática del PP maquilló de victoria, con algunos resultados en la Costa da Morte, el fracaso general en toda Galicia. La imagen del monarca de Galicia se convirtió en la de un anciano que se desmayó en el Parlamento, se emocionaba un par de veces por discurso y únicamente tenía esporádicos arranques de su antiguo carácter. Tres años después, la campaña para su reelección fue penosa. Mencionaba continuamente a Carod Rovira, sus pompas y sus obras, reivindicaba sus logros proclamando que “antes en Galicia solo se comía caldo”, “hay electricidad en todas las aldeas” y “tres universidades” (no las había creado él, sino su antecesor, el gobierno tripartito que había derrotado). Perdió. 

La imagen del monarca de Galicia se convirtió en la de un anciano que se desmayó en el Parlamento, se emocionaba un par de veces por discurso y únicamente tenía esporádicos arranques de su antiguo carácter

El partido lo alojó primero en un piso del casco viejo, en medio de la marabunta nocturna de estudiantes, y después en el Senado. “Soy una bicicleta, si paro, me caigo”, había dicho de sí mismo. Se había parado. La última vez que lo vi, antes de que decenas de gaiteiros lo despidiesen en el cementerio de Perbes cuando faltaba poco para cumplirse el décimo aniversario del Prestige, fue en la cena de un premio periodístico en el decimonónico Círculo de las Artes de Lugo. Estaba en una silla de ruedas, que conducía un asistente extracomunitario. No pude menos que acordarme de uno de los exabruptos con los que había denunciado, mucho antes de que se hablase del despoblamiento rural, la crisis demográfica en Galicia: “Tenemos que hacer algo, o esto lo habitarán los bereberes”. 

Hace unos días habría cumplido 100 años, como muchos llegamos –políticamente– a desesperar y él posiblemente incluso sospechó. Yo, y solidariamente el resto de los gallegos, estuvimos 16 años gobernados por él. Así, a ojo, de 1989 a 2005. Más o menos la duración media de un matrimonio en España. Y pasados otros...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Xosé Manuel Pereiro

Es periodista y codirector de 'Luzes'. Tiene una banda de rock y ha publicado los libros 'Si, home si', 'Prestige. Tal como fuimos' y 'Diario de un repugnante'. Favores por los que se anticipan gracias

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

1 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. ecac

    Recuerdan aquello de los "5.000 gaiteros de Fraga".-Ministro de Información y Turismo.-Franquista en tiempos democráticos.-Y para rizar el rizo de "Alianza Popular" y "Partido Popular", antes del "Fanatismo AZNAR Estigmas Sátrapas"; el numerito veraniego en bañador playa, tras metedura de pata de los norteamericanos, uso y abuso del poder, bombas nucleares en aguas españolas.-Bases en Morón de la Frontera (BIOQUIU..-Residencia en donde se hospedan las tripulaciones de los aviones y que no siguen en dirección USA, relevadas) y Rota, en Andalucía.-Finalmente bajada de pantalones aquí, aviones sobrevolando territorio nacional, llevando prisioneros a Guantánamo (Cuba).-Conejillos de Indias.-Dibujitos inanimados ESPAGNISTÁN.

    Hace 2 meses 15 horas 20 minutos

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí