1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

  292. Número 292 · Enero 2023

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

estado de los medios

Siente un periodista a su mesa

Cuando la caridad y la filantropía vienen a salvar la profesión

Aurora Labio-Bernal / Lorena R. Romero-Domínguez 4/01/2023

<p><em>Información.</em></p>

Información.

La boca del logo

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Hace unas semanas, los profesores Steven Barnett, Tom Murdoch y Judith Townend publicaban un artículo en Journal of Media Law cuyo título planteaba la transformación de los medios en organizaciones benéficas: “Where public interest and public benefit meet: the application of charity law to journalism”. En un país como España, esta idea resulta extraña, pero lleva ya algunos años siendo objeto de debate en el Reino Unido, donde incluso hay modelos de éxito que unen prensa, caridad y donaciones. Sobre este asunto, Roy Greenslade y el propio Steven Barnett se preguntaban en 2014 si la caridad podría salvar a la prensa de proximidad, poniendo como ejemplo el Maidenhead Advertiser. Se trata de un periódico semanal local, gestionado por el Louis Baylis Charitable Trust, que lleva funcionando como institución caritativa que realiza importantes donaciones a la sociedad civil desde 1962, sin renunciar a la rentabilidad. 

La idea fundamental que gravita sobre el denominado charitable journalism tiene que ver con la posibilidad de dar salida al sector informativo, en un momento de crisis de negocio, mediante la concesión a las empresas periodísticas del estatus de organizaciones benéficas. La fórmula parece ideal, pues posibilita la entrada de benefactores que pueden proveer de fondos al medio, lo que garantiza su continuidad, con los beneficios que ello reporta en términos democráticos. Sin embargo, la realidad demuestra que la información es un bien público a proteger y que los donantes pueden tener intereses temáticos y/o financieros que desvirtúan su papel. Por este motivo, la Charity Commission de Reino Unido ha identificado los principales propósitos que debe tener cualquier empresa mediática si quiere ser considerada de carácter filantrópico. Entre ellos, hay algunos que podrían encajar con los fines de una corporación periodística, sobre todo cuando se refieren a los avances del desarrollo comunitario y cívico o a dar una visión general sobre el beneficio público de la institución.  

La posibilidad de transformar una empresa informativa en una entidad altruista ha tomado tanto impulso en Gran Bretaña que, incluso, se ha puesto en marcha el Charitable Journalism Project. Se trata de una iniciativa que reúne a periodistas, donantes, abogados, académicos y expertos que trabajan juntos para impulsar un “periodismo de interés público” que se canalice a través de organizaciones independientes y de carácter benéfico. El objetivo de la propuesta persigue dos tipos de rendimientos para este nuevo charitable journalism. Desde el punto de vista económico, las exenciones fiscales que se producen redundan en ingresos adicionales que pueden servir de sustento al medio en cuestión. Siguiendo los datos de THE CAIRNCROSS REVIEW. A sustainable future for journalism, en países como Canadá, el gobierno puso en marcha un paquete de medidas fiscales en 2019 (por un montante de 400 millones de euros), en el que se incluía el estatus de entidad benéfica para las empresas informativas, como posibilidad para acometer la fuerte crisis económica que afecta al sector periodístico. En segundo lugar, este nuevo modelo de financiación permite invertir en periodismo local y de investigación como forma de reforzar la democracia, al menos desde un punto de vista teórico.  

Multinacionales como Facebook llevan realizando alianzas con organizaciones como la Fundación Gabo desde 2017 en lo que se denomina Proyecto de Periodismo

Mientras que en países como Estados Unidos, la cuestión de la intervención filantrópica en diferentes sectores está fuertemente arraigada, el debate sobre su vinculación al periodismo está siendo discutido en otros países europeos, tal y como hemos visto en Gran Bretaña. La propuesta se dirige así a la posible transformación de empresas periodísticas en organizaciones sin ánimo de lucro financiadas por donantes/filántropos que permitiría promover investigaciones informativas centradas no en inclinaciones corporativas/políticas sino en el interés público. Según el informe A new deal for journalism, realizado en 2021 por el Working Group on the Sustainability of Journalism del Forum on Information and Democracy, la discusión sobre qué define a una organización como “caritativa” en el marco de los medios de comunicación está abierta en lugares como Canadá, Australia, Alemania o Francia, donde las autoridades se muestran más cautas. En este sentido, el escrutinio que estos países hacen sobre el carácter filantrópico de las corporaciones informativas puede tener que ver con las intenciones de los posibles donantes. Multinacionales como Facebook llevan realizando alianzas con organizaciones como la Fundación Gabo desde 2017 en lo que se denomina Proyecto de Periodismo de Facebook para formar a periodistas de Iberoamérica. Una de las actividades, realizada en 2021, tenía que ver con el manejo de salas de redacción y específicamente se afirmaba que “los participantes pudieron conocer y acercarse a herramientas y buenas prácticas para conectar más con las audiencias a través de Facebook e Instagram”. Cabe preguntarse, entonces, si la inversión aparentemente desinteresada de la corporación le reporta en realidad beneficios, no solo de autopromoción, sino de control informativo a través de sus dos principales empresas.  

Muchos medios adaptan sus intereses, de manera consciente o no, a las agendas que priorizan los filántropos. Negarse es difícil

El listado de medios que han recurrido al dinero de filántropos es extenso. No es un fenómeno novedoso, pero sí ha crecido sustancialmente como consecuencia de la crisis económica en la que están inmersas las empresas periodísticas tras la recesión mundial de 2008. Esta situación ha incrementado de manera exponencial el flujo de dinero procedente de las fortunas privadas hacia los medios. Los datos lo confirman: según recoge la web Media Impact Funders, desde 2009 hasta 2022 entidades como la Fundación Ford, Google.org Corporate Giving Program, la Fundación Knight, la Fundación Bill&Melinda Gates, o la Fundación MacArthur han donado más de mil millones de dólares a proyectos periodísticos de diversa índole. La suma total asciende a más de 27.000 millones de dólares en el período apuntado. Una cantidad nada desdeñable para un fenómeno al que se le ha puesto la etiqueta de filantroperiodismo.

Los filántropos no tienen reparos en financiar medios consolidados (como The GuardianThe New York TimesThe Financial TimesDer SpiegelLe Monde El País), medios sin ánimo de lucro (ProPublicaThe Intercept), así como cualquier otra iniciativa que coincida con sus compromisos altruistas. Es aquí donde se produce el primer problema: muchos medios adaptan sus intereses, de manera consciente o no, a las agendas que priorizan los filántropos. Negarse es difícil, dado que las temáticas abordadas concitan interés para la opinión pública: educación, menores, colectivos vulnerables, género, derechos humanos, sostenibilidad y medioambiente, etc. Es lo que Rodney Benson denomina fashionable issues, temas de moda con efecto e impacto inmediato en redes sociales. ¿Quién puede resistirse? Los ‘likes’ y ‘retuits’ están asegurados. 

Un 52% de los donantes admiten que el dinero invertido en los medios se destinaba a la cobertura informativa de áreas donde deseaban lograr un cambio

Se olvidan, entonces, los criterios periodísticos para la selección de temáticas relevantes (la famosa agenda setting) y los reporteros rediseñan la esfera del interés general, desarrollando su labor informativa solo sobre los temas que reciben, prioritariamente, los fondos de los donantes. Esto provoca cambios directos sobre las rutinas laborales en las redacciones: no es extraño pensar que aumenta el clima de censura interna que, a su vez, lleva al profesional a autolimitarse, lo que provoca, irremediablemente, una disminución del caudal de información que reciben los ciudadanos a través de los medios. Esto anula al periodista en la toma de decisiones (ya no puede controlar, como profesional, la cobertura informativa), al tiempo que destruye los lazos de solidaridad establecidos en la redacción, pues se establece una competencia atroz para conseguir el preciado botín de la subvención, la beca, la ayuda e, incluso, el premio. Y en la ciudadanía, se provoca un claro menoscabo de su capacidad de informarse libremente y desarrollar un pensamiento crítico en relación con la realidad que le rodea. 

Mientras todo esto sucede en la profesión y en la sociedad, para los donantes, invertir en los medios y lograr acercarse a la opinión pública es como encontrar una pepita de oro en una mina. Las razones se encuentran en lo que los investigadores Martin Scott, Mel Bunce y Kate Wright denominan capital simbólico: el prestigio de determinadas iniciativas publicadas, la atención por parte de otros medios, la capacidad de emerger de manera diferenciada dentro del vasto y variado entorno mediático. Y, finalmente, asociados a todos estos valores, que los donantes sean capaces de influir sobre la toma de decisiones políticas con las campañas de opinión pública generadas. Así, los filántropos se han dado cuenta de que ya no necesitan acudir a las estrategias de lobby a puerta cerrada para cambiar la agenda política, sino que lo pueden hacer a plena luz del día, a través del espacio público del periodismo.

En el filantroperiodismo acaban repitiéndose los mismos vicios que en el periodismo tradicional: dar prioridad a las temáticas que redundan en el mantenimiento del statu quo

Es fácil creer que las fundaciones juegan un papel más transparente que los antaño dueños de los medios y que siempre van a estar dispuestas al escrutinio. Ello dista mucho de la realidad. Así lo demuestra un estudio realizado en 2016 por el Instituto de Prensa Americano. El informe de resultados contemplaba cómo, a pesar de las reclamaciones sobre transparencia, no todos los medios entrevistados identificaban a sus donantes (solo un 25%). Además, un 52% de los donantes consultados admitían abiertamente que el dinero invertido en los medios se destinaba a la cobertura informativa de áreas donde deseaban lograr un cambio.

Podemos concluir que en el mundo altruista del filantroperiodismo acaban repitiéndose los mismos vicios que en el periodismo tradicional: dar prioridad a las temáticas que redundan en el mantenimiento del statu quo en el que los millonarios ostentan un lugar privilegiado, y en el que no se abre ninguna brecha en su legitimidad social como líderes éticos que contribuyen a hacer del mundo un lugar mejor. Esto refleja el conflicto cruel que se dirime entre el trabajo que se supone deberían hacer los periodistas, investigar el incorrecto funcionamiento del sistema e informar sobre ello, y las necesidades de los filántropos: ocultar que, gracias al incorrecto funcionamiento del sistema, ellos se benefician. 

------------

Aurora Labio-Bernal y Lorena R. Romero-Domínguez son profesoras de Periodismo en la Universidad de Sevilla y autoras del libro Periodismo S.O.S. Del filatrocapitalismo al poder que mata (Ed. Pirámide, 2022). 

Hace unas semanas, los profesores Steven Barnett, Tom Murdoch y Judith Townend publicaban un artículo en Journal of Media Law cuyo título planteaba la transformación de los medios en organizaciones benéficas: “

Autora >

Aurora Labio-Bernal

Autora >

/ Lorena R. Romero-Domínguez

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

1 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. fguardo

    Excelente artículo. Muchas veces la filantropía no deja de ser un eufemismo, pero al menos tiene sus formas, porque en el caso de España ni eso. La caja b del PP y sus respectivos gobiernos para financiar con dinero público a medios antiperiodísticos es lo habitual, ¡aquí de filantropía nada de nada!. Lo que resulta evidente es que ¡cuánto cuesta mantener unos medios independientes!, estaría bien estudiar el tema de la filantropía para medios como CTXT y otros.

    Hace 11 días

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí