1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

PEDRO CABA / MÉDICO DEL PCE

“A veces me siento un fracasado, soñé y trabajé por algo que no ha salido bien”

Ritama Muñoz-Rojas 3/11/2022

<p>Pedro Caba. </p>

Pedro Caba. 

Fotografía cedida por el entrevistado

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Pedro Caba (Madrid, 1934) fue el médico del Partido, que era como se llamaba en los años de la clandestinidad al Partido Comunista de España; y muchas cosas más. Visto ahora, la bata blanca con la que recibía a sus pacientes era sobre todo roja y con mucha tela; sus pacientes eran personas que demandaban una consulta médica, claro; pero también se mezclaban en la sala de espera activistas o personas que movían muchos hilos para transformar su país en un Estado democrático, con militares con barba en plan rojo progre a los que Olvido, la más inteligente colaboradora de Caba, la enfermera que lo controlaba todo, fichaba desde el primer momento. “Este de la barba tan bohemia es un espía”. Estamos hablando de los tiempos duros de la dictadura, tiempos en los que los enfermos a los que veía el doctor Caba eran, entre otros, Pasionaria, Carrillo, Manuela Carmena, Cristina Almeida, Buero Vallejo, los funcionarios de la embajada cubana o de la rusa, y sobre todo, activistas, sindicalistas que entraban y salían de Carabanchel y acudían a la consulta; unas veces por una receta médica, otras, por un carnet o pasaporte. 

Habría que retroceder hasta la guerra del 36 para trazar bien la trayectoria de Pedro Caba y contar sus recuerdos de aquellos años trágicos que él vivió en Extremadura; su padre, encarcelado; su madre y él durmiendo en un parque. Historias de la guerra y posguerra que no se pueden perder, así como hablar de sus libros de relatos o de medicina, que son muchos. Pero en esta ocasión vamos a hablar con Pedro Caba de la militancia en la clandestinidad contra el franquismo. Y empezamos por uno de los símbolos de esa lucha, el cuadro de Juan Genovés que estaba en la mayoría de las casas de los opositores al régimen. Uno de los que sale en esa foto que se usó para reclamar la amnistía de los presos políticos tras la muerte del dictador es, precisamente, Pedro Caba.

La foto de Juan Genovés es un icono del movimiento antifranquista. Ahí está usted.

Conocía a la familia de Valencia y algo a él, y al llegar a Madrid renovamos nuestra amistad. Genovés venía a mi consulta médica, que aquello era un foco… Alguna vez vino como paciente, pocas, más bien venía como amigo. Un día me dijo: “Tengo un proyecto, te lo voy a explicar”. Consistía en ir a la puerta de la cárcel para recibir con un abrazo a los que salían. Él hacía la foto. Y todos tenían que salir de espaldas, porque era el símbolo de la reconciliación. En la foto están Marcelino Camacho y Josefa, su mujer; dos albañiles de Comisiones Obreras, Macario y Arcadio: Macario era un dirigente sindical muy activo, y Arcadio, además de comunista, era un santo, un santo laico. Los dos estuvieron en la cárcel y salieron con la primera amnistía cuando murió Franco. Eran los dirigentes máximos de las huelgas de la construcción.

Pedro Caba pasó la guerra en Extremadura y después, a los seis años, llegó con sus padres a Burjassot, una localidad pegada a Valencia. Los tres primeros años de Medicina los estudió allí, pero con 21 años, le detuvieron un 1 de mayo, le abrieron un expediente y le expulsaron de la facultad; entonces tuvo que trasladarse a Madrid. “Usted no va a estudiar Medicina más”, le dijeron. Llegó a Madrid y se hizo médico. La ventaja de aquellos tiempos sin ordenadores en los que era complicado cruzar la información. 

¿Por qué se metió en política?

Por un cura de Marchalenes (Valencia) que al lado de la parroquia tenía un local y hablábamos de política. Nunca de Dios ni de Jesucristo.  Él fue quien me propuso hacer propaganda del 1 de mayo; era el que imprimía los panfletos ¿Que si era rojo? ¡Rojísimo!

Y se afilió al Partido Comunista. ¿Cuándo?

En Madrid, en el año 54. En la facultad de Medicina ya me había hecho con un grupo de amigos de ideas progresistas. Un día fui a ver a un enfermo, un tal Antonio Montoya que acababa de llegar de Francia y vivía por la Avenida de los Toreros; llego a la casa y veo las estanterías sin libros y además habla él y su mujer con acento raro, afrancesado. Le dije: “Vamos a ver Antonio, vas a hablar claramente; tú estás aquí clandestino; y me has llamado a mí porque sabes algo de mí”. Me dijo que era miembro del Comité Central del Partido Comunista; yo le dije que quería entrar. Te mandaremos a alguien, me dijo. Y esa persona fue Alberto Villa Landa, un médico. Vino a verme a la consulta. En ese momento éramos tres los médicos del Partido Comunista: Villa Landa, el hijo de un cura y yo. Desde la dirección del partido se nos pidió que nos infiltráramos en organismos oficiales; organizamos el congreso de los médicos jóvenes. Se daban cuenta de que éramos unos rojos, pero curiosamente, García Miranda, un excombatiente de derecha, que era el presidente del Colegio de Médicos, nos apoyaba a sabiendas de lo que éramos. Hacía un doble juego. Al final, fuimos elegidos como representantes de los médicos jóvenes en el Colegio de Médicos. En ese grupo estaba Donato Fuejo y fuimos ocupando puestos. Era la idea que tenía Moscú de que había que infiltrarse en sindicatos y otros organismos.

Llega la etapa como médico rural y su participación en una fuga de presos. 

Me presenté a unas plazas de médico para asistencia domiciliaria en pueblos, y las saqué. Elegí tres localidades en Guadalajara: Puebla de Valles, Valdesotos y una colonia penitenciaria, en el Espanto, que estaba construyendo el pantano del Vado. Un día me metí en la iglesia para verla; de pronto entra un hombre con una escoba y se pone a insultar a todos los santos. Iba a limpiar la iglesia, pero se cagaba en la madre de todos los santos; me enteré de que era de Ronda, que había sido alcalde, anarquista, había estado en la cárcel. Y me hice amigo de él; más tarde, con un preso también amigo, planeamos la escapada de presos. Ronda me dijo que el día de la virgen de las Mercedes se hacía una fiesta y que todo el mundo bebía y lo pasaban muy bien. Se nos ocurrió que un preso simulara un ataque epiléptico. “Explícale cómo lo tiene que hacer y tú vas como médico”. Se organizó todo el lío del ataque epiléptico y, mientras, se escaparon once presos. No cayó ninguno. Al cabo de los años me hicieron un homenaje. La Guardia Civil lo tenía claro: “Esto ha sido el cabrón de Ronda y el médico”. A Ronda le pegaron una paliza, pero a mí solo me insultaron. Hubo denuncia de la Guardia Civil, pero el juez, que debía ser progresista, hizo un informe a nuestro favor. Y volví a Madrid.

Me llevé mal con Carrillo, nos pusimos a hablar y vi que no iba por el buen camino

Y en Madrid, como médico del Partido Comunista, sigue conociendo a militantes y también a dirigentes del partido.

Sí. Con algunos me llevé bien; con otros, mal; como con el propio Carrillo. Y puedo contar por qué. Yo nunca me había llevado bien con él porque Juan Garrigues, que era muy amigo mío, un rico millonario y comunista, del Partido Comunista, me nombró consejero en el periódico Informaciones; y Carrillo se enfadó muchísimo, dijo que yo no podía estar ahí. Pero lo más gordo fue en una fiesta del Partido; Carrillo se desmayó y me llamaron por altavoces para que le asistiera; entonces le llevé a su casa en coche y, al llegar, nos pusimos a hablar; y ahí vi yo que no iba por el buen camino: “Santiago, te quiero hacer dos preguntas. Una, las bases americanas, ¿el Partido Comunista está a favor, en contra, se va a hacer algo contra las bases? Y otra cosa, acabas de estar en Norteamérica dando conferencias, ¿quién te ha apoyado, el Partido Comunista de allí?”. Entonces me echó una mirada de terror, y me invitó a irme de su casa.

En los años de la clandestinidad, abrió su propia consulta médica en Madrid. Me da la impresión de que de allí se salía con algo más que una receta médica.

Era un centro de política. Claro que venían a la consulta opositores al régimen. Venían muchos rojos, pero por eso a veces coincidían en la sala de espera con un policía. La consulta fue un foco político. Venían los embajadores de Polonia; venía un muy buen amigo, que era el que guardaba los secretos de la embajada rusa, que se llamaba Ivanov, que luego fue ministro de Asuntos Exteriores de la Rusia de Gorbachov; él me enseñó que la única forma de que la policía no te grabe cuando hablas es poner la televisión.

Entre tus pacientes estaba Dolores Ibárruri, La Pasionaria.

Sí. Yo la había conocido en Moscú y luego siguió nuestra relación en Madrid. Era una mujer maravillosa, muy inteligente. Ella y su secretaria, Irene Falcón.

¿Se viajaba mucho a Moscú?

Sí; yo hice muchos viajes, pero oficialmente, como del partido, no.

Cuando el Che estuvo por Europa, me avisaron de que llegaba a España y yo estuve acompañándole

Y también su relación con Cuba, hasta el punto de que casi llegó a ser su embajador en España.

Por distintas razones, yo había entrado en contacto con la Embajada de Cuba en España, y era su médico. Iba periódicamente a la embajada como médico, para ver a todos; y todos bajaban a la revisión. Un día llego y me dice la señora de la limpieza, Manuela: “Doctor Caba, aquí no hay nadie, se han escapado todos”. Se habían ido todos, todos; a Norteamérica. Decidí llamar a Cuba, y hablé con Carlos Rafael Rodríguez, que era un hombre muy importante: “Pues mira, chico, tú coge la llave y te haces cargo de la Embajada, y ahí no entra nadie hasta que mandemos un embajador”. Y me hice cargo de la Embajada, con Manuela. Yo iba todos los días, guardaba bajo llave la correspondencia. El portero estaba un poco sorprendido, claro: “Oiga, ¿y usted?”. “Yo soy el embajador; aunque es verdad que he perdido un poco el acento”. Un día, por fin me dicen que ya hay embajador, que era Horacio Santos. Menos mal, porque yo ya no sabía qué hacer ahí. Le fui a buscar al aeropuerto. Y va y me dice que tengo que seguir con él porque él es sastre y no tiene ni idea de nada. Y al final estuve un tiempo con él, hasta que Horacio Santos se empezó a encaminar. Eso era en el año 76, por ahí. Y bueno, así fui embajador. No me pagaron nada, por supuesto. Más tarde fui a Cuba y fui a una fiesta en la que estaba Fidel Castro. Pero, además, cuando el Che estuvo por Europa, me avisaron de que llegaba a España y yo estuve acompañándole, con más gente. Es falso eso que se cuenta de que fue a los toros; esa gilipollez que dice la gente, eso es falso. Fuimos a la Ciudad Universitaria, hay fotos. Y también me llamaron porque tuvo una crisis de asma, y al día siguiente se fue. Pero luego, el que apareció fue su hermano, Roberto Guevara; éste venía sin dinero, venía de México, era de un partido trotskista mexicano. Lo metí en una casa que tenía en Cercedilla; a la mujer la pude colocar en el IMS [Instituto de Medicina Social, impulsado por médicos progresistas, entre ellos, Pedro Caba]. Estuvo bastante tiempo en España.

¿Le detuvieron alguna vez?

¡Sí! Claro. Tres veces. La primera, fueron a por mí y a por mi hermano porque habían disparado, un tiro en la cabeza, a Miguelito Álvarez en la calle Alberto Aguilera. Pero ese día habíamos estado alquilando disfraces para una fiesta, y me soltaron, solo estuve unas horas. De todas las detenciones, salvo los palos que me dieron en Baeza en un homenaje a Machado, he salido siempre bien.

Fui durante cuarenta años médico del convento Fausta Elorz y me hice muy amigo de las monjas

Y su relación con las monjas de un convento que duró décadas.

Eso es muy bonito. Fui durante cuarenta años médico del convento Fausta Elorz y me hice muy amigo de ellas, a través de una paciente que venía a mi consulta. La superiora, Sor Pilar, era estupenda, tenía calidad. Un día encontré a una chica en la calle con sida, embarazada y sin dinero, y me la llevé al convento. “A ver, Sor Pilar, ¿qué hacemos con ella?”. Y ella respondió. Yo sabía que tenía calidad. Un día me llamaron porque había que comprar papel, tinta, muchas cosas. Y había que comprar una imprenta. La compré yo con un carnet de identidad falso [comprar una imprenta en los años de la lucha antifranquista era, para el régimen, como adquirir un arma; y sí, una imprenta era peligrosa, porque era un utensilio necesario para hacer propaganda]; había quedado en el cementerio de la Almudena con un tal Pla, y cuando llego le veo muy nervioso, que pasa de mí; claramente le estaban siguiendo. Y yo me veo con una imprenta, del partido, claro, en una moto y a ver qué hago yo con esto. Pues me voy al convento Fausta Elorz, llamo a la superiora, a sor Pilar. “Pilar, le voy a pedir un favor que para mí es importantísimo, pero es terrible y nos podemos meter en un lío. Ahí tengo una imprenta, papel, guillotina, tinta. Y esto está prohibido en España porque puede ser para propaganda ilegal. Yo le quiero pedir el favor de que me permita dejarlo aquí, en el convento y ya me lo llevaré cuando pueda”. Y ella me dijo que para adelante, que en la planta de arriba, que estaba vacía. Entonces yo hablé con el comandante Otero, el de la UMD, que éramos muy amigos, y se decidió hacer allí una revista para el Ejército y otra para Medicina, totalmente clandestinas, claro. Lo hacíamos a las horas en que había misa, en que había movimiento y para disimular el ruido. Con el tiempo, acabé enterándome de que la hermana de Sor Pilar era maestra exiliada y comunista. Y entendí todo. 

Entre sus amistades de esos años, los sesenta, está el escritor Manuel Vicent.

Eso fue a través de los hijos, en las fiestas de cumpleaños. Poco a poco nos fuimos haciendo muy amigos. Y el grupo se fue haciendo cada vez más grande. Llegó el fiscal Jesús Vicente Chamorro, el arquitecto Chinarro, el ginecólogo Hernández, el cineasta Pablo del Amo y los domingos nos íbamos con los niños al campo. Otros de los amigos con los que nos reuníamos a menudo, casi socialistas, pero también del Partido Comunista, eran Kindelán, Carlota Bustelo, Ignacio Fuejo, Juan Trías y Merche Pintó, Jorge Soto, Pedro Moliner… Manolo escribió una novela, Jardín de Villa Valeria, sobre el grupo de amigos que nos juntábamos en Cercedilla, todos de izquierdas y muchos del PCE.

Son muchos los que tratan de convertir el término comunista en un insulto. ¿Tiene ahora algún problema en decir que es comunista? 

Hombre, no voy por la calle diciendo que soy comunista. ¿Si soy del PCE? Sí y no: ahora no voy a reuniones, desde antes de la pandemia, reuniones de Izquierda Unida.

En la biblioteca de mi casa se fundó Izquierda Unida. En esa reunión estaba Sartorius, Manuela Carmena, Cristina Almeida, Camacho, Gerardo Iglesias, Vázquez Montalbán, Buero Vallejo...

Claro, entre otras cosas porque Izquierda Unida se fundó en una casa que tiene en la sierra de Madrid.

Sí; en la biblioteca de mi casa se fundó Izquierda Unida. En esa reunión estaba Sartorius, Manuela Carmena, Cristina Almeida, Camacho, Gerardo Iglesias, Vázquez Montalbán, Buero Vallejo; había mucha gente, éramos como veinte. Había católicos, socialistas, comunistas. Era el año 1986. 

Y su amistad con Carmen Díez de Rivera.

Fui con ella en un viaje a Moscú; con ella, con Buero Vallejo, Ana Belén, Víctor Manuel, venía también Juan Garrigues. Nos invitaba la Semana Española en Moscú, a mí también, en los primeros tiempos de la democracia. Era gente importante, menos yo. Y venía también Carmen Díez de Rivera que, nada más llegar a Moscú, me dejó perplejo: “Ven, que te voy a invitar”. Y pidió dos vodkas. Ella: “Vamos a brindar”. Yo: “¿Por qué?”. Ella: “Brinda”. Ella era la mujer más importante en España en esos momentos, la mujer que tenía Suárez a su lado. Y ahí me di cuenta de por dónde iba. Y me hice muy amiga de ella.  

Uno de sus admiradores es su nieto, el tercer Pedro Caba, que se está ocupando de recoger su memoria. ¿Qué es lo que le importa haberles transmitido?

Mantengo mis valores, mis creencias, mis pensamientos. Pero el mundo ha elegido otro camino que me cuesta entender, claro; es como si lo que has hecho y te ha ocupado tanto tiempo, ahora no tuviera sentido. Siempre pensé que había que hacer muchísimas cosas; y a ello me he dedicado. Pero a veces me siento un fracasado, porque lo que soñé y por lo que he trabajado no ha salido bien. ¡A lo mejor el PP gana las próximas elecciones! Para mí eso es un fracaso.

Pedro Caba (Madrid, 1934) fue el médico del Partido, que era como se llamaba en los años de la clandestinidad al Partido Comunista de España; y muchas cosas más. Visto ahora, la bata blanca con la que recibía a sus pacientes era sobre todo roja y con mucha tela; sus pacientes eran personas que demandaban una...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autora >

Ritama Muñoz-Rojas

Periodista y licenciada en Derecho. Autora de 'Poco a poco os hablaré de todo. Historia del exilio en Nueva York de la familia De los Ríos Giner, Urruti'.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

2 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. pipe49

    “A veces me siento un fracasado, soñé y trabajé por algo que no ha salido bien”. Me temo que no eres el único, camarada, pero rendirse, a estas alturas, no es una opción. ¡Salud y fuerza!

    Hace 1 mes 2 días

  2. pedrobox

    Grande, grande, grande. Personaje de una raza especial, incombustible, luchador, lo contrario a "un tal Carrillo" o "un tal Gonzalez".

    Hace 1 mes 3 días

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí