1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

  292. Número 292 · Enero 2023

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Juan Grabois / Dirigente social argentino e integrante del Frente de Todos

“El momento histórico obliga a que Podemos y Sumar superen sus microdisputas”

Gorka Castillo 14/11/2022

<p>Juan Grabois.</p>

Juan Grabois.

G.C.

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Abogado y fundador del Movimiento de Trabajadores Excluidos, una organización social centrada en el reconocimiento oficial de los trabajadores que fueron excluidos del mercado laboral formal, Juan Grabois (Buenos Aires, 1983) es un dirigente muy destacado en Argentina. Las clases populares le adoran como figura emergente de una nueva política que aspira a transformar todos los vicios que el neoliberalismo dejó en su país como una maldición histórica. Sin embargo, para otros es una de sus dianas predilectas, como se pudo ver hace unos días cuando, a su llegada de Europa, un grupo de personas comenzaron a increparle, en el mismo aeropuerto, con descalificaciones que, a tenor de su expediente profesional, no se ajustan a la verdad. Su defensa cerrada de Cristina Fernández, sus planes revolucionarios para alumbrar una sociedad nueva  y, sobre todo, la oposición visceral que muestra al macrismo en cualquiera de sus derivadas es gasolina ideológica en Argentina. La tensión también se corta con cuchillo al otro lado del charco. Grabois regresaba de España donde había participado en las jornadas organizadas por la Universidad de Otoño de Podemos y ha tenido la oportunidad de conocer la situación que hoy se vive en la izquierda a un año de las elecciones. “Los términos políticos que plantean Sumar y Podemos son bastante similares pero su discusión pasa por saber quién va a tener mayor representatividad y hegemonía en un espacio que deben compartir”. A veces, dice este sindicalista muy cercano al ideario humanista del papa Bergoglio, es más fácil ver los problemas desde fuera que cuando uno está enfrascado en un debate de semejante trascendencia. Y avisa: “Entiendo que definir quién lidera ese proceso es difícil pero hay que tomar una decisión porque la fragmentación alimenta la cultura individualista del neoliberalismo”.

Con el triunfo de Lula en Brasil, las cinco locomotoras latinoamericanas están gobernadas por gobiernos progresistas. ¿Qué panorama vislumbra para el continente?

En nuestra América, conceptos como ‘progresista’, ‘izquierda’, ‘popular’ y ‘antiimperialista’ pueden solaparse porque a pesar de que todos tratan de limitar el neoliberalismo, al menos lo más duro de esta ideología político-económica, hay diferencias en los procesos de cada país. Por eso, prefiero denominarlo  ‘movimiento humanista’ porque todos ellos ponen al hombre, a la mujer y a la naturaleza en el centro. Sin embargo, aún no hemos encontrado la fórmula de articular un proyecto alternativo común a esa estructura de globalización excluyente que hoy evoluciona hacia posiciones de extrema derecha. En Latinoamérica, el paradigma más claro de esta evolución despreciable es Bolsonaro pero sigue habiendo derechas, quizá más civilizadas en su modo de gobernar, que gozan del favoritismo de las potencias imperialistas y de sus instituciones internacionales y cuyo exponente fue Mauricio Macri, un hombre que dejó Argentina con una deuda de 45.000 millones de dólares y que hoy es una rémora para cualquier proyecto de desarrollo con justicia social.

¿Por qué la izquierda siempre encuentra motivos que la incapacitan para desarrollar un modelo alternativo a la dinámica mercantilista?

Porque quienes gobiernan, salvo en el caso chileno, proceden de unas tradiciones políticas del siglo XX cuando el Estado del Bienestar era el paradigma entre dos mundos antagónicos, la movilidad social aún era ascendente y había pleno empleo. Es la imagen nostálgica a la que se quiere volver una y otra vez aunque las cifras demuestren que el mercado jamás lo permitirá porque ni siquiera puede. Por lo tanto, hay que salir de esa lógica y entender que vivimos en un mundo nuevo, distinto. Esto tampoco quiere decir que todos los procesos de transformación planteados sean idénticos. En Latinoamérica, por ejemplo, tenemos pendiente una tarea fundamental para nuestro futuro como es la construcción de una estrategia unitaria plurinacional porque somos un pueblo de pueblos. Esa es la única forma de convertirnos en una alternativa política a las potencias hegemónicas que extraen nuestros recursos sin ofrecernos ninguna posibilidad de desarrollo interno. Pero este objetivo estratégico, lamentablemente, no está planteado en la agenda de ninguna de las cinco grandes economías latinoamericanas.

Usted forma parte del Movimiento de Trabajadores Excluidos, un sector minoritario del gobernante Frente de Todos con un programa que rompe la manera de ejercer la política tradicional. ¿Cuál es su objetivo?

En Latinoamérica tenemos pendiente una tarea fundamental para nuestro futuro como es la construcción de una estrategia unitaria plurinacional

En el Frente de Todos hay mucha gente que no milita en política institucional, como es mi caso, porque lo hacemos en los movimientos populares. No por una cuestión dogmática de rechazo sino porque consideramos que la política como herramienta de transformación necesita la existencia de un debate, de una acción planificada por parte del Estado y de unos movimientos populares con poder político más allá de las instituciones que trabajen en la calle, en el campo, en los barrios y en las comunidades. Es una combinación de todos ellos para avanzar en un desarrollo humano integral. Nuestra primera apuesta para abordarlo siendo, como usted dice, un sector minoritario del Frente de Todos, fue acudir en defensa de todos los movimientos populares latinoamericanos que, con todos sus defectos, planteaban algún tipo de desafío a la oligarquía dominante en cada país. Estuvimos en Bolivia contra el golpe a Evo, apoyamos a Correa en Ecuador, fuimos a Brasil durante la persecución a Lula. Y en Argentina nos implicamos en una defensa cerrada de Cristina Fernández porque ella es el objetivo que la derecha trata de destruir. Creo que en España lo han intentado con Pablo Iglesias y no les ha ido del todo mal. Quien no reconozca que acabar con los liderazgos fuertes es parte fundamental en la estrategia de la derecha y de la oligarquía es que está ciego. Ahora bien, el éxito pasa por la configuración de una política de coaliciones pragmática y diversa.

¿Cómo valora la presidencia de Alberto Fernández a un año de la celebración de elecciones?

Muy mala, debido a su decisión respecto al problema coyuntural más grande que tenemos como es el endeudamiento de 45.000 millones de dólares que produjo el macrismo. La posición mayoritaria que tomamos en la coalición Frente de Todos fue que la negociación debía de establecerse sobre la base de la corresponsabilidad que tuvo el FMI con el Gobierno de Macri, la apertura de una investigación sobre la fuga de capitales que se produjo en esa época y no negociar bajo las reglas que el propio FMI había violado para endeudar a Argentina. Sin embargo, Alberto Fernández decidió ir por otro lado para alcanzar un acuerdo con el macrismo. Aquello ha dejado al Frente de Todos como un cristal rajado. A partir de ahí, las contradicciones se han agudizado y ojalá podamos procesarlas con sabiduría para reconstruir la unidad.

En España, la unidad de la izquierda también pende de un hilo. Usted acaba de reunirse con representantes de Sumar, la plataforma que lidera Yolanda Díaz, y también con dirigentes de Podemos. ¿Qué percepción le ha quedado?

Es mucho más fácil ver lo que ocurre desde fuera cuando uno está inmerso en una disputa de facciones pero reconozco que me faltan algunas piezas del rompecabezas español. Lo que he visto es que falta claridad sobre un proyecto colectivo. Y esto es algo peligroso porque incentiva un debate disfrazado de estrategias. En realidad, los términos políticos que plantean Sumar y Podemos son bastante similares pero su discusión pasa por saber quién va a tener mayor representatividad y hegemonía en un espacio que deben compartir. También lo he visto en Catalunya. El ayuntamiento y la Generalitat tienen planteamientos muy parecidos pero no existe colaboración entre ellos. Y el problema de la fragmentación de proyectos transformadores es que alimenta la cultura individualista del neoliberalismo. Entiendo que definir quién lidera ese proceso siempre resulta difícil pero hay que tomar una decisión y una vez que se hace, acompañarla con fuerza al menos durante un tiempo. Escucho que existen pequeñas disputas entre Sumar y Podemos, casi microdisputas de micropoderes dentro de microgrupos, muy parecidas a las que tenemos en Argentina. Y todos tienen sus razones porque todos plantean argumentos pero, sinceramente, creo que esas discusiones deberían hacerse a posteriori, después de las elecciones.  Nosotros, en 2019, quisimos ganar las presidenciales en Argentina con Cristina Fernández a la cabeza pero ella tomó otra decisión. La aceptamos y redirigimos nuestra estrategia sabiendo que no era la época de encarar grandes reformas. Ojalá que en España pase lo mismo y la fraternidad, la sororidad, el espíritu de grandeza y la conciencia del momento histórico que viven permitan superar esos pequeños obstáculos que tienen porque sino corremos el riesgo de convertirnos en elementos ineficientes para frenar las tendencias deshumanizantes que la oligarquía y la derecha tratan de imponer.

Los términos políticos que plantean Sumar y Podemos son bastante similares, su discusión pasa por saber quién va a tener mayor representatividad

¿Apoyarían a Cristina Fernández si decide presentarse?

Si se presenta, la apoyaremos sin lugar a duda aunque personalmente apuesto más por una renovación de liderazgos con gente como Wado de Pedro, que a mí me gusta mucho. Es hijo de desaparecidos, que ha superado una discapacidad en su habla, que ha mostrado mucha solidaridad con los sectores populares y que, además, es un hombre formado en el entorno de Cristina.

En Europa no se entienden bien esos liderazgos tan marcados.

Europa es muy hipócrita con el caudillismo. Sobre todo porque es un invento europeo, no latinoamericano. Para constituir una nueva institucionalidad política se necesitan liderazgos fuertes para confrontar al capital concentrado y a sus medios de comunicación. Ahora bien, son una condición necesaria pero no suficiente. Y nos cuesta mucho encontrar esa síntesis, el término medio.

Usted nunca ha ocultado sus diferencias con Cristina Fernández.

Nuestras diferencias son básicamente económicas. Podríamos decir que Cristina es una keynesiana, una peronista del siglo XX. Entiende que el nuevo sector comunitario que nosotros planteamos tiene que ser producto de un crecimiento equitativo que permita el pleno empleo, una hipótesis que descartamos como posible porque ni siquiera es la mejor. La opción que consideramos más adecuada es un sector privado asalariado, un sector público eficiente no orientado a la propia clase política funcionarial sino al pueblo y un tercer sector, el comunitario, con utilidad social y medioambiental que no esté sujeto a las leyes economicistas de la rentabilidad mercantil porque no es su razón de ser. Y aquí incluimos todo lo que está en la economía informal, es decir, la actividad de subsistencia que es invisible al Estado y que en nuestra América representa un tercio de los trabajos. Sabemos que es muy difícil que liderazgos como el de Cristina asuman esta propuesta porque crecieron con el industrialismo y el viejo constitucionalismo social. Sin embargo, esas generaciones formadas en el modelo del Estado del Bienestar tienen que entender que el modo de producción ha cambiado y hay que encontrar alternativas que permitan equilibrios nuevos.

Si Alberto Fernández, o su ministro de economía Sergio Massa, presentan su candidatura para encabezar el Frente de Todos, ¿cuál será su posición?

Entonces, habría que ir a primarias, con los problemas que ello acarrea y las incertidumbres. Desde luego, no entenderíamos que se acordase un candidato como Alberto Fernández o alguien similar, una persona sin ninguna perspectiva de transformación profunda. Si se produce, entonces estaríamos en la obligación de presentar una alternativa a nuestra militancia porque no podemos permitir que toda una generación de ciudadanos se acostumbre al mal menor y pueda elegir entre los diferentes matices que hay en nuestro campo, un campo sólo delimitado por el neoliberalismo duro. Ojalá no sea necesario hacerlo y la opción sea Cristina, en quien confiamos por más contradicciones que podamos tener, o alguien de su espacio como Wado de Pedro o alguna figura emergente de los movimientos sociales. Más allá de las virtudes o defectos, sabemos que nuestras posibilidades electorales están sumamente condicionadas por el sistema de comunicación dominante.

No podemos permitir que toda una generación de ciudadanos se acostumbre al mal menor

Pero la situación mundial parece exigir destreza para llegar a nuevos pactos, incluso entre fuerzas divergentes, que frenen a una extrema derecha cada vez más institucionalizada y violenta. Se ha visto en Brasil, en EEUU, en la propia Argentina, en España con los migrantes.

La única forma de superar esto es con un proyecto alternativo. Muchas veces hablamos de América Latina pero en Alemania, en Suecia o en Noruega, en su día bastiones del Estado del Bienestar, se ha producido una ruptura con todo aquello. Estamos pagando los pecados de la socialdemocracia, del progresismo cultural y la irresolución de los problemas verdaderos de la gente, la falta de tierra, de techo y de trabajo. Frente a todo esto ha surgido una reacción de masas que no son de ultraderecha sino desencantados de los proyectos de centroizquierda. Por ahora, y tengo una cierta autoridad para decirlo porque me metieron varias veces preso, no es cierto que haya un clima de represión generalizada. Existe un frágil consenso democrático que todavía, se respeta más o menos. Bolsonaro perdió por un punto y tácitamente ha terminado aceptando su derrota. Entonces, hay un funcionamiento institucional que nos proporciona un margen para procesar los problemas. Desde luego que se han desatado muchas crisis al mismo tiempo. A mí me está sorprendiendo muchísimo el nivel de belicismo que se ha desatado en Europa a cuenta de la guerra en Ucrania. Solamente por criticar el suministro de armamento o por cuestionar a la OTAN por no haber hecho lo suficiente para evitar la guerra te coloca en una posición de sospechoso y cómplice de Putin. Esto, en un continente que ha vivido 70 años en paz, descoloca a la gente y ahí sí hay un peligro muy serio. La violencia no puede volver a ser un camino legítimo para resolver los conflictos. La guerra, el cambio climático y la extrema desigualdad son el núcleo de la crisis de la globalización capitalista y ponen en riesgo a la humanidad.

¿Quién es Juan Grabois?

Soy un militante social, humanista y cristiano, muy cercano a las ideas que difunde el papa. Poco más.

Abogado y fundador del Movimiento de Trabajadores Excluidos, una organización social centrada en el reconocimiento oficial de los trabajadores que fueron excluidos del mercado laboral formal, Juan Grabois (Buenos Aires, 1983) es un dirigente muy destacado en Argentina. Las clases populares le adoran como figura...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

1 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. juan-ab

    Con todo mi respeto y consideración hacia Juan Grabois, pero indicarle una diferencia fundamental que tal vez se le haya pasado por alto cuando afirma "El momento histórico obliga a que Podemos y Sumar superen sus microdisputas”: Podemos es una organización consolidada, con un historial irreprochable, decencia y honradez personal y política; "Sumar", hoy por hoy, es sólo una palabra en boca de Yolanda Díaz. Y con frecuencia, lamentablemente, las palabras se las lleva el viento...

    Hace 2 meses 15 días

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí