1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

DAN KAUFMAN / PERIODISTA

“Los demócratas están despertando, pero el populismo de derechas está más vivo que nunca”

Sebastiaan Faber 11/11/2022

<p>El periodista estadounidense Dan Kaufman.</p>

El periodista estadounidense Dan Kaufman.

Andrew T. Warman | Imagen cedida por el entrevistado

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

La izquierda y derecha norteamericanas viven en mundos diferentes, pero estos meses coincidían en algo: que en las elecciones midterm del pasado martes 8 de noviembre el país se jugaba su futuro.

El Partido Demócrata temía perder el control de las dos cámaras del Congreso federal –es decir, la capacidad del presidente Biden de avanzar su agenda legislativa–. Los republicanos esperaban, además, afianzar su control de los gobiernos estatales en sus tres ramas: ejecutiva, legislativa y judicial. Su sueño húmedo: completar su rediseño de los sistemas electorales –léase: restringir el derecho al voto, poder descalificar votos emitidos y, si hace falta, ignorar los resultados electorales directamente– para así allanar la reconquista republicana de la Casa Blanca en 2024.

“¡Si gano yo, los republicanos nunca más perderemos ninguna elección en Wisconsin!”, prometía Tim Michels, candidato republicano para gobernador en ese Estado, a una semana de las elecciones. Antes, ya había anunciado que, de ser elegido, firmaría una ley para invalidar los resultados de las elecciones presidenciales de 2020.

Wisconsin, un estado campesino y obrero en la frontera norte del país que durante todo el siglo XX contó con una fuerte tradición socialdemócrata e incluso socialista, en el siglo XXI se ha convertido en un laboratorio político para el Partido Republicano. La estrategia ha sido triple: destruir los sindicatos; rediseñar los mapas electorales para hacerse con el control de los poderes del estado; y minimizar la capacidad de los otros poderes –el judicial y el ejecutivo– no solo para controlar Wisconsin en sí, sino todos sus procesos electorales.

Este último afán se nutre de un movimiento más amplio que defiende la teoría de los “Legislativos Estatales Independientes” (ISL por sus siglas en inglés), según la cual esos legislativos (state legislature) tendrían libertad total a la hora de regular las elecciones federales, hoy controladas en muchos lugares por oficiales y comisiones independientes. Así, aunque el candidato demócrata a la Casa Blanca sacara más votos que su rival republicano en un estado determinado, el legislativo de ese territorio podría decidir ignorar el resultado y ordenar que sus representantes en el Colegio Electoral votaran al republicano. En 2023, el Tribunal Supremo de Estados Unidos considerará un caso sobre el tema, Moore v. Harper, que puede tener consecuencias enormes para la democracia norteamericana.

En las elecciones del martes 8, Tim Michels, el candidato republicano a gobernador de Wisconsin, perdió, pero por los pelos. El gobernador demócrata actual, Tony Evers, renovó su mandato con un margen del 3,4 por ciento. El candidato demócrata al Senado, en cambio –el joven político afroamericano Mandela Barnes, de 35 años– tuvo menos suerte: el republicano Ron Johnson le ganó por un punto. Barnes, hijo de una familia sindicalista que le llamó “Mandela” en tributo al líder sudafricano, es el actual vicegobernador del estado. (Es la segunda persona negra en la historia de Wisconsin en ganar una posición en el gobierno estatal.)

“Barnes lo tuvo complicado”, dice Dan Kaufman, un periodista que lleva años escribiendo sobre ese estado para el New Yorker y el New York Times y que en 2018 publicó el libro The Fall of Wisconsin. “Durante gran parte de la campaña, Barnes formuló un mensaje inclusivo y económicamente populista que estaba funcionando. Pero cometió un par de errores y tuvo que lidiar con una oleada de anuncios racistas –algunos folletos le mostraban con una piel más oscura de la que tiene– pagados por multimillonarios conservadores, los mismos que también ayudaron a financiar al gobernador anterior, Scott Walker, cuando este se empeñó en atacar y destruir a los sindicatos, empezando con los trabajadores del sector público, como los maestros”.

Walker perdió las elecciones en 2018, después de casi ocho años en el poder. Cuatro años después, ¿aún se notan las consecuencias de su mandato?

Ya lo creo. Las dificultades que están teniendo los candidatos demócratas en el estado se explican en parte por la eficaz labor de destrucción del tejido sindical por parte de los republicanos. Los sindicatos en Wisconsin han perdido un 40 por ciento de sus miembros. En términos sociológicos, sabemos que los obreros sindicalizados no solo tienden a votar más al Partido Demócrata, sino que suelen estar más comprometidos con la sociedad civil y menos lastrados por resentimientos raciales.

Los obreros sindicalizados no solo tienden a votar más al Partido Demócrata, sino que suelen estar más comprometidos con la sociedad civil y menos lastrados por resentimientos raciales

Aun así, es difícil de comprender que el senador Ron Johnson, un empresario millonario que contaba con bajos índices de popularidad, haya vuelto a ganar. En mi última pieza para el New Yorker, explico que Johnson ha sido capaz de movilizar la ira de clase obrera a pesar de que él mismo es un neoliberal puro y duro, sin una pizca del populismo económico de Trump. ¡Si está abiertamente a favor de que se muevan las fábricas a países con salarios bajos!

A pesar de los resultados mixtos en las elecciones midterm, el Partido Demócrata parece haberlos recibido con cierto alivio, también en Wisconsin. Las cosas podrían haber salido mucho peor.

Es una forma de verlo, sin duda. Por otra parte, en vista del perfil extremista de muchos candidatos republicanos, sorprende que muchas de las disputas electorales se saldaran con resultados tan justos en estados que, hasta hace poco, eran bastiones de la socialdemocracia y del movimiento laboral.

¿A qué se debe?

Estamos viendo las consecuencias de la erosión producida por la brutal desindustrialización de las últimas décadas. Esta ha atomizado al electorado, dejándole muy susceptible al resentimiento que pretende incitar el Partido Republicano. La respuesta del Partido Demócrata ha sido más bien tibia.

En lo que respecta a los temas laborales, no hay duda de que Biden ha sido mucho mejor que Obama y Clinton

Un Partido Demócrata que tuvo un papel central en esa misma desindustrialización.

Claro, esa es la clave. Para los demócratas, la cosa empezó en serio con Bill Clinton, bajo cuyo liderazgo abrazaron las reformas neoliberales y los tratados de libre comercio. Barack Obama fue más de lo mismo. De ahí también el desafío de un candidato como Mandela Barnes en un lugar como Wisconsin: no solo se enfrentaba a Johnson, su rival republicano, sino al pasado de su propio partido. En lo que respecta a los temas laborales, no hay duda de que Biden ha sido mucho mejor que Obama y Clinton.

Los republicanos, por su parte, llevan desde los años 70 empeñados en una estrategia de largo plazo, con una poderosa infraestructura nacional financiada por millonarios conservadores. Como explica usted en su libro sobre Wisconsin, ese “long game” incluye destruir el movimiento sindical y hacerse con el control de los legislativos estatales. A estas alturas, ¿el Partido Demócrata tiene alguna estrategia que oponerle?

Durante mucho tiempo, no la tuvo. Mientras la derecha estaba trabajando por controlar los legislativos de cada estado –que, como ahora sabemos todos, tienen un impacto descomunal sobre los resultados electorales a todos los niveles– Clinton y Obama adoptaron políticas económicas que erosionaban su apoyo en lugares importantes como Wisconsin. En todo este proceso ha sido crucial la labor de organizaciones conservadoras como ALEC, el American Legislative Exchange Council, fundado a comienzos de los 70 por activistas de derechas, empresarios y políticos para redactar y difundir leyes “modelo” diseñadas para debilitar a los sindicatos, la educación pública y las protecciones medioambientales, entre otros objetivos. Las vistosas victorias de Obama resultaron, en cierto modo, engañosas. Es más, durante su mandato, el Partido Demócrata perdió más de mil escaños en los legislativos estatales. ¡Más de mil! El partido está pagando muy caro el precio de esas pérdidas.

¿Y ahora?

Me parece que los demócratas por fin se están despertando un poco, al menos en lo que respecta al tema laboral y sindical. Cuando estaba escribiendo mi libro sobre Wisconsin, hablé con una mujer que me dijo: puede que los demócratas ganemos alguna batalla electoral que otra, pero hasta que no tengamos una infraestructura como la que tienen los republicanos, perderemos la guerra. Tiene razón. La maquinaria bélica de los republicanos es insaciable e implacable.

Y desde 2020, esa maquinaria alienta la desconfianza en los organismos que regulan las elecciones.

Es importante comprender que esa saña con los funcionarios que supervisan las elecciones –por más republicanos que sean estos– es una extensión de los ataques de Walker a los sindicatos de los maestros: se trata de demonizar el sector público, un sector que no deja de representar un aspecto fundacional de nuestra democracia. Wisconsin, por ejemplo, siempre ha tenido un funcionariado ejemplar. Y siempre hubo una confianza tremenda –¡bipartidista!– en las instituciones públicas. Ambos partidos valoraban la participación de los ciudadanos en la sociedad civil y los procesos electorales, de la misma forma que había un apoyo bipartidista para la educación pública. Fue todo parte de la cultura socialdemócrata que trajeron muchísimos inmigrantes escandinavos.

La maquinaria republicana trata de demonizar el sector público, un sector que no deja de representar un aspecto fundacional de nuestra democracia

¿Es posible reconstruir algunos de los tejidos sociales y sindicales que se han destruido en las últimas décadas?

No lo sé. Los años neoliberales del Partido Demócrata hicieron mucho daño en estados como Wisconsin, Michigan y Ohio que, como bien sabemos, han resultado clave en las elecciones presidenciales y legislativas. Por otra parte, me consta que los demócratas están espabilando. En Michigan, un estado muy similar a Wisconsin, con una gran tradición sindical, todo indica que los demócratas se han vuelto a hacer con las dos cámaras estatales por primera vez en 40 años. Y ya han anunciado que estudiarán revocar una ley notoriamente antisindical, la llamada right to work law, según la cual un obrero no está obligado a pagar su cuota al sindicato aunque este lo represente. Es una buena señal. También lo es que la opinión pública tenga una mejor valoración de los sindicatos de la que ha tenido desde hace mucho tiempo, irónicamente cuando el movimiento sindical está en su punto más bajo.

¿Y el Partido Republicano? ¿Cree que su entrega ya casi completa al trumpismo y su abandono de valores que antes consideraba centrales –la participación electoral, la educación pública, la universidad como camino de ascenso social– acabará limitando su alcance electoral?

No estoy seguro. Para mí, las elecciones del martes indican otra cosa. Es verdad que Trump se ha convertido en un lastre. Pero el populismo de derechas está más vivo que nunca. Ron DeSantis, el gobernador de Florida, es un populista como Trump, pero además es competente, sin las contradicciones y chapuzas del expresidente. Y ha arrasado.

La izquierda y derecha norteamericanas viven en mundos diferentes, pero estos meses coincidían en algo: que en las elecciones midterm del pasado martes 8 de noviembre el país se jugaba su futuro.

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Sebastiaan Faber

Profesor de Estudios Hispánicos en Oberlin College. Es autor de numerosos libros, el último de ellos 'Exhuming Franco: Spain's second transition'

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí