1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

PROCESANDO EL YUYU

La no-sedición

En la solución de un problema (de) político(s) no se ha sido simétrico con la sociedad. Se la ha sobreexpuesto, en beneficio de la política, que al parecer mola más que su contrario, la sociedad

Guillem Martínez 12/11/2022

<p>Manifestantes encima de un vehículo de la Guardia Civil, en Barcelona, el 20 de septiembre.</p>

Manifestantes encima de un vehículo de la Guardia Civil, en Barcelona, el 20 de septiembre.

Elise Gazengel

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

1- Hola. Hace escasas horas el Gobierno anunció, sorpresivamente, el ERE para el delito de sedición. Lo que es a) bueno. Si bien, b) sorpresivo. En democracia, y en la vida, las sorpresas, los secretos, la labor hecha entre pocos, acostumbran a contener menos inteligencia y juego de piernas que la elaborada de manera más colectiva y con mayores y más amplios puntos de vista. Empecemos, no obstante, por a), alehop, que el b) ya nos caerá en la frente a lo largo del periplo. 

2- Es bueno pelarse el delito de sedición. Carece de traducción directa en Europa. Los que saben de derecho comparado explican que es un delito más español que un coche en doble fila. Ignoro, no obstante –lo veremos en breve–, si hubiera sido mejor y más astuto, esperar al pronunciamiento europeo sobre la sentencia del TS al pack Procés. En todo caso, no esperar a la justicia europea es comunicar a la justicia europea, al mundo –y, glups, a la justicia esp–, que la sentencia del TS es un pasote. La Justicia Europea, en todo caso, hará acuse de recibo de esa sensación del Ejecutivo. Por lo mismo, la modificación del código penal del delito de sedición es una desautorización del Ejecutivo al TS. Con todas las letras. Plantea en Esp y en Europa –me parece que de manera no muy meditada por el Ejecutivo; veremos– un conflicto entre poderes, ante un Judicial que está muy flamenco, soberanista y a su bola. Que se escaquea de instancias superiores y desprecia tradiciones exteriores, que ya son locales. Y, con todo ello, hace trampas. Ejerce la política con cotidianidad. Exemplum: plantea delitos de rebelión para que un asunto no sea juzgado en su sitio, sino en el TS, y ahí aplica, con profundos saltos y lagunas, el delito de sedición, ese fósil, que habla de los fósiles mentales de la derecha esp y de su primo de Zumosol, el Deep State

3- El Ejecutivo y el Judicial han entrado, sea como sea, en colisión. Lo que, por otra parte, era cuestión de tiempo si pensamos que el Judicial no es neutral. En Estados desbordados por la extrema derecha neoliberal –USA, Brasil…– es parte activa en la política, y un sujeto que, tarde o temprano en este siglo XXI, participará en la anulación de unos resultados electorales o de una convocatoria electoral. La Justicia Esp, inquietante ya en Europa, está, no obstante, a varias casillas de estas posibilidades. Pero su juego, snif, consiste en recorrer casillas. No renovar el CGPJ, o que Feijóo se haya rajado de ello a estas alturas, supone un de-oca-a-oca formidable. Veremos en breve, no obstante, como va la relación Ejecutivo-Judicial tras el sedicioncídio del Ejecutivo. Y lo veremos en la Sala III del TS, me temo, donde se acometió la rareza –tal vez, la rareza democrática– de admitir a trámite los recursos particulares contra los indultos del Procés. Y dónde sigue ese trámite, hasta que anulen los indultos –algo probable, tras lo improbable de haber admitido los recursos–, o no.  

4- Pero aquí hemos venido a reír y ser felices, por lo que nos podremos en lo mejor. Y, desde ese punto de vista, ¿qué pasa ahora con los usuarios del delito de sedición? Depende. Si has sido juzgado, condenado y, provisionalmente, indultado, la cosa consiste en que tus abogados acudan con flores al TS / que madre nuestra es. Y allí soliciten un Plan Renove para las condenas –inciso; aprovechando que el Pisuerga pasa por donde quiere: sólo un Tribunal puede modificar o anular una condena, o estamos perdidos; esa es la prueba y esencia de que la anulación de sentencias de la Ley de Memoria es un camelo, por cierto; fin del inciso–. Como recordarán, en la sentencia del TS se optó por el modo concurso ideal –esto es agrupar los chorrocientos años de condena de todos los delitos convocados, sin especificar cuántos años correspondían a cada uno de ellos–. Para el caso que nos ocupa, el TS debería calcular los años de inhabilitación por malversación que les quedan a cada uno, una vez desaparecida, zas, su condena por sedición. Ojo, que también es posible que, al estar tan relacionados, en la sentencia, los delitos de sedición y malversación, el TS vea que al caer uno cae el otro. O no. También es posible que los creadores de la reforma –no se pierdan el punto 9; socorro– modifiquen además el delito de malversación, esa fantasía húmeda de la derecha cat, esp o marciana. Spoiler: en todo caso, y sea como sea, a los políticos ya condenados no les quedará mucha inhabilitación, pasado el trámite.

El objetivo gubernamental parece ser el de que nadie supere los años de cárcel cumplidos por los ya condenados. Que fueron muchos años, demasiados

5- Para los usuarios del delito de sedición exiliados, hay dos itinerarios. El primero sería para los exiliados que no eran Govern. Ese es el caso, me temo, de Marta Rovira, que no tiene cargos por malversación. En cuanto se materialice el cambio en el Código –unos tres meses–, puede volver. Lo lógico es que su abogado contacte previamente con el TS para que no sea detenida, sino que acuda por su propio pie al TS a declarar, como en su día hizo la exconsellera Meritxell Serret. Allí se tramitará su posible delito de no-sedición. Pringará de alguna forma. Eso deben tenerlo presente todos los que quieran volver. El objetivo gubernamental –vete a saber cuál es, glups, el judicial– parece ser el de que nadie supere los años de cárcel cumplidos por los expresos ya condenados. Que fueron, por otra parte, muchos años, demasiados, para tan poco: mentir como unos posesos. En el caso de los exiliados que fueron Govern –Puigdemont, Comín, Puig, Ponsati– la cosa, como su nombre indica, se complica. Su destino gira en dos partidas. Partida 1), o el Europarlamento. Allí se decidirá si tres de ellos pierden o mantienen su inmunidad, una baza importante para su futuro. Partida 2), el TJUE, donde se debe contestar la pregunta del TS/Llarena, sobre si es aplicable, o no, una euroorden en Bélgica. Por la respuesta del abogado del TJUE, parece que lo haría afirmativamente. Pero eso, aclarando el asunto, no aclara del todo el asunto. ¿Qué delito elegiría esta vez Llarena para sus ya tradicionales Euroódernes Llarena? ¿Seguiría con Rebelión, ese llenapistas de la extrema derecha esp, pero ese fracaso europeo? ¿Malversación, ese delito que supone una vuelta inmediata de los exiliados, pero que no se eligió en su día, porque a Llarena & Asociados les parecía poca condena y poco patriótica? ¿Desórdenes públicos, esa cosa tan cutre como para tener una estrellita en el Paseo de la Fama Judicial? Conviene apuntar aquí, no obstante, y a modo de indicio del futuro, lo que señala el catedrático de Derecho Procesal Jordi Nieva: “la sedición desaparece, pero no su contenido (…). Continuará siendo delito en otras figuras delictivas del Código Penal, que probablemente no serán solo los delitos de desórdenes públicos (…), y la ley penal ofrece muchas posibilidades, que incluso podrían sorprendernos”. Vamos, que la Justicia esp, poco previsible –lo peor que le puede pasar a un/a novio/a y a una Justicia– puede ser aún más impredecible cuando acometa delitos de para-sedición.

6- La reforma, así, al tacto, parece la vuelta a la política de los presos ya juzgados, en segundo lugar, de Marta Rovira y, en tercero, de Puigdemont & The Belgettes que, no obstante –diría, ya veremos–, necesitarían igual del plus de un Gobierno de coalición, sensible al indulto, en el momento de su hipotética futura condena. Está por ver si la reforma es una ayudita para las causas a ciudadanos anónimos –no son las 4.000 que vocifera el procesismo, pero son muchas, mayormente injustas y, aún más importante, con la presencia, en muchas ocasiones, de la Gene como acusación particular; la misma Gene que les prometió no solo Jauja, sino el perdón de los delitos; se dice rápido–. Aun así, puede ser un momento final para todo esto del Procés. Quiero decir, a su judicialización, no a su tontería identitaria, sentimental y cursi, que vino para quedarse, como sucede en todas las sociedades castigadas por el neoliberalismo. Rotas, a la intemperie. Veamos una foto-finish de este momento final. ¿Dónde están, de qué viven los presos y exiliados en este momento, lo dicho, final?

La foto-finish no resulta muy edificante. Habla de una sociedad corrupta, de una política corrupta, también desde hace décadas, y de la gestión de sentimientos

7- Quim Forn es abogado para Mediapro, empresa que coló, fuera del Portal de la Transparència de TV3, una serie documental sobre el juicio, a 400.000 euros el capítulo –precio más de ficción que de documental, ese género por el que se suele pagar en canales 1.000 euros por programa–. Jordi Sánchez, después de abandonar JxC, parece estar inactivo tras años de hiperactividad: se ha publicado que, en su etapa ANC, cobró 250.000 euros de La Caixa, esa firma atemperadora de la política cat, a través de una universidad, para la que redactó informes –estableciendo la fusión fría, como poco, a tenor del precio–. Raül Romeva mantiene cargos en ERC, y su esposa, sin carrera política previa, hoy es eurodiputada –sueldo base del gremio: 8.995,39 euros; hay días que no los gano–. Ese sueldo base es lo que cobran los desplazados en Bélgica, salvo Lluís Puig, que no sé lo que hace, si bien no parece vivir de la chatarra que recoge en un carrito. Ese es el vaso de Marta Rovira, que en todo caso cobra del partido. En el caso de Puigdemont, y si no tiene separación de bienes, se le agrega al sueldo de diputado unos 6.000 euros mensuales por el trabajo de su esposa en un programa semanal para un canal de TV de la Diputación de Barcelona. Como que el programa no habla de gatos, no es un fracaso que no lo vea ni el gato. Dolors Bassa trabaja para UGT y para la fundación de un hospital –no, no ha estudiado neurocirugía–. Josep Rull, hombre de posibles, trabaja en un bufete. Como Jordi Turull, con menos posibles, por lo que también sigue pluriempleado en política –sin cobrar, ahora que Laura Borràs ha impuesto su doctrina de abandonar el Govern, esto es, abandonar unos 20 millones de euros anuales para Junts––. Junto a Junqueras, son los dos líderes procesistas que siguen en la política, en vez de entender la indirecta. La tesitura contraria es Jordi Cuixart –ha marchado a Suiza, donde al parecer está instalando una fábrica de lo suyo, el empaquetado de productos– y Carme Forcadell –dicen que absolutamente desencantada de la política, su anterior oficio, en el que brilló con luz propia–. Salvo estos dos últimos, y algún otro caso, la foto-finish no resulta muy edificante. Habla de una a) sociedad corrupta, de una b) política corrupta, también desde hace décadas, y de la gestión de sentimientos, lo único que puede posibilitar que a) y b) tengan recorrido sólido desde los años 80 del siglo XX. 

8- Pues bien, esas personas se verán beneficiadas por una reforma del Código Penal. Algo imposible de realizar sin unidad social al respecto en Cat. Lo que indica que la ha habido. Lo que habla bien de la sociedad. Y, más aún, de una gran parte de ella, que, aun despreciando a esta troupe, no ha querido acceder a la división social a través de un abuso judicial a unas personas que jamás tuvieron una idea abierta de sociedad. El precio que se paga contra el abuso y por la unidad social siempre es barato. Lo que nos lleva a la pregunta, dos puntos, ¿en verdad, siempre es barato? 

Comuns sigue sin defender a una parte importante de la sociedad, que no se diferencia de la otra por la lengua, sino por la idea de que la polarización no es obligatoria

9- Carlos Sánchez Almeida, abogado de delitos informáticos y persona relacionada con el 15m/sensible a la erosión de derechos, emite esta valoración de la reforma del Código Penal: “Aprobar leyes de desconexión que nunca se aplican y declarar la indepe en broma no será delito. Pero acampar en Sol, o enfrentarse a los Mossos cuando desalojan Plaça Catalunya, podrá suponer unos cinco años por desórdenes públicos agravados. Acampar, obstaculizar vías públicas, ocupar un banco en protesta por desahucios, invadir instalaciones o edificios ‘serán castigados con la pena de prisión de seis meses a tres años’”. ¿Ha merecido la pena? No está claro. No lo está al aumentar la carga de delitos de manifestación, usados por la sociedad, y que pueden ser muy utilizados en breve, si los derechos se vuelven gaseosos –es decir, si el Gobierno tiene que elegir entre derechos y gas–. En la solución de un problema (de) político(s) no se ha sido simétrico con la sociedad. Se la ha sobreexpuesto, en beneficio de la política, que al parecer mola más que su contrario, la sociedad. La nueva política cat –que ha reivindicado la reforma– apunta a que ha sido reedificada sobre la vieja política. Confunde, al menos, la política con la sociedad, y solo exige sacrificios a esta última. Ha solucionado, precariamente, un problema local, perjudicando al grueso de las sociedades de todo el Estado. Por lo que he oído, sugieren, además, reformas para el delito de malversación, lo que significa no comprender a las derechas cat y esp. Comuns, que no entendió en 2017 que esto no era un proceso de autodeterminación, sino la construcción de un objeto con el que uno o dos partidos pretendían negociar con el Estado y, de paso, polarizar, asegurar el voto y el poder en una sociedad rota, sigue sin defender a una parte importante de la sociedad, que no se diferencia de la otra por la lengua, sino por la idea de derechos individuales, por la idea de que la polarización no es obligatoria. Con ello, el partido que fue ganador en Cat en dos elecciones generales, vuelve a ceder su lugar, hoy sumamente anecdótico, a otras formaciones, que saben gestionar más y mejor el olvido de la sociedad.

10- La conjunción de la Ley Mordaza, primera ley iliberal en Esp –no derogada el primer día de Gobierno de coalición a las 9 a.m.; se dice rápido–, con este agravamiento de los desórdenes públicos, y con unos jueces que, sin todo ello, ya han llegado a ese punto, en sentencias como la de Encerclem el Parlament, da miedo, y debería habérselo dado a los autores de la reforma que, aparte de salvar de la injusticia, justamente, a políticos injustos, deberían también haber defendido a la sociedad. La libertad no son cañas de cerveza, ni políticos celebrando cambios legales con cañas de cerveza. Es también una sociedad con el menor contacto posible con el Estado, en el trance de gestionar sus protestas. 

Rovira fue de las pocas personas que sabía que la DUI del 27-O era fake. Y a pesar de ello lloró mientras la leía

11- Todos mintieron por años. Junts y ERC. Mucho. Junqueres y Rovira, los primeros grandes jefes en verse solucionados por la reforma, deberían imprimir ejemplo al respecto, y teniendo en cuenta las mentiras vertidas. Junqueras mintió sobre la pertenencia de una Cat indepe a la UE, sobre la inoperatividad de multas y causas judiciales en la Cat posterior al 1-O, sobre el carácter negativo, catastrófico, de la huida de empresas. Rovira fue de las pocas personas que sabía que la DUI del 27-O era fake. Y a pesar de ello lloró mientras la leía, en modo infanta. No todo el mundo vale para eso. La sociedad ha encontrado desmesurado su castigo. Por lo que, una vez solucionado ese castigo aberrante, esos políticos deberían desaparecer de la política, precisamente por aberrantes. Por mentir. Porque solventar los abusos que sufrieron nos ha supuesto a todos someternos, gracias a otros genios, al abuso del agravamiento de los cargos por desórdenes públicos. Recientemente, no obstante, Junqueras y Rovira han renovado sus cargos en ERC, en modo búlgaro. Pueden ser los líderes con mayor permanencia en el cargo en este partido. Cat vive una crisis ética sin precedentes. La solución a la sedición, deseable, no deja de tener una materialización que habla de esa crisis absoluta, que afecta a la misma idea de autogobierno, a su utilidad, inteligencia y honestidad, tras 10 años sin actividad política, con un Govern actual sustentado en 33 diputados sin actividad política.

1- Hola. Hace escasas horas el Gobierno anunció, sorpresivamente, el ERE para el delito de sedición. Lo que es a) bueno. Si bien, b) sorpresivo. En democracia, y en la vida, las sorpresas, los secretos, la labor hecha entre pocos, acostumbran a contener menos inteligencia y juego de piernas que...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Guillem Martínez

Es autor de 'CT o la cultura de la Transición. Crítica a 35 años de cultura española' (Debolsillo), de '57 días en Piolín' de la colección Contextos (CTXT/Lengua de Trapo) y de 'Caja de brujas', de la misma colección. Su último libro es 'Los Domingos', una selección de sus artículos dominicales (Anagrama).

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

2 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. joan-arlandis

    ...la Ley Mordaza, primera ley iliberal en Esp –no derogada el primer día de Gobierno de coalición a las 9 a.m.... Ese enigma,

    Hace 23 días

  2. enrbalmaseda

    Bien visto. " La solución a la sedición, deseable, no deja de tener una materialización que habla de esa crisis absoluta"...... de falta de ética de los políticos responsables de la gran mentira del procés que tanto presumían de ética.

    Hace 24 días

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí