1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

PROCESANDO EL YUYU

La no-época

El Bienestar ya no es para toda la sociedad. Es algo para el extremo pobre. Algo que garantice algo de educación, algo de sanidad, algo de algo

Guillem Martínez 24/11/2022

<p>Teresa Ribera, ministra para la Transición Ecológica, durante la sesión plenaria del 23 de noviembre de 2022.</p>

Teresa Ribera, ministra para la Transición Ecológica, durante la sesión plenaria del 23 de noviembre de 2022.

Congreso de los Diputados

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

1- Ortega definió su época a través del aforismo “nadie sabe lo que pasa y eso es lo que pasa”. Pero fue una definición tan buena que se pasó de frenada, de manera que el aforismo, más que explicar una época, las explica todas. Es decir, la vida. Lo que nos lleva a la pregunta, dos puntos, si la vida es aquello que pasa sin saberlo, ¿qué es tu época?

2- Ahí va una posible respuesta. Las épocas son diversas gradaciones de dramatismo ante el hecho, propio de la vida, de no saber lo que pasa. Las épocas que carecen de dramatismo alguno ante el hecho de no saber lo que en verdad pasa son épocas de apaga y vámonos. Esto es, épocas en las que, tarde o temprano, te apagan y se van, tan ricamente.

3- Aún no se sabe quién atentó hace meses contra el Nord Stream. Y eso es lo que pasa. Está pasando que hasta que EE.UU. decantó que el misil caído la pasada semana sobre Polonia no era ruso, no se sabía de dónde era. Lo que es inquietante en una guerra en la que se tiran bombas, y uno y pico de los bandos posee bombas nucleares. Lo que habla, a su vez, de la tranquilidad. Es un esfuerzo –sostenido, intenso– para no saber lo que pasa. No saber lo que pasa es el primer paso para que lo que pase no importe. En términos generales, está pasando algo fabuloso, descomunal, categórico y que no importa un pepino: el fin de los combustibles fósiles. Algo que se puede materializar dramáticamente en uno, dos, tres inviernos, momento en el que muchas cosas de las que hablamos en los papeles –el MidCat, la sedición, la Denominación de Origen Rioja– importarán una higa. Está pasando un cambio climático –inicialmente se le llamó calentamiento global, hasta que la administración Bush Jr. modificó ese concepto, dramático, por el de cambio climático, más amable, más no-sé-lo-que-pasa–. Ante ese calentamiento no hay medidas razonables, como ha quedado claro en la COP27. En su lugar hay ODS –Objetivos de Desarrollo Sostenibles– que son, como afirma el filósofo Koheu Saito, “la versión moderna del opio del pueblo”. Un Mundial de Fútbol –el opio del pueblo hasta los ODS– en un Estado antimundial, con un clima tórrido que imposibilita la práctica del fútbol, es una metáfora de lo que está pasando, y de la inteligencia vertida al respecto. Poca. Ninguna. Apaga. Vámonos.

Un Mundial de Fútbol en un Estado antimundial, con un clima tórrido que imposibilita la práctica del fútbol, es una metáfora de lo que está pasando

4- Hola. Los puntos 1, 2 y 3 de este articulete no aportan nada, salvo a sí mismos. Sirven para conservarse en forma. Escribir y leer periodismo no consiste tanto en explicar hechos, como en explicar desechos –de la época–. Por eso el periodismo consiste en a) conservarse en forma. Esto es, ir escribiendo/leyendo periódicamente puntos 1, 2 y 3. Lo que sirve para b) comprender la época. Leer o escribir periodismo consiste, como decía Robert Fisk, en la “capacidad de informar la historia” –la época– “a medida que sucede, para que nadie pueda decir: ‘no lo sabíamos, nadie nos lo dijo’”. Lo que, siempre según Fisk, conduce al periodismo a “desafiar a la autoridad”. La autoridad, no es el poder. No solo. También lo es la auctoritas, el periodismo chungo y que grita –siempre se grita otra época, jamás la tuya–, y que con ello palia no saber lo que pasa, si bien eso es lo que le pasa. Bueno. Últimas noticias. Ordenadas con un criterio de época. Vamos que nos vamos.

5- La Comisión Europea –incapaz de limitar el precio del gas, casi un año y medio tras el inicio de la crisis energética, lo que ha supuesto, incluso, la indignación, contundente, divertida y castiza, de la ministra Ribera, coinventora de otro sistema para, igualmente, no limitar el precio del gas en España y Portugal; me meo; miren, les dejo y voy al WC; hola, ya he vuelto; bromas aparte, no queda mucho para bromas; o dominan la bestia/el mercado en un invierno, o la época será impredecible; así como suena– ha aprobado los PGE. En ese trance, la Comisión –el poder, cuando es de verdad, no da puntada sin hilo– ha advertido al Gobierno que vale, pero que se corte y que oriente y ajuste las medidas anticrisis a los más vulnerables. Suena bien y edificante eso de ayudar a los más vulnerables. Pero eso, traducido, no solo no es bueno ni edificante, sino que es chungo, subnivel época.

6- Recordemos que en España el Bienestar fue suprimido, zas, en la anterior reforma constitucional exprés de ZP, aún loado como el mayor presi de izquierdas de España –rayos, otra vez al WC; así no hay quien curre–. Lo que queda del Bienestar son contradicciones en el texto de la CE78, al eliminar un cacho sin retocar el resto, así como la dinámica de comportarse como si uno, cuando camina por la calle, o cuando hace los PGE, lo hiciera sobre un Estado del Bienestar. La Comisión, en todo caso, recuerda lo contrario con su observación sobre los PGE. El Bienestar ya no es para toda la sociedad. No es un correctivo, no es un reparto, no es una inteligencia, no es un sistema que nos afecte a todos. Es algo para, únicamente, el extremo pobre de la sociedad. Algo que garantice algo de educación, algo de sanidad, algo de algo, y que evite que la sociedad explote.

Lo que queda del Bienestar son contradicciones en el texto de la CE78, al eliminar un cacho sin retocar el resto

7- Eso que pide la Comisión sucede continuamente, es la época. Por ahí van, supongo, las medidas sobre hipotecas. Son, básicamente, un decálogo, ese palabro que, por otra parte, no existe de sargento para arriba en el mundo financiero. Es más, si te pillan escribiendo el palabro ‘decálogo’ en la puerta del WC de un banco, te llaman de RR.HH. y te despiden. En todo caso, el decálogo propuesto no son medidas de ayuda social tanto como –recuerden la Excepción Ibérica/la época– un sistema para que los bancos cobren con mayor facilidad y durante un poco más de tiempo. Funciona así. Tres paquetes de medidas para tres tramos. Tramo a), o familias con ingresos no superiores a los 25.200 euros –y que, ay, que me meo again, han obtenido una hipoteca del Banco de Unicornios, Chuches y Gominolas; voy al WC; hola, ya he vuelto; no, me vuelvo a ir–: podrían obtener de 2 a 5 años de carencia en el pago de hipoteca, en los que pagarían, glups, los intereses. El tramo b) es para familias con ingresos no superiores a 29.400 euros –ay, que me meo, etc., indeed; miren, me voy a escribir al WC y ya si eso–, que podrán optar por aplazamiento o/y cambio a hipoteca fija si no es el caso. Y, finalmente, el resto de familias, que podrían optar, si lo desean, por amortizaciones o/y cambios a tipo fijo, sin pagar, en esta ocasión, comisiones. El Gobierno calcula que las medidas pueden afectar a un millón de familias. Lo que invita a suponer que el Gobierno alude más al tramo c) que al a) y el b), que seguirán hasta el cuello.

8- Sigue adelante, por cierto, lo del impuesto a la banca y a las energéticas –el FMI, un objeto neoliberal que se ha dado un fuerte golpe en la cabeza contra la realidad de manera que ve chiribitas no neoliberales, opina que es un impuesto mesurado–. Si bien, seguir adelante con el impuesto significa, en este tipo de casos, su erosión y pérdida de sentido. El impuesto, así, no afectará a actividades reguladas, ni a actividades fuera de España. Por lo que antes de nacer ya es un niño canijo. Cuando tenga edad de ir al cole, los banqueros le harán bullying. O, peor, ni se lo harán.

9- Y prosigue el escándalo escandaloso de la ley del ‘solo sí es sí’. Sinopsis: recordemos que todo se inició a) en una web del Poder Judicial, que dejó fluir que esa ley era un coladero. A ese punto de vista se apuntó b) la ministra Montero, compartiendo el punto de vista de la citada web. Luego se sumó la ministra c) Montero –los Montero son, al parecer, un lobby que domina los gobiernos y la banca mundial–, explicando que se estaban produciendo excarcelaciones amparándose en la ley debido a la cosmovisión machista de los jueces. Posteriormente se sumó d) Pablo Iglesias, reclamando polarización en el Gobierno contra los ataques a una de las dos Montero emitidos por el Judicial y diversos medios. Y, posteriormente, e) el PP, que ha hecho de la Ley del ‘solo sí es sí’ un casus belli, una metáfora de las medidas gubernamentales –no lo es; la metáfora, la capacidad de explicar la época, corresponde más y mejor al decálogo de las hipotecas, al impuesto decreciente a banca y energéticas–. Así explicado parece un polvorín. Lo divertido no es solo que no lo ha sido sino que, todo apunta a ello, tal vez no lo llegará a ser.

10- El punto de vista de la web del Poder Judicial y de la ministra Montero no se ha materializado. No ha habido muchas excarcelaciones ni reducciones de condenas por la ley. En una comunidad autónoma, cero sobre más de 50 revisiones de condena. Es más, la ley es buena. No solo unifica y gradúa los delitos sexuales, sino que no se encona con el castigo. Lo que no es bueno, sino muy bueno. La justicia debería ser reparativa. Y el castigo –la trena; no hay nada peor, créanme–, siempre aplaudido por las masas en las pelis del Oeste, debería contener parte de la solución en forma de educación, de tratamiento, de mejora vital del condenado –no creo que, por cierto, sea el caso en el sistema penitenciario español–. Por otra parte, la transición de una reforma penal a otra suele comportar beneficios a los reos ya juzgados. Lo que es la aplicación del principio de in dubio pro reo, algo que suele ser positivo. La ministra Montero –la otra; o la otra de la otra– tal vez tendría que haber reivindicado todo esto, positivo e intrínseco a su ley. Fardar, sacar pecho. Sorprende que no lo haya hecho. A su vez, también sorprende el –nuevo– grito a la polarización de Pablo Iglesias, en tanto la polarización no es la seña de identidad de la izquierda, como sí que lo es, desde hace décadas, nuestra amiguita la hegemonía, esa cosa que requiere otro tono. Y no se recupera la hegemonía con polarización, esa materia propia de otros negociados y tendencias políticas. A su vez, la guerra cultural –esto es, la polarización– que plantea el PP a través de su cruzada contra la Ley Montero –y en esto también puedo equivocarme– está resultando un ejercicio muy forzado, aun a pesar de contar con muchos medios dispuestos a facilitarla –sobre todo televisivos; las guerras culturales no se hacen con prensa; sí, las puedes empezar en la prensa, pero se culminan en TV y radio, los medios de los pobres de espíritu–. Todo parece indicar que, en esta ocasión, lo que el PP ha iniciado en Madrid se quedará en Madrid, ese biotopo político-informativo. O, al menos, no está llegando a los territorios, a su bola y con otros miedos. Miedos económicos, energéticos. Miedos que el PP, muy mal asesorado y educado,  no parece cultivar.

La ley es buena. No solo unifica y gradúa los delitos sexuales, sino que no se encona con el castigo

11- Quizás lo más significativo de todo lo narrado en los puntos 10-11 es el inicio de la polémica en una web del Poder Judicial. Esto es, lo único significativo, con largo trayecto, es el enfrentamiento, ya oficial, entre el Judicial y el Ejecutivo. Acabará mal. Para usted y para mí. También es significativo el enfrentamiento entre sectores de la izquierda, que puede ser el otro componente determinante, lo único que también es época, lo único que también crecerá, se reproducirá y, en otra época que no veremos, snif, también morirá.

12- Last but not least –en castellano: ojo-cuidao–, estos días ha coleado aún lo de la reforma del delito de sedición. Los catedráticos de Derecho Penal consultados al respecto me han quitado hierro al asunto. Vienen a decir que la reforma es más definitoria que la explicación anterior a los desórdenes públicos graves, lo que es bueno, y que, si bien el campo semántico de los delitos conjugados continuará siendo sumamente interpretable para el juez, y que siempre esos asuntos delimitarán con el derecho de manifestación, pues bueno, que no hay para tanto. Pero esa no es la opinión de los abogados a pie de cañón y relacionados con la defensa frecuente de esos delitos. Ni tampoco lo es de los movimientos provivienda, los más relacionados con la figura de los desórdenes públicos graves, que están al respecto, epistemológicamente, más calientes que la moto de un hippy –rayos; he vuelto a revivir esa frase, por lo que vivirá otro día–. De hecho, Jaime Palomera, líder del Sindicat de Llogaters, me explica su preocupación en estos términos. “Es una reforma explícita contra la protesta pacífica. Lo que es importante, porque en los juicios que sufrimos los abogados de la parte contraria siempre intentan demostrar violencia en nuestras acciones”. Hasta hoy siempre han ganado esos juicios, si bien, ahora, el Sindicat y sus abogados creen que esta reforma pone en bandeja una nueva tipificación de la violencia en actos de manifestación pacífica, a través del nuevo art.557.ter. “La sedición es un delito convocado una sola vez cada 50 años, pero los juicios por el derecho a la protesta contra movimientos, sindicatos o personas son cotidianos”. “Es más, las formas de protesta penalizadas son básicas para nosotros. Gracias a la ocupación pacífica de locales de empresas, hemos conseguido reformas legales como la Llei de Regulació de Lloguers, de 2020, o la ampliación de alquileres a siete años. Estas ocupaciones pacíficas son fundamentales. No pueden ser penalizadas”.

13- No se explica, en todo caso, que el abogado Jaume Asens, familiarizado con la defensa de esos delitos, esté involucrado, como diputado de En Comú-Podem, en esa reforma. Algunas fuentes hablan, incluso, de alguna suerte de treta, engaño o malentendido de los negociadores del PSOE. Que, en todo caso, han facilitado una interpretación de la reforma muy desfavorable –precisamente, justamente, especialmente– para los movimientos provivienda, y no para cualquier otro movimiento. Pero, como dice el corresponsal de CTXT en Viena, “de aquello que no se sabe, no se puede hablar, hay que callar la boca”. En todo caso –piticlín, piticlín– hablo con Asens por el telefonino. Defiende la reforma en términos contrarios a los de Palomera –no puede hacer otra cosa, por otra parte, pues cualquier matización podría afectar al concepto interpretación-del-legislador en futuros juicios–. Pero, no obstante, “está esperanzado” en acometer en el pleno las problemáticas que abogados y movimientos observan en la reforma.

14- Parece alejarse la posibilidad de una reforma en el delito de malversación, por otra parte. Ya veremos. Supondría, en principio, observar como no-malversación cualquier delito de malversación en el que la pasta no vaya para el malversador. Esto es, observar como no-malversación todos los actos de malversación conocidos, salvo los de Roldán y los de José María el Tempranillo. Una amnistía –al procesismo, a Griñán, a Gürtel, a Nóos…– al delito de malversación. Y, lo que es lo mismo, una refundación anímica del Estado, que desde la reforma consti exprés ya no es el R78, sino otra cosa. Una refundación efectiva, el establecimiento de un nuevo límite cultural, como sucedió a principios de los 80, con el no-caso Banca Catalana. Esto, de producirse, sería más gordo. Un anillo que los uniría a todos. Partidos, monarquía, territorios. No desprecien que se produzca. Sería un nuevo matiz de la época. Esa cosa que aún no existe, que aún es no-época, y que se perfila cada día con mayor rapidez.

1- Ortega definió su época a través del aforismo “nadie sabe lo que pasa y eso es lo que pasa”. Pero fue una definición tan buena que se pasó de frenada, de manera que el aforismo, más que explicar una época, las explica todas. Es decir, la vida. Lo que nos lleva a la pregunta, dos puntos, si la...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Guillem Martínez

Es autor de 'CT o la cultura de la Transición. Crítica a 35 años de cultura española' (Debolsillo), de '57 días en Piolín' de la colección Contextos (CTXT/Lengua de Trapo) y de 'Caja de brujas', de la misma colección. Su último libro es 'Los Domingos', una selección de sus artículos dominicales (Anagrama).

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí