1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

  292. Número 292 · Enero 2023

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Maialen Lujanbio / Bertsolari

“El bertsolarismo es la disciplina artística donde más ha avanzado el feminismo en Euskal Herria”

Gorka Castillo 23/01/2023

<p>La bertsolari Maialen Lujanbio.</p>

La bertsolari Maialen Lujanbio.

G.C.

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Para quien le interese esta entrevista y no sepa de qué va el bertsolarismo habría que empezar con una explicación. Se trata de una tradición cultural antiquísima en Euskal Herria donde un autor canta en euskera versos a capella que improvisa con una mezcla precisa de humor, crítica y actualidad. El éxtasis se alcanza a través de la destreza lírica pero, sobre todo, por su capacidad para provocar emociones a un público que escucha atentísimo desde la butaca de un pequeño teatro, en un frontón, alrededor de una mesa e incluso de balcón a balcón. Para contradecir a los aguafiestas de la modernidad más desorientada que presagiaban su lenta extinción, este arte secular genuinamente vasco vive hoy un renacimiento pujante y goza de un creciente prestigio social. La prueba de su vitalidad es el protagonismo cada día más numeroso de mujeres en todos los eventos que se organizan. “El bertsolarismo es la disciplina artística donde más avanzado está el discurso y la práctica feminista en Euskal Herria. Más que el cine, la literatura o el teatro”, asegura Maialen Lujanbio (Hernani, 1976).

El pasado 18 de diciembre, más de 13.000 personas eligieron la electricidad del espectáculo, el último campeonato celebrado en Pamplona, antes que la final del Mundial de fútbol. Un síntoma. La txapela, el símbolo que cada cuatro años distingue al más destacado entre ocho aspirantes, fue para ella. Era su tercer galardón desde que en 2009 se pusiera fin al dominio masculino en esta comunidad de trovadores. Lo hizo con maestría, rompiendo puertas con delicadeza creadora, inyectando a la tradición vasca toda la universalidad contemporánea. Un ejemplo de su talento es la pieza que improvisó en la final de 2017 ante cientos de personas a partir del tema propuesto por la organización: “Dena ondo zihoan, argia piztu den arte” (Todo iba bien, hasta que se enciende la luz). Los expertos aseguran que será difícil escuchar un poema sobre la transexualidad tan lleno de respeto y erotismo como aquel. La reacción del público fue ardiente, pura electricidad. Pero la popularidad le resulta anecdótica a esta mujer ingeniosa y revolucionaria. “El objetivo no es competir para ver quién es la mejor o el mejor sino para sensibilizar en nuestra lengua”, afirma. Aquí desentraña el misterio de un arte que sacraliza un idioma como el euskera, entre registros y estrategias de improvisación. Ella es una mujer en verso preparada para la lucha.

La referencialidad del bertsolarismo está unida a la situación sociolinguística del euskera, que es minorizada

Es usted un fenómeno cultural en Euskal Herria pero una completa desconocida en el resto del Estado. 

Soy un fenómeno... relativo. La mayoría de la gente, incluso en Euskal Herria, tampoco me conoce porque la referencialidad del bertsolarismo está unida intrínsecamente a la situación sociolinguística del euskera, que es minorizada. Conformamos un movimiento socio-cultural totalmente autocentrado en esa premisa, tanto en su ejercicio como en su reconocimiento y valoración. Nuestro eje no es España ni el contexto cultural español. Por lo tanto, su no-conocimiento no me sorprende ni me quita el sueño, la verdad. Somos conocidas entre la gente que entiende la lengua, o por aquellos que sienten interés por nuestra cultura. Aun así, he tenido y tengo contacto con gente de otras disciplinas artísticas y de otras tradiciones relacionadas o interesadas en la oralidad y la improvisación.

En Pamplona se reunieron 13.000 personas absolutamente entregadas al espectáculo que ofrecieron, pese a coincidir con la final del Mundial de fútbol. ¿Cómo explica semejante movilización de gente?

Seguro que hubo gente que siguió el partido en el móvil… pero sí. A mí me pareció impactante que una performance tan austera como la nuestra, donde solo se escucha una voz a capella sin más elementos escénicos a su alrededor, reuniera a tantos espectadores y encima mantuvieran los silencios en los momentos álgidos. Es lo que confiere a este certamen una atmósfera tan especial y más aún en estos tiempos donde prima el espectáculo y el show. Sin embargo, si atendemos a la gente que acude a las actuaciones que realizamos a lo largo de todo el año, cada fin de semana, en distintos tipos de espacios y escalas, el número de personas es aún mayor y más importante que el que pudo verse en el macro-evento de Iruña, aunque este acaparara la atención mediática. Por suerte, o mejor dicho, por el trabajo de base que viene realizándose desde hace muchos años, el bertsolarismo es un movimiento muy vivo, con mucha fuerza y con mucho público. Si antes mencionaba la relación intrínseca del bertso con la lengua, aquí podríamos hablar de la relación que existe entre el bertsolarismo y su hábitat. Mantiene su eje tradicional pero también refleja todos los debates latentes en la sociedad contemporánea. A día de hoy, aglutina a muchísima gente joven, con sus análisis y puntos de vista, que pueden estar relacionados con la identidad, el independentismo, el marxismo y, en los últimos años, con el feminismo, que ha irrumpido con especial fuerza. Todas aportan perspectivas renovadas a la dialéctica general de los bertsos.

En mi trayectoria como bertsolari he visto al feminismo evolucionar e integrarse de una manera fortísima

Sí, porque antiguamente era una actividad que solo practicaban los hombres. 

Sí. Como todo lo que se celebraba en las plazas públicas. Las mujeres cantaban pero lo hacían en el ámbito privado y, claro, apenas nos ha llegado información sobre ellas. En los años 80 solo participó una mujer en el concurso nacional que celebramos cada cuatro años. En 1997 fui la primera mujer en llegar a una final, pero en la última celebrada en diciembre, tres de los ocho finalistas éramos mujeres y otras 15 participaron en las distintas fases del campeonato. Nuestra presencia aumenta pese a que todavía tenemos mucho que hacer y hay resistencias, pero me atrevería a decir que es la disciplina artística de Euskal Herria donde más integrado y más avanzado está el discurso y la práctica feminista. Más que en otros ámbitos culturales donde se presupone que existe una mentalidad más abierta como el cine, la música, el teatro o la literatura. En mi trayectoria como bertsolari he visto al feminismo evolucionar e integrarse de una manera fortísima, tanto en las temáticas como en el pensamiento. Y todo esto es fruto de una sensibilización, un trabajo teórico y una pelea dialéctica constante de las mujeres que hacen bertsos, de las jóvenes, de las generaciones siguientes a la mía.

¿Siempre tuvo claro que quería ser bertsolari?

No, nunca fue mi objetivo. Surgió así. Me apasionaba la lengua y me gustaba mucho cantar pero cuando era niña los bertsolaris me parecían señores mayores que no me resultaban especialmente atractivos. Tampoco en mi casa mamé el bertsolarismo. Aprendí en la bertso eskola de la ikastola, con 11 años, jugando a improvisar junto con otros compañeros de mi edad. Luego, con 15 años, se dieron una serie de factores que nos empujaron a saltar a la plaza. Era un momento delicado, de miedo a perder una tradición que estaba envejeciendo y reduciéndose a un mundo rural. Había artistas como Andoni Egaña, más urbanos y con otras referencias creativas, pero seguía habiendo una necesidad de modernizarlo para atraer a gente que rejuveneciera definitivamente todo este movimiento sociocultural. Entonces se diseñó una transmisión no “natural” a nuevos valores que aún estábamos en las bertso eskolak y que terminó siendo un acierto absoluto porque se logró conservar una tradición mientras se abrían espacios a la renovación. Todos y todas las bertsolaris actuales somos fruto de aquella decisión.

El euskera es un idioma que camina por el filo. Faltan políticas estructurales valientes y radicales

¿Fue la manera de asegurar el futuro de una lengua como el euskera? 

Más que una manera de asegurar el euskera diría que fue la forma de garantizar un presente en algunas partes de Euskal Herria donde la posición de nuestra lengua es muy delicada, incluso dramática, como sucede en algunas partes de Navarra, Álava o Iparralde (País Vasco francés). Sin embargo, el arte no puede hacer todo eso en solitario. Necesitamos una política lingüística audaz que promueva el euskera en esta disposición de diglosia y desigualdad en la que se encuentra respecto al castellano y al francés. Y por supuesto, en el contexto globalizador, también al inglés. El euskera es un idioma que camina por el filo. Faltan políticas estructurales valientes y radicales para construir un ecosistema lingüístico donde no solo ‘exista’ sino que también ‘sea’. El mundo artístico, el movimiento popular e intelectual por el euskera ‘euskalgintza’ asumieron responsabilidades en este ámbito que muchas veces correspondían a las instituciones. En la política oficial hay demasiados complejos.

Hay quien no termina de entender que organicen campeonatos de bertsos. ¿Cómo competir en la creación artística?

El objetivo no es competir para decidir quién de nosotras es la mejor o el mejor bertsolari. La primera regla, el punto de partida, es que el bertso, como pieza artística creativa, es invalorable y, por lo tanto, imposible de objetivizar. Las metas son, aunque suene romántico, la difusión de nuestra lengua y la sensibilización social a través del ingenio, la estética y las formas. Ese es el planteamiento del campeonato, algo que trasciende la mera competitividad y se conecta con la emoción, con la alegría y con la propia vida en comunidad abierta. Aun así, es cierto que creativamente un campeonato te obliga a revisar y trabajar la estética y el discurso de forma extraordinaria. El campeonato es casi un género propio dentro del bertsolarismo porque tiene sus propias particularidades. Es la improvisación en circunstancias extremas: un público multitudinario en actitud especialmente crítica, que lo analiza todo desde las gradas, a través de la televisión y de las redes sociales; y un jurado que valora tus aciertos y tus faltas. Y en estas condiciones tan ‘antinaturales’ para un creador, asumes paradójicamente el riesgo de dar lo mejor de ti misma. A eso lo llamamos la Txapelketa. 

Una de sus cualidades más destacadas es la originalidad y la crítica social que acompaña a sus composiciones. En el campeonato que ganó en 2017 sorprendió al público con un verso sobre la transexualidad.

El bertsolarismo se compone de distintos registros. Una parte fundamental es el humor, la diversión y el ingenio, que se trabajan mucho y son esenciales. Pero también está la interpretación que cada una de nosotras hacemos de la realidad que nos rodea, algo que discurre entre lo popular y lo personal. Para mí, cantar a un público desde un micrófono tiene una carga de responsabilidad muy grande y eso te obliga a decidir qué, cómo y cuánto decir. Qué es lo que buscas, lo que la audiencia puede ‘digerir’, lo que el contexto requiere, lo que tú deseas o piensas que tienes que cantar, etc. Buscar el punto de equilibrio exacto para no cortar el hilo de la comunicación y transmitir todo lo que quieres expresar aunque el público no lo comparta. Es cierto que siempre tratamos de salir de las inercias de los discursos pero no somos la vanguardia del pensamiento. Ni nos corresponde ni pretendemos llegar a tanto. Simplemente, captamos la realidad, pensamos sobre ella y la transmitimos de una manera creativa, humorística, punzante y, a veces, también profunda. 

Ahora el público es más heterogéneo. Esto dificulta la creación pero, a su vez, la hace mucho más interesante

El contexto político vasco no es el mismo que el de hace 20 años. ¿Cómo ha influido en su trabajo?

Ningún contexto político es el que había hace 20 años. Ni el vasco ni ningún otro. Pero asumo que la pregunta es sobre el conflicto político de Euskal Herria, ya que no hay entrevista de un medio español en el que no se nos pregunte sobre este tema. Como decía antes, el bertsolarismo es reflejo de una realidad sociopolítica que nos influye de diferentes maneras. Hace 20 o 30 años todo era más monolítico y concreto. Los ejes giraban en torno a la cuestión nacional y lingüística de forma muy clara. Incluso el público que acudía a escucharnos era, como audiencia, más compacto, aunque eso no significara necesariamente que todos pensaran de la misma manera. Ahora, la realidad es más compleja, las temáticas han variado, las sensibilidades e intereses son diferentes y el público es más heterogéneo. Esto dificulta la creación porque es más difícil encontrar lugares comunes pero, a su vez, la hace artísticamente mucho más interesante.

¿Cree que la cultura es una herramienta de control social?

Es evidente que una cultura focalizada hacia el espectáculo tiene grandes riesgos pero sigue existiendo, al menos en Euskal Herria, una tradición contracultural autogestionada, con los gaztetxes, las asociaciones populares y los diferentes movimientos sociales, como el circuito musical alternativo, que son unos activos organizadores culturales. Diría que nuestro capital, y no hablo del económico sino del cultural, está más en la contracultura que en la cultura oficial. De hecho, afirmaría que crear en euskera o en otra lengua minorizada en este mundo globalizado ya es en cierta medida contracultural. Aun así, la pandemia y toda aquella propaganda que se hizo sobre la necesidad de recuperar la cultura, aunque fuera por streaming, me ha hecho pensar sobre la función de lo creativo en la sociedad actual.  

El capital cultural de Euskal Herria está más en la contracultura que en la cultura oficial

¿En qué sentido?

Entiendo que utilizar el término ‘función’ en el mundo del arte es un tanto peligroso pero yo me refiero al por qué y al para qué de la cultura en la sociedad, especialmente tras la pandemia. Para mí, desde luego, debe ser autónoma y libre de toda atadura institucional o propagandística si desea implicarse socialmente con contenidos críticos, molestos, que escuezan en una realidad grave como la actual. Recuerdo que uno de los mantras de la pandemia era que “la cultura es segura”. Y uno de los mayores peligros que encuentro es que la cultura sea demasiado segura. Yo creo que la cultura debe asumir riesgos desde lo creativo, en fondo y en forma, para ser de algún modo peligrosa.

Por cierto, ¿qué opinión tiene de la Ley de garantía integral de la libertad sexual, la norma del ‘solo sí es sí’ que hoy es centro de la polémica?

Gracias a la lucha del movimiento feminista autónomo y de base, con sus peleas y todos los cuerpos e ideas que han puesto en el camino, hemos ganado mucho terreno en sensibilización social y se ha logrado que trascienda a lo institucional aunque, en mi opinión, aún se podría ser más audaz. Hace unos años no podíamos imaginar políticas de igualdad de ese calado. Y la violencia que se ha generado en contra de esa ley es la violencia contra la que hay que luchar.

¿Intenta aislarse de los discursos ideológicos que la derecha ha desatado?

Los casos polémicos concretos que suceden en el ámbito español me resultan un poco lejanos. Pero los discursos de ultraderecha también están aquí. Está pasando en toda Europa y en el mundo. Es una reacción de gente que, en cuanto le ha temblado la tierra bajo sus pies y han empezado a perder sus privilegios, se han agarrado a los conceptos más retrógrados, tradicionales, castrantes, jerárquicos y fascistas de la sociedad. Por fortuna, tengo esperanza porque creo que tenemos alternativas. Hay suficientes movimientos liberadores que, unidos, pueden hacerles frente.

¿Quién es Maialen Lujanbio?

(Risas) ¿Yo? Una mujer normal y corriente que trabaja con las palabras, la voz, los sonidos, las ideas, que principalmente toman forma de verso improvisado pero también otras formas escritas o plásticas, siempre en torno a la lengua, el lenguaje, al fondo y la forma de las palabras. La lengua, el euskera en mi caso, es mi materia artística. Y esa es Maialen Lujanbio (risas).

Para quien le interese esta entrevista y no sepa de qué va el bertsolarismo habría que empezar con una explicación. Se trata de una tradición cultural antiquísima en Euskal Herria donde un autor canta en euskera versos a capella que improvisa con una mezcla precisa de humor, crítica y...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

1 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. itsasotsoa

    Impresionante Maialen. Gracias por el artículo.

    Hace 8 días

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí