1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

  292. Número 292 · Enero 2023

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

IN MEMÓRIAM

De Edson, el hombre, a Pelé, el mito

Nos ha dejado un inventor de jugadas, un mago capaz de hacer cualquier cosa con el balón, que antes de convertirse en el futbolista con más Mundiales de la historia supo lo que era el hambre y el racismo

Ricardo Uribarri 3/01/2023

<p>Pelé. </p>

Pelé. 

Luis Grañena

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

En una escena de la película Evasión o victoria (1981), cuando están discutiendo sobre la táctica en un partido y las funciones que debe realizar cada jugador, Pelé agarra una tiza y sobre una pizarra dice: “Yo cojo el balón en nuestra área y hago esto, esto (simulando regatear a todos los rivales), esto, esto y gol. Es fácil”. ¿Una anécdota exagerada? Seguramente, pero a nadie le resulta descabellada porque refleja lo que era el futbolista brasileño: un inventor de jugadas, un mago capaz de hacer cualquier cosa en el campo con la pelota. Su destreza y los éxitos que acumuló con la selección de su país a lo largo de la carrera le hicieron pasar a la historia como uno de los más grandes, un logro que, a la hora de rendirle homenaje tras su fallecimiento a los 82 años, tiene más mérito si recordamos algunas de las dificultades a las que tuvo que hacer frente en su vida.

Pelé es, posiblemente, el brasileño más conocido de la historia a nivel mundial. La FIFA le declaró el mejor futbolista del siglo XX y el Comité Olímpico Internacional le nombró el mejor deportista del mismo periodo. Unos reconocimientos que parecían impensables de alcanzar cuando era niño. Edson Arantes Do Nascimento nació el 23 de octubre de 1940 en la localidad de Tres Corazones, en el estado de Minas Gerais, pero al poco tiempo su familia se trasladó a Bauru, en el interior de Sao Paulo. Su padre, Joao Ramos, más conocido como Dondinho, era futbolista, pero se tuvo que retirar por una lesión de rodilla. La situación económica de la familia era muy precaria, como recordó Edson en sus memorias: “Andábamos siempre descalzos y usábamos ropa desechada por otros. La casa era pequeña, estaba superpoblada y tenía goteras. Recuerdo que en más de una ocasión la única comida que nuestra madre podía darnos era pan con un trozo de plátano. Llegué a pasar hambre”. Eso le obligó desde muy pequeño a tener que vender cacahuetes y limpiar zapatos en la calle para ganar algún dinero. Siempre conservó la caja que utilizó para esta tarea y actualmente se expone en el museo que le dedicó la ciudad de Santos.

A Pelé le pusieron Edson de nombre en honor a Thomas Alva Edison, el inventor que creó la primera bombilla de luz eléctrica, por coincidir su nacimiento con la llegada de la iluminación a Tres Corazones. En su casa siempre le llamaron Edson, aunque a la hora de apuntarle en el registro el funcionario le puso el nombre de Edison, lo que provocó que en varios documentos oficiales apareciera de esa forma, algo que no gustaba mucho al jugador. Habrá quién se pregunte por qué a ese niño se le terminó conociendo mundialmente como Pelé. De pequeño, además de jugar de delantero y marcar goles, siempre le gustó ejercer de guardameta. Resulta que en el modesto equipo del Vasco de Sao Lorenzo había un portero que se llamaba Bilé, y Edson, cada vez que hacía una parada, se decía a sí mismo ¡“Agarra, Bilé”! Pero como aún no pronunciaba del todo bien las palabras, sus compañeros entendían que decía Pelé en lugar de Bilé y con ese nombre le empezaron a llamar. A partir de entonces, convivieron dos personalidades en un cuerpo, como él mismo reconoció: “Con los años he aprendido a vivir con dos personas en mi corazón: una es Edson, que se divierte con sus familiares y amigos, y la otra es el futbolista Pelé”.

A pesar de vivir en un país donde el mestizaje de razas es una de sus características, a Pelé también le tocó vivir algún episodio de racismo. En sus memorias relató que, cuando iba a la escuela, había una chica que le gustaba mucho pero un día su padre la regañó y le dijo “¿Qué haces con ese ‘negrinho’”? Él se fue a su casa llorando y la chica jamás le volvió a hablar.

Durante unos años, Edson tuvo la ilusión de ser piloto de aviones. Muchos días iba al aeroclub más cercano para ver las maniobras que hacían al despegar y aterrizar las aeronaves. Sin embargo, un avión se estrelló cerca de su domicilio y el piloto falleció. La visión del cuerpo después del accidente se le quedó grabada en la mente y le quitó todas las ganas. Nunca más volvió al aeroclub.

En 1950, Brasil jugó en su templo de Maracaná la final del Mundial ante Uruguay. La selección charrúa rompió todos los pronósticos y se impuso a la anfitriona, provocando el llamado “Maracanazo”. Aquel día, Edson vio llorar a su padre, algo que le impresionó porque creció con la idea de que los hombres no podían demostrar sus emociones de esa manera. Para intentar quitarle la pena y que se sintiera mejor, le hizo una promesa: “Un día ganaré la Copa del Mundo para ti”.

En aquellos años hubo equipos europeos, Real Madrid y Juventus, entre otros, que intentaron llevarlo al viejo continente, pero él siempre se mostró reacio a dar el salto

Las habilidades de Edson con el balón hicieron que, tras militar en varios equipos aficionados, empezara a jugar en el Bauru Atlético, equipo de la localidad donde vivía. Allí le entrenó el exjugador de la selección brasileña Waldemar de Brito, que vio tantas condiciones en él que recomendó al Santos que lo fichara “porque iba a ser el mejor jugador del mundo”. A pesar del disgusto de su madre, que le dijo “no juegues al fútbol. Tu padre jugaba, se lesionó y ahora no puede mantener a la familia”, se marchó de su casa con apenas 15 años para integrarse en la cantera del club. Le ofrecieron alojarse en la residencia del equipo, pero él prefirió quedarse en la pensión que tenía una conocida de la familia. Años después, cuando ya era una figura del equipo y había ganado su primer Mundial, siguió alojándose durante algún tiempo en aquella pensión y trasladándose a los entrenamientos en metro. 

La relación Pelé-Santos duró 19 años, hasta 1974. Un mes después de su llegada, debutó con el primer equipo en un amistoso anotando un gol. En 1956 se asentó con los mayores y ya nadie le quitó el puesto. Con el equipo albinegro conquistó 20 títulos: diez estaduales, seis nacionales, dos Copas Libertadores (en 1962 y 1963) y dos Intercontinentales. Pelé marcó tres goles en las dos finales de la Libertadores y nada menos que ocho en las dos de la Intercontinental, con exhibiciones como la que protagonizó en el estadio del Benfica, cuando anotó cuatro tantos. En aquellos años hubo equipos europeos, Real Madrid y Juventus, entre otros, que intentaron llevarlo al viejo continente, pero él siempre se mostró reacio a dar el salto.

Pero lo que le hizo entrar en la leyenda del fútbol fueron los tres títulos mundiales que logró con Brasil, en 1958, 1962 y 1970, siendo el único jugador de la historia en conseguirlo. Al primero, en Suecia, llegó con apenas 17 años, con solo dos presencias previas en el equipo nacional y con una lesión que le impidió jugar los dos primeros partidos. Muchos no entendieron su convocatoria, pero el seleccionador Vicente Feola no tuvo dudas y Pelé le devolvió la confianza en el campo en cuanto pudo jugar. Anotó seis goles en cuatro partidos, dos de ellos en la final ante los suecos. El chico que llegó a la concentración siendo un desconocido hasta para muchos de sus compañeros, acabó siendo alzado en hombros en el césped entre las lágrimas de un adolescente que se acordaba de la promesa que hizo a su padre. Días después, la revista francesa Paris-Match le puso otro apodo que también le iba a acompañar el resto de su vida: O’Rei.

En 1962, en Chile, apenas pudo jugar un partido y medio porque una lesión en el segundo encuentro ante Checoslovaquia le dejó en el banquillo. Pese a ello, Brasil y Pelé lograron su segundo Mundial con una actuación estelar de Garrincha y Amarildo. En 1966 llegó una de las mayores decepciones en la carrera de Edson. Brasil acudió a Inglaterra como gran favorita tras ganar los dos últimos títulos y una dupla que invitaba a soñar, Pelé y Garrincha. Sin embargo, tras ganar el primer partido, Pelé no pudo participar en el segundo encuentro, en el que cayeron ante Hungría, al estar lesionado, y en el tercero fue objeto de entradas muy duras por parte de los jugadores portugueses, hasta el punto de que Eusebio, la gran estrella lusa, regañó a alguno de sus compañeros por la violencia que emplearon. Brasil fue eliminada en la fase de grupos y Pelé se prometió a sí mismo que no volvería a jugar otro Mundial.

Fue tal su impacto, que hasta que apareció, el dorsal más deseado era el 9. A partir de él, el 10 quedó para siempre como el de los mejores jugadores

Sin embargo, llegó 1970 y Brasil formó un equipo de ensueño que, de la mano de un seleccionador como el exjugador Mario Zagallo, realizó en México un campeonato histórico para lograr su tercera corona. Con jugadores como Gerson, Jairzinho, Tostao, Rivellino, Carlos Alberto y el propio Pelé, la canarinha ganó los seis partidos disputados marcando 19 goles, cuatro de ellos de Edson. Curiosamente, de aquel torneo casi se recuerdan más algunas de sus acciones que no acabaron en gol: el disparo desde el centro del campo que no entró por milímetros; su regate sin tocar el balón al portero uruguayo Mazurkiewicz, que finalizó con un remate que también se marchó fuera por muy poco; un remate de cabeza prodigioso desde el área grande que logró sacar el guardameta inglés Gordon Banks con una fantástica parada; y su pase sin mirar a Carlos Alberto para anotar el gol postrero en la final ante Italia.

Conviene recordar que en aquellos años no había tarjetas amarillas y rojas en el fútbol, por lo que el juego duro era tónica habitual, especialmente con aquellos jugadores que eran tan habilidosos y desequilibrantes como Pelé, que tuvo que sufrir muchos marcajes al hombre y entradas violentas. Pese a ello, nos dejó su impronta de jugador exquisito con el balón, regateador, rápido, capaz de manejar el balón con la izquierda casi con la misma destreza que con la derecha, inteligente, con una magnífica visión de la jugada y con un gran salto para rematar de cabeza como demostró varias veces, entre ellas, en el gol que anotó en la final del 70. Muchos analistas han señalado estos días que la mayoría de los regates o acciones que han sido habituales posteriormente en el fútbol ya los había hecho Pelé en su tiempo. Fue tal su impacto, que hasta que apareció, el número más deseado en el fútbol era el 9. A partir de él, el 10 quedó para siempre como el dorsal de los mejores jugadores.

Pelé fue nombrado embajador de las Naciones Unidas, embajador de Unicef, rodó 10 películas, grabó discos y hasta fue ministro de Deportes de Brasil en 1994

Solo un jugador de su trascendencia pudo conseguir cosas tan extrañas como que un país en guerra, Nigeria en 1969, estableciera un alto el fuego en la contienda durante 72 horas para que el Santos de Pelé pudiera jugar un partido contra los mejores jugadores nigerianos. O que, durante un amistoso en Bogotá, el árbitro Guillermo Velásquez le expulsara por protestar de forma airada las duras entradas que estaba recibiendo y, ante el escándalo que se formó entre las 60.000 personas que habían pagado una entrada para ver a Pelé, la Federación Colombiana decidiera en el descanso que regresara el jugador y se cambiara el colegiado. Tampoco se olvida el cartel expuesto en una calle durante México 70 de una compañía teatral que decía: “Hoy no trabajamos porque vamos a ver a Pelé”…

Pelé se despidió del Santos el 2 de octubre de 1974. Su idea era dejar el fútbol, pero una serie de inversiones en empresas mal gestionadas se comieron el dinero que había ganado y le generaron una importante deuda. Eso provocó que, después de rechazar muchas veces la idea de jugar fuera de Brasil, se viera obligado a aceptar la oferta del Cosmos de Nueva York, que llevaba varios años detrás de él. Le ofrecieron 2,8 millones por temporada, el sueldo más alto en aquel momento para un deportista. En el club de La Gran Manzana estuvo tres temporadas y ganó una Liga. El 1 de octubre de 1977, Pelé se retiró en un partido entre el Cosmos y el Santos, sus dos únicos equipos, jugando 45 minutos con cada uno. Aunque hay controversia sobre el total de goles que logró en su carrera, la FIFA le reconoce 757 goles en 831 partidos oficiales, una cifra que se eleva hasta los 1.284 goles en 1.363 partidos, si sumamos los amistosos que disputó. Su comentada afición por la portería le llevó incluso a disputar algunos minutos de cuatro partidos oficiales como guardameta y muchos más en amistosos.

Tras poner punto final a su carrera, Pelé fue nombrado embajador de las Naciones Unidas, embajador de buena voluntad de Unicef, rodó 10 películas, grabó discos y hasta fue ministro de Deportes de Brasil en 1994. Llevaba desde 2012 con problemas de salud hasta que finalmente falleció el pasado 29 de diciembre a causa de un cáncer de colon. Edson Arantes dos Nascimiento (“una persona normal, que tiene un montón de defectos”, como él se definía) nos dejaba, pero Pelé (“es perfecto, es inmortal”, como le gustaba decir), su legado, el mito, estará siempre presente.

En una escena de la película Evasión o victoria (1981), cuando están discutiendo sobre la táctica en un partido y las funciones que debe realizar cada jugador, Pelé agarra una tiza y sobre una pizarra dice: “Yo cojo el balón en nuestra área y hago esto, esto (simulando regatear a todos los rivales),...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Ricardo Uribarri

Periodista. Empezó a cubrir la información del Atleti hace más de 20 años y ha pasado por medios como Claro, Radio 16, Época, Vía Digital, Marca y Bez. Actualmente colabora con XL Semanal y se quita el mono de micrófono en Onda Madrid.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí