1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

  292. Número 292 · Enero 2023

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Niñering

La batalla contra el cáncer la libramos los sanos

Deberíamos dejar de alimentarnos morbosamente del dolor íntimo de quienes no tienen más remedio que mirar a la muerte a los ojos, y exigir en su lugar mayor inversión pública en investigación y sanidad

Adriana T. 5/01/2023

<p>Manifestación por la sanidad pública en Madrid el 13 de noviembre de 2022.</p>

Manifestación por la sanidad pública en Madrid el 13 de noviembre de 2022.

twitter.com/FRAVM

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

A lo largo de toda la historia conocida de la humanidad, desde Esquilo hasta las modernas telenovelas turcas, pasando por Shakespeare o Hans Christian Andersen, el público siempre ha disfrutado de lo lindo con una buena tragedia, en especial cuando está bien narrada, con los tiempos cuidadosamente calculados, los villanos identificados y el lúgubre y fatal destino de los protagonistas se intuye ineludible desde las primeras líneas.

En 2023 casi nada de esto ha cambiado, al menos en lo esencial. Sin embargo, un nuevo subgénero trágico empieza a consolidarse en las redes sociales: el de la narración descarnada de la enfermedad oncológica, generalmente explicada con todo lujo de detalles por parte del propio paciente, tanto en su vertiente orgánica y emocional como logística y administrativa. El público, que no siempre llega a diferenciar bien entre realidad y ficción, considera que este tipo de relatos son inspiradores, conecta fácilmente con la narración y se enganchan rápida y vívidamente a la trama, con la ventaja añadida de que ahora pueden interactuar con el protagonista de la historia a través de comentarios –por lo general de apoyo y empatía, aunque, incomprensiblemente, no siempre–, así como hashtags y likes. Sófocles se la estaría gozando fuerte con esto.

Los pacientes oncológicos se han convertido, a menudo muy a su pesar, en los nuevos guerreros trágicos a los que rendir ardoroso tributo en forma de likes. Sin embargo, no todos los enfermos de cáncer valen para este fin. No me malinterpreten. En la era en la que la comunicación se ha visto dominada por las principales redes sociales y, en consecuencia, sometida a sus diferentes lógicas, nada tiene de extraño que una persona decida compartir su vida en forma de tuits, vídeos, textos cortos o imágenes en busca de consuelo, compañía, intercambio de experiencias, validación o, simplemente, entretenimiento. Tampoco es en absoluto reprobable emplear la visibilidad que las redes brindan para dar voz o normalidad a una causa o, como sucede en este caso concreto, a una enfermedad que durante muchas décadas ha tenido la consideración de oprobioso secreto, de vergüenza íntima. Ni siquiera me parece mal que un enfermo decida hacer activismo en algún grado y narre su cruda realidad desde la óptica que mejor considere con el objetivo de concienciar a propios y extraños, aunque en ningún caso se debería creer que tienen la responsabilidad o la obligación de hacerlo.

Los pacientes oncológicos se han convertido, a menudo muy a su pesar, en los nuevos guerreros trágicos a los que rendir ardoroso tributo

Por desgracia, al público le gustan las tragedias puras, no los relatos costumbristas quejicas, reivindicativos o mínimamente realistas. El público demanda el consumo de héroes y heroínas luminosos, víctimas perfectas sin claroscuros que pelean contra un destino cruel sonriendo impasibles ante la muerte, haciendo exhibición de un coraje que, seamos justos, es inexigible a cualquier ser humano. Quieren ídolos y relatos fáciles de manejar, poco incómodos. La audiencia quiere ver stories con el horripilante batín del hospital, quieren contemplar sangre, sueros colgados en perchas desde los que se perfunde morfina y otros medicamentos destinados a mantener al héroe vivo y guerreando. Quieren asomarse desde la comodidad de su hogar a las heridas abiertas, a los puntos de sutura, a la alopecia, a las ojeras amoratadas, a los gestos de dolor y postración. Quieren ver cómo el héroe cae y se vuelve a levantar con una sonrisa pintada en el rostro, inasequible al natural desaliento que la mayoría de nosotros sentiríamos en una situación similar.

De alguna manera que todavía no alcanzo a entender muy bien, los enfermos oncológicos están siendo despojados del control de su propio relato y fagocitados para servir a los intereses de la narrativa individualista y neoliberal; ya saben, “si quieres, puedes”, “sonríe”, “visualiza el éxito”, etc. En ningún caso se les permite quejarse o pedir ayuda aludiendo a lo colectivo. Tampoco ser materialistas y preocuparse por esas minucias tales como tener un techo y tres comidas diarias en un momento de su vida en el que, dependiendo de sus circunstancias, tal vez hayan tenido que renunciar a su trabajo y única fuente de sustento. No se les permite hablar de la muerte si no es en términos estrictamente belicistas, como una batalla a la que tienen que plantar cara y ganar, como si sobrevivir al cáncer fuera una cuestión de mera actitud. No se les deja pensar en voz alta en qué pasará si, efectivamente, logran sobrevivir, pero lo hacen con secuelas que comprometen su calidad de vida y su capacidad para trabajar o desempeñarse de manera autónoma. Se convierte en tabú para estos enfermos mostrar desánimo, tristeza o momentos de pánico. La depresión, ansiedad u otros trastornos de la salud mental desatados tras el infausto diagnóstico son declarados anatema. O, en una retorcidísima vuelta de tuerca, si el enfermo de cáncer los sufre, hará bien en sufrirlos con una sonrisa y darnos así una lección de vida.

Ahora que estamos atravesando una época en la que los profesionales sanitarios están exponiendo sin tapujos la insoportable realidad con la que tienen que lidiar a diario por la falta de recursos materiales y humanos (véase el tuit insertado a modo de ejemplo), los enfermos de cáncer son fetichizados por la narrativa individualista que trata de imponer la idea de que su enfermedad es una batalla que ganarán si demuestran poseer la actitud adecuada para ello. No sólo eso, los enfermos son también sometidos a las lógicas del mundo del espectáculo. Se les exige una cierta presencia, una historia conmovedora y sin tacha, apariciones frecuentes en sus redes sociales, reivindicaciones que no incomoden realmente. Se les obliga a ser luz en el momento de mayor oscuridad de su vida.

Pero los enfermos no son influencers, ni los protagonistas de una telenovela, ni coaches motivacionales. Tampoco ganan, ni pierden, o siquiera batallan: bastante tienen con cuidarse y dejarse cuidar, con poder acceder a tiempo a los tratamientos indicados, con pelear –porque eso sí que es una pelea– contra el entramado burocrático para poder optar a una baja remunerada o a una pensión cuando sobreviven al cáncer con secuelas.

Si alguien puede ganarle la batalla al cáncer tiene que ser la sociedad en su conjunto, no el individuo aquejado de ese padecimiento. Deberíamos dejar de alimentarnos morbosamente de los dolores profundos e íntimos de quienes no tienen más remedio que mirar a la muerte a los ojos, y exigir en su lugar más recursos públicos, mejor sanidad, financiación para la ciencia y la investigación, y bajas por discapacidad. A Eurípides este enfoque no le parecerá tan divertido, pero, dado que lleva unos 2.500 años muerto, creo que va siendo hora de que empecemos a hacer las cosas de otra manera.

A lo largo de toda la historia conocida de la humanidad, desde Esquilo hasta las modernas telenovelas turcas, pasando por Shakespeare o Hans Christian Andersen, el público siempre ha disfrutado de lo lindo con una buena tragedia, en especial cuando está bien narrada, con los tiempos cuidadosamente calculados, los...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autora >

Adriana T.

Treintañera exmigrante. Vengo aquí a hablar de lo mío.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

2 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. pipe49

    Ufff! Gerardo, la Sra Torres te va a quitar el primer puesto entre mis periodistas preferidos de Ctxt. Me conmueve la inteligencia, la humanidad y la verdad que derrocha esta señora.

    Hace 24 días

  2. andres-mellado

    La lucidez y la valentía del artículo me sugiere un único comentario ¡Bravo, Adriana, bravo! Por favor escribe más, ni se te ocurra volver al niñering, ni a la caja del súper. Si hace falta, estoy hasta dispuesto a la tediosa tarea de seguir buscando suscriptores para CTXT, pero no nos dejes. Un abrazo muy fuerte.

    Hace 25 días

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí