1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

  292. Número 292 · Enero 2023

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

el gigante asustado

Ratzinger: el ideólogo de las actuales guerras culturales

Sin los escritos de Benedicto XVI se derrumbaría el edificio del nacional conservadurismo de Orbán, Meloni, Salvini, Le Pen, Morawiecki o Abascal. Tras su muerte, el ala conservadora anti Francisco ha roto el silencio

Gorka Larrabeiti 9/01/2023

<p>Benedicto XVI.</p>

Benedicto XVI.

Luis Grañena

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

El encomio mediático de rigor ante la muerte no ha fallado: papa sabio, papa filósofo, papa literato, Mozart de la teología, etc. Un “iluminado” para la presidenta italiana de ultraderecha Giorgia Meloni y su vicepresidente Salvini. Pero pasadas las exequias, la Historia, barredora de panegíricos, vuelve a colocar a cada uno en su sitio. El secretario personal de Benedicto XVI no para de lanzar pullas al papa Francisco y la tregua entre los sectores progresista y conservador de la Iglesia está rota. En verdad, no ha habido persona que haya polarizado tanto como Joseph Ratzinger. Varios cardenales ruegan que se le nombre doctor de la Iglesia, aunque sus notas privadas han sido o serán destruidas –asombrosa premura– por deseo expreso del difunto. Al mismo tiempo, teólogos como Boff o intelectuales jesuitas como Reese recuerdan la larga lista de censurados y el ambiente irrespirable en el Vaticano por la supresión de toda forma de debate durante su época como inquisidor. No podían faltar tampoco quienes se han agarrado a su presunta implicación en cuatro casos de abusos sexuales cuando era arzobispo en Munich o al endeble argumento de su adolescencia nazi.

Admitámoslo: Ratzinger fue un gigante. Espantoso y espantado, mas gigante. Y no sólo por la cantidad, sino ante todo por la calidad de su magisterio. No se entienden los últimos 40 años de la Iglesia sin hacer referencia a su cruda figura, primero como teólogo en el Concilio Vaticano II; luego, como recio prefecto de la Congregación de la Fe, alter ego de Juan Pablo II; después, como papa absolutista, azote de ilustrados y relativistas y, finalmente, tras su dimisión, como papa emérito, un rol inédito –un estorbo– que con toda probabilidad será exclusivamente suyo en la historia del papado. Tampoco tendrían sentido los últimos 40 años del conservadurismo mundial sin referencias a muchos de sus escritos –Dominus Iesus, Nota doctrinal sobre el compromiso y el comportamiento de los católicos en la vida política, Europa en la crisis de las culturas, el libro Sin raíces. Europa. Relativismo. Cristianismo. Islam, escrito con el neocon Marcello Pera, Homosexualitatis problema... Además, no olvidemos que presidió el comité responsable del actual Catecismo de la Iglesia católica. No hay político ultraconservador que no considere su legado como una fuente imprescindible de pensamiento. Sin el refinamiento y el denuedo de su mente, difícilmente se hubiera acrisolado la alianza identitarista entre sectores del catolicismo y del neoconservadurismo. Sin esos escritos se derrumbaría el edificio del nacionalconservadurismo de los actuales Orbán, Meloni, Salvini, Le Pen, Morawiecki o Abascal. Ratzinger ha sido y sigue siendo ideólogo de referencia de las actuales guerras culturales. Por la pasarela del funeral de Benedicto XVI ha desfilado varios líderes del conservadurismo mundial. Por algo será. En suma: Ratzinger es todavía hoy uno de los rivales más acerados de la República, gracias a las lecturas a las que su magisterio da cabida en materias como laicismo, Europa, Islam, migraciones o, especialmente, bioética (aborto, eutanasia, homosexualidad…). 

En realidad, muchos análisis del profesor Ratzinger eran impepinables: la técnica era inhumana, el ser humano se desentendía de lo trascendente, la revolución sexual y el 68 lo despatarraban todo… de modo que Europa se secularizaba, descristianizaba y la Iglesia perdía influencia y poder. Las tres palabras que impuso el Concilio Vaticano II –aggiornamento, desarrollo y ressourcement (vuelta a las fuentes)– leídas en 1968, un año contestatario, asustaron a Ratzinger, que reaccionó como el gigante egoísta del cuento de Oscar Wilde. Rabioso ante la noticia de unos niños jugando en su jardín, el Panzerkardinal apostó –el mundo cual monasterio– por defender la Iglesia cercándola con un alto muro desde el que recristianizaría la alocada y gentil Europa. De modo que, estudioso como era, no tardó en dar con el verdadero culpable histórico del abandono de la Iglesia, la Ilustración, que tras relegar la religión al rincón de lo privado, acaba relativizándolo todo. He ahí “el problema más grande de nuestra época”1 para el gigante escamado: la dictadura del relativismo, idea central de su papado. Contra ella batalló cargado de una razón mayor que cualquiera de las razones: la fe en el Hijo de Dios, el hombre verdadero, “medida del verdadero humanismo”. A partir de ahí, de ese giro premoderno, todo vuelve a encajar como le encajaba a Ptolomeo. Distinguía, por ejemplo, la “sana laicidad” (lo terreno goza de autonomía de la esfera eclesiástica, pero no del orden moral) del laicismo agresivo, degenerado. Como prefecto de la Congregación de la Fe, o sea, como inquisidor, normativiza el compromiso y la participación de los católicos en la vida política, enumerando las “exigencias éticas fundamentales e irrenunciables” (aborto y eutanasia, derechos del embrión humano, tutela y promoción de la familia monógama sin divorcio, libertad de educación de los padres, libertad religiosa, economía del bien común y la paz) y ya como papa las eleva a la categoría de “principios no negociables” durante un convenio del Partido Popular Europeo celebrado en plena campaña electoral italiana en 2006. En ese momento, la economía y la paz ya no figuran entre los “principios no negociables”. Ratzinger elogia, frente a la laicista Europa, a Estados Unidos: “Lo que me encanta de EE.UU. es que comenzó con un concepto positivo de laicidad”. No se trataba de copiar al país norteamericano, pero digamos que siente envidia de esa presencia de Dios en la vida política. Ratzinger, en el libro-diálogo con el presidente del Senado italiano Marcello Pera, señala la condición para que se alcance una “religión civil cristiana”, que incluiría a creyentes y no creyentes con “valores” compartidos: la existencia de “minorías creativas”, “convencidas”, “tocadas por la fe” e inspiradas en el cristianismo primitivo y los conventos monásticos medievales, que debían servir de caldo de cultivo.2 Esa invitación a formar “minorías creativas” la recordó Abascal en su tuit panegírico. Y así, buscando y rebuscando raíces, levantando muros, fue remontando corrientes históricas hasta llegar a lo más retro de lo retro: Summorum Pontificum, o el regreso a la Sagrada Liturgia en latín. Frente al centrifuguismo de la Iglesia de Francisco, ocupada en las “periferias existenciales”, el centripetismo de las minorías de Ratzinger.

Es cierto, sin embargo, que todo papa, como todo cristiano, debe atenerse a la Doctrina Social de la Iglesia. Por tanto, entre pontificado y pontificado hay más cosas en común de las que parece. Eso sí: quedan los matices, matices fundamentales que traza la Historia. En cuestiones como el islam o las migraciones, visto desde fuera, el magisterio de Benedicto XVI y el de Francisco se antojan casi opuestos. Pero lo sustancial es radicalmente común. Dicho lo cual, maticemos. Benedicto XVI cometió alguna torpeza diplomática, como cuando calificó de “anticristiano” el atentado terrorista de Londres en 2006 –rectificó a todo correr–, o en el sonado discurso en Ratisbona – ¡la que se lió con aquella cita ofensiva para los musulmanes!–, que en círculos racistas e islamófobos se interpretó casi como una bula. Que Benedicto XVI no fuera en absoluto un islamófobo, no quita para que muchos círculos intelectuales muy próximos a él lo fueran, y mucho. Su propio secretario, el célebre cardenal Gäenswein, opinaba así: “Los intentos de islamizar Occidente no cabe negarlos y un falso respeto no debe hacer que se ignore el riesgo relativo a la identidad de Europa”. Suena a Vox, ¿no? Comparado con Francisco, Benedicto XVI no solo hizo poco en el diálogo interreligioso, sino que se mostró torpísimo. Esa tibieza, unida a su aguerrida defensa de las raíces cristianas de Europa, sirvió en bandeja a la ultraderecha identitarista un poderoso caballo de batalla. 

Las perogrulladas papales, debidamente manipuladas, brindan otra vez a la ultraderecha otra arma eficaz para esquivar problemas complejos

En materia de emigración, la Doctrina Social de la Iglesia establece los cuatro verbos que emplea Francisco: acoger, proteger, promover e integrar. Seguro que los han usado los tres últimos papas. Ahora bien, Benedicto XVI, siguiendo la estela de Juan Pablo II, insiste más en la raíz del problema que en el problema mismo: “En el actual contexto socio-político, antes incluso que el derecho a emigrar, hay que reafirmar el derecho a no emigrar”. El fino intelectual caía en la pura perogrullada: “La solución fundamental es procurar que en su patria haya suficientes puestos de trabajo, un entramado social suficiente, de modo que nadie necesite emigrar”. Y las perogrulladas papales, debidamente manipuladas, brindan otra vez a la ultraderecha otra arma eficaz para esquivar problemas complejos. Salvini, que vistió en una ocasión una camiseta con el lema “Mi papa es Benedicto”, citaba esa misma frase para fustigar a Francisco. Otra vez, otro pequeño abismo entre los enfoques de Benedicto y Francisco. Para este, “la grave crisis humanitaria ligada al drama de las migraciones” es “el verdadero nudo político global de nuestros días”. El compromiso con “los débiles, los invisibles y los descartados” de la Iglesia de Francisco, lo primero, lo urgente. Sus viajes a Lampedusa o Lesbos dan prueba de ello.

Por último, la bioética, donde Ratzinger dio lo peor de sí. Suyo es el documento Homosexualitatis persona, que agrava lo escrito en 1975 –actos “intrínsecamente desordenados”–, donde no da otro resquicio a los homosexuales que llevar su cruz y vivir la castidad (párrafo 12). El sexo les asustaba: “No es casualidad que la difusión y la creciente aceptación social de la homosexualidad estén acompañadas de una seria crisis en el ámbito del matrimonio y de la familia, con una mentalidad ampliamente difundida hostil a la vida, así como de una espantosa libertad sexual”. ¿La caída demográfica en Europa? Culpa de los homosexuales. ¿Los abusos sexuales a menores en la Iglesia? Culpa del “colapso mental” del 68. ¿El desplome de la vocación sacerdotal? Ídem. Acaso lo que Ratzinger temía en el fondo eran los cambios, la Historia, la escoba de Don Abbondio. Desde luego, deja una herencia incómoda: la prioridad de lo bioético en la política ultraconservadora, pues no hay mejor trampantojo para eludir lo económico y social.

Fallecido Ratzinger, el ala más conservadora de la Iglesia está descabezada, lo que no es buena noticia. La acción moderadora que ejercía Benedicto XVI tras su dimisión se ha eclipsado. Se avecinan meses de mucho ruido. El ala conservadora antibergogliana ha roto el silencio relativo que reinaba estando vivo Ratzinger: los cardenales Müller y Gäenswein anuncian sendos libros. El griterío conservador alerta del peligro del cisma casi a diario. Agitan, tensan el ambiente. “Tienen la mira puesta, más bien, en condicionar la sucesión a Francisco”, según el historiador Daniele Menozzi.3 El gigante descansa; los gigantitos que lo emulan, no.

-------------------------------------------------

Notas:

1. Ratzinger, J.: Fede, veritá, tolleranza. Siena, Cantagalli, 2003, p. 87.

2. Pera, M. y Ratzinger. J.: Denza radici. Europa. Relativismo. Cristianesimo. Islam. Mondadori, 2004, p. 108-113

3. Scaramuzzi, I.: Il sesso degli angeli. Pedofilia, femminismo, lgbtq+: il dibattito nella Chiesa. Edizioni del Asino, 2022, p. 128.

El encomio mediático de rigor ante la muerte no ha fallado: papa sabio, papa filósofo, papa literato, Mozart de la teología, etc. Un “iluminado” para la presidenta italiana de ultraderecha Giorgia Meloni y su vicepresidente

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí