1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

  292. Número 292 · Enero 2023

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

POSFASCISMO

Un intento de golpe anunciado

Las claves del desafío a la democracia brasileña: el apoyo de Bolsonaro a las acampadas golpistas frente a los cuarteles, la implicación de algunos militares, la connivencia de la Policía Militar y el poder de las redes ultras

Bernardo Gutiérrez 10/01/2023

<p>Imagen del asalto golpista en Brasilia.</p>

Imagen del asalto golpista en Brasilia.

twitter.com/industrielegie

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

El 17 de junio de 2013, una multitud rodeó el Congreso brasileño y bailó sobre su tejado. La acción era el colofón a la manifestación del Movimento Passe Livre (MPL), un colectivo de extrema izquierda que pedía reducir la tarifa del transporte urbano. Aquella tarde, Brasil estalló. Millones de personas tomaron las calles. En aquella espectacular toma del congreso de Brasilia, los manifestantes también pedían sanidad y educación públicas. Las banderas brasileñas eran minoritarias. Había máscaras de Anonymous, pasamontañas, jóvenes de las periferias, Black blocs. Replicando la técnica del People’s Microphone de Occupy Wall Street, una persona gritaba frases y la multitud las repetía. “Formamos parte de una lucha nacional, de una lucha internacional”, decía la voz anónima. Aquella noche, nadie ocupó de facto el Congreso. La policía dispersó a la multitud con relativa facilidad. Aquella noche fue el momento más significativo de las Jornadas de Junho, la oleada de protestas escoradas a la izquierda que desequilibró al bipartidismo brasileño.

El domingo 8 de enero, casi una década después de aquella improvisada ocupación, una multitud saqueó la sede de los tres poderes de Brasil: el ejecutivo (el palacio do Planalto), el legislativo (Congreso y Senado) y el judicial (Supremo Tribunal Federal, STF). Mientras policías militares se hacían selfies, una turba descontrolada subía por la misma rampa que había usado Lula da Silva, una semana antes, para entrar en el palacio presidencial. Las escenas, un remake tropicalista del asalto al Capitolio estadounidense de 2021, son impactantes. Un hombre defecando en el interior del Senado. Fuego a las puertas del Congreso. Un ejemplar original de la Constitución de 1988, robado. Cristales rotos. Muebles y ordenadores destruidos. Cuadros dañados, entre ellos, el mítico As mulatas, de Di Cavalcanti. El busto de Ruy Barbosa, histórico líder de la abolición de la esclavitud, machacado.

¿Qué diferencias separan a las acciones antisistema del 17 de junio de 2013 y del 8 de enero de 2023?, ¿quiénes son los responsables de los actos golpistas del pasado domingo?

El intento de golpe: tres actos y un preámbulo

El actor Alexandre Frotabolsonarista en 2018, ferviente antibolsonarista en la actualidad– revela con detalles en su timeline de Twitter que no hubo improvisación el domingo. Denuncia a muchos golpistas usando sus propias fotografías y vídeos. Allí estaban Léo Índio (sobrino de Bolsonaro), políticos y militares de segundo escalón, sub celebridades, pastores, pequeños empresarios, variopintos influencers bolsonaristas. Además, Frota revela que los propios golpistas reconocen haber sido financiados (algo confirmado por la periodista Miriam Leitão) y que la Policía Militar (PM) del Distrito Federal de Brasilia no hizo nada para evitar la invasión. Más bien lo contrario: en lugar de frenar su avance, la PM escoltó a la turba golpista a la praça dos Três Poderes en una jornada que va camino de ser un gran suicidio de la derecha brasileña.

Los tuits de Alexandre Frota, uno de los bolsominions arrependidos más célebres, desnudan el guión de un golpe anunciado. De un intento de golpe en tres actos.

Empujada por las ambiguas declaraciones de Jair Bolsonaro y su clan, una multitud organizada pedía la intervención militar

El primer acto: once días antes de dejar la presidencia, Jair Bolsonaro y su mujer, Michele Bolsonaro, recibieron en la puerta del palacio presidencial a participantes de la acampada golpista situada enfrente del cuartel general del ejército de Brasilia. Bolsonaro les saludó. Michele se arrodilló para rezar con y por ellos. Empujada por las ambiguas declaraciones de Jair Bolsonaro y su clan, que no reconocieron abiertamente su derrota electoral, una multitud organizada pedía la intervención militar. Las acampadas golpistas se extendieron por Brasil. El 12 de diciembre, ardieron coches y autobuses en Brasilia, sin que nadie resultara detenido. Jair Bolsonaro huyó a Orlando para no tener que realizar el traspaso de la franja presidencial a Lula. Y continuó tuiteando medidas de su gobierno sin dejar de ser “presidente de Brasil” en su perfil.

Segundo acto: Ibanéis Rocha, gobernador del Distrito Federal, ferviente bolsonarista, se negó a desmantelar la acampada golpista de Brasilia. No solo eso: la Policía Militar fue connivente con la aglomeración de ciudadanos que llegaron a la plaza de los tres poderes desde la acampada. No es casual que el secretario de seguridad del DF, Anderson Torres, fuera el ministro de Justicia y Seguridad Pública de Bolsonaro. Tampoco que en el día D golpista, Torres estuviera en Orlando, según The Guardian, la misma ciudad que acoge a Bolsonaro. Ibanéis cesó a Anderson Torres. Demasiado tarde: la justicia ya ha inhabilitado a Ibanéis durante noventa días. Todo apunta a que no volverá a ser gobernador jamás.

Tercer acto. Los vídeos de la ocupación de los tres poderes revelan un secreto a voces: algunos militares estuvieron involucrados. Renato Rovai, director de la Revista Fórum, denuncia que algunos generales colaboraron en la jornada golpista. También que el Regimento de Cavalaria de Guarda y el Batalhão da Guarda Presidencial no estaban el domingo. “¿Quién dio la orden para que eso ocurriera?”, se pregunta Rovai. Existen sospechas de que algunos miembros del Gabinete de Segurança Institucional (GSI), de quien depende la seguridad de la presidencia, estuvieron alineados con el intento golpista. La ecuación de las muchas responsabilidades militares se redondea con el nombramiento del conservador José Múcio Monteiro como ministro de Defensa del gobierno Lula. Múcio dijo la semana pasada que las acampadas frente a los cuarteles eran democráticas. Muchos piden ahora su dimisión.

Una responsabilidad coral

El viaje personal del actor Alexandre Frota hacia la extrema derecha es el que emprendió parte del establishment brasileño. En los años ochenta y noventa, Frota interpretaba a galanes en los culebrones televisivos de la Rede Globo. Participó en la mítica Roque Santero (1985), que recreaba el interior rural de Brasil, entonces fascinado por la tradición ganadera de Texas y ahora volcado electoralmente con Bolsonaro. Durante la bonanza de la era Lula, transformado en desmelenado actor porno, el bon vivant Frota hizo dinero. En 2014, supuestamente indignado con la corrupción, se vinculó al Movimento Brasil Livre (MBL), que daba alas a la nueva extrema derecha. En 2016, apoyó el impeachment ilegal contra Dilma Rousseff. En las elecciones de 2018, se convirtió en diputado federal por el Partido Social Liberal (PSL), entonces partido de Jair Bolsonaro. En 2022 intentó volver a la derecha clásica, afiliándose al Partido da Social Democracia Brasileira (PSDB) del expresidente Fernando Henrique Cardoso. Fracasa: no consigue su sillón de diputado. Y se declara en bancarrota. ¿Existe mejor metáfora de la deriva de la derecha tradicional brasileña que la biografía de Frota, el galán-porn star-indignado?

A diferencia de Frota, buena parte del establishment brasileño no ha regresado aún de su viaje radical. Los tres actos del intento del golpe no habrían ocurrido sin un largo preámbulo. El actual partido de Jair Bolsonaro, el Partido Liberal (PL), formaba parte de la base aliada de los dos gobiernos de Lula (2003-10). El Partido Progressista (PP), firme aliado del Partido dos Trabalhadores (PT), entró de llenó en el Gobierno Bolsonaro. El Movimento Democrático Brasileiro (MDB), principal socio de gobierno de Lula y Dilma, promovió a bolsonaristas como Ibanéis Rocha en el DF. Aécio Neves, candidato derrotado del centro derechista PSDB, sembró dudas sobre la victoria de Dilma Rousseff en 2014. El think tank Instituto Fernando Henrique Cardoso llegó a recibir en 2015 a la ultraderechista guatemalteca Gloria Álvarez. Tras empujar a sus votantes hacia el bolsonarismo, el PSDB se hundió electoral y económicamente en 2022.

El exjuez Sérgio Moro es especialmente responsable del golpismo à brasileira

El exjuez Sérgio Moro es especialmente responsable del golpismo à brasileira. Formó parte en un proceso judicial lleno de irregularidades contra Lula. Fabricó la gran narrativa contra la corrupción del PT, pero lavó la cara del Gobierno de Bolsonaro, salpicado por la corrupción desde el inicio. El domingo 8 de enero, con la vandalización de los tres poderes avanzada, Sérgio Moro lanzó un tuit vergonzoso acusando al Gobierno Lula de reprimir las protestas de quienes tienen una opinión divergente. La preocupante radiografía se completa con la red de empresarios que financiaron la campaña de Bolsonaro, las acampadas golpistas, la producción de fake news y la llegada a Brasilia de miles de radicales. Y con el modelo de negocio de BigTech que, a golpe de algoritmos, favorece a la extrema derecha. Algunas de las cuentas de Twitter que jalearon el ataque del domingo, censuradas hace meses, fueron liberadas por el magnate Elon Musk en aras de la libertad de expresión.

El verdadero movimiento global

O buraco é mais embaixo, dicta el refranero brasileño. El agujero está más abajo. La tragedia es haber pasado de un escenario de insurrección desde abajo por un mundo más justo –15M, Occupy Wall Street, revueltas árabes, Passe Livre brasileño– a una oleada global reaccionaria que incentiva golpes contra el Estado de derecho. La ocupación del Congreso brasileño de junio de 2013 invocaba un movimiento global que defendía de forma descentralizada, entre otras cosas, una democracia real. En 2023, el verdadero movimiento global gira en torno a la extrema derecha moldeada por Steve Bannon. Eduardo Bolsonaro, hijo del expresidente, visitó en noviembre el resort Mar-a-Lago Club de Florida de Donald Trump, según The Washington Post. Dialogó con el propio Steve Bannon, con Ali Alexander (involucrado en el asalto al Capitolio estadounidense) y con Jason Miller (trumpista raíz y CEO de la red social extrema derechista Gettr).

O buraco é mais embaixo. El problema es más grande de lo que parece. Si en 2011 el miedo había cambiado de lado, como proclamaban los indignados de las plazas, en 2023 la efervescencia antisistema ha sido capturada por la extrema derecha, que juega a ser revolucionaria. Mientras, el lulismo apela al orden. Desde noviembre, el gurú Bannon llama a la rebelión brasileña contra el resultado electoral. Desde sus podcast, el hombre que mueve los hilos del trumpismo, del bolsonarismo y de Vox lanzó el hashtag #BrazilianSpring.

El 17 de junio de 2013, una multitud rodeó el Congreso brasileño y bailó sobre su tejado. La acción era el colofón a la manifestación del Movimento Passe Livre (MPL), un colectivo de extrema izquierda que pedía reducir la tarifa del transporte urbano. Aquella tarde, Brasil estalló. Millones de personas tomaron...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Bernardo Gutiérrez

es periodista, escritor e investigador hispano brasileño. Ha cubierto América Latina desde el año 1999, como corresponsal en Brasil la mayoría de ese tiempo. Es el autor de los libros Calle Amazonas (Altaïr), #24H (Dpr-Barcelona),  Pasado Mañana (Arpa Editores) y Saudades de junho (Liquid Books).

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

1 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. angel-neupaver-gonzalez

    EEUU 2021, Brasil 2023 y ¿España 2023? Si la izquierda vuelve a ganar, no es para nada descabellado el pensar en que seamos los siguientes en ver a una turba de fachas pulular por S.Jerónimo. Estaremos atentos.

    Hace 21 días

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí