1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

  292. Número 292 · Enero 2023

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

posfascismo

La extrema derecha está loca de remate

Los ultras atraen a multitud de “deplorables”, desde racistas y homófobos hasta los pirados de QAnon. Pero muchos más de los que apoyan a Meloni o Bolsonaro son “persuasibles”, que votan en función de sus propios intereses

John Feffer 19/01/2023

<p>Nazitomía</p>

Nazitomía

La boca del logo

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Arizona es la zona cero de las teorías más absurdas y los candidatos políticos más locos.

Prueba documental A: el caso de Kari Lake, la republicana que se presentó a gobernadora en las últimas elecciones de mitad del mandato. Aunque perdió en noviembre, ella sigue haciendo campaña (en las redes sociales, en los tribunales y en su propia imaginación nublada). Se niega a aceptar que Katie Hobbs, su adversaria demócrata, ganó por un 0,6 % de los votos. El delirio lo comparte con Donald Trump, que tuiteó que Lake debería “tomar posesión” del cargo de todas maneras, cual golpista victoriosa. Ahora, Lake, Trump y demasiados estadounidenses creen que todas las elecciones en las que no consigue la victoria predestinada un extremista del Make America Great Again están, por definición, “robadas”.

Luego está Blake Masters, el derrotado candidato republicano al Senado por Arizona, que acusó a la administración Biden de animar a millones de inmigrantes a entrar a Estados Unidos “para cambiar la demografía de nuestro país”. Se trata de una clara referencia a la teoría del “gran reemplazo”, según la cual los de fuera (extranjeros, de color, musulmanes), incitados por liberales y globalistas, se valen de la inmigración y de los mayores índices de natalidad para reemplazar a la mayoría blanca “nativa”. La teoría está cada vez más extendida entre nacionalistas blancos, activistas del nacionalpopulismo y asesinos en masa desde El Paso hasta Nueva Zelanda, que la citan en sus manifiestos.

Quizá el más loco de la banda sea Ron Watkins, el destacado defensor del culto a la desinformación QAnon, que se mudó a Arizona para presentarse al Congreso. Según QAnon, un contubernio internacional de pedófilos satánicos extraen y consumen una misteriosa sustancia que se encuentra en los cuerpos de los menores víctimas de la trata. Ah, y estos adoradores del diablo bien relacionados también controlan las Naciones Unidas, la economía mundial y hasta los Óscar.

Watkins no pasó de las primarias, pero Lake y Masters libraron contiendas muy reñidas, y otros conspiracionistas incluso llegaron a conseguir escaño en el Senado de Arizona, entre ellos Wendy Rogers, que rechaza los resultados de las elecciones de 2020; Anthony Kern, que participó en el asalto al Capitolio del 6 de enero; y David Farnsworth, simpatizante de QAnon. Que no te engañe su propaganda electoral. Estos republicanos de Arizona y otros iguales por todo el país no son conservadores. No quieren preservar el statu quo, sino anular las instituciones democráticas, además de las elecciones.

Las tres narrativas de extrema derecha más extendidas y manifiestamente falsas prosperan en un estado que le dio al mundo a Barry Goldwater, el político pionero de la derecha radical

Su triunfo no debería sorprendernos. Una gran cantidad de habitantes de Arizona cree que el gobierno miente en todo, desde la pandemia de covid hasta la disponibilidad de agua, y grupos paramilitares como The Patriot Movement se han abierto paso en la política de este estado. Las tres narrativas de extrema derecha más extendidas y manifiestamente falsas (que los satánicos globalistas controlan la economía, que las elecciones están “robadas” y que los extranjeros vienen dispuestos a “reemplazar” a los blancos) prosperan en un estado que, hace mucho, mucho tiempo, le dio al mundo a Barry Goldwater, el político pionero de la derecha radical.

Pero es un error atribuir la enorme proyección de estos candidatos de extrema derecha únicamente a un discurso así de loco. Los datos de un sondeo a pie de urna en las últimas elecciones indican que los votantes republicanos de Arizona priorizaron cuestiones básicas y muy reales como la inflación, que les provoca serias dificultades. Pienses lo que pienses del aumento de precios, es real, no como las historias macabras de QAnon. Y no fueron solo nacionalistas blancos los que apoyaron a semejantes candidatos. Kari Lake, por ejemplo, cosechó el 47 % del voto latino.

Está claro que la extrema derecha atrae a multitud de “deplorables”, desde abiertos racistas y homófobos hasta los pirados de QAnon. Pero muchos más de los que apoyan a candidatos como Kari Lake y sus homólogos a nivel internacional (Giorgia Meloni en Italia, Jair Bolsonaro en Brasil y Narendra Modi en India) son en realidad “persuasibles”, que votan en función de sus propios intereses, basados en necesidades políticas y económicas totalmente reales. Al atraer a estos votantes, la extrema derecha ha conseguido pasar de la marginalidad a la corriente dominante.

Y esos mismos persuasibles puede que ahora tengan la llave del futuro de la democracia.

Qué motiva a los votantes de extrema derecha

No hace tanto, se podría considerar que Suecia era lo opuesto a Arizona. Tras la Segunda Guerra Mundial, el Estado escandinavo se convirtió en el símbolo por antonomasia del socialismo democrático. Pero incluso allí, la extrema derecha ha ganado terreno, precisamente llegando a esos persuasibles.

En primer lugar, aunque Suecia sigue siendo mucho más igualitaria que Estados Unidos, ya no es tan democrática socialmente. En los años ochenta y noventa, una serie de gobiernos de centroizquierda redujeron los obstáculos a la libre circulación de capitales y comercio, ayudando a globalizar la economía del país y allanando el camino a un gobierno de centroderecha que en 2006 aplicó recortes de impuestos neoliberales y redujo el sistema de protección social.

El resultado fue un notable aumento de la desigualdad económica. De 1980 a 2019, el traspaso de la riqueza al uno por ciento más rico de suecos se puso a la par que el de la Inglaterra de Thatcher, de modo que, para 2017, el país tenía una concentración de mutimillonarios per cápita mayor que cualquier otro país en Europa, a excepción de Suiza. En 2019, The Economist informaba favorablemente del gran número de superricos suecos y de su aparente popularidad.

La extrema derecha se ha apoyado en mensajes contra la globalización, lo que supone una peineta tanto a la UE como a las instituciones financieras

Pero resulta que no es el caso con todos los suecos. La globalización neoliberal de la economía también produjo muchos “perdedores”, que ahora apoyan a los Demócratas de Suecia. En las primeras reuniones que celebró el partido, fundado en 1988 y dirigido por neonazis, contaron con “camisas pardas y miembros del partido realizando el saludo nazi, y su seguridad la conformaban skinheads”, según recoge Le Monde. Después de que los nuevos dirigentes se desprendieran del aderezo nazi y se centraran en la “amenaza” de los inmigrantes, el partido empezó a subir en las encuestas y llegó a quedar segundo en las pasadas elecciones de septiembre con el 20,5 % de los votos, lo que contribuyó a la formación de un nuevo gobierno de derechas.

Para irrumpir en la corriente dominante, este partido antes marginal se apoyó cada vez más en su plataforma económica populista, ofreciéndose a aumentar las ayudas públicas y reducir algunos impuestos para atraer a los votantes de clase obrera y a los desempleados. No cabe duda de que el racismo y la islamofobia han contribuido a aumentar su apoyo, pero de lo que más se ha beneficiado el partido ha sido del estallido de la indignación ante las políticas de austeridad económica que han hecho de Suecia uno de los países menos igualitarios de Europa.

Por todo el continente, la extrema derecha se ha apoyado en mensajes contra la globalización, lo que supone toda una peineta tanto a la Unión Europea como a las instituciones financieras mundiales. En el este, tales partidos han ganado poder en Polonia y en Hungría, y en la parte occidental, han desviado votos de los partidos comunistas en Francia e Italia, entre otros países.

Si la oposición a las políticas de austeridad ha sido el plato fuerte de estos partidos de extrema derecha, la guarnición especial han sido los mensajes en redes sociales, sobre todo acerca de la inmigración. Cuando se trata de sembrar miedo y resentimiento, los que cruzan la frontera son los chivos expiatorios perfectos. Los demócratas suecos, por ejemplo, han prometido deportar a los inmigrantes que cometan delitos o que sean “antisociales”, simple y llanamente, y no quieren aceptar más migrantes a menos que vengan de países vecinos (es decir, que sean blancos).

Los políticos de extrema derecha suelen ser extremadamente hábiles a la hora de dar rienda suelta a su locura o contenerla, dependiendo del público

La extrema derecha está obsesionada con los que cruzan fronteras no solo territoriales, sino también aquellas más conceptuales como son las de género, sexo y raza. En Hungría, el primer ministro, Viktor Orbán, ha cambiado la constitución para definir el matrimonio como la unión exclusivamente entre hombre y mujer, lo que prohíbe de facto la adopción a las parejas del mismo sexo. La primera ministra italiana, Giorgia Meloni, ha declarado que su partido dice “sí a las familias naturales, no al lobby LGBT, sí a la identidad sexual, no a la ideología de género”. Jair Bolsonaro se pasó su mandato como presidente de Brasil negando que existiera racismo en su país mientras socavaba los derechos de las comunidades indígenas.

En el meollo de tales políticas sociales de extrema derecha hay un intento de aplacar las preocupaciones de los grupos dominantes (blancos, hombres, heterosexuales, cristianos) relacionadas con la erosión de su situación económica y asegurarles que no van a sufrir ningún deterioro en su posición social, tampoco. Mientras, los partidos liberales y de izquierdas, que podían atraer a los votantes que la globalización y el neoliberalismo habían dejado atrás, han salido perdiendo en lo que deberían haber sido “sus” temas.

Elaborada para apelar a los intereses de los votantes, la agenda de la extrema derecha puede parecer muy alejada de todo ese universo de teorías conspirativas en las que los judíos controlan el mundo a través del financiero George Soros o los líderes del partido demócrata dirigen una red de trata de menores en el sótano de una pizzería en Washington, D. C. Aun así, una de las principales razones del éxito cosechado por la extrema derecha ha sido su capacidad de alternar entre políticas pragmáticas y mensajes extremistas.

Dos caras de una misma moneda

Un mes antes de las elecciones italianas, Giorgia Meloni publicó un curioso vídeo de seis minutos en el que saltaba sin esfuerzo del inglés al francés y al español. Y de paso, condenaba el nazismo y el antisemitismo, al tiempo que prometía su apoyo a la OTAN y a Ucrania.

En esos seis minutos, Meloni se presentaba al resto de Europa como una cosmopolita multilingüe que rechaza las raíces fascistas de su propio partido. Dentro de Italia, el vídeo gustó a los que estaban consternados por el coqueteo de la extrema derecha con Vladímir Putin y preocupados porque su ascenso al poder pudiera comprometer el apoyo financiero de la Unión Europea. Precisamente por no pronunciar aquellas declaraciones en italiano, era menos probable que el discurso alienara a sus principales partidarios nacionalistas.

La globalización y el neoliberalismo han provocado dificultades a ciertas comunidades como la clase obrera, la población rural y los más mayores

El vídeo de Meloni es un claro ejemplo de cambio de código: hablar de forma distinta a distintos públicos. Los políticos de extrema derecha del mundo entero suelen ser extremadamente hábiles a la hora de dar rienda suelta a su locura o contenerla, dependiendo del público. Viktor Orbán siempre ha tenido cuidado de formular sus opiniones antiinmigración en términos neutros desde el punto de vista racial. Solo en una ocasión, hablando con ciudadanos de etnia magiar en Rumanía, admitió abiertamente que los húngaros no quieren convertirse en una “raza mestiza”. Pauline Hansen, lideresa de un partido australiano de extrema derecha, creyó que se dirigía a un lobby armamentístico cuando planteó la estrafalaria idea de que la peor masacre ocurrida en el país, en 1996, fue una puesta en escena para impulsar el control de armas. Cuando era candidato al Senado en Ohio, J. D. Vance formuló una gran cantidad de opiniones conspiranoicas (que las elecciones de 2020 habían sido robadas, que el desprestigiado locutor de radio Alex Jones era “una fuente de información mucho más respetable que Rachel Maddow”) que nunca habría defendido ante un público más liberal.

El dog-whistling (“silbato para perros” o uso selectivo del lenguaje) no deja de ser otra versión de este fenómeno, en la que los políticos introducen cierto lenguaje codificado en sus discursos para dirigirse a distintos públicos a la vez. Las referencias al “estado de derecho”, a los “valores de la familia” o a los “globalistas” pueden significar diferentes cosas para diferentes personas. Solo los que están a la última entienden la imagen de la rana Pepe en el tuit de un político de derechas. Los asistentes a un mitin de Trump pueden oír una melodía pegadiza sin darse cuenta de que se parece mucho al himno de QAnon.

Lo que hace que el cambio de código y el uso selectivo del lenguaje sean tan peligrosos es lo cerca que se encuentran las partes loca y cuerda en el discurso de la extrema derecha. De hecho, resulta que las tres narrativas falsas más destacadas coinciden perfectamente con los tres atractivos generales más destacados de la extrema derecha.

Por ejemplo, las políticas económicas de la globalización y el neoliberalismo efectivamente han provocado dificultades a ciertas comunidades como la clase obrera, la población rural y los votantes más mayores. Y aunque estas políticas las impulsen poderosas instituciones como bancos y empresas transnacionales, no son el resultado de una conspiración judía, un contubernio de satánicos ni un grupo de globalistas con el oscuro plan del “gran reinicio” de utilizar la covid para destruir la soberanía de las naciones.

Sí, los partidos tradicionales en todo el mundo están llenos de políticos corruptos que hacen lo imposible para burlar al sistema. Sin embargo, la idea de que los liberales e izquierdistas han “robado” las elecciones en Estados Unidos o en Brasil hackeando los sistemas de voto electrónico o falsificando miles de papeletas ha sido desmentida una y otra vez.

La guerra, la agitación social y el cambio climático han creado una de las mayores oleadas de refugiados e inmigrantes desde la Segunda Guerra Mundial. Esas pobres almas están desesperadas por encontrar cobijo y seguridad en otros países. Pero no tienen ningún plan de “reemplazar” a la población blanca mayoritaria de Europa, Estados Unidos ni Australia. En realidad, muchos regresarían a casa si pudieran.

Al contrario que Meloni, Putin no necesita desviarse al centro para asegurarse aliados europeos ni para ganarse a los votantes independientes

Por lo cerca que están, los argumentos ilícitos se revisten de la credibilidad de los lícitos, y estos últimos obtienen algo de la potencia bruta de los primeros. Solo hay un paso, por ejemplo, de reconocer la corrupción en los partidos políticos a creer que han robado las elecciones. Lo más irónico es que si alguien intenta amañar elecciones, son los partidos de extrema derecha, como hicieron los republicanos con las tácticas de supresión de voto o el partido Fidesz de Hungría con el control del panorama mediático para reducir la opinión pública de la oposición. La extrema derecha a menudo proyecta en sus adversarios los mismos pecados que está acostumbrada a cometer en la sombra.

El peor ejemplo es el mejor ejemplo

En el discurso del pasado 30 de septiembre en el que anunciaba la anexión de cuatro provincias de Ucrania, el presidente ruso Vladímir Putin recurría a su ya familiar ultranacionalismo para justificar la abrogación del derecho internacional. Sin embargo, dio un extraño rodeo. Afirmó que los países occidentales estaban encaminados al “puro satanismo”. Añadió que Occidente “está dispuesto a pasar por encima de todo para preservar el sistema neocolonial que le permite parasitar y saquear el mundo”. Y para terminar, condenó a todos los que le dicen a los niños “que hay más supuestos géneros además de hombre y mujer” y les ofrecen “una operación de cambio de sexo”.

Eran afirmaciones raras en un discurso que debería haberse centrado en la geopolítica, pero Putin estaba consagrándose al dog-whistling como loco. Estaba enviando un mensaje a sus simpatizantes de extrema derecha dentro y fuera del país, les estaba diciendo que él también creía que los liberales satánicos controlaban el mundo y estaban “aleccionando” a niños para cambiar de sexualidad y género.

 A pesar de que la política republicana esté dominada por Trump, y Twitter, por Elon Musk, se puede contener a los locos y refrenar a la derecha radical

Al contrario que Giorgia Meloni, Putin no necesita desviarse al centro para asegurarse aliados europeos ni para ganarse a los votantes independientes. La invasión de Ucrania ha roto sus vínculos con Europa (hasta con la extrema derecha europea) y él lleva años amañando elecciones a su favor. El uso que hace sin tapujos de narrativas falsas ofrece una imagen espeluznante de lo que podría pasar si los políticos de extrema derecha de todo el mundo ganaran aún más elecciones, reformularan la democracia para asegurarse su dominancia en el futuro y comenzaran a hacerse con instituciones internacionales como la Unión Europea o incluso el Banco Mundial. Liberada de los compromisos de la política electoral, la extrema derecha se olvida de los persuasibles y, como Putin, ondea su bandera de locuras.

Todavía es posible salirles al paso a la próxima tanda de Putins, Melonis y Trumps. Pero implica evitar la falsa tentación de fomentar ideas igual de locas y apelar a auténticos deplorables. En cambio, una coalición de cuerdos debería intentar entender las verdaderas razones políticas y económicas que hacen que los persuasibles voten a Kari Lake y sus correligionarios, para poder elaborar argumentos y políticas que los convenzan.

Se puede hacer. Aunque Italia ha recurrido a la extrema derecha, suficientes votantes han rechazado a Kari Lake y a Jair Bolsonaro en las urnas. A pesar de que la política republicana esté dominada por Trump, y Twitter, por Elon Musk, se puede contener a los locos y refrenar a la derecha radical. Pero supone hacer partícipe al ciudadano en lo que más le importa: su cabeza, su corazón y, sobre todo, su bolsillo.

--------------

John Feffer es el director de Foreign Policy In Focus.

Traducción de Ana González Hortelano.

Este texto se publicó originalmente en Tom Dispatch.

Arizona es la zona cero de las teorías más absurdas y los candidatos políticos más locos.

Prueba documental A: el caso de Kari Lake, la republicana que se presentó a gobernadora en las últimas elecciones de mitad del mandato. Aunque perdió en noviembre, ella sigue haciendo campaña (en las redes sociales,...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

John Feffer

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

1 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. aramis

    ¿¿¿COALICIÓN DE CUERDOS???.... ¿Dónde; en EE.UU o en Europa?... ¡¡¡PO VASER QUENO!!!... Bromas aparte, el análisis de la situación sueca es bastante superficial donde los factores relevantes están ausentes. Y por otro lado la invocación a “los cuerdos” no es más que otro dog-whistling al mundo académico, donde supuestamente se concentran los «mas» cuerdos de la parroquia, que visto lo visto no quiere decir que sean cuerdos. Cierto es, sin embargo, que la ultraderecha se nutre de los valores que basamentan la lógica de la desigualdad, y que ni la democracia, ni mucho menos la izquierda han logrado doblegar. No me refiero a las políticas de austeridad, o a los austericidios institucionales y ciudadanos. Me refiero al fundamentalismo de las relaciones socioeconómicas de explotación en la triada clásica de la dominación, subordinación y exclusión. Con el neoliberalismo se llegó a un cierto equilibrio en esta triada después de la Segunda Guerra Mundial. Equilibrio que ahora está ya descompuesto por una desigualdad galopante que la izquierda no sabe, ni encuentra cómo recomponer. Y no lo encuentra, entre otros motivos, porque el problema ya no es solo de reparto de riqueza, sino de modelo de sociedad en línea muy alejada del individualismo neoliberal y la lógica del libre mercado. Nuestros «más cuerdos» son todos fundamentalistas neoliberales y todavía no tenemos cuerdos de la lógica de «lo común».

    Hace 12 días

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí