1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

  292. Número 292 · Enero 2023

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

INVESTIGACIÓN

Camarada Gustavo Bueno Martínez

El filósofo de cabecera de la extrema derecha hizo un viaje desde el falangismo a la ultraizquierda y de vuelta a la nostalgia del imperio católico español

David Teira 20/01/2023

<p>Gustavo Bueno con Santiago Abascal, en la escuela de verano de la Fundación Denaes, en 2012. / Fuente: El Español</p>
<p><br /><br /></p>

Gustavo Bueno con Santiago Abascal, en la escuela de verano de la Fundación Denaes, en 2012. / Fuente: El Español



A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

En las tres décadas que siguieron a su llegada a Asturias, en 1960, al filósofo riojano Gustavo Bueno le tomaron todos por comunista. Para empezar la policía de Franco –como podemos leer en los informes que ha rescatado Iván Álvarez–, pero también los propios comunistas: el PCE dos veces le ofreció el ingreso y dos veces lo rechazó Don Gustavo: quería ser independiente. Sus propios colegas, entre 1976 y 1992, le calificaban de “filósofo marxista” en todos los diccionarios que explicaban su obra. Así le percibíamos también los estudiantes de principios de los años 90: en 1995, yo mismo explicaba su posición sobre el proletariado a unos profesores de filosofía cubanos que venían a Oviedo con ansias de renovación doctrinal tras la caída de la URSS. Y él mismo nos daba pretextos: “El marxismo es el último horizonte de racionalidad”, le decía, por ejemplo, a Ramón Cotarelo en 1992.

Así que imagínense la cara que se nos quedó el 14 de abril 1998 cuando nos convoca a una conferencia en el Club de Prensa Asturiana para informarnos de que, en política, lo que nos tocaba ahora a los materialistas era recuperar el imperio católico español bajo el lema de “Por Dios hacia el Imperio”. La pregunta que nos hicimos todos era si aquello no sonaba demasiado a Falange para venir de un “filósofo marxista”. Pero nadie sabía qué contestar. Corría el rumor de que Bueno había sido falangista en la Salamanca de los 1950, pero por escrito sólo tuvimos el testimonio de Pedro Casado, difundido en 1999 a través del Estupidiario de los filósofos. En mi generación al menos, nadie le prestó mucha atención. Quizá porque la anécdota parecía mucho menos espectacular que las peripecias de muchos de sus coetáneos.

Entre 1952 y 1955, Bueno aparece en la prensa salmantina como comisario político provincial del Movimiento

A esas peripecias Gustavo Bueno Sánchez, su hijo mayor, les iba dando cobertura digital en un tono, a menudo sarcástico, en el Averiguador de su Proyecto Filosofía en Español. Si buscamos a Gustavo Bueno Martínez en ese mismo sitio, sigue apareciendo (en enero de 2022) prácticamente la misma biografía que aparecía en las solapas de sus libros: nada de política, cero comunismo, cero falange. Estas navidades me enteré de que se editaban los Escritos de juventud de Bueno, sin una sola nota sobre la vida del autor en aquellos años. Así que se me ocurrió teclear “Gustavo Bueno” en la Biblioteca Virtual de Prensa Histórica del Ministerio de Cultura y Deporte. Resumen ejecutivo de lo que encontré: entre 1952 y 1955, Bueno aparece en la prensa salmantina como comisario político provincial del Movimiento. A continuación se lo explico, apoyándome también en otras fuentes públicas, a todas las cuales pueden acceder en los enlaces. Llevan en abierto unos cuantos años, pero supongo que a nadie se le había ocurrido mirarlo (o contarlo).

En el Hogar de cadetes y guías

En marzo de 1949, con 24 años, Gustavo Bueno gana la cátedra de Filosofía del Instituto Lucía de Medrano, en Salamanca. Cuando llega a la ciudad, “no conocía a nadie”. De inmediato es nombrado jefe de estudios y, en enero de 1951, director. Su nombramiento lo firma un catedrático de filosofía de la Universidad Complutense, donde acaba de doctorarse, el católico José María Sánchez de Muniain, director general de enseñanza media. En julio de 1951, el falangista Joaquín Ruíz-Giménez es nombrado ministro de educación y propone una reforma de la secundaria  que abrirá un encendido debate público hasta su aprobación, en febrero de 1953. Ruíz-Giménez y su equipo denunciaban el bajo nivel cultural de los bachilleres. Más allá del memorístico Examen de Estado, el control sobre los conocimientos de los estudiantes brilla por su ausencia, especialmente –decían– en la enseñanza privada. La Iglesia católica reacciona inmediatamente ante la pretensión de entrometerse en sus colegios. Bueno va con Ruiz-Giménez. El 6 de octubre de 1951, declaraba a la prensa salmantina: “Los institutos tienen puesta su esperanza en el nuevo ministro”.

Lo que, a mis ojos de profano, resultaba inexplicable es que semejante reforma desatara una bronca que se prolongaría durante meses, con duelos editoriales entre ABC y Arriba, multiplicados en las principales revistas culturales de la época. En juego estaba algo más: en qué proyecto político debía formarse la juventud española. Como explica el historiador Ruiz Carnicer, a principios de los años 1950 se incorporaba a la vida pública una nueva generación de falangistas que no había participado en la Guerra Civil, desolados por la falta de formación política de los estudiantes y temerosos de que, tras la caída de Hitler, los monárquicos impulsasen una restauración que dejara pendiente para siempre su revolución. A principios de 1952, el Sindicato Español Universitario (SEU) crea sus Centros de Estudios Políticos, gestionados por una minoría intelectual con disciplina castrense que devolviese el fervor falangista a los licenciados. El Frente de Juventudes crea sus Seminarios de Formación con idéntico propósito para los más jóvenes.

Bueno se suma a la causa. El 26 de octubre de 1952 defiende en el “Hogar de cadetes y guías” (para chavales entre 14 y 20 años) que al Frente de Juventudes le corresponde la formación de la juventud española. El 4 de diciembre de ese mismo año, en el décimo aniversario de las Falanges juveniles de Franco, Bueno imparte la conferencia “Formación política de la juventud". A Bueno le presenta la prensa como director del Seminario de Formación del Frente de juventudes salmantino.

En enero de 1953 nos encontramos a Bueno como director del Centro de Estudios Políticos del SEU salmantino

El 28 de enero de 1953 nos encontramos a Bueno como director del Centro de Estudios Políticos del SEU salmantino, jurando su cargo como miembro de la Junta sindical del distrito universitario ante el jefe provincial del movimiento.

Toma de posesión de la Junta Sindical del Distrito Universitario de Salamanca. Foto publicada en 'El Adelanto', el 28 de enero de 1953. Aunque el diario no le identificaba, Bueno parece el tercero por la derecha, con traje claro.

Toma de posesión de la Junta Sindical del Distrito Universitario de Salamanca. Foto publicada en 'El Adelanto', el 28 de enero de 1953. Aunque el diario no le identificaba, Bueno parece el tercero por la derecha, con traje claro.

El 10 de febrero, también como director del Centro de Estudios Políticos, presenta las distintas posiciones en el debate sobre la reforma de la Enseñanza Media en un acto en el paraninfo presidido por Antonio Tovar, rector de la Universidad de Salamanca y consejero nacional del Movimiento. Tovar había sido, además, una de las voces más destacadas del debate. Como Bueno, Tovar estaba por el control de la enseñanza religiosa: “Los colegios privados se resisten, en grado mayor o menor, a toda inspección”, declaraba tres meses antes a Informaciones.

El gran proyecto de refundación del SEU pasaba por un multitudinario congreso estudiantil (“el paso definitivo hacia la unidad sindical de los universitarios”) que se celebraría en Madrid en abril de 1953, con discurso de clausura del propio Franco. Bueno aparece en la prensa como uno de los vicepresidentes del congreso regional preparatorio celebrado en Salamanca en marzo. El 5 de mayo encontramos una última mención a su actividad sindical, un seminario del Centro de Estudios Políticos que Bueno imparte sobre “El problema de España como Patria, Nación, Estado”. La prensa no nos dice en qué consistió el seminario, pero si Bueno obedecía la disciplina que se le presuponía a los dirigentes del SEU, cabe suponer que defendería la concepción imperial de la España católica que, por aquel entonces, promovía la Falange contra sus enemigos del grupo Arbor, partidarios de un catolicismo menendezpelayista.

En todo caso, la apuesta del SEU sale mal, pues al régimen de Franco no le interesaba ya demasiado la causa de los ortodoxos de Falange. En mayo de 1954 el SEU organizó una protesta ante la embajada británica en Madrid por la visita de Isabel II a Gibraltar. Aunque aparentemente bendecida por las autoridades, la manifestación fue reprimida por la policía, degenerando en una batalla campal que dejó en entredicho a los dirigentes del SEU ante el régimen y sus propios afiliados. Los falangistas más radicales comenzarían a desligarse del SEU, que acabaría de cavar su tumba en las protestas de 1956.

En julio de 1954, a los veintinueve años, Bueno se casa con Carmen Sánchez Revilla, también destacada activista del SEU desde los años 1940, y entre 1955 y 1958 nacen sus tres primeros hijos. Desde entonces, no vuelve a aparecer en la Hemeroteca hasta que en marzo de 1960 gana por unanimidad la cátedra de filosofía de la Universidad de Oviedo y comienza su etapa asturiana. ¿Qué ocurrió entre medias? No lo sé, pero no parece que Bueno se desvinculase de inmediato de la militancia falangista. El periodista Ignacio Francia nos ha explicado cómo desde el mismo SEU salmantino surgen por entonces iniciativas aperturistas, como las Conversaciones sobre cine español organizadas por Basilio Martín Patino. La Jefatura Provincial del Movimiento reacciona violentamente ante la fundada sospecha de infiltración comunista. El 9 de noviembre de 1955 celebra una reunión para condenar las Conversaciones, con el “camarada Gustavo Bueno Martínez” entre los asistentes. 

Acta de la reunión de Jefatura Provincial del Movimiento, 9 noviembre 1955. (c) Archivo Histórico Provincial de Salamanca [Imagen: Ignacio Francia]

Acta de la reunión de Jefatura Provincial del Movimiento, 9 noviembre 1955. (c) Archivo Histórico Provincial de Salamanca [Imagen: Ignacio Francia]

La revolución pendiente

De todo esto que les acabo de contar, hasta donde yo sé, Bueno no publicó nada nunca. No sabemos por qué, pero seguramente no fue porque se arrepintiese: no creía en el arrepentimiento. Cuando escribía sobre sus años en Salamanca, Bueno contaba anécdotas sobre cómo un ateo como él se las arreglaba para pasar desapercibido en aquel ambiente ultraclerical. Por ejemplo, tocar el armonio en misa para no participar en el culto. Me gustaría imaginar a Bueno haciendo algo parecido en el Hogar de cadetes y guías, pero me temo que allí era él quien oficiaba la ceremonia. En todo caso, mientras los historiadores no desciendan a los archivos, no podremos saber qué era lo que de verdad predicaba. Pero, se preguntarán ustedes, ¿por qué habría de importarnos? Bueno no fue, ni mucho menos, el único veinteañero falangista convertido al izquierdismo a los treinta. Baste recordar a Carlos París, Miguel Sánchez-Mazas o Manuel Sacristán. Pero Bueno fue, en cambio, el único que volvió visceralmente a sus orígenes cumplidos ya los 70. Ya saben, Por Dios hacia el Imperio. Y esto nos obliga a plantearnos al menos una pregunta: si la filosofía política del último Bueno es algo más que la racionalización de su falangismo juvenil.

Bueno no fue, ni mucho menos, el único veinteañero falangista convertido al izquierdismo a los treinta

Cuando Bueno explica la génesis de su filosofía de la religión nos recuerda su ateísmo juvenil y su encuentro con un perro numinoso por los caminos de Llanes. En el origen de sus preocupaciones políticas nos encontramos, en cambio, a los nazis. En 1995, Bueno le contaba a Julia Otero que la derrota del III Reich “le había despertado de su sueño idealista”. Nieto de carlista e hijo de germanófilo –según sus propias declaraciones–, Bueno tenía entonces veinte años y debía estar en Madrid, a punto de comenzar su Tesis doctoral (sobre filosofía de la religión) bajo la dirección del catedrático Santiago Montero Díaz. Inclasificable como su discípulo, Montero Díaz era un ideólogo falangista del imperio español. Demasiado nazi para el propio régimen, que ya adivina la derrota alemana, y le confina en Almagro hasta junio de 1945 para evitar que siga diciendo inconveniencias. Parece que a Montero le costó más que a Bueno despertar de su sueño idealista: “Vencida o victoriosa, Alemania tiene razón en esta contienda” le escribía a la embajada alemana en su carta de condolencia tras el suicidio de Hitler.

Se diría que Bueno fue simplemente cambiando de imperio: al Reich de los mil años le sucedió la España imperial en los 1950, que sustituyó por la Unión Soviética en algún punto de los 1960. De no ser por la Iglesia católica, Jesús habría sido un revolucionario fracasado, decía Bueno, y sin la URSS, Marx habría sido otro. Pero si el materialismo político va de apostar por el imperio ganador, cuando cayó la URSS en 1991, ¿por qué no aceptó Bueno el triunfo de la democracia liberal estadounidense, de una vez por todas? ¿Y qué pasó con el marxismo? Me temo que, pese a sus treinta años de materialismo, a Bueno le seguían pesando demasiado sus ideas de juventud, y no era sólo el imperio. Atención al programa político que nos proponía a los españoles “para el próximo milenio” en 1995: además de la unidad de España (fin de las autonomías), autarquía energética, servicio social obligatorio para jóvenes, desempleados y jubilados, pena de muerte.

Casi treinta años después, no es demasiado obvio que fuera eso lo que necesitábamos. Pero a Bueno parece que sí le hacía falta defenderlo. A los 75 años pudo elegir entre completar su gran obra filosófica, los quince volúmenes de la Teoría del cierre categorial (se quedó en cinco), o dedicarse a la agitación política. Eligió lo segundo [se acercó al partido de extrema derecha Vox y a la Fundación Denaes, de la que fue patrono]. Tras su muerte en 2016, queda para los historiadores aclarar cuál era la revolución que Bueno tenía pendiente. 

---------------

David Teira es catedrático de filosofía en la UNED

En las tres décadas que siguieron a su llegada a Asturias, en 1960, al filósofo riojano Gustavo Bueno le tomaron todos por comunista. Para empezar la policía de Franco –como podemos leer en los informes que ha rescatado Iván...

Autor >

David Teira

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí