1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

  292. Número 292 · Enero 2023

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

sanidad pública

El Servicio Nacional de Salud del Reino Unido se está desmoronado

El colegio de médicos de urgencias calcula que entre 300 y 500 personas mueren cada semana por fallos en la atención. Mientras, el personal sanitario se moviliza contra las condiciones precarias de trabajo y los salarios míseros

James Linney (Weekly Worker) 14/01/2023

<p>Trabajadores del National Health Service marchan durante una protesta en agosto de 2020 en Reino Unido. </p>

Trabajadores del National Health Service marchan durante una protesta en agosto de 2020 en Reino Unido. 

Roo Pitt

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

[El 8 de enero, tres días después de la publicación original de este artículo, el primer ministro británico Rishi Sunak se mostró partidario de cumplir las demandas salariales del personal sanitario para poner fin a la huelga del NHS. Pese al anuncio de Sunak, los sanitarios mantendrán por el momento los paros convocados].

Tras despedirnos de 2022, está claro que 2023 va a ser aún más sombrío. La tasa de inflación [en Reino Unido], si bien un poco más baja, continúa por encima del 10%, y la caída del poder adquisitivo obliga cada vez a más trabajadores a luchar para asegurar lo básico: vivienda, comida y calefacción.

La falta de cualquier oposición política significativa ha hecho que la primera línea de la lucha contra la pobreza real haya sido liderada por los sindicatos, y hemos visto un marcado aumento del número de huelgas. Solo diciembre tuvo un promedio de casi una al día, con personal universitario, trabajadores postales, bomberos, trabajadores de seguridad, conductores de autobuses, trabajadores ferroviarios y personal de las Fuerzas Fronterizas del Reino Unido votando a favor de ir a la huelga. No se han visto tantas huelgas desde el llamado Invierno del Descontento de 1978-79, aunque actualmente el número de afiliados a los sindicatos constituye alrededor de la mitad (6,4 millones) en comparación con 1979 (13,2 millones), y la influencia política de los sindicatos ha disminuido a lo largo de las décadas.

Actualmente se estima que hay 130.000 vacantes de empleo sin cubrir en el NHS

Sin embargo, han sido las huelgas de las enfermeras y los equipos de ambulancias las que más ha llamado la atención de los medios. Estos paros se produjeron en protesta contra la implementación del Gobierno de un aumento salarial del 4,5% para el personal del Servicio Nacional de Salud (NHS) para el año 2022-23, muy por debajo de las tasas de inflación y tras casi una década de congelación salarial. El Royal College of Nursing (Real Colegio de Enfermería) está pidiendo al Gobierno que restablezca los salarios al nivel de 2010 y el personal de las ambulancias está buscando un aumento salarial en consonancia con la tasa de inflación actual. Si bien el sueldo es la razón prioritaria de las huelgas, los sindicatos y sus miembros han destacado que más hay en juego: los bajos niveles salariales están directamente relacionados con la crisis de personal en el NHS –actualmente se estima que hay 130.000 vacantes de empleo sin cubrir– y las huelgas son parte de una lucha más general para evitar que el sistema se derrumbe.

El Royal College of Nursing (RCN) organizó jornadas de huelga los pasados días 15 y 20 de diciembre. Fueron las primeras en sus 106 años de historia, y ahora planean nuevos paros para los días 18 y 19 de enero. Por su parte, los paramédicos y los equipos de ambulancias, representados por los sindicatos Unison, Unite y la GMB, han llevado a cabo hasta ahora un paro el 21 de diciembre, otro el 11 de enero y planean más acciones para el 23 de enero.

Recordemos lo que ha llevado a esta situación tan inusual de huelga del personal del NHS. Los salarios del sector público han caído más que en el sector privado, y la mayor bajada se ha producido en los últimos dos años. Entre enero de 2021 y septiembre de 2022, el poder adquisitivo promedio en el sector privado cayó un 1,5%, pero en el sector público descendió un 7,7%. El salario de las enfermeras ha disminuido más que en cualquier otro sector, según un informe reciente de London Economics: “Entre 2010-11 y 2022-23, los salarios de las enfermeras en Inglaterra, Gales e Irlanda del Norte por encima del nivel 5 y el nivel 6 han disminuido al menos en un 20% en términos reales. En otras palabras, a una enfermera con experiencia en 2022-23 se le está pagando la misma cantidad por cinco días de trabajo que por cuatro días de trabajo en el periodo 2010-11”.

Entre enero de 2021 y septiembre de 2022, el poder adquisitivo en el sector privado cayó un 1,5%, pero en el sector público descendió un 7,7% 

Y concluye: “Mirando al futuro, los altos niveles de inflación proyectados implican que las enfermeras en la parte superior del nivel 5 en Inglaterra necesitarían un aumento salarial acumulado del 45% en 2023-24 y 2024-25 (es decir, alrededor del 21% anual) para lograr las mismas ganancias reales que en 2010-11”.

Es ya bien sabido que, con el salario actual de una enfermera (salario inicial de solo 27.055 libras esterlinas), las trabajadoras han tenido que recurrir a saltarse comidas, buscar un segundo trabajo o usar bancos de alimentos para sobrevivir y mantener a sus familias.

A medida que los salarios del personal del NHS se han reducido, su entorno de trabajo se ha vuelto cada vez más difícil. La realidad del desdén Tory por el NHS es evidente para cualquier persona lo bastante desafortunada como para encontrarse en Urgencias. Los tiempos de espera están en su máximo histórico: en noviembre, el 45% de las personas tuvieron que esperar más de cuatro horas para ser atendidas y 7,21 millones de personas aguardan tratamiento. Y las cosas van de mal en peor. Los tiempos de respuesta de las ambulancias son también alarmantes y los equipos no pueden responder a casi una de cada cuatro llamadas realizadas al 999 porque muchos estaban atascados en la puerta de las Urgencias esperando para dejar a los pacientes. Por si fuera poco, se están perdiendo más cribados de cáncer que nunca, la atención primaria está en completa crisis y cada vez con más frecuencia se recurre a empresas privadas para subcontratar servicios que debería satisfacer el NHS. Se necesita voluntad y determinación para gestionar de una manera tan desastrosa el NHS, como han hecho los conservadores en la última década, y el resultado es un servicio que se encuentra al borde del colapso total.

Revisión de pagos

La negativa del Gobierno a negociar con los huelguistas del NHS era predecible. En gran medida, el primer ministro Rishi Sunak se ha esforzado por evitar responder preguntas sobre las huelgas. Y cuando ha respondido, ha repetido la misma retórica sobre la necesidad de atenerse a las recomendaciones establecidas por el NHS Pay Review Body (NHSPRB, Comisión de Revisión de Gastos del NHS). Recordemos que el gobierno no tiene obligación de seguir estas recomendaciones salariales y que este llamado “órgano independiente” no es tal cosa: consiste en un grupo de burócratas conservadores seleccionados a dedo, así como proempresarios.

Por supuesto, hemos visto al personal del NHS ser vilipendiado por los parlamentarios conservadores por convocar huelgas; al igual que los maestros en huelga supuestamente no se preocupan por los niños, o los trabajadores ferroviarios y el personal fronterizo desean imponer el caos a los viajeros, el secretario de Salud Stephen Barclay nos dice que el personal del NHS en huelga “ha tomado una decisión consciente de dañar a los pacientes”.

El personal del NHS se esfuerza por limitar los daños a los pacientes: las enfermeras no han dejado de proporcionar atención urgente, y los equipos de ambulancias siguen respondiendo a las llamadas urgentes (las que se encuentran dentro de las categorías 1 y 2). Pero cualquier daño resultante de la huelga de dos días se ve empequeñecido ante el sufrimiento diario y las muertes provocadas por el sabotaje de los conservadores al NHS. Así, por ejemplo, en octubre, según la Asociación de Directores Ejecutivos de Ambulancias, casi 44.000 pacientes sufrieron algún riesgo como resultado de los largos retrasos en la llegada y, de estos, casi 5.000 experimentaron daños graves para su salud (incluidas muertes en algunos casos).

Esta semana, el presidente del Royal College of Emergency Medicine (Real Colegio de Medicina de Urgencia), el Dr. Adrian Boyle, dijo: “Lo que estamos viendo ahora en relación a estas largas esperas se está asociando con un aumento de la mortalidad, y creemos que entre 300 y 500 personas están muriendo cada semana como consecuencia de retrasos y problemas con la atención urgente y de emergencia”.

A pesar de los intentos de culpar al personal del NHS, hay mucha solidaridad y apoyo hacia las huelgas

Este sufrimiento es evidente para los ciudadanos. Son ellos los que no pueden obtener citas con el médico generalista o tienen que esperar más de diez horas para recibir atención en Urgencias. A pesar de los intentos de culpar al personal del NHS, hay mucha solidaridad y apoyo hacia las huelgas. La mayoría de la gente puede ver con claridad que los trabajadores del NHS están haciendo todo lo posible en circunstancias horribles. De ahí que una encuesta reciente de YouGov concluya que el 66% de los ciudadanos aprueba la huelga de enfermeras, con el 45% de las personas que la apoyan “fuertemente”, y el 63 % que respalda a los equipos de ambulancias.

Desafortunadamente, este apoyo no es compartido por Keir Starmer, dirigente de la oposición laborista. En una entrevista reciente, cuando se le preguntó si pagaría más a las enfermeras, respondió: “Creo que el 19% es más de lo que puede pagar el gobierno”. Starmer se ha negado repetidamente a decir si apoya el llamamiento a un mejor salario en el NHS. La única diferencia en su visión en comparación con la de Sunak es táctica. Incluso si creyéramos sus palabras, lo cual nunca es aconsejable, y pensáramos que se sentaría y hablaría con los sindicatos, sin duda estaría ofreciendo un escaso aumento salarial del 5% sobre lo que el gobierno está ofreciendo actualmente. En otras palabras, una oferta que no mejorará de manera significativa la vida del personal del NHS ni detendrá el declive del NHS. 

Sin duda, este año habrá más huelgas que en 2022. Las enfermeras y los equipos de ambulancias ya han anunciado más paros. Los médicos en formación también, que además de las decenas de miles de libras que deben por sus estudios, han visto disminuir sus salarios durante más de una década . Trabajan largas horas, a menudo haciendo horas extras no remuneradas y, al igual que las enfermeras, en un entorno que se parece cada vez más a una zona de guerra; la proletarización de los médicos ha dado lugar a una nueva generación cada vez más politizada y anti-Tory.

Si bien debemos apoyar y defender plenamente la causa de los huelguistas, las huelgas por sí solas no salvarán al NHS. Tanto las huelgas en el NHS como el aumento de la acción sindical en general son acciones defensivas, una respuesta contra el aumento de los ataques a la clase trabajadora. Pueden ayudar a aliviar la situación y permitir una fuerza laboral más consciente políticamente, pero desafortunadamente no significan que la clase obrera esté en una posición más fuerte. Para eso necesitan un partido que pueda dar voz a su potencial de lucha. Nunca este objetivo ha sido más urgente.

---------------------

Este artículo fue publicado originalmente en Weekly Worker.

Traducción de Enrique García para SinPermiso.

[El 8 de enero, tres días después de la publicación original de este artículo, el primer ministro británico Rishi Sunak se mostró partidario de cumplir las demandas salariales del personal sanitario para poner fin a la huelga del NHS. Pese al...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

James Linney (Weekly Worker)

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

2 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. fguardo

    Los partidos y dirigentes políticos que destruyen con sus políticas los sistemas nacionales de salud, tanto del Reino Unido como de España o de cualquier otro país, deberían ser denunciados judicialmente por atentar contra la salud pública y por su responsabilidad directa en la muerte de miles de seres humanos. El libro y la serie de TV "Esto te va a doler", situada en los años 2000, retrata el panorama desolador del NHS.

    Hace 15 días

  2. enrbalmaseda

    La pregunta es obvia; A:qué esperan el Parido Laborista , el PSOE y los más aprtidos supuestamente socildemócrtas eurpeos?

    Hace 17 días

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí